Escalivada con Bacalao confitado y tostadas con olivada de Borja

Escalibada con Bacalao confitado y tostadas con olivada de Borja

Escalibada con Bacalao confitado y tostadas con olivada de Borja

Tenemos la suerte, de tener en la familia a personas que aman los productos naturales que da nuestra tierra y fuera de su trabajo habitual, su aficción, es tener un huerto, y les estoy enormemente agradecida por haberse acordado de nosotros y habernos hecho un regalo tan rico y especial, para mi, recibir cajas de hortalizas sembradas, plantadas y cosechadas en casa, me parece un regalo fantástico.

Este año he disfrutado de lo lindo con las maravillas que han traido del huerto a mi mesa.  Como cada verano, la Escalibada esta presente en nuestros menús, sola o acompañando unas truchas o unas costillas, da lo mismo carne o pescado, siempre nos parece un plato completo.  Este año ha sido esta variación la que he querido traer al blog.

La primera vez que la probe, tal cual se hace en Cataluña, fue en una excursión que hicimos, con mi hijo pequeñito y mis queridos amigos de Badalona, es más, la idea fué de ellos, pues querían llevarnos y enseñarnos el Monasterio de Montserrat.

Fué un día inolvidable, todo fue perfecto, el viaje, la visita al Monasterio y la comida a base de cocina típica Catalana.  Yo elegí como segundo, una trucha con Escalivada;  desde ese día, es una receta fija en mi recetario de verano, al igual que puede ser el Marmitako, el  Salmorejo  o el Gazpacho.

La Escalivada es uno de los platos básicos y clásicos del recetario catalán.  Se compone de hortalizas, como berenjena, pimientos, cebolla, dientes de ajo y a veces tomate, todo asado en brasas y  aliñadas con un poco de aceite de oliva de la Tierra a ser posible, es uno de esos platos que se hacen con los productos locales, los que están en los huertos de casa, pero no por eso dejan de ser platos importantes y deliciosos, que han pasado de generación en generación, para nuestro disfrute hoy día. La palabra o expresión Escalivada, viene del verbo escalivar, que en catalán significa “asar al rescoldo”

Como mejor se degusta es cuando las hortalizas estan asadas a la brasa, pero en este caso tenemos que hacerlo en nuestro horno y no por eso nos gusta menos.

Ingredientes para dos personas:

  • 1 Berenjena
  • 1 Cebolla de Fuentes
  • 2 Pimientos rojos
  • 1 cabeza de ajo
  • La parte gruesa de un lomo de Bacalao
  • Guindilla o cebollino
  •  Perejil
  • Pan tostado en casa y pate de aceitunas negras u olivada de Borja (Aragón)

Elaboración:

La Escalibada

  1. Lavar las hortalizas, secar y colocarlas en la bandeja de horno pintandolas con aceite de oliva virgen extra del Campo de Borja asándolas aproximadamente unos 40 minutos a 170º
  2. Una vez asadas, sacarlas del horno y taparlas con papel o un paño de cocina tupido para que “suden” esto permite que la piel de los pimientos y de la berenjana se desprenda con más facilidad.
  3. Una vez limpias, cortar en tiras todas ellas y reservarlas en una fuente, aliñandolas con una chorrada de aceite de oliva virgen extra y dos dientes de ajo muy picados; también se puede utilizar pasta de ajo asado.

El Bacalao:

  1. Tendremos preparado un lomo de bacalao o unas migas de bacalao desmigado y desalado durante 48 horas, con cambios de agua cada 8 horas.
  2. En un cazo ponemos aceite de oliva virgen extra, cortamos los ajos en láminas y también la guindilla.
  3. Introducimos los ajos laminados y la guindilla.  Esta última al tratarse de un producto seco sin humedad, hay que sacarlo inmediatamente para evitar que se queme. Cuando las anillas estén doradas, retirarlas  y colocarlas  sobre papel de cocina absorbente, para eliminar el exceso de grasa.
  4. Repetimos la acción con las láminas de ajo y reservamos junto a las guindillas para decorar.
  5. En este mismo aceite que ya ha quedado aromatizado por el ajo confitamos el bacalao, que debe estar con la piel hacia arriba; el aceite debe estar a menos de 60º y esta es la temperatura máxima,  que debe tener el aceite mientras se cocina el bacalao.
  6. Tiempo de cocción 10 minutos según el grosor del lomo , sacamos y pasamos a un plato, esperando que baje la temperatura para manipularlo sin quemarnos.

Montaje:

Con un aro en un plato de servicio montaremos capas de Berenjena, Cebolla asada, y pimiento morrón, presionaremos con una cuchara para colocar encima el bacalao en lascas presionamos con cuidado de no romperlas y hacemos 1 o más pisos, según vuestro gusto.

Añadimos un poco de aceite de cocinar el bacalao, con un poco de perejil triturado, en el plato, unas tostadas de pan con una quenelle de olivada, (aceituna negra de Aragón) y un poco de cebollino picado por encima con unas rodajitas de ajo confitado o frito para que sea más crujiente, eso a gusto de los comensales.

En este plato no añadí la guindilla, ultimamente cuido un poco el tema de los picantes.

Espero que esta receta, sea una de vuestras favoritas de verano, si no lo es, todavía.

 

 

 

Empanada de Bacalao con pimientos del piquillo de Lodosa

Empanada de bacalao y pimientos del piquillo

Una receta pendiente de traer al blog era una Empanada de Bacalao, pero no la clásica Empanada Gallega que lleva pasas y piñones, en casa la que gusta es la que lleva como acompañamiento pimientos del Piquillo de Lodosa, auténticos, puro sabor, bien asados, con una carne fina y compacta, algo ásperos y picantes como a mí me gustan,  una maravilla.

Por lo tanto esta receta de hoy es una Empanada de Bacalao con pimientos del Piquillo de Lodosa, al gusto de la familia. Aunque en esta receta el producto estrella es el Bacalao, haré más incapié en el pimiento del Piquillo por ser un ingrdiente muy habitual en mi despensa, ya que lo consumimos de muchas maneras.

Estos pimientos se reconocen por su color rojo vivo, su  tamaño pequeño (8-10 cm. de largo), su forma es plana y triangular y tiene la peculiaridad de tener la  punta ligeramente curva. El peso medio del fruto es de 35-50 gr. y su carne es fina y compacta. Lo mejor es su sabor ya que en el proceso de elaboración el pimiento es asado en llama directa y pelado a mano, uno por uno, sin que sean lavados por el agua u otros ingredientes naturales o químicos, de ahí viene ese sabor tan auténtico. os dejo un enlace a la página web de la denominación de origen del Pimiento del Piquillo de Lodosa.

Cuando pensamos en hacer una receta con Bacalao el primer paso es poner a desalar el bacalao; el tiempo de desalado o remojo en agua fría, dependerá de si utilizáis  cortes mas pequeños y delgados o tacos de lomo grueso.

Si son delgados con 24 horas será suficiente, si son lomos gruesos deberá estar a remojo 36 horas antes de utilizarlo en cualquier receta. Es aconsejable hacer un par de cambios de agua al día sobre todo si tenemos tajadas grandes y mantenerlo en la nevera, sobre todo en verano.   Si vamos a utilizar migas de bacalao, sólo necesitamos mantenerlo en remojo la noche de antes.

En esta ocasión también me he decantado por una receta nueva para la masa.  Siempre utilizaba la que viene en la página web de la Empanada Gallega, pero hoy traigo la receta que hace una de mis amigas, Nieves;  la de ella lleva como ingrediente líquido la Cerveza.

Esta  masa no sube tanto como la que lleva levadura de panadero, esto es , una vez cocida, la masa queda más delgada  pero mucho más crujiente, es la que más nos ha gustado de todas las empanadas caseras que hemos probado hasta ahora , por lo tanto esta receta de masa de empanada se queda en mi recetario particular, al gusto de los consumidores.

Empanada de bacalao con pimientos del piquillo

Ingredientes para la masa:

  • 500 gr. de harina
  • 1  lata de cerveza a temperatura ambiente
  • 200 ml. de aceite templado
  • Sal y Pimentón dulce al gusto

Ingredientes para el relleno:

  • 500 gr. de migas de Bacalao desalado sin piel ni espinas
  • 1 cebolla de Fuentes (son tiernas y dulces, no pican)
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo sin germen
  • 2 tomates maduros o unas cucharadas de salsa de tomate casera
  • 1/2 lata de pimientos del piquillo de Lodosa

Elaboración del relleno:

  1.  En primer lugar debemos tener el bacalao remojado y desmigado o cortado en lascas si es de taco de lomo
  2. Cortamos la cebolla en pluma, el pimiento verde y los dientes de ajo (sin germen) en trocitos pequeños; rehogar en un sartén hasta que todo esté pochado pero sin tomar color dorado.
  3. Pelar y despepitar el tomate, cortarlo en brunoise y añadirlo a la sartén del sofrito; dejarlo sofreir 5 minutos más, también podemos añadir salsa de tomate casera unas cucharadas al gusto de la cocinera o cocinero.
  4. Añadimos el bacalao en lascas, pochar unos minutos junto a la cebolla y añadir el pimiento del piquillo cortado en tiras, remover para mezclar bien y reservar. Podéis añadir un poco de pimentón a la mezcla, a mi me gusta añadir también a la masa.
  5. Es importante hacer primero el relleno, ya que este debe estar frío al ponerlo encima de la masa.

Elaboración de la masa:

  1. Calentamos el aceite en la sartén y añadimos el Pimentón, removemos y retiramos rapidamente para evitar que se queme el pimentón.
  2. Dejamos reposar hasta que este tibio y se pueda trabajar a mano sin quemarnos.
  3. Mezclar en un bol la cerveza del tiempo, el aceite con pimentón y la sal, añadir la harina poco a poco con el tamizador y mezclar con una cuchara de palo que sea larga.  Cuando ya se hayan mezclado harina y liquídos, pasar a la mesa y trabajar hasta conseguir una masa homogénea y fina.
  4. Colocar en un bol y tapar, dejar reposar 30 minutos.
  5. Cuando la masa esté fría, cortar la masa por la mitad y extender la mitad sobre la mesa enharinada, aplanarla con el rodillo y colocarla sobre un molde o bandeja de horno.
  6. Extender el relleno frío y dejar una parte del borde libre de relleno para doblarlo y evitar que salga el relleno al cocer.
  7. Cubrirlo con la otra parte de masa estirada y cerrar los extremos enrollándolos, pintarla con huevo batido.
  8. Si os sobra masa, es costumbre ponerla en forma de tiras, hojas, o en forma de conchas para adornarla un poco.  También hay que tener en cuenta que debemos pinchar la masa para que respire e incluso hacer un pequeño agujero con un corta pastas en el centro para que salga el vapor al cocerse.

Espero que os guste, estamos en tiempo de cenas al aire libre con amigos, excursiones familiares y también porque no, para tener en casa una buena empanada que llevarse a la boca a la hora de cenar con una ensalada de hoja verde, el claor que pueda provocar el encendido del horno bien vale un buena ración de empanaday el relleno…. el que tu imaginación te dicte.

Feliz semana y felices vacaciones

 

 

 

Magdalenas de leche evaporada

Magdalenas de aceite de oliva y leche evaporada (3)Uno de los bizcochos de tamaño pequeño, más famosos de la historia, son las Magdalenas.

Debo decir que me considero una experta en ello, porque nací entre Panes, Magadalenas, Mantecados, Tortas de Muel o dormidas, Roscones y un largo etcétera de pastas y dulces, naturales y buenísimos.

He probado muchas recetas de magdalenas, me gusta comparar las nuestras con otras formulas más o menos parecidas que circulan por la red.

Definitivamente, después de las de mi familia, me quedo con esta fórmula que leí en Whole Kitchen, las Magdalenas con leche evaporada Ideal,  han sido un éxito, les encantan a toda la familia y los que las han probado, y no me faltan para el desayuno, siempre hay en la lata de los dulces.

Con las cantidades que se utilizan en esta fórmula, salen 24 magdalenas y además muy hermosas como podéis apreciar en las imágenes. En esta ocasión os dejo dos fotografías de diferentes días, horario y por lo tanto cambio de luz.

Magdalenas de aceite de oliva y leche evaporada

Ingredientes:

  • 260 gr. de huevos (huevos tamaño L se utilizan 4 enteros y una clara para ser los 260 gr. exactos que lleva de azúcar)
  • 260 gr. de azúcar
  • Ralladura de 1 limón, o media cucharadita de extracto de vainilla Bourbon
  • 100 ml. de leche evaporada ideal
  • 260 gr. de aceite de oliva virgen extra de acidez baja
  • 360 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura Royal, 16 gr.

Elaboración:

  1.  Añadimos a un bol los huevos y el azúcar y batimos con la batidora de barillas, con un batidor manual o la ayuda de un robot de cocina hasta que la masa adquiere un color pálido y sobre todo que haya doblado su volumen.
  2. Dependiendo de la batidora que utilicemos y el programa esto puede durar de 5 a 15 minutos, según la potencia de la batidora, en mi caso la masa está bien aireada y montada en 5 minutos.
  3. Añadimos la piel rallada del limón o la cucharadita de Vainilla bourbon, yo utilizo la vainilla, pues me gusta mucho su sabor y aroma.
  4. Batimos y vamos añadiendo poco a poco la leche evaporada y el aceite, a mi me gusta utilizar aceite de oliva virgen extra de acidez baja, estoy acostumbrada a usar ese tipo de aceite en las magdalenas desde siempre, tienen más sabor; batimos dos minutos más para que quede una mezcla homogenea.
  5. Para terminar tendremos preparada la mezcla de harina y levadura Royal en un tamizador de harinas y lo añadiremos al batido poco a poco. batiremos 5 minutos más hasta que veamos “los ojos de la masa” eso era lo que nos decian nuestras madres y abuelas cuando preguntabamos que como sabríamos que la masa estaba en su punto. Esto es las burbujas que se forman debido al aire que contiene la masa.
  6. Tapar la masa con papel flim y dejar en el frigo hasta 30 minutos.
  7. Precalentar el horno a 180º (al menos el mío va bien con esa temperatura y tiempo de espera)
  8. Colocar las cápsulas de magdalenas en la bandeja de horno, mejor si es especial para cápsulas, con un sacabolas de helado coger la masa y volcarla en las cápsulas, debe quedar llena las tres cuartas partes de la cápsula.
  9. Espolvorear con azúcar por encima e introducir el molde en el horno, prohibido abrirlo antes de tiempo, aunque os entraran ganas de hacerlo pues suben y se ven preciosas.
  10. Tiempo de horneado 15 minutos aproximadamente, el color y la textura de la propia Magdalena os indicará que ya está hecha.

Ya están hechas, así de fácil, ya tenemos nuestras magdalenas hecha en casa, deliciosas, listas para disfrutarlas en el desayuno o el café de la tarde con las amigas.

La receta original, lleva aceite de girasol, neutro y sin sabor, pero ya os he comentado que vale la pena comprar un buen aceite para dar más sabor.  Os recomiendo un aceite de sabor afrutado.

Felices desayunos.

 

 

 

Ensalada de Salpicón con vinagreta de naranja

Ensalada de Salpicon con vinagreta de naranja

” Ensalada de Salpicón con salsa vinagreta de naranja

La palabra Salpicón siempre la he asociado al Salpicon de Marisco, receta tipicamente mediterránea, que hemos visto toda la vida, en las barras de los muchos bares de tapeo que tenemos en cualquier pueblo o ciudad; dicen las malas lenguas? o veraces lenguas, quien sabe, que el salpicón nacio de la necesidad de aprovechar las sobras  de pescados que quedaban a diario en las cocinas de bares y restaurantes, puede ser, desde luego fue un acierto, es un entrante o tapa estupendo.

   Despues de investigar un poco en la red y consultarlo con mi marido, gran lector y gran aficionado a los autores del Siglo de Oro; encuentro datos de este plato, tan español y tan antiguo, el cual ha quedado inmortalizado en la literatura del Siglo de Oro por diferentes escritores, como Cervantes, Calderon de la Barca, Quevedo y algunos más.

   Declaro mi ignorancia sobre este tema, ya que descubro, que lo que conocemos actualmente como salpicón: en el Siglo de Oro era un plato generalmente hecho de diferentes carnes picadas (tradicionalmente era elaborado con carne de vaca: salpicón de vacay algunas veces de cerdo)  aderezado generalmente con pimienta, sal, rociado con una vinagreta de perejil, cebolletas, etc., que se comía frío.

   Existen referencias literarias en autores como Covarruvias a finales del siglo XVI que definen en su diccionario: ““la carne picada y aderezada con sal”.

Algunos como Cervantes la hacen aparecer en su Don Quijote de la Mancha, en el que al identificar los rasgos de Alonso Quijano, menciona lo que come a diario:

“Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón, las más noches, duelos y quebrantos los sábados,…”
Don Quijote de la Mancha, Cap. I, Libro I

Aparece otra referencia a este plato en la misma obra: “salpicón de vaca con cebolla” indicando la forma tradicional de servirla. Otras referencias a este plato las hace el poeta español Francisco de Quevedo en su Obra Poética

“con mondadientes en ristre y jurando de aquí yace perdiz, donde el salpicón tiene por tumba el gaznate”...

Algunos estudiososs mencionan que a finales del siglo XVIII el plato de salpicón de vaca era muy típico en las clases humildes españolas, por ser fácilmente asequible a la mayoría de la población, así lo demuestran las referencias literarias de la época.

Esta información esta en Wikipedia y la incluyo textualmente para vuestra información.

  Y paso a la receta de casa;  siempre hemos tomado salpicón pero como un aperitivo, hoy he pensado que algo tan rico quedaría muy bien como plato entrante servido como ensalada y ha sido un acierto más; he utilizado la receta Andaluza, Gambas, Langostinos y Pulpo y como no, hortalizas: cebolla, pimientos, tomates y aguacate; también he añadido cuadros de patata cocida para aumentar el volúmen de la ensalada.

   Nuestras tapas y raciones son famosas en todo el mundo, la cocina española vuelve loco a todo el que la prueba, incluyendo a los famosos actores de la más famosa todavía serie de HBO “Juego de Tronos” a los que he visto hacer declaraciones en Televisión, acerca de su estancia en nuestro País, cuando filmaron la 5ª Temporada de la serie, y todos recuerdan con satisfacción sus experiencias personales y gastronomícas en España, sobre todo en Andalucía.

    Os invito a preparar esta deliciosa ensalada y a degustarla ante el televisor viendo un capítulo de esta famosa serie, estoy enganchada a ella, me encantan esos personajes y sus historias aunque a veces sea brutal, la manera de defender sus territorios, sus castillos y su vida.  Tiene mucho realismo.

Ensalada de Salpicon con vingreta de naranja

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 patatas medianas
  • 1 pimiento verde
  • 1/4 de pimiento rojo
  • 1 pepinillo agridulce grande o dos medianos
  • 8 palitos de surimi frescos (no congelados)
  • 150 gr. de gamba pequeña pelada
  • 4 langostinos grandes
  • 1/2 cebolleta tierna o en vinagre
  • 1 pata de pulpo cocido
  • 1 aguacate pequeño
  • tomates cherry al gusto
  • 6 cucharadas de aceite de aceituna arbequina
  • la piel rallada de media naranja y el zumo de media naranja

Elaboración

  1. Lavar las patatas y cocerlas cubiertas de agua unos 25 ó 30 minutos, según tamaño, pincharlas con un palillo y cuando estén cocidas, sacarlas del agua caliente, refrescarlas en el grifo y una vez frías cortarlas en cubos y reservar.
  2. Pelar el aguacate, sacarle el hueso y pasarle un poco de limón para evitar que se ponga negro por motivo de la oxidación, cortarlo en cubos como las patatas y reservar en un bol tapado con flim.
  3. Lavar y cortar en rodajas los tomates cherry y reservar.
  4. En ese momento sacamos las gambas del agua e introducimos las gambas en un recipiente con agua fría e hielo para enfriarla, con este proceso conseguimos que la carne quede más tersa y jugosa. Esperar un poco sacarlas del agua de hielo, dejarlas escurrir en un colador e ir quitando cabezas y pieles, reservar.
  5. Cortar el Surimi en rodajas, los pimientos, la cebolleta ( yo aconsejo las cebollitas que venden en vinagre)  y los pepinillos en cuadraditos y reservar.
  6. Poner en  un cazo agua y sal, a razón de 70 gr. de sal por litro de agua y se espera a que rompa a hervir.
  7. Una vez hirviendo se introducen la gambas y esperamos a que vuelva a hervir el agua otra vez.
  8. Para cocer los langostinos grandes,, utilizamos la smismas proporciones de agua y de sal que con las gambas, el proceso será poner a hervir el agua y cuando empiece a hervir añadir los Langostinos dejar hervir 3 minutos y sacat al bol de agua helada, dejar un par de minutos, sacar y pelar, reservándolos para la decoración.
  9. Si preferís servir la Ensalada de Salpicón a la manera usual debéis mezclar todos los ingredientes en un bol y salsear con la vinagreta de naranja, dejándola reposar un hora en el frigorífico para que tomen el aroma de la naranja todos los ingredientes.
  10. Si váis a servirla en copa o en un bol de servicio individual, os aconsejo utilizar un recipiente de cristal, así podremos disfrutar del colorido que tendrá nuestra ensalada de Salpicón, una vez vayamos formando capas con los ingredientes.
  11. En primer lugar la patata
  12. En segundo lugar el aguacate
  13. El tomate en rodajas encima del aguacate y en los laterales de la copa o bol, para finalizar la mezcla de salpicón, salseando todo con unas cucharadas de vinagreta  de naranja.

Vinagreta de naranja:

  1. Mezclar 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, la ralladura de media naranja y el zumo de media naranja.
  2. Batir y una vez este bien mezclado salsear el salpicón, servir y disfrutar.

Espero que este entrante os agrade y ayude a pasar mejor estos días tan calurosos.

Panecillos de cebolla

Panecillos de cebolla (1)

Llevaba tanto tiempo sin hacer pan, que casi había olvidado la sensación tan agradable de tocar y bolear una masa, y la alegría que se siente cuando la olor del pan recien hecho sale de tu horno e inunda toda tu casa y la escalera, y mucho más tiempo, sin comerme una hamburguesa casera de Pollo hecha por mí, con un panecillo también casero;  así que dicho y hecho, hoy me he decidido y aquí están los panecillos.

Estos Panecillos de cebolla fueron vistos y fichados hace tiempo en un libro con muchisimas recetas de panes, que compre hace tiempo y poco después en Directo al Paladar; fueron amor a primera vista y han sido un éxito, delicados de sabor, blanditos y para conbinar con un montón de alimentos; de un tamaño ideal (aún pueden hacerse más pequeños, de unos 50 gr.) para servir en brunch, un bufette frío para una merienda de cumpleaños, o en cenas en la terraza como estos, con hamburguesas, salchichas alemanas o salchichas nacionales, de Pollo trufado, como las que compro en Pollería Angelines en el mercado Delicias, que están de muerte.

El relleno del panecillo esta compuesto por una hoja de lechuga Hoja de roble, unas láminas de pepinillo agridulce, unas láminas más de cebolla, una rodaja fina de tomate rosa de Barbastro.

A esto le he añadido unas gotas de aceite, muy poco: colocar encima la hamburguesa de Pollo y encima una loncha de queso Cheddar.

La mostaza de Dijon y el Ketchup es opcional.

Vuestra imaginación os dirá mejor que yo, como servir los panecillos para que les encante a vuestra familia y amigos. aquí os dejo un enlace a otros panecillos muy apropiados para hamburguesas.

Panecillos de cebolla

ingredientes:

  • 250 ml. de agua
  • 5 gramos de sal
  • 15 gr. de mantequilla
  • 120 ml. de agua
  • 100 gr. de cebolla tierna pochada

Elaboración en Panificadora:

  1. En primer lugar cortamos la cebolla en brunoise ,trocitos muy pequeños, la pochamos en la sartén con una nuez de mantequilla, hasta que este transparente y sin toques de color tostado, retiramos de la sartén y dejamos enfriar.
  2. Añadimos a la cubeta de la Panificadora, el agua, la sal y la mantequilla a temperatura ambiente, la cebolla ya fría y encima la harina.
  3. Elegimos el programa número 7 de 15 minutos de amasado.
  4. Cuando termine, sacamos la masa y la colocamos en un bol tapada co un paño de algodón, cuando veamos que comienza a levar la masa, unos diez minutos aproximadamente, la cortamos en porciones a nuestro gusto, en este caso de 66 gr. cada uno y voleamos la masa hasta formar una bola redondita y perfecta.
  5. Los colocamos en una bandeja de horno con el fondo espolvoreado de harina y calculamos la distancia para que al subir y cocerse no se peguen entre ellos.  Taparlos de nuevo con el paño blanco y dejarlos levar hasta que doblen su volumen.
  6. Cocer en horno precalentado a 180º durante 15 o 20 minutos. Si al terminar este tiempo la base del panecillo os queda demasiasdo blanda, tapar los panecillos y dejarlos diez mintos más en el horno.

Amasado a mano:

  1. En primer lugar cortamos la cebolla en brunoise ,trocitos muy pequeños, la pochamos en la sartén con una nuez de mantequilla, hasta que este transparente y sin toques de color tostado, retiramos de la sartén y dejamos enfriar.
  2. Añadimos a un bol  la harina y formamos un volcán: en el centro añadimos el agua, la sal y la mantequilla a temperatura ambiente, la cebolla ya fría y comenzamos a amasar hasta tener todos ingredientes bien integrados.
  3. Amasamos durante unos 8 ó 10 minutos hasta obtener una masa elástica que se despegue facilmente de las paredes del bol o de la mesa de trabajo.
  4. . Mantenemos la masa en el bol, tapada con un paño de algodón;  cuando veamos que comienza a levar la masa, unos diez minutos aproximadamente, la cortamos en porciones a nuestro gusto, en este caso de 66 gr. cada uno y voleamos la masa hasta formar una bola redondita y perfecta.
  5. Los colocamos en una bandeja de horno con el fondo espolvoreado de harina y calculamos la distancia para que al subir y cocerse no se peguen entre ellos.  Taparlos de nuevo con el paño blanco y dejarlos levar hasta que doblen su volumen.
  6. Cocer en horno precalentado a 180º durante 15 o 20 minutos. Si al terminar este tiempo la base del panecillo os queda demasiasdo blanda, tapar los panecillos y dejarlos diez mintos más en el horno.

Los panecillos quedan muy blanditos, son especiales para servir con hamburguesas, embutidos, pates, salmón ahumado, con diferentes quesos de untar etc..