Rosquillas de naranja

Hace mucho tiempo que quería hacer esta receta y hasta compre la buñolera, ese cacito con un hueco en el centro, que siempre esta por medio, cuando quiero coger algo en el cajón de los cubiertos y que todavía estaba sin estrenar.

Por fin llego el día, y la semana antes de Navidad me puse manos a la obra; estrene el cazito y fué un éxito, aunque el proceso de la fritura de las rosquillas es entretenido , valió la pena el trabajo,pues son una delicia, .

La receta es la de Su de Webos fritos, he mirado durante este tiempo muchas rosquillas de naranja,pero me ha parecido que esta es la que más me gustaba y debo decir que es una rosquilla delicada, hueca y deliciosa por su sabor, nos encanta y además esto me va a servir para seguir recopilando recetas de rosquillas, que hay unas cuantas por ahí muy interesantes y seguro que deliciosas.

Pero hay que advertir que son muy peligrosas ¡¡¡gustan muchísimo¡¡¡¡ jajajaaaa…. espero que las probéis muy pronto.

Rosquillas de naranja en buñolera

Ingredientes:

  • El zumo de dos naranjas medianas
  • La ralladura de media naranja
  • 2 huevos hermosos
  • 6 cucharadas soperas de azúcar no muy colmadas
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra variedad que sea suave
  • 250 gr de harina
  • 1 cucharada de levadura

Fritura:

  • Aceite de oliva suave o de girasol (al gusto)
  • azúcar para envolverlas

Elaboración:

  1. Poner  un cazo con el aceite de oliva y un trozo de cáscara de naranja que este limpio de la parte blanca.
  2. En cuanto se empiece a freír, sacar la cáscara —es importante este paso, para evitar que el aceite amargue—.
  3. Dejar el aceite unos minutos más para que baje temperatura y quede solamente templado.
  4. Poner los huevos en un bol y batirlos con unas varillas o batidora electrica.
  5. Añadir el zumo de dos naranjas, el azúcar y el aceite. Revolver bien para que quede todo bien integrado.
  6. Mezclar la harina y la levadura e ir incorporando a la mezcla anterior poco a poco, ayudándonos de un colador o jarra tamizadora, para que quede aireada y sin grumos. Remover con las varillas o batidora, hasta que esté toda la mezcla bien integrada.
  7. Dejar reposar unos 15 minutos. La masa debe quedar espesa, pero no en exceso, porque no se van a formar las rosquillas con las manos.
  8. En un cazo con abundante aceite de oliva suave o aceite de girasol, según el gusto, ponemos el fuego a máxima temperatura y procedemos a calentar la buñolera o candil metiéndolo dentro.
  9. En mi caso, para freír la repostería casera, utilizo aceite de oliva suave,  pues a la hora de comer, el sabor es suave y nos gusta más.
  10. Cuando tengamos caliente la buñolera, bajar a fuego medio, y con una cuchara o un cacito vamos rellenando de masa la buñolera; meterla en el aceite de una en una; se fríen mejor.
  11. Dar la vuelta con unas pinzas y al sacarlas de la sartén, dejarlas reposar en un plato con papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.
  12. Poner abundante azúcar en un bol y estando las rosquillas todavía calientes, pasarlas por azúcar normal,
  13. Un apunte importante: La buñolera tiene que estar en todo momento caliente, para que la masa se despegue sin problemas al meterla en el aceite.

Espero que hagáis la receta y la disfrutéis en la mejor compañía.

Feliz 2019

Crema de Calabaza y calabacín con Topping de crustones de pan, nueces y cuatro quesos

Cada otoño me dedico a comprar calabaza y me hago ricos y humeantes platos de crema de calabaza o de lentejas con calabaza, me encanta esta estación del año por sus productos como las castañas, las trufas, las aceitunas que curamos en casa el año pasado y quedaron estupendas y un largo etc.. pero el producto estrella del otoño para mí es la Calabaza.

La receta de hoy la he leido en alguna parte, solo recuerdo que llevaba calabaza y calabacín, el resto de la receta fue añadír algun detalle al plato, a mi gusto.

Os la recomiendo, nos quedan unos días para entrar en el Invierno y nos va ha hacer mucha falta coger fuerzas con estas cremas calentitas y ricos platos de cuchara.

Ingredientes:

  • Calabaza 200 gr
  • Calabacín grande, 1/2
  • Zanahorias,
  • Nabo 1
  • Cebolla, 1
  • La parte blanca de un puerro
  • Patata mediana 1
  • Pimentón ahumado, 1 cdta
  • Pimienta blanca
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra, 5 cucharadas
  • Vino blanco, 3 cucharadas
  • Agua o Caldo de pollo, verduras o gallina
  • Pastillas de caldo vegetal, de pollo o carne en caso de añadir solo agua

Topping para decorar la crema de calabaza y calabacín :

  • Nueces
  • Crustones de pan
  • Mezcla de cuatro quesos

Elaboración:

  1. Comenzamos partiendo la calabaza, el calabacin y el resto de verduras en cubos o trozos pequeños y los reservamos en diferentes boles.
  2. En una olla grande y profunda añadimos el aceite de oliva virgen extra y esperamos a que se caliente.
    En primer lugar pochar la cebolla y el puerro, rehogar hasta que comiencen a coger color dorado, en ese momento añadimos la calabaza, la zanahoria, el nabo y la patata.
  3. Seguimos rehogando y moviendo las verduras en el aceite, añadimos el calabacin; cuando este pochado y blandito añadimos el pimenton ahumado y la pimienta blanca.
  4. Volvemos a remover. Añadimos el vino blanco. Este hará que se despegue del fondo de la olla esa fina capa que queda pegada y que contiene todos los sabores caramelizados de las hortalizas.
  5. Dejamos evaporar el alcohol del vino durante unos minutos. Mezclamos todo bien y seguimos removiendo.
  6. Cubrimos con agua las verduras, la cantidad de agua será a nuestro gusto; si queremos una crema espesa tipo puré necesitaremos poca, la suficiente para cubrirlas.    Pero si queremos una crema ligera hay que añadir el doble.
  7. Podemos utilizar caldo de cocer otras verduras, o de pollo que tengamos guardado en el congelador.
  8. Pero si no tenéis podéis añadir un cubito de caldo comprado a la jarra de agua que añadiremos a la olla.
  9. Cocer 30 minutos en olla normal o 15 en olla rápida grande.
  10. También podéis añadir bastante agua y una vez cocida nuestras hortalizas, reservar la mitad del caldo en el congelador para otras elaboraciones.
  11. Pasados los 30 minutos, verter todas las hortalizas en la batidora de jarra o vaso.
  12. Una vez hayamos batido nuestras hortalizas, corregir si es necesario de sal y aceite de oliva virgen extra.

Emplatado:

Desde la misma batidora o jarra del robot de cocina, añadir la crema resultante al plato de servicio y adornar con el topping de crutones de pan, nueces y la mezcla de cuatro quesos rallada en hebras grandes, también podéis añadir perejil o cebollino fresco.

Ensalada de Pochas con langostinos y aguacate

Gracias a esas maravillosas conservas que tenemos en este País nuestro,hoy he podido hacer una rica ensalada para comer, en un tiempo record, ya que hoy me he pasado la mañana en el centro de mi ciudad, disfrutando el sol y el calor.

Les he cogido un amor a las Pochas que desde hace ya un tiempo no me faltan en la despensa, nos gustan las legumbres todas y desde luego de mil maneras, pero en verano como mejor están es en una ensalada, por eso no me faltan ingredientes que la complementen como el Aguacate, los tomates atun, sardinas u anchoas y tampoco me falta las gambas o langostinos en el congelador.

Estos últimos, y el fumet en el congelador, también son muy apañados, vienen muy bien para hacer un arroz en cualquier momento, por ejemplo.

Así pues con alguna cosilla más hoy hemos comido está rica y potente ensalada.

Ingredientes para 2 personas:

  • 1/2 bote de Pochas
  • 3 Pepinillos agridulces
  • 1 aguacate
  • cebolla tierna
  • Tomates Cherry
  • Alcaparras
  • 4 filetes de anchoa picados
  • sal

Vinagreta:

  • 6 cucharadas de aceite de oliva Virgen Extra
  • 2 cucharadas de vinagre de Módena

Elaboración:

  1. Volcar en un colador las Pochas y lavarlas con agua, dejar escurrir el sobrante de agua.
  2. Cortar por la mitad el aguacate y vaciarlo con una cuchara, quitar el hueso y cortar el aguacate en dados, añadir unas gotas de limón para que no pierda su color verde brillante.
  3. Lavar y cortar por la mitad los tomates cherrys, cortar la cebolla en pluma, los pepinillos en rodajitas y cortar en trocitos pequeños las anchoas, mezclar en un bol todos los ingredientes.
  4. Mezclar en un biberon de cocina el aceite con el vinagre y agitarlo para que quede bien mezclado, añadir a la ensalada, removerlo todo junto y servir.
  5. Esta ensalada es bastante saciante debido a las Pochas, yo la he servido con una jarra de gazpacho y un yogur de bifidus con trocitos de pera y ha sido suficiente.
  6. Espero que os guste. feliz comienzo de tiempo de vacaciones¡¡¡¡

 

Pochas con almejas y merluza

 

Esta receta es de esas que cuando las ves, es amor a primera vista y hasta sueñas con el día en que puedas hacerla y servirla en tu mesa.

Es estupenda, lleva pocos ingredientes pero el resultado es fantástico, de chuparte los dedos.

Tenemos la suerte de tener unos productos de primera calidad en este País, vayas donde vayas, encontraras productos de Primera División (esto de acercarse el Mundial de Futbol ya nos tiene revolucionados, habrá que consultar el calendario para preparar recetas apropiadas)

Estas Pochas, son tan tiernas que se deshacian en la boca, como la mantequilla; la Merluza, hermosa fresca, fresquisima, el aceite de Huesca, de Aragón,las cebollas de Fuentes de la Provincia de Zaragoza y los ajos de Bardallur, Zaragoza, y como siempre, el mejor de todos los ingredientes: el Amor.

El que me inspira la Cocina y el que derrocha una por su Familia, este es el mejor de todos los ingredientes, por eso hoy este plato estaba de vicio, os aconsejo que lo hagáis, porque también hay que añadirle algo muy importante, y es que tiene la ventaja de que esta receta esta hecha en un santiamén.

Ingredientes para 2 personas:

  • 300 gr de almejas
  • 1 bote de 500  grms. de Pochas cocidas al natural (o Judia blanca, al gusto)
  • 2 rodajas grandes de Merluza
  • Harina para envolverel pescado
  • Perejil( si puede ser fresco)
  • 4 dientes de ajo (sin germen)
  • Cebolla de Fuentes (dulce)
  • 50 gr de aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón de la Vera
  • 1 hoja de Laurel
  •  1/2 vasito de vino Chardonay (Campo de Borja)
  • 250 ml de agua o de fumet claro (caldo de pescado)
  • sal y 1 pimienta de Cayena (al gusto)

Ingredientes:

  1. En primer lugar poner las almejas 3n un bol con agua y sal unos 30 minutos antes de comenzar con la receta para que expulsen los restos de arena que puedan tener. Pasados los 30 minutos lavarlas y reservarlas en un bol.
  2. Vierte las pochas en un colador o chino para pasarlas un momento por el grifo del agua y limpiarlas del caldo que llevan en el bote, reservar.
  3. Picar un trozo no muy grande de cebolla dulce de Fuentes y 2 dientes de ajo, en brunoise.
  4. Salpimentar las rodajas de merluza y pasarlas por harina, sacudirlas para que quede una capa muy fina de harina y freirlas en aceite de oliva V.E. poco más de vuelta y vuelta y reservar en un plato.
  5. En la misma sartén (yo he quitado la mitad del aceite a un vaso) con el aceite de Oliva V.E. que hemos utilizado para freir el pescado, rehogar la cebolla con el ajo y cuando este blanda la cebolla, añadir las almejas, remover para que se abran, añadir 1/2 cucharadita (tamaño café) de harina y remover para que se mezcle bién, añadir las rodajas de merluza y seguidamente el vino blanco.
  6. Dejar evaporar unos segundos, añadir la hoja de laurel, el caldo de pescado o agua con medio cubito de caldo de Pescado concentrado. Dejar cocer unos 10 minutos a fuego suave.
  7. Con el aceite reservado en un vaso he rehogado 2 dientes de ajo sin germen pequeñitos y he añadido media cucharadita de Pimentón de la Vera, he añadido las Pochas y las he rehogado en el aceite con Pimentón un par de minutos.
  8. Una vez hecho todo esto he utilizado una sartén grande para colocar en el fondo las Pochas y encima las rodajas de Merluza, con las almejas y el caldo de su cocción, dejar a fuego medio 15 minutos.
  9. Es importante añadir por encima Perejil cortado fresco, si se tiene en casa, en su defecto añadir del seco que tenemos en botecitos.
  10. No he añadido Cayena en este plato, pero es muy indicada, es algo a servir según vuestro gusto.
  11. Servir y disfrutar acompañado de un buen Pan tierno de Panadería, hecho del día y un vino blanco fresco, por ejemplo un Chardonay, marca ARAGUS, del Campo de Borja y ¡que aproveche¡¡¡¡¡¡

Pastel de carne picada y patata

Pastel de carne picada y patata

La receta de este Pastel de carne picada con patatas, es como la mayoría de las que traigo al blog, viene de mis recuerdos lejanos de infancia y juventud, pues era un clásico dentro de dias señalados o de fiesta en muchas casas, sobre todo donde había niños y hombres con buen apetito,  gustaba a todos y esto evitaba protestas y malas caras a la hora de ponerse a comer.

Recuerdo comerla en casa de mi tía Pilarin y me encantaba por la costra crujiente que dejaba el queso gratinado.

Es ideal para hacer la receta desde cero, pero también sirve para aprovechamiento de unas sobras de Ternera guisada, a la  que podemos añadir alguna cosilla más como unos guisantes o unas pechugas de Pollo o Pavo asadas, o a la plancha, bien picadas para hacer un pastel grande.

Este tipo de pasteles proceden de la gastronomía Inglesa, pero el guiso de la carne de ternera es un Ragout, y este procede de la cocina Italiana.  Sabemos que es mundialmente famoso; gracias a la emigración al nuevo Mundo, los Irlandeses e Ingleses llevaron su Pastel de carne y patatas Shepherd’s pie o pastel del Pastor, aunque ellos lo hacian con carne de cordero.

Según algunas fuentes, en las Islas Britanicas se da otro Pastel este es el cottage pie, hecho con carne de Vaca, originalmente, difería por llevar las patatas en rodajas en vez del puré. Recibe ese nombre porque las rodajas de patata daban un aspecto similar al de las tejas de la cabaña o cottage, y de ahí el nombre, a pesar de que hoy en día es más común preparar este pastel con puré.

Espero que os guste esta receta y os aficinéis a comer este rico pastel, puedes preparar por separado los ingredientes de un día para otro, para dejar solo el montaje y gratinado para  hacerlo un poco antes de que lleguen los invitados a casa, os encantará y si queda un poco para el día siguiente, mejor.

 

Ingredientes:

Para el puré de patatas

  • 600 gr. patatas chascadas
  • sal
  • 60 gr. leche
  • 15 gr. mantequilla o aceite oliva
  • 60 gr. queso rallado Cheddar
  • pimienta
  • nuez moscada
  • queso parmesano rallado para espolvorear

Relleno de Carne:

  • 1/2 cebolla dulce mediana
  • 3 zanahorias
  • setas de cardo frescas o boletus deshidratados
  • 2 dientes ajo sin germen
  • aceite de oliva virgen extra
  • 5oo gr. carne picada mezcla
  • sal y azúcar al gusto
  • Tomillo, albahaca, romero, orégano y perejil una pizca de cada uno
  • 6 cucharadas de salsa de tomate frito casero
  • ½ vaso de Vino blanco o en su defecto una copita de coñac( no se pone alcohol si van a comer niños pequeños)
  • Un poco de pan rallado
  • Queso Parmesano rallado, al gusto

Elaboración del Puré:

  1. Cocer las patatas sin pelar, para que no absorban más agua de la necesaria, añadiendo media cucharadita de sal, unos 20 minutos o hasta que la spinchemos y comprobemos que están en su punto
  2. Las dejamos atemperar  unos 5 mintos para poder quitarles la piel sin miedo a quemarnos.
  3. Cortarlas en trozos y pasarlas al pasa-purés, o escacharlas con el tenedor si no os gusta un puré muy fino.
  4. Añadir la leche, mantequilla o aceite, queso rallado Chedar, pimienta y nuez moscada y mezclar.
  5. Reservar en un bol tapado con film, en mi caso, en manga pastelera con boquilla rizada.

Elaboración de la carne:

  1. Cortar en brunoise las hortalizas; Cubrir el fondo de una sartén con aceite de oliva virgen extra y comenzamos por pochar a fuego lento la cebolla, seguidamente añadimos zanahoria y ajos bien picaditos hasta que estén blandos, de 10 a 15 minutos a fuego lento-medio.
  2. Seguidamente añadimos las setas frescas cortadas también en brunoise, remover y dejar unos 3 minutos.
  3. Salpimentamos la carne, le añadimos las hierbas y especias elegidas y la sofreiremos removiendo constantemente para que nos quede suelta , unos 10 minutos, hasta que cambie de color.
  4. Agregamos el vino blanco o coñac y dejamos evaporar el alcohol, otros 10 minutos a fuego medio bajo.
  5. Agregamos el tomate frito casero; Si añadimos salsa de tomate casero el tiempo se reduce pues ya lo tenemos cocinado.
  6.  Seguimos manteniéndola en el fuego otros 10 o 15 minutos más, hasta que la salsa quede bien ligada y no rezume aceite ni grasa(si mientras la cocinamos, vemos que la carne,quedara un poco seca, añadir un poco de caldo de pollo)
  7. Si al finalizar este paso nos queda demasiada grasa, debemos escurrir ese exceso de liquido y grasa.
  8. En una fuente engrasada y espolovoreada de un poco de pan rallado, ponemos en el fondo la primera capa de carne, cubrimos seguidamente de una capa de Puré de patata, alisándola con una espátula .En mi caso la he puesto con una manga y boquilla rizada pastelera. Espolvorear con queso parmesano rallado.
  9. Meter a horno pre-calentado a 200º, unos 10 minutos o hasta que el puré tome color.

 

Nota:

Si añadimos tomate fresco rallado, añadiremos una pizca de azúcar y sal y lo cocinaremos dejando reducir el agua que soltará el tomate fresco, unos 15 minutos más.

Mi consejo es tener siempre unos botes de salsa de tomate casera y también unos botes de sofrito, pues nos saca de muchos problemas de última hora.

Espero que disfrutéis la receta