Magdalenas de leche evaporada

Magdalenas de aceite de oliva y leche evaporada (3)Uno de los bizcochos de tamaño pequeño, más famosos de la historia, son las Magdalenas.

Debo decir que me considero una experta en ello, porque nací entre Panes, Magadalenas, Mantecados, Tortas de Muel o dormidas, Roscones y un largo etcétera de pastas y dulces, naturales y buenísimos.

He probado muchas recetas de magdalenas, me gusta comparar las nuestras con otras formulas más o menos parecidas que circulan por la red.

Definitivamente, después de las de mi familia, me quedo con esta fórmula que leí en Whole Kitchen, las Magdalenas con leche evaporada Ideal,  han sido un éxito, les encantan a toda la familia y los que las han probado, y no me faltan para el desayuno, siempre hay en la lata de los dulces.

Con las cantidades que se utilizan en esta fórmula, salen 24 magdalenas y además muy hermosas como podéis apreciar en las imágenes. En esta ocasión os dejo dos fotografías de diferentes días, horario y por lo tanto cambio de luz.

Magdalenas de aceite de oliva y leche evaporada

Ingredientes:

  • 260 gr. de huevos (huevos tamaño L se utilizan 4 enteros y una clara para ser los 260 gr. exactos que lleva de azúcar)
  • 260 gr. de azúcar
  • Ralladura de 1 limón, o media cucharadita de extracto de vainilla Bourbon
  • 100 ml. de leche evaporada ideal
  • 260 gr. de aceite de oliva virgen extra de acidez baja
  • 360 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura Royal, 16 gr.

Elaboración:

  1.  Añadimos a un bol los huevos y el azúcar y batimos con la batidora de barillas, con un batidor manual o la ayuda de un robot de cocina hasta que la masa adquiere un color pálido y sobre todo que haya doblado su volumen.
  2. Dependiendo de la batidora que utilicemos y el programa esto puede durar de 5 a 15 minutos, según la potencia de la batidora, en mi caso la masa está bien aireada y montada en 5 minutos.
  3. Añadimos la piel rallada del limón o la cucharadita de Vainilla bourbon, yo utilizo la vainilla, pues me gusta mucho su sabor y aroma.
  4. Batimos y vamos añadiendo poco a poco la leche evaporada y el aceite, a mi me gusta utilizar aceite de oliva virgen extra de acidez baja, estoy acostumbrada a usar ese tipo de aceite en las magdalenas desde siempre, tienen más sabor; batimos dos minutos más para que quede una mezcla homogenea.
  5. Para terminar tendremos preparada la mezcla de harina y levadura Royal en un tamizador de harinas y lo añadiremos al batido poco a poco. batiremos 5 minutos más hasta que veamos “los ojos de la masa” eso era lo que nos decian nuestras madres y abuelas cuando preguntabamos que como sabríamos que la masa estaba en su punto. Esto es las burbujas que se forman debido al aire que contiene la masa.
  6. Tapar la masa con papel flim y dejar en el frigo hasta 30 minutos.
  7. Precalentar el horno a 180º (al menos el mío va bien con esa temperatura y tiempo de espera)
  8. Colocar las cápsulas de magdalenas en la bandeja de horno, mejor si es especial para cápsulas, con un sacabolas de helado coger la masa y volcarla en las cápsulas, debe quedar llena las tres cuartas partes de la cápsula.
  9. Espolvorear con azúcar por encima e introducir el molde en el horno, prohibido abrirlo antes de tiempo, aunque os entraran ganas de hacerlo pues suben y se ven preciosas.
  10. Tiempo de horneado 15 minutos aproximadamente, el color y la textura de la propia Magdalena os indicará que ya está hecha.

Ya están hechas, así de fácil, ya tenemos nuestras magdalenas hecha en casa, deliciosas, listas para disfrutarlas en el desayuno o el café de la tarde con las amigas.

La receta original, lleva aceite de girasol, neutro y sin sabor, pero ya os he comentado que vale la pena comprar un buen aceite para dar más sabor.  Os recomiendo un aceite de sabor afrutado.

Felices desayunos.

 

 

 

Ensalada de Salpicón con vinagreta de naranja

Ensalada de Salpicon con vinagreta de naranja

” Ensalada de Salpicón con salsa vinagreta de naranja

La palabra Salpicón siempre la he asociado al Salpicon de Marisco, receta tipicamente mediterránea, que hemos visto toda la vida, en las barras de los muchos bares de tapeo que tenemos en cualquier pueblo o ciudad; dicen las malas lenguas? o veraces lenguas, quien sabe, que el salpicón nacio de la necesidad de aprovechar las sobras  de pescados que quedaban a diario en las cocinas de bares y restaurantes, puede ser, desde luego fue un acierto, es un entrante o tapa estupendo.

   Despues de investigar un poco en la red y consultarlo con mi marido, gran lector y gran aficionado a los autores del Siglo de Oro; encuentro datos de este plato, tan español y tan antiguo, el cual ha quedado inmortalizado en la literatura del Siglo de Oro por diferentes escritores, como Cervantes, Calderon de la Barca, Quevedo y algunos más.

   Declaro mi ignorancia sobre este tema, ya que descubro, que lo que conocemos actualmente como salpicón: en el Siglo de Oro era un plato generalmente hecho de diferentes carnes picadas (tradicionalmente era elaborado con carne de vaca: salpicón de vacay algunas veces de cerdo)  aderezado generalmente con pimienta, sal, rociado con una vinagreta de perejil, cebolletas, etc., que se comía frío.

   Existen referencias literarias en autores como Covarruvias a finales del siglo XVI que definen en su diccionario: ““la carne picada y aderezada con sal”.

Algunos como Cervantes la hacen aparecer en su Don Quijote de la Mancha, en el que al identificar los rasgos de Alonso Quijano, menciona lo que come a diario:

“Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón, las más noches, duelos y quebrantos los sábados,…”
Don Quijote de la Mancha, Cap. I, Libro I

Aparece otra referencia a este plato en la misma obra: “salpicón de vaca con cebolla” indicando la forma tradicional de servirla. Otras referencias a este plato las hace el poeta español Francisco de Quevedo en su Obra Poética

“con mondadientes en ristre y jurando de aquí yace perdiz, donde el salpicón tiene por tumba el gaznate”...

Algunos estudiososs mencionan que a finales del siglo XVIII el plato de salpicón de vaca era muy típico en las clases humildes españolas, por ser fácilmente asequible a la mayoría de la población, así lo demuestran las referencias literarias de la época.

Esta información esta en Wikipedia y la incluyo textualmente para vuestra información.

  Y paso a la receta de casa;  siempre hemos tomado salpicón pero como un aperitivo, hoy he pensado que algo tan rico quedaría muy bien como plato entrante servido como ensalada y ha sido un acierto más; he utilizado la receta Andaluza, Gambas, Langostinos y Pulpo y como no, hortalizas: cebolla, pimientos, tomates y aguacate; también he añadido cuadros de patata cocida para aumentar el volúmen de la ensalada.

   Nuestras tapas y raciones son famosas en todo el mundo, la cocina española vuelve loco a todo el que la prueba, incluyendo a los famosos actores de la más famosa todavía serie de HBO “Juego de Tronos” a los que he visto hacer declaraciones en Televisión, acerca de su estancia en nuestro País, cuando filmaron la 5ª Temporada de la serie, y todos recuerdan con satisfacción sus experiencias personales y gastronomícas en España, sobre todo en Andalucía.

    Os invito a preparar esta deliciosa ensalada y a degustarla ante el televisor viendo un capítulo de esta famosa serie, estoy enganchada a ella, me encantan esos personajes y sus historias aunque a veces sea brutal, la manera de defender sus territorios, sus castillos y su vida.  Tiene mucho realismo.

Ensalada de Salpicon con vingreta de naranja

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 patatas medianas
  • 1 pimiento verde
  • 1/4 de pimiento rojo
  • 1 pepinillo agridulce grande o dos medianos
  • 8 palitos de surimi frescos (no congelados)
  • 150 gr. de gamba pequeña pelada
  • 4 langostinos grandes
  • 1/2 cebolleta tierna o en vinagre
  • 1 pata de pulpo cocido
  • 1 aguacate pequeño
  • tomates cherry al gusto
  • 6 cucharadas de aceite de aceituna arbequina
  • la piel rallada de media naranja y el zumo de media naranja

Elaboración

  1. Lavar las patatas y cocerlas cubiertas de agua unos 25 ó 30 minutos, según tamaño, pincharlas con un palillo y cuando estén cocidas, sacarlas del agua caliente, refrescarlas en el grifo y una vez frías cortarlas en cubos y reservar.
  2. Pelar el aguacate, sacarle el hueso y pasarle un poco de limón para evitar que se ponga negro por motivo de la oxidación, cortarlo en cubos como las patatas y reservar en un bol tapado con flim.
  3. Lavar y cortar en rodajas los tomates cherry y reservar.
  4. En ese momento sacamos las gambas del agua e introducimos las gambas en un recipiente con agua fría e hielo para enfriarla, con este proceso conseguimos que la carne quede más tersa y jugosa. Esperar un poco sacarlas del agua de hielo, dejarlas escurrir en un colador e ir quitando cabezas y pieles, reservar.
  5. Cortar el Surimi en rodajas, los pimientos, la cebolleta ( yo aconsejo las cebollitas que venden en vinagre)  y los pepinillos en cuadraditos y reservar.
  6. Poner en  un cazo agua y sal, a razón de 70 gr. de sal por litro de agua y se espera a que rompa a hervir.
  7. Una vez hirviendo se introducen la gambas y esperamos a que vuelva a hervir el agua otra vez.
  8. Para cocer los langostinos grandes,, utilizamos la smismas proporciones de agua y de sal que con las gambas, el proceso será poner a hervir el agua y cuando empiece a hervir añadir los Langostinos dejar hervir 3 minutos y sacat al bol de agua helada, dejar un par de minutos, sacar y pelar, reservándolos para la decoración.
  9. Si preferís servir la Ensalada de Salpicón a la manera usual debéis mezclar todos los ingredientes en un bol y salsear con la vinagreta de naranja, dejándola reposar un hora en el frigorífico para que tomen el aroma de la naranja todos los ingredientes.
  10. Si váis a servirla en copa o en un bol de servicio individual, os aconsejo utilizar un recipiente de cristal, así podremos disfrutar del colorido que tendrá nuestra ensalada de Salpicón, una vez vayamos formando capas con los ingredientes.
  11. En primer lugar la patata
  12. En segundo lugar el aguacate
  13. El tomate en rodajas encima del aguacate y en los laterales de la copa o bol, para finalizar la mezcla de salpicón, salseando todo con unas cucharadas de vinagreta  de naranja.

Vinagreta de naranja:

  1. Mezclar 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, la ralladura de media naranja y el zumo de media naranja.
  2. Batir y una vez este bien mezclado salsear el salpicón, servir y disfrutar.

Espero que este entrante os agrade y ayude a pasar mejor estos días tan calurosos.

Panecillos de cebolla

Panecillos de cebolla (1)

Llevaba tanto tiempo sin hacer pan, que casi había olvidado la sensación tan agradable de tocar y bolear una masa, y la alegría que se siente cuando la olor del pan recien hecho sale de tu horno e inunda toda tu casa y la escalera, y mucho más tiempo, sin comerme una hamburguesa casera de Pollo hecha por mí, con un panecillo también casero;  así que dicho y hecho, hoy me he decidido y aquí están los panecillos.

Estos Panecillos de cebolla fueron vistos y fichados hace tiempo en un libro con muchisimas recetas de panes, que compre hace tiempo y poco después en Directo al Paladar; fueron amor a primera vista y han sido un éxito, delicados de sabor, blanditos y para conbinar con un montón de alimentos; de un tamaño ideal (aún pueden hacerse más pequeños, de unos 50 gr.) para servir en brunch, un bufette frío para una merienda de cumpleaños, o en cenas en la terraza como estos, con hamburguesas, salchichas alemanas o salchichas nacionales, de Pollo trufado, como las que compro en Pollería Angelines en el mercado Delicias, que están de muerte.

El relleno del panecillo esta compuesto por una hoja de lechuga Hoja de roble, unas láminas de pepinillo agridulce, unas láminas más de cebolla, una rodaja fina de tomate rosa de Barbastro.

A esto le he añadido unas gotas de aceite, muy poco: colocar encima la hamburguesa de Pollo y encima una loncha de queso Cheddar.

La mostaza de Dijon y el Ketchup es opcional.

Vuestra imaginación os dirá mejor que yo, como servir los panecillos para que les encante a vuestra familia y amigos. aquí os dejo un enlace a otros panecillos muy apropiados para hamburguesas.

Panecillos de cebolla

ingredientes:

  • 250 ml. de agua
  • 5 gramos de sal
  • 15 gr. de mantequilla
  • 120 ml. de agua
  • 100 gr. de cebolla tierna pochada

Elaboración en Panificadora:

  1. En primer lugar cortamos la cebolla en brunoise ,trocitos muy pequeños, la pochamos en la sartén con una nuez de mantequilla, hasta que este transparente y sin toques de color tostado, retiramos de la sartén y dejamos enfriar.
  2. Añadimos a la cubeta de la Panificadora, el agua, la sal y la mantequilla a temperatura ambiente, la cebolla ya fría y encima la harina.
  3. Elegimos el programa número 7 de 15 minutos de amasado.
  4. Cuando termine, sacamos la masa y la colocamos en un bol tapada co un paño de algodón, cuando veamos que comienza a levar la masa, unos diez minutos aproximadamente, la cortamos en porciones a nuestro gusto, en este caso de 66 gr. cada uno y voleamos la masa hasta formar una bola redondita y perfecta.
  5. Los colocamos en una bandeja de horno con el fondo espolvoreado de harina y calculamos la distancia para que al subir y cocerse no se peguen entre ellos.  Taparlos de nuevo con el paño blanco y dejarlos levar hasta que doblen su volumen.
  6. Cocer en horno precalentado a 180º durante 15 o 20 minutos. Si al terminar este tiempo la base del panecillo os queda demasiasdo blanda, tapar los panecillos y dejarlos diez mintos más en el horno.

Amasado a mano:

  1. En primer lugar cortamos la cebolla en brunoise ,trocitos muy pequeños, la pochamos en la sartén con una nuez de mantequilla, hasta que este transparente y sin toques de color tostado, retiramos de la sartén y dejamos enfriar.
  2. Añadimos a un bol  la harina y formamos un volcán: en el centro añadimos el agua, la sal y la mantequilla a temperatura ambiente, la cebolla ya fría y comenzamos a amasar hasta tener todos ingredientes bien integrados.
  3. Amasamos durante unos 8 ó 10 minutos hasta obtener una masa elástica que se despegue facilmente de las paredes del bol o de la mesa de trabajo.
  4. . Mantenemos la masa en el bol, tapada con un paño de algodón;  cuando veamos que comienza a levar la masa, unos diez minutos aproximadamente, la cortamos en porciones a nuestro gusto, en este caso de 66 gr. cada uno y voleamos la masa hasta formar una bola redondita y perfecta.
  5. Los colocamos en una bandeja de horno con el fondo espolvoreado de harina y calculamos la distancia para que al subir y cocerse no se peguen entre ellos.  Taparlos de nuevo con el paño blanco y dejarlos levar hasta que doblen su volumen.
  6. Cocer en horno precalentado a 180º durante 15 o 20 minutos. Si al terminar este tiempo la base del panecillo os queda demasiasdo blanda, tapar los panecillos y dejarlos diez mintos más en el horno.

Los panecillos quedan muy blanditos, son especiales para servir con hamburguesas, embutidos, pates, salmón ahumado, con diferentes quesos de untar etc..

Coca de Llavaneras

Coca de Llavaneras (2)

Como cada año seguimos celebrando en la intimidad de nuestro hogar, la noche de San Juan  costumbre que traje conmigo hace muchos años de Barcelona, ciudad en la que viví unos años muy felices y donde deje buenos amigos, “Amigos para siempre” como dice la canción, con ellos celebrabamos esa fiesta y fueron unas fiestas geniales.

Este año con una nueva variedad de Coca, la Coca de Llavaneras.

Aquí os dejo los enlaces a otras dos Cocas:

Coca de San Juan con crema pastelera y fruta confitada

Coca de cabello de ángel y piñones

Lo malo de esto es que aquí no existe la costumbre de celebrar esta fiesta, con la intensidad con la que se celebra allí, en Barcelona; esa noche todo el mundo esta de fiesta, todo es alegría y corre el cava y como no, las mesas estan llenas de esas deliciosas y maravillosas Cocas dulces que hacen de todos y para todos los gustos.

El origen de la celebración de la noche de San Juan es pagano y forma parte del grupo de las fiestas solsticiales, como la Navidad. Con una tradición que se remonta a mucho antes de la implantación de cristianismo, y lo celebraban los antiguos Druidas con rituales de culto al sol; se celebraba el alargamiento del día, por la llegada del solsticio de verano.

La noche del 23 de junio, verbena de San Juan, es una noche mágica en la que se celebra el solsticio de verano. Es una celebración que la Iglesia Católica hace coincidir con la fecha de nacimiento de san Juan Bautista y que se ha convertido en una fiesta con elementos y costumbres muy marcadas y simbólicas: el fuego purificador que aleja a los malos espiritus, los baños de medianoche, las hierbas de san Juan, que las antiguas creencias decian que las chicas jóvenes o doncellas, debian salir a buscar la flor de la San Juanada y pasarla por su rostro para ser más bellas al día iguiente, las canciones, el baile o las curaciones y otros rituales mágicos.

Actualmente un ritual mágico en mi casa, es meterme en la cocina unas pocas horitas y sacar del horno estos dulces, ofrecerselos a mi familia y escribir en una nota las malas experiencias, las cosas desagradables que a veces nos ocurren y quemarlos, para que surjan los buenos deseos, la salud , la esperanza, la felicidad junto a nuestra familia y amigos.

Ingredientes:

  • 2 Placas de Hojaldre rectangulares
  • 500 grs. Crema Pastelera
  • 3 Claras de Huevo
  • Una pizca de sal
  • 20 grs. Almendra Molida
  • Piñones
  • Azúcar para espolvorear

Crema Pastelera:

  • 500 mi. de leche
  • 1 palo de canela
  • la piel limpia de 1 limón
  • 3 yemas de huevo
  • 150 gr. de azúcar
  •  45 gr. de Maizena

Elaboración de la crema pastelera:

Os dejo el enlace aquí

Elaboración:

  1. Extenderemos una placa de hojaldre sobre papel de horno y con el rodillo la alisaremos dejándola bien fina.
  2. Colocamos el hojaldre sobre la bandeja del horno y pinchamos con un tenedor, toda la plancha  para evitar que suba en el centro
  3. Pondremos encima del hojaldre la crema pastelera y la alisamos, formando un rectangulo, pero sin llegar a los bordes, debe quedar un marco de masa de hojaldre alrededor para pegar la capa de abajo con la de arriba.
  4. Estiramos la otra placa de hojaldre con la misma medida que la de abajo y la colocamos encima de la capa de crema pastelera.
  5.  Pegamos una masa con otra en los bordes y los retocamos con un cuchillo, si fuera necesario, debe quedarnos un rectangulo exacto, marcar la masa del borde con un tenedor para que quede bien pegada y no se escape la crema pastelera al cocer la coca.
  6. Pinchamos la capa de hojaldre por encima.
  7. Montamos las claras a punto de nieve, añadiendo una pizca de sal, para que las claras queden bien montadas y no se bajen.
  8. Volcamos las claras encima de la placa de hojaldre y extendemos con una espátula lo más lisa posible.
  9. Seguidamente espolvoreamos la almendra molida por encima de las claras montadas de manera uniforme, debe quedar cubierta toda la superficie de clara montada.
  10. Seguidamente añadimos los piñones remojados en agua, esto se hace para que no se quemen o tuesten demasiado al cocer la coca; espolvorear abundantemente de azúcar por encima.
  11. Precalentar el horno a 200º centígrados arriba y abajo y cocer durante unos 30 minutos aproximadamente esto depende de cada horno, el tiempo es aproximado.

Espero que os animéis ha hacerla, no tengáis miedo al calor que provocará el horno, vale la pena.

Se puede hacer por la mañana temprano y así el calor no será un impedimento para disfrutar de una Coca tan rica.

Feliz Verano

Macarrones de la Huerta

 

Macarrones de la huerta (2)

En esta ocasión, el nombre de la receta, “Macarrones de la Huerta” es muy apropiado, ya que no solo lleva diversos vegetales en su acompañamiento o aderezo, sino que la pasta que he utilizado también lleva vegetales en su composición, por lo tanto tenemos una receta doblemente sana.

Recordar, que a la hora de cocer pasta, debemos utilizar una olla grande, la recomendación es siempre la de poner 1 litro de agua por cada 100 gr. de Pasta.          Si elaboramos la receta para 5 personas, la cantidad de agua será de 5 litros de agua por 500 gr. de Pasta.

Otro de los puntos importantes a seguir es añadir 1 cucharada de sal por cada litro de agua y un poco de aceite de oliva, para evitar que la Pasta se peqgue durante la cocción.

Si sois una gran familia sale a cuenta comprar una olla especial para cocer la pasta, me refiero a esas grandes y altas ollas que llevan a su vez dentro, otra olla especial para cocer Pasta  llena de agujeritos, pues es un enorme colador, y cuando el reloj dice que ya hay que retirar la pasta del agua, solo tenemos que levantar la olla-colador y dejar que escurra el agua sobrante en cualquier otra olla o en la parte alta del fregadero.  Estas ollas, al ser grandes son muy apropiadas para hacer mermeladas y posteriormente cocer los botes en dicha olla, para conseguir una mermelada totalmente segura para el consumo.

Los tiempos de cocción de la Pasta difieren por su tamaño, corto o largo, por las indicaciones que nos haga el fabricante o por si estamos preparando Pasta seca o Pasta fresca.

En esta ocasión tenemos Pasta corta y seca, el Fabricante aconseja de 8 a 10 minutos, la he tenido 8 minutos porque al final de la receta, la Pasta debe saltearse en la sartén con el resto de ingredientes de la receta durante 2 minutos, el resultado ha sido perfecto.

Otro punto importante a tener en cuenta es la conservación de la Pasta seca, una vez que se abre el paquete puede aguantar, si se guarda en buenas condiciones, hasta 6 meses y la Pasta fresca si esta bien tapada, solo 3 días.

La cantidad que debemos preparar por persona adulta, si se sirve como primer plato, es de 70 a 100 gr;  de 120gr a 150 gr. para un adolescente y de 50 a 80 gr. para un niño.

Si la servimos como guarnición con 50 gr. por persona es suficiente.

Os dejo la cantidad para 1 persona o ración, puede servirse como plato único con acompañamiento de fruta en el postre.

Ingredientes para una persona:

  • 100 gr de Macarrones con vegetales (de colores, espinacas, al huevo, calabaza)
  • 1/2 calabacín pequeño en rodajas.
  • 2 Champiñones grandes.
  • 5 tomates cereza o de rama (tamaño pequeño)
  • 1/2 cebolla, en este caso roja.
  • Hojas de albahaca y Perejil
  • Aceite de Oliva Virgen extra
  • Sal, Pimienta, orégano, romero, pimentón dulce de la Vera u comino molido.
  • Queso de oveja rallado

Elaboración:

  1. En una olla poner 1 litro de agua y cuando empiece a hervir, añadir 1 cucharada de sal, un chorrito de aceite de Oliva Virgen extra y 100gr. de Macarrón corto rallado.
  2. Cocer según el tiempo aconsejado por el fabricante, de 8 a 10 minutos, en este caso, lo he cocido 8 m. pues los dos restantes han sido para rehogar en sartén con el resto de ingredientes.
  3. Cuando la pasta esta cocida, ponerla en un colador para escurrir bien el agua de cocción, reservar.
  4. Cortar la cebolla roja o blanca en pluma muy fina, los champiñones en láminas, el calabacin en rodajas y los tomatitos de rama por la mitad.
  5. En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, comenzamos por rehogar la cebolla 1 minuto si esta muy fina, añadimos los champiñones laminados y el calabacín, rehogamos 2 minutos todo junto y por último, añadimos los tomates partidos por la mitad.
  6. Salteamos otro minuto los tomatitos y añadimos la pasta, las hierbas y especias, removemos y mezclamos bien los ingrediente y los sabores y ya esta nuestro plato de Macarrones de la huerta.
  7. Emplatar y antes de servir añadir queso de oveja rallado y unas hojas de perejil y albahaca picadas
  8. Como podéis ver, la elaboración de esta receta es muy sencilla y rápida, espero que os guste, a mi me ha parecido estupenda.

Feliz comienzo de verano y fin de semana, espero que disfrutéis de esta receta con vuestra familia y amigos.