Category Archives: Mermeladas

Piruletas de Ternasco de Aragón con Salsa de Azafrán del Jiloca y Chutney de Melocotón de Calanda y Cebolla de Fuentes

Piruletas de Ternasco de Aragón con Salsa de Azafrán del Jiloca y Chutney de Melocotón de Calanda y Cebolla de Fuentes (2)Esta Navidad quiero regalar a mis amigas, amigos y seguidores de El Fogón Ilustrado una receta con productos autóctonos de Aragón.

“Piruletas de Ternasco de Aragón con Salsa de Azafrán del Jiloca y Chutney de Melocotón de Calanda y Cebolla de Fuentes”

Esta receta llega al blog con un año de retraso, así como suena.  Es larga y nunca encontraba el momento de editarla con tranquilidad y como se merece.

En Octubre de 2014, fui invitada por el Grupo Pastores a participar entre otros Bloguers Aragoneses,  en el encuentro Degusta Aragón en plenas Fiestas del Pilar y desde luego que acepte, por mi amor a la cocina, por amor a mi tierra y sobre todo a sus productos.  También por amistad con algunos de los bloguers que participaron en el mismo evento.

Los ingredientes que me asignaron fueron el Ternasco de Aragón y el Azafrán del Jiloca, muy buenos productos los dos.  El problema que se presento para mi fue el de maridar el Azafrán con la carne ya que en mi familia el Azafrán siempre ha estado ligado a las salsas de pescado y al arroz y solo a la carne en nuestra receta de Pollo en Pepitoria.

Pero una vez decidida la receta que iba a elaborar con el Ternasco, tuve claro que el Azafrán serviría como el ingrediente ideal para una Salsa de fondo, para dar sabor y color a una carne tan deliciosa.

Decidí acompañar la receta con algo más exótico y pense que un Chutney era el acompañamiento que más me apetecía por la mezcla de sabores, pero también en mi afán por realzar los productos de mi tierra, este debía llevar producto Aragonés y pense en utilizar el Melocotón de Calanda,  aunque debo decir que el Chutney de Mango servido en Mini-volovanes también es una buena y estupenda opción.

El resultado, todo un lujo.   Les ha encantado a todos los que lo han probado, sobre todo a un grupo de amigos a los que les encantó y a los que todavía no les había dado la receta por falta de tiempo, así que creo que es el momento ideal para editarla y que puedan llevarla a su mesa en una comida de Navidad o Año Nuevo y  la disfruten con sus familias y amigos.

Actualmente, creo sinceramente que necesito días de 36 horas y aún así creo que en mi afán por hacer cosas nuevas y atender el resto de mis obligaciones,  quizás aún no quedaría del todo satisfecha.

Quiero resaltar que para trabajar con cortes o preparaciones de Carne especiales, es importante tener un buen carnicero,  un profesional de toda confianza que sepa manejar bien el cuchillo para quitar el hueso al costillar y dejarlo entero sin cortes ni grietas y yo, tengo la suerte de tenerlo.  Desde aquí quiero dar las gracias a Fernando Plo, de Alagón, como decía, un gran profesinal, con una larga trayectoria en el negocio familiar y unas carnes y chacinas elaboradas por ellos mismos de una Calidad de primera.

El emplatado como podéis ver en la Fotografía es poner una cucharada de Salsa de Azafrán, colocamos encima las Piruletas de Ternasco de Aragón y colocamos el Chutney en Vasitos o en Mini-volovanes

Piruletas de Ternasco con Salsa de Azafrán y Chutney de Melocoton de Calanda

Ingredientes:

  • Costillar de Ternasco de Aragón deshuesado
  • Tomillo y Romero
  • 2 dientes de ajo o pasta de ajo escalibado (asado al horno)
  • Nuez Moscada, Paprika, Pimienta negra molida
  •  1 cucharada de Salsa Inglesa (Perrins)
  • 1 cucharadita de Mostaza de Dijón suave
  • 1/2 vaso pequeño de Aceite del bajo Aragón variedad Arbequina
  • Cordón de algodón para el horno
  • Palitos de brocheta

Los Palitos de brocheta debemos hidratarlos poniendolos en un recipiente con agua 30 minutos antes de pinchar la carne yponerlos en la plancha, de esta manera la madera se hidrata y evitamos que se quemen las puntas.

Elaboración:

  1. Mezclar en un mortero todas las hierbas, especias y los dientes de ajo, machacarlos y añadir el aceite, la salsa Perrins y la Mostaza.
  2.  Mezclar bien y con un pincel de cocina, extenderlo por el interior del costillar cubriéndolo todo, reservar un poco para pintarlo por fuera.
  3. Enrollarlo dejando la parte del lomo dentro, atarlo, pintar por fuera con la mezcla que hemos reservado y dejarlo macerar en el frigorífico 12 horas para que se impregnen bien los sabores.
  4. Meter en una bandeja al horno con un poco de vino blanco y asar 20 minutos a 150º
  5. Sacar y dejar templar para no quemarnos, cortar en rodajas y pinchar un palito de brocheta.
  6. Poner una plancha o sartén grande y cuando este caliente ir colocando las Piruletas.
  7. Dar el punto de plancha a las Piruletas, al gusto de vuestros comensales.
  8. Servir de inmediato para comerlas calientes.

Salsa de Azafrán

Ingredientes:

  • 1 Cebolla tierna de Fuentes
  • 1 diente de ajo
  • 1/2  zanahoria
  • 1/2  puerro, la parte blanca
  • Aceite variedad Arbequina
  • 2 cucharadas de almendra molida (o una de harina para espesar)
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de nata ligera para cocinar
  • sal y pimienta blanca molida
  • 1 vaso de caldo
  • 15 Hebras de hebras de Azafrán

Elaboración:

  1. Poner el aceite en una sartén antiadherente y añadir la cebolla, el puerro y la zanahoria, rehogar a fuego medio-bajo para que las hortalizas se pochen pero no cojan color tostado.
  2. Si se van quedando secas y tienden a quemarse, añadir una cucharada de caldo, esto hace que se hidraten y sigan pochándose sin tomar un color dorado que oscurecería la salsa.
  3. Cuando esten transparente añadimos la harina de almendra o harina de trigo y mezclamos bien con las hortalizas, añadimos el vino blanco.
  4. Dejar reducir el alcohol del vino y añadir la nata liquida y el azafrán que habremos tostado ligeramente, medio vaso de caldo, añadimos la sal y la pimienta.  dejar cocer la salsa a fuego lento durante unos minutos hasta que la salsa espese.
  5. Si queda más espesa de lo que os gusta añadir un poco más de caldo (de pollo y que sea ligero y desgrasado).
  6. Rectificar de sal y pimienta si hace falta.
  7. Pasar la salsa y las hortalizas por el pasapurés o la batidora y para mejorar todavía más, os aconsejo que la paséis por un colador o chino
  8. El grado de espesor de la salsa debe ser a vuestro gusto, debe quedar como una bechamel ligerita o una veloutte o una natilla ligera.

Esta salsa es más utilizada para acompañar pescados o verduras e incluso sopas, pero en nuestra cocina Aragonesa está presente en la Gallina o Pollo en pepitoria.

Chutney de Melocotón de Calanda:
Esta receta yo la hago con Mango pero he creído que debería utilizar producto Aragonés, por eso lo he cambiado por Melocotón de Calanda

  • 3 melocotones maduros
  • 9 orejones de albaricoque
  • 1 cebolla de Fuentes cortada en rodajas finas
  • 2 dientes de ajo picados(sin germen)
  • 100 gr. azúcar moreno
  • 100 de azúcar blanquilla
  • 1 pizca de sal
  • 30 gr. de jengibre fresco rallado
  • 1 punta de cucharadita de canela en polvo
  • 1 pizca de Curcuma
  • 1 pizca de Curry
  • 1 pizca de Clavo molido
  • 110 ml. de vinagre de vino blanco
  • la piel de un limón
  • 1 cucharada de aceite

Elaboración:

  1. Vamos con su elaboración, limpiamos, pelamos, deshuesamos y cortamos las frutas, puede ser melocotones o mango y cortarlos en dados.
  2. Añadir por encima el azúcar, las especiasy el  jengibre fresco rallado, dejar una hora en reposo.
  3. Cortar la cebolla en pluma fina y rehogarla junto a los dientes de ajo en una sartén con la cucharada de aceite hasta que quede transparente.  Seguidamente añadimos el vinagre.
  4. Remover y añadir a una olla junto a la fruta, en este caso el melocotón.
  5. Cocer a fuego fuerte 1 minuto y después a fuego lento hasta que se consuma el líquido.
  6. El tiempo de cocción dependerá de la dureza de la fruta y la cantidad que hagamos.
  7. Cocer sin pasar de 85º.
  8. Por orientación puede ser de 1 hora y media  aproximadamente, pero debéis comprobar de vez en cuando el punto de cocción y vuestra experiencia os dirá cuando están cocidos todos los ingredientes.
  9. Una vez cocido el Chutney pasarlo a botes de conserva que estén esterilizados y calientes todavía, de esa manera evitaremos que los botes puedan romperse por el contraste de calor del Chutney y el de un bote de cristal que esté frío.
  10. Cerrar y ponerlos boca abajo para que hagan el vacio.

Si queréis conserva de larga duracción siempre podéis volver a ponerlos en baño Maria y cocerlos 30 minutos más para asegurarnos que no tendremos problemas.

Otra manera de conservar el Chutney si hacéis mucha cantidad es que al taparlos se debe poner papel parafinado en la tapa y volcarlos hacia abajo, cerrar bien.

Poner etiquetas a los botes con la fecha y el tipo de Chutney que habéis hecho y mantenerlos en un armario fresco, en zona oscura y seca.

Los Chutneys mejoran con el tiempo y es aconsejable dejarlos madurar en sabor 3 meses después de su elaboración, es una conserva que puede almacenarse para mucho tiempo.

Esto no es de extrañar ya que lleva los mejores conservantes, sal, especias, azúcar y vinagre.

Observación:
En tiempo fuera de la cosecha del Melocotón lo mejor es hacerlo con Mango pero si os apetece hacerlo con Melocotón utilizar de conserva, teniendo en cuenta que ya lleva azúcar y tenéis que quitar una cuarta parte de la cantidad de azúcar que os indico.
El Chutney es agridulce y debe tener el punto que aporta el vinagre, no debe quedar tan dulce como una mermelada.
Esto es un consejo que doy desde mi experiencia, quizás vosotras y vosotros ajustéis más a la baja el punto de azúcar.
Os aconsejo que en invierno sustituyáis el Melocotón por Mango y siguáis los mismos pasos con la cebolla y las especias, vinagre etc.

Espero que os guste la receta y agradecería vuestros comentarios, después de esta larga receta solo me queda desearos a todas y todos lectores de El Fogón Ilustrado un Feliz Y Venturoso Año 2016.

 

 

 

 

Cabello de Angel

CABELLO DE ANGEL 034Esta receta de Cabello de Ángel era un tema pendiente en mi blog, creo que muchas de nosotras habrá visto a sus abuelas, madres, tías o suegras hacer Cabello de Ángel durante su infancia y aunque es una receta que lleva tiempo, más largo que corto, en su elaboración, el resultado como todo lo que se hace en casa, es un premio.

En mi caso es la primera vez que lo hago pero debo aclarar que soy muy afortunada, pues en realidad solo hice la mitad del trabajo, que fue hacer la confitura.

Tengo la suerte de tener una vecina, Adela,  que es la persona más encantadora que he conocido, me aprecia y me quiere, le gusta todo lo que hago, es mi admiradora número uno y como podéis suponer la admiración y el cariño es reciproco.

Digo todo esto porque un buen día llamó diciendome que tenía una calabaza de Cidra y que quería compartir conmigo la mitad, dicho y hecho, me bajo la mitad pero ya estaba !cocida y limpia! solo he tenido que cocer las hebras con el azúcar y listo, tengo mis botes de cabello hecho en casa por primera vez.

La cantidad que nos quedo a cada una fué de 475 grs.

El Cabello de Ángel es utilizado como relleno en muchas presentaciones de Pastelería y Bollería, se u tiliza para rellenar Empanadillas pequeñas y de tamaño grande, Tartas de Hojaldre, Tortas de Brioche para San Juan, Ensaimadas de Mallorca, Tortas de Alma en Teruel, Cañas de hojaldre y un sin fin de variedades que podemos ver en pastelerias y confiterias de nuestro Pais. En este caso ha servido para hacer un Pastelón Cordobés que quita el senttido.

La receta esta con el procedimiento completo, para que podáis hacerla en casa.

Pastelón Cordobes 006

Ingredientes:

  • 1 Calabaza de Cidra ( en este caso 475 grs de pulpa)
  • Azúcar (475 grs.)
  • El zumo de 1/2  limón y su parte de piel limpia
  • 1/2  palo de canela

Elaboración:

  1.  Abrir la calabaza, esta tiene la piel dura y hay que hacerlo con cuidado de no cortarse, lo mejor es colocarla sobre un paño recio para evitar que se mueva, es mejor elegir un buen cuchillo y golpearlo con un martillo para hacer las incisiones que nos permitan meter el cuchillo y abrirlo por la mitad.
  2. Partirla en varios trozos y ponerlos en una olla cubiertos de agua cocer durante una hora.
  3. Dejar enfriar fuera del agua y con la ayuda de una cuchara sacar la pulpa fibrosa o cabellos y eliminar las simientes o pipas que lleva entre las fibras.
  4. Escurrir bien el cabello apretandolo con las manos para que suelte toda el agua.
  5. Pesamos el cabello bien escurrido y lo pasamos a la olla en la que haremos la confiturs.  Añadimos el mismo peso de azúcar, medio vaso de agua, el zumo de medio limón y la piel limpia de este último cortada en tiras
  6. Cocer removiendo sin parar hasta que coja un tono ligeramente dorado.
  7. Retirar antes de envasar la piel del limón y el paslo de canela.
  8. Envasar como de costumbre en botes esterilizados.

Variante

  1. Prepeparar un almibar con el peso de el azúcar requerido y el agua añadiendo el palo de canela, el zumo de limón y su piel.
  2. Cuando este a punto de hebra incorporamos el cabello y lo cocemos todo junto hasta que tenga el punto que hemos citado anteriormente.

Envasado, esterilización y pasteurización de los botes para la conserva:

Los botes deben estar muy limpios y en el caso de ser reciclados debemos poner especial atención en las tapas, estas no deben llevar golpes o abolladuras que permitirian una vez cerrados dejar entrar aire y estropearían nuestra conserva.

Los botes una vez fregados en el lavaplatos o a mano deben ser esterilizados en agua muy caliente y secados escrupulosamente con un paño que no deje fibras.

Esterilización:

Esto lo haremos minutos antes de envasar la confitura o mermelada que hayamos preparado.

Llenar una olla grande y alta de agua y añadir una cucharadita de sal para elevar unos grados más al hervir el agua, de los 100º que alcanza el agua dulce esta subirá a 104º o 108º y poner un paño de algodón en el fondo para evitar que choquen al hervir el agua y se rompan dentro de la olla. Yo los dejo hervir 15 minutos.

Sacarlos colocarlos sobre otro paño de algodón boca abajo y dejar escurrir hasta  secar bien, repasar con un paño de algodón.

Pasteurización:

En la misma olla que hemos estirilizado los botes colocamos un paño de algodon y colocamos los botes llenos de la confitura o mermelada, yo añado otro paño que coloco rodeando los botes para evitar que choquen y estallen dentro de la olla.

Añado agua templada para que no haya contraste de temperatura.  (esto también hay que tenerlo en cuenta pues si añadimos el agua fría y el contenido de los botes estuviera caliente también correremos el riesgo de que estos se rajen y perdamos nuestra mermelada)

Cubrir los botes unos 2 ctms. por encima de su tapa y contar desde que empieza a hervir de 15 a 20 minutos.

Retirar la olla del fuego y dejar enfriar los botes dentro de la olla o hasta que podamos meter la mano para sacarlos, colocarlos boca abajo y dejarlos enfriar.

de esta manera conseguimos que la duración sea mucho más larga, podemos mantener una despensa o depósito para todo el año.

 

Mermelada de Albaricoque

 Mermelada de albaricoque  002

Por fin este año me quite la gana de hacer la Mermelada de albaricoque, para mí, la mejor del mundo mundial, es mi favorita desde que probé la que hacía mi suegra.

El resto de mis mermeladas favoritas son:

Mermelada de Tomate

Mermelada de Calabaza con naranja y zanahoria

Mermelada de Pimiento rojo

y por último la Mermelada de higos que todavía no esta colgada en el blog.

De todas ellas tenéis en el blog las recetas, lo que hay que hacer  que pinchar en cada una de ellas y las tendréis a vuestro alcance, así que no os de pereza y a trabajar hay que hacer como las hormigas, trabajar y almacenar para el invierno, un día de piscina y otro de cocineras y así todos contentos, aunque no creo  yo que me dure esta mermelada  hasta el invierno, más bien creo que no llegara al otoño.

Hice 6 kg. de fruta , resultado 11 botes de mermelada, en casa quedan 8 ¿como lo veis? no llega al otoño.

Si queremos hacer una mermelada, la cantidad de azúcar que hay que añadir es de 600 gr. de azúcar por kg. de fruta entera, un 60 % esto me  me deja una mermelada no muy espesa.  Esa es la textura que nos gusta, pues es como la hacia mi suegra y nos encantaba.

Si queréis elaborar una confitura, la textura que conseguireis es más espesa y la cantidad de azúcar a utilizar es de 750 gr. por Kg. de fruta, es decir el 75% del peso de la fruta entera

 

Mermelada de albaricoque  001

Elaboración:

  1. 3 kg. de albaricoques, pesados enteros, con hueso incluido
  2. 1 kg. 800 gr. de azúcar – 600 gr.de azúcar por kg. de fruta
  3. 3 cucharadas de  zumo de limón

Elaboración:

  • Lavar bien la fruta y pesarla entera, con hueso incluido.
  • Pesar el azúcar y reservar.
  • Pelar la fruta, trocearla y añadir el zumo de limón, mezclarlo con la fruta troceada y colocar  esta en un bol,  formando una capa de fruta que  cubriremos con una  capa de azúcar y así vamos formando capas sucesivamente hasta terminar con ambos ingredientes.
  • Dejar en el frigorífico toda la noche.
  • A la mañana siguiente lavaremos con agua y jabón los envases que vamos a utilizar y  en una  olla grande llena de agua esterilizaremos los botes de cristal y sus tapas durante 20 minutos, tenemos que tener una extremada higiene a la hora de embotar mermeladas o cualquier otro alimento para evitar posibles intoxicaciones.
  • Los sacaremos a un paño limpio sobre la mesa y los colaremos boca a bajo para que escurran el agua y queden secos con el calor residual que queda en el cristal, nunca los secaremos con un paño, por muy limpio que esté .
  • El siguiente paso sera añadir la fruta con el azúcar a una olla honda y dejamos cocer 45 minutos a fuego medio-bajo, removiendo sin parar para evitar que se pegue al fondo, removeremos con cuchara larga de palo para evitar quemaduras.
  • Para conseguir la textura que me gusta y que veis en la foto, solo he tenido que remover continuamente la fruta durante la cocción, de esta manera la fruta se ha deshecho sola, como veis ha quedado muy fina y de esta manera se evita un trabajo añadido que es pasarla por el pasapures.
  • Llenar los botes con la mermelada, cerrar los botes herméticamente y ponerlos boca abajo para que hagan el vacío, de este modo se elimina el aire contenido en el interior y aseguramos la conservación de nuestra mermelada.
  • Si hemos hecho mucha cantidad y sois muy estrictas con la seguridad alimentaria, se puede volver a hervir los botes llenos de mermelada 15 minutos más, esto nos garantizara una larga duración. Puede almacenarse hasta un año.
  • Con esta cantidad de fruta salieron 5 botes y un poco más.

Consejos finales:

La fruta debe pelarse siempre, es en la piel donde quedan restos de plaguicidas, solo podemos elaborar la mermelada con la piel de la fruta, si esta es de cultivo ecológico libre de pesticidas.

Para saber si la mermelada esta en su punto, siempre hay que hacer la prueba de coagulación del azúcar cuando ya ha pasado el tiempo de cocción hay que echar una cucharada de mermelada en un plato y esta no debe de caerse por el plato, como si fuera agua o puré, la mermelada quedara como gotas en el plato.

Hay libros de mermeladas en los que se aconseja cocer la fruta con agua durante unos minutos y después se añade el azúcar al final de la cocción, yo os cuento mi manera de hacer la mermelada y el resultado es perfecto.

El total de Kg. de albaricoques que he hecho en mermelada ha sido 6 Kg.  Los he hecho en dos veces y he obtenido 11 botes de mermelada.  Si queremos estar  totalmente seguros de que nuestra mermelada durara unos meses sin problemas lo mejor es volver a cocer los botes en una olla grande, colocando paños de tela en el interior para evitar que al hervir, los botes puedan chocar entre ellos y romperse.

La duración de esta última cocción sera de 15  minutos, la duración de estas mermeladas en despensa es hasta de un año.

Como detalle final está bien poner etiquetas con su nombre y fecha de elaboración y en este caso incluso pude añadir mi nombre y la marca de personal de mi blog.  Si además queréis regalar un bote, que da muy bonito ponerles un pañito y una cinta o cordón.

Espero que os guste.

 

Mermelada de albaricoque  006

 

 

Mermelada de fresas

No hay mayor placer gastronómico, que comer lo que uno ha preparado con sus propias manos.   Ese es el comienzo de mi nuevo libro de mermeladas y de el sale esta mermelada de fresas

Esta frase describe a la perfección lo que siento y experimento cada vez que sale de mis manos una nueva receta, pero sobre todo cuando sale una nueva mermelada sea de una sola fruta o de la mezcla de varias frutas, todas nos gustan.   Tenéis más mermeladas en el blog, solo tenéis que ir aquí y las tendréis a vuestra a la vista rápidamente.

Ahora que las fresas han llegado ya a los mercados y llenan de color las fruterías, su intenso color rojo es una invitación y provocación a mis ojos, me resulta imposible pasar de ellas, aunque a principio de temporada, cuando llegas a casa y decides probarlas, compruebes que que aún no tiene el punto idóneo de madurez y dulzor adecuados, es entonces cuando aprovecho para hacer mermelada de fresa.

Siempre ha sido mi preferida y también lo era de mi madre, me gusta con la tostada mañanera, con mantequilla y un cafecito con leche, pero donde más me gusta es en el centro de una tarta con una buena capa de nata encima, por eso tendré que retomar la costumbre de volver ha hacer tartas, algo que deje a un lado cuando mis hijos se emanciparon. Prometo traer a estas páginas una, muy pronto.

 

 

Ingredientes:

  1. 1 kg. de fresas
  2. 900 gr. de azúcar
  3. 1 cucharadita de zumo de limón

Elaboración:

  • Lavar en agua tibia las fresas y escurrirlas, quitar los rabos y hojas y trocearlas.
  • Poner en un cazo las fresas troceadas, el azúcar y la cucharadita de limón y cocerla a fuego medio durante 30 minutos removiendo de vez en cuando.
  • Si pasados los 30 minutos observáis que todavía esta algo liquida, hacer la prueba del plato, la mermelada estará cuando al echar con una cuchara una poco en un plato, al inclinarlo, la mermelada no caerá  ni se extenderá por el plato, pero !ojo! tampoco debe quedar como una piedra, hay que encontrar el punto.
  • Llenar los botes de cristal esterilizados previamente y tapar herméticamente  poner los botes hacia abajo para que hagan el vacío.

De esta cantidad de fruta salieron dos botes.

No os de miedo hacer mermeladas en casa, se les coge enseguida el truco y tener la despensa llena de tus propias conservas es muy satisfactorio.

Recordar que hay que mantener siempre unas normas de higiene y esterilización  previa con los botes para evitar que la mermelada se estropee y pueda provocarnos algún problema, en caso de consumirla en mal estado.

En primer lugar han de lavarse con agua y jabón aclarándolos muy bien. Seguidamente se ponen en una olla cubiertos totalmente de agua y se hierven durante 20 minutos.  Sacarlos de la olla con unas pinzas para evitar quemaduras y colocarlos boca abajo para que escurran, nunca los sequéis con un paño.

Mermelada de tomate

Esta Mermelada de tomate, estaba en cartera desde hace unos meses, me la pidió una amiga y creo que el momento adecuado para subirla al blog es ahora, porque esta mermelada es uno de los ingredientes que habrá en nuestras mesas en estos días acompañando las tapas elaboradas con queso, personalmente creo que es el contrapunto ideal para combinar con los quesos blandos y de sabor fuerte, aunque también  es muy adecuada y recomendable la mermelada de pimiento rojo que encontrareis aquí .

 

Esta receta esta en mi memoria desde muy pequeña.  Se hacía en todas las casas cuando llegaba el verano, ya que en esa época del año siempre había excedente de tomate, pues la producción de tomates y otras hortalizas era muy abundante.

Entonces se aprovechaba todo, se utilizaban esta y otras preparaciones para no malgastar el producto casero y de primera calidad y así abastecer la despensa todo el invierno.

Esto me recuerda que de esos excedentes también se alimentaban gallinas, pollos cerdos y otros animalitos del corral, el resultado, pongo solo un ejemplo: los huevos de gallina “magníficos” Hace solo mes y medio que comí rosquillas fritas hechas por la tía Concha, igual que las que tengo aquí, pero una gran diferencia, los huevos eran de gallina de corral, aaaaahhhh!!! una delicia de color y por supuesto de sabor, yo diría Divinas 

Volviendo a la mermelada de tomate, lo de acompañar a las tapas de queso ha llegado mucho después pero bendita la moda que nos ha permitido mezclar ambos sabores, así pues aquí esta la receta para todo el que lo quiera copiar, pero en especial para Paquita y Montse.

INGREDIENTES:

  1. 1 kg. de tomate maduro y carnoso
  2. 750 gr. de azúcar
  3. el zumo de un limón
  4. 1 clavo
  5. 1 palito pequeño de canela

ELABORACIÓN:

  • En primer lugar pondremos una olla con agua al fuego, con un cuchillo afilado haremos un corte en forma de cruz en el fondo del tomate y cuando el agua empiece a hervir los añadiremos a la olla.
  • Tendremos los tomates en el agua hirviendo 30 segundos, sacarlos dejar escurrir el agua y pelarlos, cortarlos por la mitad y quitar las semillas.
  • Trocear la pulpa del tomate muy pequeña y depositarla en una olla añadir el azúcar por encima y añadir el zumo del limón.  Dejarla reposar en el frigorífico 12 horas.
  • Pasadas las doce horas de reposo añadiremos el clavo de especia y el palito de canela, colocar la olla al fuego y cocerlo muy lentamente para evitar que se pegue al fondo o a los lados de la olla.
  • Remover a menudo con una cuchara de madera.
  • Yo lo tengo cociendo 45 minutos pero podéis necesitar hasta 55 minutos según la cantidad de agua que tenga el tomate, pasado este tiempo y ya hecha la mermelada, quitamos el clavo de especie y el palito de canela y ya está nuestra mermelada.

CONSEJOS:

Si habéis cortado los trozos de tomate grandes y queréis que quede mas fina, os aconsejo que lo paséis por un pasa-purés manual, nunca por la batidora o el chino, con el pasa-purés queda fina y se trabaja rápido.

Así es como yo la hago y queda estupenda, si no os gustan las especias se puede prescindir de ellas y elaborar la mermelada solo con el tomate el azúcar  y el zumo de limón.

Que la disfrutéis.