Tag Archives: Aceite de Oliva V.E.

Espaguetti con Calabacín y setas

ESPAGUETTI CON CALABACÍN Y SETAS

Otra receta de esas que se piensan rápido, sobre la marcha, Martes, día de pasta, por lo tanto unos espaguetti con setas y calabacín, una delicia.

Para cocer la pasta larga como espaguetti, tallarines o  linguini hay una olla, la italiana, especial para este tipo de pasta pues es más alta de lo normal, además es especial porque lleva otra olla que se ajusta a la primera, esta segunda olla es calada como un cestillo o colador, de manera que cuando la pasta esta cocida se saca el cestillo y se escurre facilmente el agua de la cocción.

Si no tienes esta olla no pasa nada, puedes utilizar la más alta que tengas y colocar los espaguetti en alto, estos al entrar en contacto con el agua caliente se ablandan y se pueden doblar hacia el fondo de la olla con mucha facilidad.

Esta receta es totalmente vegetariana, no lleva nada de carne, se podría añadir bacon ahumado, por añadir ese gustillo tan rico que tiene, pero me he mantenido en que solo haya vegetales en la receta, setas variadas, calabacín y fritada de tomate y cebolla.

La fritada de cebolla y tomate, es como su nombre indica, yo tengo siempre botes de tomate frito hecho en casa y también de tomate con cebolla y dientes de ajo, para algunos guisos viene muy bien tener en la despensa algun bote en espera de ser consumido.

Ingredientes para 4 personas:

  • 70grms. x 4 personas= 280 grms de pasta
  • 6 cucharadas de salsa de fritada de tomate y cebolla
  • 4 cucharadas de nata
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijón
  • 1 cayena
  • sal y una cucharada de aceite de oliva V.E.
  • 1/2 calabacín grande
  • 4 champiñones Portobello
  • 4 champiñones blancos
  • 1 seta de cardo
  • Albahaca, 1 pizca de tomillo, pimienta negra.
  • 2 dientes de ajo sin germen

Elaboración:

  1. Poner una olla alta con abundante agua, añadir una cucharada de aceite y la sal, cuando empiece a hervir añadir la pasta y esperar a ver que empieza de nuevo a hervir el agua con la pasta, contar el tiempo de cocción, de 8 a 15 minutos (según indeque el fabricante)
  2. Cuando este al dente, volcar los espaguetti en un colador grande, una vez escurridos, volver a volcar en la olla de cocción y añadirle una cucharada o dos de aceite o mantequilla, removerla, (esto es para que no quede apelmazada)y esperar a elaborar el acompañamiento, salsa o verduras, etc…
  3. Cortar en cubos el calabacín, las setas, los dientes de ajo y saltear en una sartén con aceite de oliva virgén extra.
  4. Una vez tengamos las setas y calabacín al dente le añadimos la pimienta negra molida y la pizca de tomillo seco, sal y tres cucharadas de salsa de tomate y cebolla, mas dos cucharadas de nata y la cucharadita de mostaza de Dijón, remover bien y añadir a la olla donde tenemos la pasta cocida.
  5. Le damos un nuevo toque de calor a la pasta y si queda corto de salsa añadimos dos cucharadas más de nata y de tomate, añadimos la albahaca, remover de nuevo y ya está, lista para disfrutar.
  6. En esta ocasión la albahaca era deshidratada o seca, ya que no tenía de albahaca fresca.
  7. Podéis hacer el doble de salsa y servirla en un bol o dos cucharadas encima de la pasta como hice yo.

Espero que os guste y que disfrutéis de esta receta.

 

Tarta salada de Verduras, Tomates secos y Caballa a la Provenzal

Tarta salada de Verduras y Caballa a la Provenzal 023

Esta Tarta salada de Verduras,Tomates secos y Caballa a la Provenzal, llega hoy al blog para estrenar un molde que he visto en la red muchas veces y que he encontrado sin buscarlo, por casualidad en una tienda muy chula y con buenos precios, en el centro de la ciudad.

La caballa es un pescado por el que siento cierta debilidad, tengo varias recetas de caballa en el blog os dejo los enlaces a las aquí y aquí.

Cena informal con Tortilla de patata, la tarta de verduras, unos filetes de jamón y una botella del Vino de las Piedras de Bodegas San Valero de Cariñena, una reunión en familia de lo más entretenida.

La novedad de la receta reside en la masa quebrada de aceite, ya hace tiempo que quería hacerla por experimentar su textura, me ha gustado, que da crujiente y lleva mucha menos grasa que si la hacemos con mantequilla, no obstante seguire practicando con diferentes aceites de oliva, mas graduación o menos para ver que sabor es el que más nos agrada y con cual queda más crujiente. La fórmula es la que Velsid pone en Gastonomía y cia, como el dice también hay que tener en cuenta que la cantidad de agua ira de acuerdo a la clase de harina que usemos, es cuestión de hacer pruebas hasta dar con el punto que más nos guste.

No me queda nada más que decir que es una receta muy fácil, muy rica y muy versatil, el relleno como siempre lo que dicte vuestra imaginación

Ingredientes de la masa Quebrada de aceite:

  1. 200 grs. de harina
  2. 50 grs. de aceite de oliva Virgen Extra
  3. 75 grs de agua
  4. sal

Elaboración de la masa:

  • Poner en un bol la harina, la sal y el aceite.  Mezclare ir añadiendo poco a poco el agua.
  • No hace falta amasar estas masas, solo hay que mezclar bien los ingredientes, formar una bola,  guardar la masa en una bolsa de congelación  y meter al frigorifico 30 minutos hasta que tengamos hecho el relleno de las verduras.

Ingredientes para la Tarta salada:

  1. 1/4 de cebolla dulce
  2. 1/2 pimiento verde
  3. 1/2 calabacín
  4. 4 cucharadas de salsa de tomate casera
  5. 50 grs. de mezcla de 4 quesos
  6. Rodajas de rulo de queso de cabra
  7. 1 puñadito de nueces picadas
  8. 3 tomates secos en aceite
  9. 2 filetes de Caballa en aceite
  10. 1 pizca de Hierbas Provenzales
  11. Aceite de Oliva con paté de aceitunas negras
  12. 1 diente de ajo picado y sin germen

Elaboración de las Verduras:

  • Cortar la cebolla y el calabacín con la mandolin, el pimiento cortarlo a cuchillo pero en rodajitas finas.
  • Colocarlas en un plato por separado añadir sal sobre todas ellas y unas gotas de aceite, meter al horno unos minutos hasta que veáis que empiezan a pocharse .    Sacar y reservar.
  • Cortar los tomates secos en tiras, mezclar en un biberón de cocina, el aceite de oliva con una cucharadita de paté de aceitunas negras del Bajo Aragón, un pizca de Hierbas Provenzales, agitar bien y reservar.
  • Pintamos el molde de aceite con un pincel de cocina y lo enharinamos para que no se pegue la masa al molde.
  • Estiramos la masa con el rodillo y ajustamos al molde. Para quitar el excedente de masa pasamos el rodillo por el borde del molde y cortamos la masa sobrante, esta nos puede servir para hacer alguna galleta que serviremos sobre la tarta o pegada al borde de la misma.
  • Cocer la masa “en blanco” es decir , la tarta vacía, pinchamos el fondo de la masa, colocamos de manera ajustada papel de aluminio dentro y lo rellenamos de legumbres para evitar que se ahueque al cocer.
  • Pasados 15 minutos la sacamos del horno, y procedemos a rellenar con las verduras.
  • Primer paso es poner en el fondo la salsa de tomate frito, encima una capa de queso rellado y ya colocamos, la cebolla, el pimiento y el calabacín y las nueces troceadas.
  • Colocamos las tiras de tomate seco, unos filetes de Caballa en aceite (bien escurridos) y salseamos con el aceite de Hierbas Provenzales y Paté de Aceitunas negras, terminamos colocando unas rodajas de rulo de queso de cabra y al horno.
  • Cocer a 190º hasta que veáis las verduras en su punto, también debéis obsevar que los bordes de la masa no se tuesten demasiado.
  • Espero que sea de vuestro agrado, también me podéis encontrar en

https://www.facebook.com/elfogonilustrado

 

 

 

 

 

Cañas rellenas de crema pastelera

 

Cañas rellenas de crema pastelera, una de las recetas que siempre se han hecho en casa desde que yo tengo memoria, es uno de los postres estrella de la Gastronomía Aragonesa y española.

También he leído en el blog de Pamela de Uno de dos y en el blog  de Rechupete que en Ourense son muy famosas sobre todo las de cierta pastelería.  Estos postres de sartén es lo que nuestras abuelas tenían a su alcance para obsequiar y celebrar fiestas familiares y locales, de ahí que figuren en el recetario dulce de toda España.

Aquí en Aragón hay lugares en los que este postre tiene más renombre que en otros, por ejemplo en  Zaragoza, la que más renombre tiene es la caña de Fuendejalón y las de Bisimbre, dato recogido en los libros de Cocina  Tradicional Aragonesa, pero se hacen en todos los pueblos de la provincia.

Entre las dos opciones de masa que hay para elaborar este postre, he probado las dos, la masa de hojaldre y la masa de freír y en esta bendita casa nos gustan las dos, da igual la que prepare, no dejan ni una miga jajaja…

Originariamente el molde que se utilizaba era la caña de campo, cortada y bien pulida, yo tuve hasta hace muy poco, fue un regalo de un vecino del pueblo.  Pero todo tiene un fin y las reemplace por tubos y conos de metal.

Los ingredientes de la receta difieren de una comunidad a otra.  Yo utilizo la fórmula que siempre se hacia en casa de mis  abuelas,  pero sea cual sea la procedencia de la receta, a la hora de comerlas, todas son un placer para el comensal.

Ingredientes:

  1. 1 vaso de vino dulce o Mistela.
  2. 1 vaso de aceite.
  3. Harina la que admita.
  4. Aceite de girasol para freírlas
  5. Azúcar y canela para envolverlas

Elaboración:

  • Mezclar y batir el vino dulce con el aceite e ir añadiendo la harina y amasando hasta conseguir una masa fina elástica y brillante.
  • Cortar la masa en  tiras o en rectángulos y forrar los canutillos de metal.
  • Poner aceite de girasol o un aceite de semillas sin sabor, en un cazo que sea profundo para que la caña al sumergirse no toque el fondo.
  • Esto es importante, al freír la caña debe flotar en el aceite, de esa manera saldrá de igual color toda ella.
  • Pasarlas a un plato y con cuidado de no quemarse, ayudándonos de un paño o papel de cocina sacarlas del tubo y pasarlas por el azúcar y la canela.
  • Esto debe hacerse muy rápido y a ser posible entre dos personas para que la masa se reboce bien de azúcar.
  • Rellenarlas de crema pastelera y colocarlas en una fuente de servir.
Truco:
  • Para que la caña quede bien envuelta en el azúcar, debe de estar caliente todavía, por eso he utilizado por primera vez, llamemos le “técnica” siguiente:
  • Las he frito de una en una en un cazo pequeño, cuando estaban casi hechas, con un papel de cocina he sujetado el canutillo de metal, mientras con el tenedor quitaba con cuidado la pasta frita del tubo.
  • Las he dejado ya sin tubo, dar un par de vueltas en el aceite y de esa manera se han hecho un poco más por dentro.
  • Una vez fritas y crujientes, inmediatamente las he sacado al plato en el que tenía el azúcar con canela y han quedado perfectamente envueltas en dicha mezcla.
  • Hay que hacerlo con cuidado para evitar quemaduras,pero es fácil de hacer, os lo recomiendo.

El relleno tradicional es la crema pastelera, pero yo también he utilizado para el relleno el requesón, el puré de castañas, la crema de chocolate, bueno, como en todo lo que hacemos en cocina, todo es valido, se puede rellenar de cualquier cosa que os guste.

 

Salsa de tomate para conserva

 

 

Según mi opinión, si hay algo que merece la pena elaborar en casa, es la salsa de tomate.

Quizas, porque yo me acostumbré a la salsa que hacía mi suegra y cuando la probé, me dí cuenta que no había en el mercado, ninguna que valiera la pena.  Yo recuerdo que en nuestra juventud, en todas las casas se ponia tomate en conserva al natural, en aquella época se utilizaban botellas de cristal para guardarlo, mi madre,  mis tías, mis vecinas todo el mundo ponía conserva en verano para todo el año y como conservante se utilizaba unas papeletas con un polvito blanco que bien podía ser, ácido ascórbico o ácido salicílico y que ya te indicaba la papeleta para cuanta cantidad de tomate era.

Posteriormente se ubicaron en dos pueblos colindantes al nuestro 2 pequeñas conserveras a las que acudias con el producto y ellos lo embotabam en latas y lo esterilizaban, así habia conserva de fruta y hortaliza para todo el año.

Poco después se empezo a utilizar en las casas el bote pequeño de conserva y a usar el método de conservación por esterilización; como sabeis hay que llenar el bote con el alimento a guardar  dejando un espacio entre este y el borde del bote, se cierran hermeticamente y se prepara una olla lo suficiente alta para que al cubrir los botes con el agua, esta no debe desbordarse por los lados de la olla y por el fuego cuando empiece a hervir, de esta manera se abastecian las despensas de nuestras familias.

Volviendo a la salsa de tomate, ocasionalmente utilizo alguna vez tomate frito comprado, por las prisas, pero aunque sea en pequeñas cantidades, siempre tengo en el armario tomate frito hecho por mi.

Los botes que más me gustan a la hora de guardar conserva son los que llevan una arandela de goma, al calentarse esta se hincha y cuando se enfría es justo lo contrario, se contrae y nos hace la función de crear un vacio que ayuda a que la conserva sea totalmente segura y su duración esta garantizada para unos meses.

Solo teneis que elegir un buen tomate, dejarlo madurar y manos a la obra.  El trabajo no importa solo lo que vais a disfrutar de vuestro trabajo cuando obsequieis a vuestra familia con un plato de pasta con salsa de tomate o cualquier otro plato que necesite su compañia, además la salsa de tomate es rica  en Licopeno una sustancia anticancerigena, también ayuda a bajar los niveles del colesterol y en revistas dedicadas a la salud, los especialistas en nutrición aconsejan su consumo.

Pondremos salud en nuestros platos y nuestra dieta, evitaremos ingerir conservantes innecesarios, generaremos menos basura, en fin yo solo le veo ventajas.
¿Y vosotros lectores?

INGREDIENTES:

  1. 2 kg. de tomate maduro de rama
  2. 1 zanahoria grande
  3. 1 cebolla mediana
  4. 2 diente de ajo
  5. 1 trocito de apio (opcional)
  6. Sal, pimienta
  7. 1 cucharadita de azúcar
  8. Albahaca fresca o  Perejil, según vuestro gusto
  9. Aceite de oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN:

  • Poner una olla con agua al fuego, cortar la piel de los tomates en el fondo con una cruz y meterlos a la olla para escaldarlos.
  • De esta manera l apiel se quitara con mucha facilidad, quitar las pepitas y cortar en trocitos, reservar.
  • Pelar y cortar en cuadritos la zanahoria, el apio , el diente de ajo (sin germen) y la cebolla
  • Empezamos poniendo en una sartén aceite de oliva V.E. cuando esta caliente añadimos en primer lugar la zanahoria por ser el ingrediente más duro.
  • Rehogar e ir añadiendo la cebolla, el apio y el diente de ajo, dejarlo unos 10 minutos mientras dais vueltas para que queden bien pochadas.
  •  Añadimos el tomate cortado en trozos, la sal, media cucharadita de azúcar, la pimienta y la albahaca o el perejil. Cuando empiece a burbujear bajar el fuego.
  • Dejar cocer la salsa 30 minutos, remover cada 5 minutos para evitar que se pegue a la sartén.
  • Retirar del fuego y pasarla por el pasapure con el colador de agujeritos pequeños, es más trabajoso pero si ha quedado alguna pepita no  pasara ninguna  a la salsa.
  • Una vez que tengamos la salsa hecha, dejarla enfriar y añadirla a los botes que tendreis preparados y esterilizados previamente, limpiar los bordes y tapar  los botes.
  • Ahora empezamos  con el proceso de esterilización, utilizar una olla que sea 8 o 10 centimetros más alta que los botes, en el fondo poner un paño de tela y aislar los botes con más paños de tela para evitar que al hervir choquen entre ellos y puedan romperse.
  • Añadir sal marina al agua para conseguir que suba la temperatura a más de 100ºC .  Cocer 30 minutos y dejar enfriar en el agua de cocción.
  • Sacar los botes del agua, secar y poner etiquetas con la fecha, guardar en la despensa.

Animo y a trabajar, vale la pena.

 

Focaccia de cebollas y olivas negras

 

 Cuando haces pan en casa, es como cuando jugábamos de niños a hacer comidas para los muñecos y nuestras amigas; un juego. Verter la harina sobre la mesa y en medio el resto de ingredientes, ensuciarnos las manos de blanco y amasar, mover, tocar y mimar esa masa, que promete y nos da muchas y buenas sensaciones, como esta Focaccia de cebollas y olivas negras.

Pero mis recuerdos siempre me llevan más allá, a mi juventud cuando en mi casa se amasaba el pan, en maquina grande, pero se daba forma al pan manualmente, para mi trabajar la masa a mano siempre ha sido un placer.

Algún verano, me toco a mí ayudar en el trabajo del horno, por la noche, a mi padre, cuando había que dar vacaciones a los panaderos. Tengo que decir que es duro trabajar de noche, pero para mi padre era un trabajo totalmente vocacional, le encantaba, y siempre ha sido el eje sobre el que a girado mi familia.

Hacer pan en casa parecerá un juego, pero cuando lo pruebas, terminara siendo una manera de pasar momentos maravillosos. Para mi es la manera ideal de vencer o pasar momentos malos, es la mejor terapia, además lo mejor llega al final, cuando ves lo agradecidos que quedan en casa con mis panes y lo pronto que desaparecen de la mesa.

Hoy después de comer he visto que no quedaba pan para cenar, así que me he puesto en marcha y aquí tengo la receta de la Focaccia de cebolla, que tanto nos gusta. Hoy os añado la receta elaborada en panificadora, y la manera de elaborarla manualmente.

 

Receta amasada en panificadora

Ingredientes:

  1. 500gr. de harina
  2. 300ml. de agua
  3. 20 gr. de levadura fresca
  4. 10 gr. de azúcar
  5. 25 ml. de aceite de oliva virgen extra de 1 grado
  6. 10 gr. de sal

Para la cobertura

  1. 200 gr. de cebolla
  2. Hierbas de la Toscana
  3. Para la salmuera
  4. 3 partes de aceite
  5. 1 parte de agua
  6. 1 pizca de sal

Elaboración:

  • Pongo en la cubeta el agua, la sal en un rinconcito y el azúcar en el otro
  • Echar la harina y poner el programa de masas nº 7 con una duración de 15 minutos.
  • Cuando la maquina lleve 10 minutos añadir la levadura y dejar terminar el amasado.
  • Cuando termine el amasado dejar reposar la masa dentro de la maquina 30 minutos.
  • Sacar poner en la mesa y trabajar para des gasificarla, estirarla y colocarla en una bandeja de horno, dar forma cuadrada pintar la focaccia con la salmuera y dejar fermentar.
  • Cortar la cebolla en pluma y rehogarla en una sartén a fuego moderado con unas gotas de aceite para que se reblandezca.
  • Cuando la masa haya doblado su volumen, volver a pintar con la salmuera y poner la cebolla y las aceitunas sin hueso partidas por la mitad por encima más un toque de hierbas de la Toscana o Hierbas Provenzales; esto último a vuestro gusto.
  • Precalentar el horno a 220º y meter el pan en el horno, cocer a 200º, ó 180º según horno, cocer unos 20 minutos.
  • Sacar la focaccia del horno y volver a pintar con la salmuera, le da más sabor y más brillo.

 

 

Amasado tradicional:

  • Poner sobre la mesa de trabajo la harina en forma de volcán; verter en el centro la levadura, el azúcar y un poco de agua, mezclar y deshacer completamente la levadura.
  • Añadir el agua restante, el aceite, la sal y amasar los ingredientes hasta obtener un compuesto blando y elástico. Dejar reposar 30 minutos y taparla con un paño blanco en un lugar sin corrientes de aire a ser posible con una temperatura de 20 – 25º
  • Cuando doble su volumen, trabajar la masa para desgasificarla, colocar la masa en una bandeja de horno espolvoreada de harina.
  • Dar forma rectangular y pintarla con la salmuera, tapar con papel film y dejar hasta que nuevamente doble su volumen.
  • Cuando haya fermentado la masa volver a pintarla con la salmuera, poner encima la cebolla rehogada, las aceitunas negras y un toque de hierbas.
  • Cocer en horno precalentado a 200º – 180º según horno durante 20 minutos, cuando salga del horno volver a pintar con la salmuera, le da mas sabor y mas brillo.

¡Esta buenísima!