Tag Archives: Ajo

Timbal de ternasco con Parmentier de patata

 

Este es uno de los guisos de ternasco preferidos en mi casa, es fácil,  muy cómoda de hacer pues  la cocción se hace en el horno y esto te permite atender otras cosas.    Con un resultado espectacular en cuanto a sabor y como método de cocción la carne sale muy tierna.

Se puede elegir cualquier corte del ternasco o cordero, la primera vez que la vi, el corte elegido para la receta eran cuellos de cordero Australiano, cocinados por un cocinero italiano afincado allí, Stefano di Pieri, del que me hice fans, y del que ya he hablado en este blog varias veces.

La receta la he hecho con cuellos, jarretes, espalda y pierna cortada en cubos.  Siempre sale bien, todos los cortes del ternasco me gustan para hacerla, pero resulta mejor con los cuellos o jarretes por tener una carne más gelatinosa.

La manera de servirla que he utilizado es la habitual poner la ración en el plato y salsear pero en esta ocasión la serviré en forma de Timbal con una Parmentier de patata y su salsa.
Espero que os guste, además a la vez que se cocina la carne, se puede utilizar el horno para asar unas verduras o hacer un flan etc.. y sacarle más provecho al consumo de energía.

En esta ocasión he preparado cuellos de ternasco, quiero colaborar de alguna manera con recetas económicas, que aligeren de alguna manera el bolsillo a la hora de alimentar a la familia, pero sin perder calidad en nuestras recetas.

Parmentier de patata:

Ingredientes:

  1. 4 patatas.
  2. 20 de mantequilla.
  3. 1 yema de huevo.
  4. 40 ml de leche o nata liquida.

Elaboración:

  • Cocer 4  patatas medianas cubiertas de agua, el tiempo, entre 20 -30 minutos esto depende del tamaño de las patatas.
  • Cuando estén cocidas, sacarlas del agua y cuando estén templadas quitarles la piel y pasarlas por un pasapurés.
  • Añadir 1 yema de huevo, 20 gr. de mantequilla y 40 ml. de leche o nata liquida, mezclar y reservar

 

Ingredientes para 2 personas:

  1. 2 cuellos de ternasco
  2. 1 cebolla tierna
  3. 3 zanahorias,
  4. 1 rama de apio
  5. 2 tomates grandes maduros
  6. 3 dientes de ajo
  7. 1 vaso de vino blanco
  8. 4ooml. de caldo de carne
  9. perjil, hierbabuena, albahaca, cebollino
  10. sal
  11. Aceite de oliva Virgen Extra
  12. Harina para envolver la carne
  13. Reducción de Pedro Ximenez (ya la venden en los supermercados)

Elaboración:

  • Pedir al carnicero que de unos cortes a la carne, salpimentar y envolver en la harina sacudiendo el exceso.
  • En una sartén poner aceite de olivaV.E. y freír la carne dorándola, sacar y reservar
  • Cortar las verduras en brunoise, colar el aceite de freír la carne y en ese mismo aceite rehogar la cebolla, la zanahoria y el apio.
  • Cuando este pochado añadir el tomate pelado despepitado y cortado en cubos pequeños y dejar pochar hasta que este deshecho.
  • Añadir las hierbas ya sean frescas o secas picadas, mezclar bien con el sofrito y añadir el vino blanco dejando que evapore el alcohol, seguidamente añadir el caldo de carne.
  • En una cazuela de barro o de Pirex, son ideales las cocottes de hierro fundido, pues este guiso se hace tapado, colocar los trozos de carne y encima todo el sofrito, tiene que quedar la carne cubierta por el caldo puesto que con la cocción el liquido se consumirá y no debe quedar seco.
  • Yo he utilizado una molde de tartas grande, metálico y anti adherente,  una vez que lo he llenado, lo he tapado de manera hermética con papel de aluminio, en forma cruzada de manera que el vapor no ha escapado por ningún lado.
  • Tener en horno  1 hora y 15 minutos a 140º, los tiempos de cocción tenéis que revisarlos,  en cuestión de hornos digo lo mismo de siempre, cada uno sabe como controlar el suyo.
  • Cuando lleve 45 minutos sacar del horno, utilizar un guante para evitar una quemadura de vapor, retirar el papel de aluminio con cuidado de no romper y comprobar como va la cocción, calcular lo que puede quedar de tiempo.
  • Yo lo tapé y seguí manteniendolo en el horno hasta completar la hora y 15 minutos.
  • La carne estaba super tierna.
  • Cuando esta a temperatura tibia, sacar la carne a un plato y separar del hueso (se separa con solo tocarla) en tiras no muy grandes, reservar
  • Pasar por un pasapures o chino las verduras para hacer la salsa y reservar.
  • En un plato colocar un aro y rellenar de la carne de ternasco hasta la mitad.
  • Con una cuchara  terminar de rellenar el aro de la parmentier de patata, sin quitar el aro meter al horno y gratinar un poco, solo para que coja un poco de color.
  • Salsear el plato y adornar con unos puntos de reducción de Pedro Ximenez

Los vinos de Pedro Ximénez también son conocidos como PX o Pedro Jiménez, este es el nombre de un tipo de uva moscatel cultivada en ciertas regiones de España, particularmente en la denominaciones de origen Jerez, Montilla-Moriles y Málaga Virgen y también de una variedad de vino elaborado a partir de ella, un licor dulce y oscuro que se suele tomar de postre.
Con esta uva se producen vinos de gran calidad, vinos generosos tanto secos como dulces y afrutados.
La reducción se consigue poniéndolo al fuego y dejando que el calor lo consuma despacio , dejando un espesor suave.

 

Gazpacho con brocheta de langostino

Gazpacho con brocheta de langostino
 

 Como en todas recetas tradicionales creo que habrá tantas maneras de hacer un gazpacho como cocineras o cocineros lo elaboren.

  Yo aprendí a hacerlo hace ya 35 años por lo menos, me enseño a hacerlo mi amiga Paquita y desde entonces mi marido, mi hija y yo somos adictos a esta sopa fría.  En el momento en que empieza el calor a agobiar por estas tierras aragonesas, para nosotros no hay nada más refrescante y delicioso que un buen vaso de gazpacho bien frio.
  He ido modificando la receta, adaptándola a nuestro gusto, no le pongo pan, los tomates, cuando empieza el verano los utilizo de rama; cuando ya está entrado el verano y hay tomate cultivado en las huertas de Zaragoza, compro mucha cantidad de golpe, para dejar que maduren en casa y tener tomate bien rojo para el gazpacho, otra parte para darme el gusto de poner algún bote de tomate frito y por último una tercera parte para hacer mermelada de tomate, ya que es una de mis favoritas.
  Ahora en el mes de Julio, es cuando se recoge lo mejor de estas huertas y hay que sacarle provecho, ya sea en ensaladas o licuado en una buena sopa fría.
  Ayer ya me trajo el novio de mi hija tomates de los que cultiva su padre y eso es un manjar, es una delicia, solo al cortarlos ya se aprecia la diferencia entre un tomate cultivado al sol en el huerto casero y lo que se vende en algunos sitios.
  El gazpacho es un compendio perfecto para cubrir tres cosas fundamentales que nos acechan en este tiempo, el hambre, la sed y la lucha contra el calor.
  Cuando tuve tienda de pan y pastelería, tenía de vecina a una Sra. mayor llamada Antonia, ella era de Jaén y me hablaba de cosas y costumbres de su tierra; aunque llevaba muchos años en Zaragoza, nunca dejo de añorar su pueblo y uno de los platos que recordaba cuando me hablaba de los años difíciles de su juventud, era una, llamémosle sopa fría, que se hacía con agua, aceite, vinagre y trozos de pepino pequeños y hojas de hierbabuena, que se tomaba con trozos de pan.
Este pan, era habitualmente el que sobraba a diario y al quedar duro se comía remojado; esta sopa  refrescaba, alimentaba y no se desaprovechaba nada de nada, eran tiempos difíciles y había que agudizar el ingenio para poder comer.
  Actualmente también se hacen gazpachos de sandia, cerezas y de más cosas, pero eso lo dejaremos para otro momento !ah! y el Salmorejo que esta riquísimo y es otro de mis platos favoritos del verano.
Gazpacho con brocheta de langostino (2)
INGREDIENTES:
  1. ¼ de cebolla tierna, de tamaño medio
  2. ½ pimiento verde tipo italiano
  3. 1 diente de ajo, sin el germen
  4. ½ pepino
  5. 8 tomates de rama maduros, de los mas grandes
  6. 2 tomates para licuarlos
  7. Sal,
  8. 4 cucharadas de Aceite de oliva Virgen Extra,
  9. Vinagre de Jerez o de vino blanco(de 4 a 6 cucharadas, según el gusto de cada uno)
  10. Huevos duros de codorniz, 1 por comensal y copa
  11. Langostinos cocidos
  12. Hojas de albahaca fresca
  13. Aceite de albahaca
ELABORACIÓN:
  • Lavar el pepino, el pimiento verde, los tomates y dejar escurrir.
  • Pelar la cebolla y el diente de ajo, quitar el germen del ajo pues repite e incluso a veces amarga un poco, cortar todo en trozos y añadirlo al vaso de la batidora.
  • Pelar y trocear el pepino, limpiar de pepitas y nervios el pimiento verde y trocearlo, trocear los tomates, yo los añado con piel y pepitas porque despues de estar todo batido lo paso por el chino o colador.
  • Batir todo junto hasta dejarlo muy fino, Añadir la sal, 3 cucharadas de vinagre y el aceite, volver a batir y probar para comprobar si el punto de sal y vinagre esta a vuestro gusto.
  • Una vez batido, pasarlo todo por el chino o un colador de malla fina ayudándonos de la maza o mano de un mortero para colar todo, yo siempre añado agua, hay que saber encontrar el punto ideal para que no quede excesivamente liquido pues perdería sabor.
  • Probar y rectificar si hace falta más sal o vinagre.
  • Pasar por la licuadora los dos tomates restantes y poner el jugo que hemos obtenido, en las cubiteras, meter al congelador, también se puede hacer granizado si tenéis robot de hacer helado, y servirlo enmedio de la copa.
  • Cocer los langostinos y los huevos de codorniz.
  • Poner dos langostinos y un huevito duro en una brocheta y colocar en el borde de la copa, adornando con unas hojitas de albahaca y unas gotas de aceite de albahaca.
  • De esta manera serviremos el gazpacho y la tapa todo a la vez.  
  •  Espero que os guste y lo disfruteis en estos dias de calor.

Croquetas de gulas

CROQUETAS DE GULAS

En cada casa o familia, siempre, como las croquetas de la madre o la abuela no hay ninguna, pero parece que se han puesto de moda y ahora encuentras bares de tapeo especializados en croquetas, con todas las mezclas posibles y con diferentes resultados de exito.
Por eso ahora el personal va de propio a las zonas y bares de tapeo a probar este bocado, convertido en tapa de lujo, están ricas pero el precio que les aplican también es de lujo.

Mi madre las hacia estupendas con la carne del cocido o caldo y con huevo duro, bueno, pues cuando era pequeña a mí no me gustaban, prefería las que nos hacia Sor Margarita en el colegio, que llevaban mucha bechamel espesa y poquita carne.

Para mi madre aquello era un agravio pero solo fue en la niñez ,cuando crecí pude valorar que las de ella eran estupendas. A mí me ha pasado lo mismo con mis hijos. Cuando eran pequeños solo querian las congeladas que solo llevan harina con sabor, pero crecieron y también han sabido apreciar, que como las de su madre no hay ninguna.
Mi curiosidad me ha llevado muchas veces a mezclar cosas, como en el “Arroz a la Yaquelim,” con lo queda en la nevera, o con alimentos que creo que quedaran bien y siempre gustan, desaparecen de la fuente rapidamente.

En otro post seguiré hablando de la historia de las croquetas pues tengo una colección de ellas y las iré poniendo en días sucesivos.
Las de hoy son bien sencillas, pero están muy ricas.

Ingredientes:

  • ½ litro de leche
  • ½ litro de caldo de pescado de huesos de rape
  • 120 gr. de mantequilla
  • 130 gr. de harina
  • Sal, pimienta blanca y nuez moscada
  • 1 diente de ajo
  • 1 cayena
  • 1 bandeja de gulas

Elaboración:

  1. En una sartén freír el diente de ajo cortado muy menudito y la cayena, añadir las gulas, dar unas vueltas y reservar quitando la cayena.
  2. Para la bechamel, empezamos poniendo la mantequilla en la sartén y cuando empiece a freír, a hacer burbujitas añadimos la harina, removiendo para que se mezcle bien y se fría con la mantequilla.
  3. Añadir el caldo de pescado y la leche e inmediatamente remover con un batidor continuamente para evitar que se pegue al fondo.
  4. Comprobamos el punto de sal, añadimos más si hace falta, un toque de pimienta blanca y la nuez moscada, para mí indispensable.
  5. Cuando lleve 10 minutos la bechamel cociendo añadir las gulas y seguir cociendo 10 minutos más.
  6. La bechamel debe cocer 20 minutos para que tenga el espesor necesario y para que no quede sabor a harina cruda.
  7. Pasar la pasta a una fuente y pasar un trocito de mantequilla por encima, para evitar que se haga un velo o costra que haría que la pasta estuviera más dura en la primera capa.
  8. Dejar enfriar la pasta.
  9. Pasar a formar las croquetas, la manera más rápida de hacerlas es rellenando la pasta en una manga pastelera, cortamos la punta de la manga y formamos rollos encima de la tabla de cocina bien enharinada.
  10. Cortamos el tamaño que más nos guste y las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado. Freir las que vayamos a consumir en el momento.
  11. Para guardar las que no vamos a consumir, ponerlas en la tabla de cortar o en una bandeja rigida y meter al congelador.
  12. Cuando estan congeladas meterlas en una bolsa de congelación y poner en una etiqueta, la especialidad y la fecha de congelación, así no habra equivocaciones si teneis croquetas de varias clases en el congelador.

Barquitas de pan de cebolla con parmentier de lentejas

 

Sigo con mis recetas de vegetales, con estas Barquitas de pan de cebolla con parmentier de lentejas, no sé, a este paso me convierto en vegetariana y me quedo con tipo fino, aunque con tostadas como estas es imposible contenerse, están buenísimas, de rechupete.

Cuando más estresada estoy, es cuando mi mente necesita hacer algo diferente, para el marido lentejas con chorizo, de lo más tradicional, para mí algo innovador y refrescante que disipe los malos rollos del día o de la semana, por eso me decanato por estas Barquitas de pan de cebolla con parmentier de lentejas.

Como la estación es la más adecuada para ver barquitas en la playa y yo la tengo lejos y la necesito tanto, la he querido traer, con un poco de imaginación a mi mesa, espero que pronto mis obligaciones como presidenta de la Asociación de vecinos de donde vivo, me de un respiro y pueda marcharme a la playa, para que la brisa marina azote mi cara y llene mis pulmones de aire y sal.

Mientras llenare mi estómago y mi organismo de alimentos sanos y ricos en betacaroteno, vitaminas y hierro etc..para volver morenita y más guapa.
Vamos con la receta.

Ingredientes para el pan de Cebolla:

  1. Rebanadas de pan de semillas
  2. Aceite de oliva Virgen Extra
  3. Un cuarto de cebolla tierna de Fuentes
  4. Las cantidades dependerán de las rebanadas que vayais a hacer

Elaboración del pan de Cebolla:

  • En el vaso de la batidora poner el aceite de oliva Virgen Extra y la cebolla y batirlo hasta que todo este bien triturado y emulsionado
  • Cortamos las rebanadas de pan en diagonal para sacarlas más larguitas y las pincelamos con el aceite de cebolla.
  • Encender al horno a 170º y colocar las rebanadas debajo del grill, cuando tengan un color ligeramente tostado sacarlas y dejar enfriar.

Ingredientes para el Parmentier de lentejas:

  1. Un tazón de lentejas cocidas con cebolla, laurel y zanahoria
  2. Aceite del que hemos batido con cebolla
  3. Una pizca de comino
  4. Una pizca de curry
  5. Una pizca de pimienta blanca
  6. 1 diente de ajo ( sin germen )

Elaboración del Parmentier de lentejas:

  • Al aceite de cebolla que nos ha sobrado añadimos el diente de ajo, el comino, la pimienta blanca y batimos.
  • Añadimos el batido al tazón o plato donde hemos dejado enfriar las lentejas bien escurridas de su caldo y mezclamos todo aplastandolo con un tenedor, no demasiado, debe quedar algo granuloso para evitar que se desparrame de la tostada.
  • Colocamos el parmentier de lentejas en la tostada y lo adornamos a gusto de cada uno, yo he elegido las endivias a modo de una vela , la zanahoria, lechuga y tomates cherry, como guarnición, bueno espero que lo probeis y el adorno sea a vuestro gusto.

Os deseo un feliz domingo.

 

 

Salsa Brava

 Creo que en toda España una de las tapas o ración favorita cuando vas de tapeo, son las patatas bravas, pero hay que saber encontrar el lugar donde sean un manjar pues a veces te encuentras que son congeladas y se nota un montón o que llevan mucho tiempo fritas y las pasan por el microondas, delito que debería ser castigado con una reprimenda en buen tono, desde luego.  Lleva su tiempo y alguna metedura de pata el llegar a encontrar el bar o cervecería idónea donde disfrutar de un tapeo y un rato agradable.
  Donde más me gustan es en mi casa, las hago los fines de semana cuando estamos todos. He probado varias técnicas o sistemas para darles el punto picante que nos gusta, un alioli, tabasco, etc. En nuestra ciudad  se comen con una salsa mayonesa y unas gotas de picante encima.
  Pero hace algún tiempo paseando por internet vi que en Madrid hacen una rica salsa brava para acompañarlas, así que me puse manos a la obra y ya está hecha y probada con agrado por parte de todos, debo decir que la vi en la página de mis admirados Mar y Javier de Gastronomía y cia.
  Mi consejo es que la cantidad de cayena a añadir a la receta sera según vuestro gusto,  todo el mundo no tolera la misma cantidad, pero hacer esta salsa en casa vale la pena, no entretiene mucho y esta divina !tiene un peligro!  
Esta tan rica que ya la he aplicado a otros platos y me declaro fan incondicional de ella.
  Para no tener que hacer esta salsa cada semana, hago esta  cantidad de ingredientes y después la pongo en botes salen dos y un poco más, despúes utilizo el método de conserva, para guardarla sin riesgo de estropearse, así tengo un bote siempre en la reserva.
INGREDIENTES:
  1. 1kg. de tomate maduro, mejor de rama
  2. 3 dientes de ajo
  3. 4 cayenas
  4. 1 Cebolla de Fuentes tierna y de tamaño mediano
  5. 1 cucharadita de pimentón picante de La Vera
  6. Sal, azúcar y pimienta negra
  7. 1 chorrito de vinagre de Jerez
  8. Aceite de Oliva Virgen Extra del Bajo Aragón
ELABORACIÓN:
  • Pelar los tomates y quitar las semillas y batirlos con la batidora añadiendo el azúcar.
  • Cortar la cebolla y los ajos en brunoise, poner un poco de aceite de oliva virgen extra  en una sartén y pocharlo hasta que este transparente, cuando este blandita la cebolla  incorporar las cayenas sin rabito ni semillas más la cucharadita de pimentón.
  • Removerlo rápidamente para evitar que se queme y seguidamente añadir el tomate, rallado o batido.  Dar más potencia al fuego, salpimentar al gusto y añadir el vinagre de Jerez.
  • Una vez que la salsa de tomate empiece a hervir, bajar el fuego y dejar cocer hasta que pierda toda el agua, removiendo de vez en cuando para evitar que pueda pegarse al fondo y dar a la salsa la consistencia o espesor que más os guste.
  • Probar si es de vuestro gusto la cantidad de picante que habéis puesto y si es escasa podéis añadir alguna cayena más. Si por el contrario os habéis pasado de picante tendríais que añadir un poco más de tomate.
  • A mí me gusta más triturar el tomate antes de hacer la receta, si batimos la salsa una vez que ya está hecha siempre cambia su color, se hace más claro, y me gusta que tenga un color rojo intenso.
  • Antes de poner en botes o en la salsera para servir, quitar las cayenas y ya está lista para servir sobre vuestras patatas bravas.
  Como decía antes las he probado con tortilla de patatas y hasta la he añadido en una empanada de carne y le dio un punto muy rico, me pareció estupenda. 
  Ya tenéis una buena salsa para esas comidas o cenas que vamos a tener este verano con amigos o familia al aire libre, que la disfrutéis.