Tag Archives: Harina

Buñuelos con crema Pastelera

 Buñuelos rellenos de Crema Pastelera 008

Una de las especialidades dulces de estas fechas son los Buñuelos, famosísimos en la repostería casera y en las  Pastelerias.

Los hay de muchísimas maneras y prometo que os dejaré todas las recetas  que voy conociendo, iré haciendo pruebas y subiré  al blog, las que más me gusten.

Estos son los primeros buñuelos que hago en casa despues de la grave quemadura que tuve en la mano derecha este invierno, me  había prohibido mi familia que volviera a hacer churros o buñuelos, pero decidí hacerlos sin que lo supieran y  prepararme unos tupidos guantes, para frenar los ataques de cualquier buñuelo asesino, que pretendiera reventarse y provocar un desastre en mis queridas manos.

Para mi gusto y el de mi familia, están muy buenos con su sabor a limón y vainilla tanto que han desaparecido en el día, pero no importa pues he preparado un buen surtido de dulces para estos tres días de fiesta, los iré colgando durante este fin de semana.

Elaboración:

  1. 15 gr. de Mantequilla
  2. 125  gr. de Agua
  3. 1 pizca de sal
  4. 20 gr. de Azúcar
  5. 1/2 cucharadita de azúcar avainillado
  6. La piel rallada de medio limón
  7. 65 gr. de Harina
  8. 2 huevos
  9. Aceite de girasol sin sabor para freir
  10. Azúcar para envolver los buñuelos

Elaboración:

  • Poner en un cazo el agua, la mantequilla, la pizca de sal, el azúcar de normal y el azúcar avainillado más la ralladura de la piel del limón.
  • Llevarlo a ebullición, cuando empiece a hervir añadir la harina de golpe, toda a la vez  y sin retirar el cazo del fuego mezclar y remover con una cuchara de madera hasta que la masa se despegue de la pared del cazo, recordar esto es para que la masa quede bien cocida.
  • Retirar el cazo del fuego y esperar a que la masa este tibia, en ese momento añadiremos los huevos de uno en uno hasta que el primero no este integrado en la masa, no añadiremos el segundo y así sucesivamente en el caso de que tuviéramos que añadir más huevos.
  • Una vez que ya tengamos la masa de buñuelos bien batida, taparemos con papel film y dejaremos reposar 45 minutos, la masa ya estará fría, tendrá más consistencia y entonces ya pasaremos  al siguiente paso, que es freírlos.
  • En un cazo hondo pondremos el aceite de girasol o semillas (aceite sin sabor), a fuego medio-bajo, cuando este caliente añadiremos la masa formando bolas con dos cucharas, no echar muchos de la vez para que tengan espacio y se den la vuelta solos mientras se fríen.
  • Con cuidado de que no salpique el aceite, moverlos y darles la vuelta con un tenedor o pinzas largas, tienen que quedar fritos por igual por todas caras.
  • Cuando se añade la masa a la sartén o cazo, esta bajara al fondo y poco a poco subirá a la superficie ella sola, poner mucha atención, pues los buñuelos se abren y podría salpicar el aceite en ese momento.
  • Una vez fritos retirar de la sartén , depositarlos sobre papel absorbente unos segundos y de inmediato pasarlos a un plato con azúcar para envolverlos en el.

Ya están los buñuelos, ahora nos falta rellenarlos con la crema Pastelera,  aquí encontrareis la receta.

Para rellenarlos hay que cortarlos, pero yo os aconsejo que compréis una manga pastelera con boquilla larga y estrecha para rellenarlos sin abrirlos es muy cómodo y se rellenan de manera más rápida  y limpia.

 

 

 

Magdalenas

 

Magdalenas

!Por fin! conseguí hacer Magdalenas normales, con su copete y todo.

Después de llevar toda la vida haciendo magdalenas y muy buenas por cierto, en la panadería de la familia, tenía un dardo clavado, pues en mi horno no conseguía sacarlas con su copete cubierto de azúcar, tal y como se hacían en nuestra casa.  La estética es muy importante, la vista es lo primero que come, quizás nos atrae por su color dorado, su tan buscado copete, pero comerte una magdalena, recién hecha en casa y con ese sabor y aroma tan nuestro, con el mogollón de recuerdos que trae a mi mente, eso… no tiene precio.

En esta ocasión he utilizado la fórmula de Francisco Tejero, las que llevan leche, se han cocido de maravilla, han salido geniales, a la primera sin sobresaltos ni angustias de pensar crecerán o no crecerán , ese ha sido mi dilema cada vez que lo he intentado, en cuanto a mi fórmula familiar creo que tendré que adaptarla poco a poco para ver si consigo las magdalenas a las que estoy acostumbrada, aunque creo que tengo que cambiar el horno de una vez por todas, el pobre es ya un anciano que ha dado mucho de si.

Magdalenas

Ingredientes:

  1. 4 huevos de 73 gr.
  2. 250 gr. de azúcar
  3. 225 ml. de leche
  4. 250 ml. de aceite de oliva virgen extra (sabor suave)
  5. 425 gr. de harina
  6. 15 gr. de levadura Royal
  7. 1/4 parte de ralladura de 1 limón o en su defecto unas gotas de aroma de limón de Vahiné

Elaboración:

  • Batir los huevos con el azúcar hasta blanquear las yemas.
  • Añadir la leche y seguir batiendo a velocidad más lenta, hasta que quede bien integrada.
  • Seguidamente se añade el aceite, la ralladura de limón o el aroma de limón; también batiremos a velocidad más lenta hasta que el aceite quede bien integrado.
  • Añadiremos la harina mezclada con la levadura Royal tamizada con una jarra especial o con un colador, poco a poco a velocidad lenta.
  • Una vez este todo bien mezclado batir la masa 4 minutos más.
  • Dejar reposar mientras preparamos las latas del horno con las capsulas o gorritos.
  • Rellenar las cápsulas hasta la tercera parte de su capacidad, añadir un poco de azúcar encima y meter a horno precalentado a 180º. cocer 18 minutos o hasta que veáis que están doradas y bien crecidas.

Cada uno sabemos como funciona nuestro horno, por lo tanto el tiempo de cocción debéis seguir vuestro propio criterio.

Truco:

He usado cápsulas de un papel más fuerte que en otras ocasiones, esto hace que no haga falta meter las cápsulas en otro molde metálico,  pues el papel al ser más fuerte no se expande con facilidad.

Espero que os gusten y que las disfrutéis tanto como nosotros.

Pan de semillas sin amasado

 Pan de semillas sin amasado

Esta receta es de Ibán Yarza y esta plasmada en su nuevo libro titulado “Pan Casero” Iban es un enamorado de la panadería y una vez más nos trae en este libro la oportunidad de aprender a elaborar nuestro pan en casa, por lo menos los fines de semana, cuando las actividades de la semana laboral lo permiten.

Si en la zona donde vives solo hay despachos, tiendas o supermercados que solo ofrecen pan precocido de baja calidad, si no tenéis un profesional de la panadería que os haga el pan diariamente, ahora es el momento de aprender a hacer pan en casa y repito comer pan de calidad de vez en cuando.

He leído la receta en el blog de Alma Obregón y me he puesto manos a la obra, el resultado un pan estupendo y como los panes de semillas especialmente son los que más nos gustan, tan crujientes y con ese sabor a las semillas pues no lo pensé dos veces, anoche me puse manos a la obra y aquí esta el resultado.

Espero que os animéis y os pongáis ya a hacer vosotros mismos vuestro pan.

Pan de semillas sin amasado (2)

Ingredientes:

  1. 475 gr. e harina panificable (harina comprada en panadería, pero no hace falta que sea de fuerza)
  2. 25 gr. de harina integral
  3. 330 gr de agua tibia (25º)
  4. 10 gr. de sal
  5. 5 gr.de levadura fresca o si no tenéis fresca 1,5 gr de levadura seca
  6. Semillas (hay mezclas que llevan lino, girasol, calabaza, pero usar las que más os gusten)
  7. He usado semillas de girasol y sésamo

Elaboración- Primer día:

  • Cogemos un bol pequeño y disolvemos la levadura en el agua tibia, no debe pasar de 25º .  Recordad que si el agua está caliente matará la levadura y el pan no subirá.
  • En un bol grande añadimos los ingredientes secos los mezclamos y añadimos el agua con levadura poco a poco.
  • Remover con una cuchara de madera hasta que todos los ingredientes queden bien mezclados, dejar reposar la masa 15 minutos en el bol.
  • Pasado este tiempo estirar la masa y plegarla sobre si misma, sin sacarla del bol.
  • El paso siguiente es tapar el bol con tapa hermética si la tiene o con papel flim y dejarlo en el frigorífico toda la noche.
  • Preparar un recipiente o bandeja rectangular con las semillas y mojar un paño de algodón para depositar en el la masa una vez cortada.
  • A la mañana siguiente lo sacamos y vemos que la masa ha subido el doble de volumen, añadir harina a la mesa, depositar la masa sobre ella y aplanarla con el dorso de la mano hasta dejarla en forma rectangular.
  • En este punto la masa se puede utilizar plana o formar una barra.  Yo he formado dos barras como podéis ver en la fotografía, la barra una vez formada se deposita en el paño humedo y despues se pasa por las semillas que se pegarán a la masa.
  • Si no queréis complicaros la vida, la masa una vez cortada en forma rectangular se deposita en el paño húmedo y despues se retuerce y se pasa por las semillas, el resultado resulta bonito y muy fácil para aprendices de panadero.
  • Depositar las barras en la bandeja de horno, taparlas con un paño de algodón y dejar reposar hasta que doblen su volumen.
  • Precalentar el horno a 250º en la parte baja del horno pondremos una bandeja vacía cuando el horno este caliente añadimos agua a dicha bandeja, esto generara vapor, muy necesario para una perfecta cocción metemos las barras de pan al horno pasados 10 minutos bajamos la temperatura a 200º y seguimos horneando 25 minutos más o menos.

El pan queda crujiente pero si os gusta más todavía, cuando apaguéis el horno dejad la puerta entreabierta y el pan dentro.

El primer paso, la masa, se hace por la noche, a última hora y como ya he descrito en la receta, se deja dormir toda la noche en el frigorífico.

Este pan está de !muerte! MUY FÁCIL  de hacer os encantará hacerlo y sorprenderéis a la familia con un pan tan rico, espero vuestros comentarios y vuestras fotos, las colgaré en la entrada con vuestros nombres.

 

 

 

 

Croquetas de ternera guisada

 

Croquetas de Ternera guisada

!Aquí no se tira nada!  esta es mi máxima desde que soy ama de casa, lo que no se consume en la comida principal se guarda en el congelador hasta que se necesita para una cena o para darle una segunda vida ya sea en unas croquetas, empanadillas e incluso canalones, por eso traigo estas Croquetas de ternera guisada.

En esta ocasión, la ración que quedo esta semana del guiso de ternera fue al congelador y hoy se transforma en unas sabrosas croquetas que tanto nos gustan y que tanto juego dan en nuestros menús, en cualquier momento que se presenta más comensales de los que habitualmente hay en casa o que cuando vienen los hijos a casa se llevan alguna bolsa de las que hay congeladas.  Sea para la cena, sea para unas tapas para entretener el hambre hasta la hora de la comida, siempre tengo en el congelador croquetas caseras.

La receta que traigo hoy es la de la Ternera en Menestra,  la encontrareis pinchando aquí es una receta clásica, la ternera se guisa con cebolla, ajos, zanahorias, guisantes y vino de hierbas o coñac, pero a vosotros os servirá cualquier guiso que hagáis ya sea de ternera, pollo etc….

Ingredientes para la bechamel:

  1. 60 gr. de mantequilla.
  2. 60 gr. de harina.
  3. 550 ml. de leche.
  4. Sal, Nuez moscada.

Elaboración:

  • Poner  una cazuela o sartén a fuego suave e introducir  la mantequilla. Cuando esta empieza a fundirse  se agrega la harina, mezclarla  bien hasta que quede perfectamente integrada.
  • Rehogarla un poco y añadir  la mitad de la leche (yo la añado fría) poco a poco, sin dejar de remover con una varilla, hasta conseguir una crema homogénea.
  • Verter el resto de la leche en 2 veces, sin dejar de remover. Añadir la sal a vuestro gusto y rallar un poco de Nuez moscada.  Cocina  la salsa a fuego suave durante 10 minutos.
  • Añadir la ternera picada, ya sea con cuchillo o con una picadora.  Seguir cociendo y removiendo sin parar la salsa con la carne 5 minutos más.
  • Cuanto más tiempo la cocines, más suave y rica quedará; estos tiempos de cocción son necesarios para que la harina cueza perfectamente y no tengamos la sensación de comer harina cruda.
  • Volcar la masa de croquetas en un plato o fuente y poner un poco de mantequilla por encima, para evitar que al enfriarse  la masa, esta se seque.
  • Para formar las croquetas se puede utilizar la técnica de toda la vida, ayudándonos de dos cucharitas y la mano, o bien, se puede poner la masa en una manga pastelera.
  • Si utilizáis la manga pastelera, hay que preparar una bandeja grande, esta se espolvorea con un poco de harina.  Cortar la boca a la manga  pastelera y poner la masa sobre la bandeja formando unos churros con la masa.
  • En este punto yo añado un poco más de harina por encima y con un cuchillo marco la longitud de las croquetas, las corto y arreglo un poco las puntas, paso las croquetas por harina, huevo y pan rallado y ya están listas para guardar en el congelador o freírlas directamente.
  • A la hora de proceder a congelar  las croquetas, estas deben colocarse en una superficie plana como una tabla de cortar, por ejemplo, esto hará que no se deformen en el momento de congelación.  Después se guardan en bolsas  con cierre hermético.

Espero que os gusten es un plato tan clásico que quien no sabe hacer croquetas? ya sabéis, una Salsa Bechamel y el relleno, lo que se os antoje.

Feliz Domingo

 

Clafoutis

 

Por fin, he podido hacer la primera tarta de cerezas o Clafoutis de la temporada. La cereza es una de las frutas que más nos gustan y es, traerlas a casa y al salir a la mesa desaparecen rápidamente, tanto que hasta que puedo conseguir hacer un Clafoutis puede ser al final de la temporada, cuando ya están saciados de comer las cerezas frescas.

La receta de Clafoutis de cerezas es muy sencilla, es un batido de leche, huevos, harina, mantequilla y la fruta , es como  una masa para creps  y con 25 ó 30 minutos de horno lista.  Su
procedencia es francesa, concretamente de Lemosín (Limousin), región de la parte occidental del macizo central que debe su nombre a la capital regional, Limoges.   Clafoutis proviene del occitano Clafotís (del verbo clafir que significa rellenar), y es que  las cerezas rellenan la tarta y la masa de la tarta rellena los huecos que dejan las cerezas.  El Clafoutis se extendió  por toda Francia durante el siglo XIX, adquiriendo una gran popularidad.

Como es natural algo tan exquisito no podía quedar encerrado en su lugar de origen y actualmente se conoce y se elabora en cualquier rincón el mundo.

Además de la Clafoutis, en la misma región francesa se originó la flognarde o flaugnarde, es el mismo tipo de tarta pero en lugar de cerezas se elabora con otras frutas, siendo las más habituales las manzanas y las peras, posteriormente se han añadido a este tipo de tarta las ciruelas, las fresas, las moras, los melocotones.  Podemos hacer la tarta flognarde con la fruta que deseemos, pero hay un principio básico: la fruta que elijamos no debe ser rica en agua, así evitaremos sorpresas desagradables a la hora de hornearlas.

Aquí en Aragón tenemos zonas donde se recoge una cereza excelente de primera calidad, en Bolea (Huesca) se celebra la Feria de la cereza y este año se ha celebrado por primera vez unas Jornadas gastronomicas dedicadas a la cereza , Aragón es la segunda comunidad autónoma con más hectáreas dedicadas a la producción de fruta en -unas 38.000 hectáreas-, distribuidas en Valdejalón, Calatayud, Aranda, Caspe, Bajo Aragón, Matarraña, Bolea y  La Litera, y la primera que más kilos de cereza produce, según nos cuentan en el Heraldo de Aragón.

Gracias a  la calidad de nuestras frutas y para conservar algunas de ellas todo el año, se crearon las frutas de Aragón; como muchos sabéis, son trozos de fruta que una vez conservados en azúcar, se envuelven en un baño de chocolate y llegan al consumidor en las ya conocidas barquillas de madera, no hay viajeo que venga a Zaragoza que no lleve a sus familiares una de esas preciadas barquillas.

Ingredientes:

  1. 500 gr de cerezas maduras
  2. 3 huevos grandes
  3. 125 gr. de harina
  4. 100 gr. azúcar glas
  5. 60 gr de mantequilla
  6. 40 ml. leche
  7. Unas gota sde extracto de vainilla o bien una vaina de vainilla
  8. una pizca de sal

Elaboración:

  • Lavar las cerezas, retirar el rabito y sin quitarles el hueso ponerlas en un bol con 50 gr. de azúcar, removerlas para que quede bien repartido y dejarlas reposar 30 minutos.
  • engrasar con mantequilla un molde o tartera de Pirex o porcelana, apto para el horno.
  • Batir los huevos con el azúcar en un bol, añadir poco a poco y con un tamizador la harina,  la pizca de sal,la leche,  la mantequilla y las gotas de vainilla o vaina de vainilla.
  • Mezclar hasta conseguir una crema fina y sin ningún grumo, dejar reposar el batido tapado una media hora.
  • Precalentar el horno a 180ºC
  • Añadir las cerezas al molde engrasado y volcar la masa encima, controlar que la masa penetre por todos los huecos que hay entre las cerezas y meter al horno.
  •  En mi horno necesitó 25 minutos.
  •  Según el horno que utilicéis  puede llegar a necesitar hasta 35  ó 40 minutos.
  • Cuando esté la tarta fría, añadir azúcar glass por encima y servir.
En esta ocasión he deshuesado las cerezas por una razón muy sencilla, la comodidad de morder sin correr el riesgo de romperte un diente ante la posibilidad de de un mordisco mal dado.
En Francia las Clafoutis se hacen con las cerezas enteras, con hueso, ya que este hecho hace que mejore y se refuerce el sabor de la fruta y por tanto el sabor de la tarta, así que dejo a vuestra elección el hecho de poner las cerezas con o sin hueso.
Esta tarta sencilla y rápida de hacer, es un regalo para el paladar, si sois muy dulceros os recomiendo añadir 25 gr. más de azúcar.
Próximamente, probaré con una Flognarde de manzana, os espero.