Tag Archives: Jamón de Teruel

Migas de Jamón con huevo frito y espárragos trigueros

Migas con trigueros y jamón (3)

Una vez participo en el Recetario Mañoso con el ingrediente estrella de este mes, Los Espárragos.

Los espárragos es uno de los alimentos que más me gustan, ya sea como entrante, o tapa, dentro de ensaladas o pasteles fríos y calientes, acompañando unos huevos al plato  o a un buen guiso de Ternasco de Aragón, me gustan y no me faltan en la despensa los espárragos blancos y por supuesto los verdes con ese color tan atractivo que gustan y decoran los platos.

Si hablamos  de los espárragos silvestre (Asparagos Acutifolius L)  estos florecen de Julio a Septiembre, si hablamos del espárrago verde cultivado este se recolecta entre los meses de Noviembre a Marzo  La temporada del espárrago blanco ( Aspararagus officinalis L)  se prepara el  terreno en otoño, y la plantación entre febrero y marzo, realizándose la recolección a finales de marzo o primeros de abril, un dato interesante es saber que  la esparraguera que se cultiva como hortaliza procede de las cuencas de los rios Tigris y Eúfrates.

Según cuentan, las primeras semillas de este fino alimento fueron traídas desde Bagdad, como parte del equipaje de un oriundo que se vio obligado a abandonar dicha ciudad y terminó asentándose en Córdoba. En otros escritos ya se pone de manifiesto que ya lo cultivaban  los griegos y los  egipcios y  fueron los romanos los que lo aceptaron en su dieta y lo expandieron por los territorios conquistados y sobre todo  en la Península ibérica, hecho que se recoge en escritos de algunos autores como Plinio. 

Los romanos igual lo comían fresco de temporada como verdura, ya  que  secaban su fruto para consumirlo en invierno,  pero tambien  era usado por la medicina por sus propiedades diuréticas y su sabor agradable. Se tiene noticias de una receta para cocer espárragos que se recoge en el libro III escrito por Apicius, el libro de recetas más antiguo de la historia, llamado De re coquinaria

El espárrago disfruta de una distribución geográfica a nivel mundial aunque puede encontrarse a veces en márgenes y bordes de bosques claros sobre todo en el litoral mediterráneo hasta una altitud de entre 600 y 900 metros.

Las variedades del espárrago verde, aptas para cultivo más conocidas son California, Huetor, Plaver, UC-157 Mary Wasington, Jarsey giant Eros grande o Mastric y las más idóneas para el cultivo del espárrago blanco son Argentevil una variedad gruesa y firma y  Darbonne que da un espárrago grueso de alta productividad.

Esta receta puede servirse como tapa con huevo de codorniz o en ración grande con huevo de Gallina de corral, creo que a pesar de su sencillez os gustará a todos

Ingredientes:

  1. 1 manojo de Espárragos trigueros
  2. pan del día anterior
  3. Jamón de Teruel o Ibérico
  4. 1 cebolla tierna
  5. Aceite de oliva virgen extra
  6. Huevos de codorniz
  7. Huevos de gallina de corral

Aceite de perejil y albahaca:

  • Lavar y secar unas cuantas hojas de perejil y albahaca, añadirlas al vaso de la batidora o robot con  un chorreón de aceite de oliva virgen extra y batirlo, reservar.

Elaboración:

  • Cortar el pan en migas (como se corta la patata para tortilla)  y remojarlo con unas gotas de agua, mezclarlo bien para que la humedad se reparta por todo el pan y reservar, no debe quedar muy húmedo.
  • Cortar el jamón en tiras, la cebolla en brunoise y reservar.
  • Pelar los espárragos eliminando la parte dura del extremo inferior y reservar.
  • En una olla pequeña poner agua a hervir y cocer al vapor los espárragos 3 minutos, sacar y meter  en agua fría para cortar la cocción y que no pierdan su vivo color verde, reservar.
  • Cortar los espárragos en trozos reservando las puntas para adornar.
  • Poner el aceite en una sartén y rehogar la cebolla, y cuando haya cogido un poco de color dorado añadir los espárragos, saltearlos un minuto más y reservar.
  • En la misma sartén añadir aceite de oliva y freir el jamón, añadir al salteado de cebolla y espárragos y reservar.
  • En una sartén más grande pondremos aceite de oliva virgen extra  y cuando este caliente añadiremos las migas de pan removiendo para que se frían de manera uniforme y evitando chafarlas con la rasera, deben quedar  crujientes, reservar
  • Calentar de nuevo aceite en la sartén y freir los huevos de codorniz o de gallina independientemente del plato que vayáis a servir, si será tapa un huevo de codorniz y si es ración de plato un huevo de gallina o pato,salpimentar los huevos.
  • Emplatar colocando en el fondo del plato las migas que mezclaremos con la cebolla, los espárragos trigueros y el jamón, coronamos el plato con el huevo frito y salseamos con un poco de aceite de albahaca y perejil.
  • Como podéis observar cada elemento del plato se ha de rehogar por separado en sartén con aceite,  debéis de cuidar con la cantidad que vais a usar para evitar que el plato quede excesivamente aceitado, estos pasos se harán con muy poco aceite.
  • Para mí la gracia del plato está en el contraste que hace en boca, las migas crujientes con el resto de ingredientes, muy bueno.

Receta muy fácil y muy rica a la hora de comer, he sorprendido a mi marido con esta nueva mezcla, dentro de un plato de migas y le ha encantado; estas migas han resultado ser mucho más digestivas que las migas tradicionales, por llevar menos agua en el remojado y por este motivo se elimina también  bastante cantidad de aceite,  serán de ahora en adelante más habituales en mis cartas de menús mensuales.

Rollo de carne con manzana y foie

 

Hoy comida familiar por lo tanto plato segundo de horno este Rollo de ternera con manzana y foie, aunque las carnes rellenas no son el fuerte de mi hija, hoy con este relleno he acertado pues ha sido del gusto de la mayoría.

En un semanal de un periódico de tirada nacional,  hace aproximadamente 35 años vi el clásico rollo de carne con el relleno que siempre se hacia en casa, tortilla francesa, pimientos rojos asados y jamón, lo que lo hacía diferente era que estaba hecho con carne picada de ternera o bien si se quiere puede ser de ternera y cerdo, claro.

Lo llevo haciendo muchísimos años y siempre da buen resultado, es muy fácil, es barato y lo mejor es que está rico, rico.  Los ingredientes para dar jugosidad a la carne son los mismos que añado a las albóndigas, el relleno depende de lo que hay en casa y el ingrediente principal que es la carne picada siempre tengo en el congelador, hacerlo en el horno te da libertad para hacer otras cosas, por lo tanto lo recomiendo.

Recordar tanto  los que me leéis habitualmente como los nuevos lectores de este blog,  que los asados siempre los hago tapados con papel de aluminio para evitar que se sequen, vigilar que no falte  jugo en el asador porque después tenemos que pasar todo por el pasapures o el chino para hacer la salsa.

Ingredientes:

  1. 1 kg. de carne picada, mitad ternera y mitad carne de cerdo
  2. 2 huevos
  3. 1 c.s. de salsa de soja
  4. 1 c.c. de perejil
  5. l 1 diente de ajo
  6. 4 c.s. de pan rallado
  7. 1oo ml. de leche
  8. sal, pimienta
  9. 1 cebolla mediana

c.s.= cucharada de sopa

c.c= cucaradita de café

Siempre que pongo pimienta me refiero a pimienta negra, en caso contrario lo aclaro

Relleno:

  1. 2 manzanas  golden
  2. 150 gr. de foie micuit
  3. lonchas de bacon ahumado

Elaboración:

  • En un bol grande mezclamos la carne picada, los huevos sin batir, la salsa de soja, la leche, el pan rallado, el ajo picado y el perejil, con la mano, utilizando un guante de un solo uso o con una espátula mezclar muy bien todos los ingredientes y reservar en el frigorífico unos 15 minutos para que se mezclen bien los sabores.
  • Preparar el relleno, pelar la manzana y cortarla con la mandolina, así queda más fina, añadir un poco de limón para que no se oxide.
  • Mojar una servilleta limpia y colocarla extendida en la mesa, sobre ella pondremos  la carne y la extenderemos en forma rectangular con una espátula  dejando los bordes bien rectos
  • . Sobre la carne colocamos las lonchas de bacón, no demasiadas, pues no queremos que predomine el sabor del bacón, encima colocamos la manzana laminada y con la mandolina cortaremos el foie micuit en lonchas, extendiéndolo de manera uniforme.
  • Enrollamos de la misma manera que se hace con un brazo de gitano apretando suavemente.
  • En la fuente de horno que vamos a utilizar pondremos aceite y un poco de vino blanco, cortamos la cebolla con la mandolina para que quede muy fina y extendemos sobre la bandeja de manera que la carne quede encima de la cebolla, esto es para que no se queme al asarse y nos quede blandita para hacer la salsa con los jugos del asado.
  • Pasar con la mano un poco de pan rallado por encima del rollo y colocarlo como he dicho anteriormente, encima de la cebolla, ver que esta bien de aceite y vino blanco, tapar con papel de aluminio y meter al horno precalentado a 180º aproximadamente 1 hora 2o minutos, según horno.
  • Vigilar el asado para que no quede seco, para saber cuando esta hecho debéis recurrir a la brocheta de madera, clavarla y si sale seca el asado está hecho.
  • Retirar a una fuente o tabla de cortar el asado y dejar enfriar unos 10 minutos y proceder a cortarlo.
  • Para la salsa, añadir un poco de agua al asador o mejor un vaso de caldo y dejar cocer en la placa para desglasar y recoger todos los jugos del asado, pasar todo esto por el chino o por el pasapures, allí se deshace muy bien la cebolla pues está muy blandita.

Puede servirse con una mermelada de frambuesas pues lleva manzana y foie, pero yo prefiero la salsa propia del asado, están acompañados de unos champiñones rellenos de jamón de puerro pochado, Jamón de Teruel y un poco de bechamel y gratinados con queso.

Espero saber a través de vuestros comentarios, que esta receta ha sido de vuestro agrado, también podéis decirme cual es vuestro relleno favorito y lo haré para vosotras.

Paella sencilla de marisco

 

Después de dos años como bloguera todavía no había traído esta receta, teniendo en cuenta que soy adicta a las paellas de lo que sea, por lo tanto aquí esta la Paella sencilla de marisco.

Para mí sencilla de hacer y buenísima de comer, la cocina bien hecha lleva su tiempo, la cocina tranquila sin apresuramiento es la que más éxito nos proporcionara día a día, pero se necesita tiempo, por lo tanto cuando hay asuntos que resolver por la mañana fuera de casa, esto me obliga a tener ciertas cosas previstas desde el día anterior, como el fumét de pescado, en este caso de cabezas de merluza, muy grandes las dos últimas y que guardaba en el congelador, así también el sofrito, preparado la noche anterior para que hoy todo fluyera con rapidez a la hora de empezar con la paella.

Ingredientes:

  1. 8 gambones
  2. , 500 gr. de mejilón gallego,
  3. 300 gr. de calamar,
  4. 300 gr. de almejas,
  5. 1/2 cebolla tierna,
  6. 1 pimiento verde,
  7. 2 puerros, 2 dientes de ajo
  8. , 2 tomates maduros rallados,
  9. 1 ramillete de perejil fresco,
  10. sal,azafrán
  11. 4 vasos (tamaño vino) de arroz bomba,
  12. fumet de pescado,
  13.  aceite de oliva virgen Extra

Elaboración del fumét de pescado:

  • El día anterior cocer las cabezas de pescado con cebolla, zanahoria, una ramita pequeña de apio hervir durante 20 minutos
  • Colar y reservar cuando este frío en el frigorífico
Elaboración del sofrito:
  • Cortar en brunoise la cebolla, el pimiento verde y  la parte blanca de un puerro
  • Pochar las verduras en una sartén con aceite de oliva Virgen Extra, rallar los tomates y añadir a las verduras pochadas, cuando este el tomate reservar y dejar enfriar antes de guardar en el frigorífico.

La Paella:

  • Empezamos por limpiar el pescado, las almejas hay que dejarlas en agua con sal para que suelten la arena que puedan llevar dentro unos 15 minutos
  • Limpiamos los mejillones y dejamos en agua con sal.
  • Cuando ya tenemos los mejillones limpios y las almejas preparamos el calamar y lo cortamos en trozos.
  • Poner un cazo con vino blanco al fuego y añadir las almejas, retirarlas inmediatamente conforme vayan abriéndose y reservar en un plato.
  • Colar el caldo y añadirlo al fumét.
  • Poner un cazo con agua e ir añadiendo los mejillones y seguir el mismo procedimiento que con las almejas.
  • Cortamos las barbas o bigotes a los gambones y ya ponemos la paellera al fuego con aceite de olivaV.E.
  • Freímos los gambones por los dos lados y reservamos en un plato.
  • En el mismo aceite añadimos los trozos de calamar, cuando cojan un poco de color añadimos el sofrito y mezclamos.
  • Añadir el arroz removiendo bien, incorporamos el fumet, la sal, el azafrán y colocamos el resto del pescado en la paella.
  • Cocer a fuego medio en la vitroceramica 10 minutos, los 8 minutos restantes meterlo al horno pre calentado a 180º.
  • El tiempo total para la paella es de 18 minutos, queda jugosa y en su punto.
  • Este es mi método de cocción para las paellas, la vitroceramica es de menor tamaño que la paellera; cuando ya hierve el arroz, siempre hay que estar girándola para que el arroz se cocine por todos lados, de la misma manera, por eso me he acostumbrado a terminar su cocción en el horno.

Si utilizáis este  método siempre estáis a tiempo de vigilar si puede quedar el arroz seco y se puede añadir un poquito más de caldo de pescado, para evitarlo.

Hace años, cuando mi familia era más grande, las hacia para doce personas en una paellera de tamaño doble, entonces el método de cocción era en uno de esos fuegos portátiles de gas, también el tiempo de cocción era de 18 minutos, tapándola al finalizar la cocción, cinco minutos, para evitar que pudiera secarse.

Lo dicho, la paella junto a la tortilla de patata es lo mejor de nuestra gastronomía !ah! y los huevos fritos con Jamón de Teruel y  Longaniza de Aragón, para almorzar, a las nueve de la mañana cuando son las fiestas del pueblo, es un almuerzo !divino!

Me gustaría que me contarais cuales son vuestras preferencias hablando de la cocina , tanto los visitantes de  países de todo el mundo que pasáis por estas páginas, como  los de cada provincia española, espero vuestros comentarios.

Gracias.

Pollo al chilindrón (II)

Hoy quiero transcribir esta receta de Pollo al Chilindrón obra de Julio Alejandro de Castro; insigne Aragonés, nacido en Huesca; periodista, escritor, guionista de Cine, en concreto de las  películas de su amigo y compañero de exilio, Luis Buñuel, estas películas fueron:

  • Simón del desierto
  • Nazarín
  • Tristana
  • Viridiana
  • Abismos de pasión

Esta receta esta copiada del libro “Breviario de chilindrones” escrito por el mismo, que edito el Gobierno de Aragón en 2006; es un poco larga, pero tiene poesía y encanto y me fascina su manera poética de describir una receta de cocina; receta que en el exilio le retrotraía a su tierra natal, Huesca,  desde cualquier confín del mundo donde se encontraba ya que fue un viajero incansable.

 

 

Receta de Pollo al Chilindrón

“Escojo la cazuela: ancha en la boca, bien curvada de cadera y lo suficientemente profunda para la cantidad de comensales que van a regalarse este mediodía.

Pongo una jícara de aceite a fuego ligeramente cansino, para que no se caliente con sobresalto y la cabeza de ajo que le hecho se vaya dorando a paso corto.  Mientras lo hace, corto el pollo en pedazos no demasiado grandes y los espolvoreo con sal y pimienta.

Saco el ajo que ya habrá adquirido color de fraile capuchín y hecho a dorar el pollo.  Unas cuantas vueltas para que se tueste sin exceso y por todas partes lo mismo. 

Saco el pollo y lo pongo aparte dejándolo meditar en su desgracia.  Una vez solo el aceite en la cazuela, el mismo me pide la caridad de la cebolla.  Se la entrego.  

Por simpatía, para este primer escalón del guiso, procuro que el aceite no queme demasiado y tapo la cazuela.  Así la cebolla se cuece, no se fríe, se ablanda, se hace transparente y al acitronarse cumple su cometido con elegancia, sin dureza que moleste al diente y sin que su sabor tome excesiva fuerza y  la dejo tostar.

Luego el jamón, algunos aconsejan los tropezones: quiero decir el jamón cortado en pequeños dados.  Otros lo prefieren en lascas o lonchas delgaditas.

Los pimiento, como los mártires cristianos, tienen que padecer suplicio antes de subir a los altares: mejor dicho, en este caso descender a los abismos de la cazuela.  Sobre la llama viva, hay que colocarlos de pie, de cabeza, rodándoles el cuerpo hasta que la piel quede negra y crujidora.  Es el momento de hacerles sudar.

Antes se les envolvía en una servilleta húmeda y ahí se reconcentraban en si mismos y daban lo mejor de su cuerpo, pero he comprobado que sudan mejor en una bolsa de plástico.

Esta es una ligera pero cierta dignificación del hórrido plástico.

Tras media hora de quietud meditativa procedo a pelarlos y cortarlos en pedazos chicos, antes de unirlos ” a lo que desde antes entrego su espíritu al aceite”  Después suena la hora del tomate, que se pela y se limpia de pepitas antes de trocearlo” para que se deshaga sin trabajo al calor” y lo añado al contenido de la cazuela.

Seguramente habrá que reducir un poco el fuego para que todo se vaya cociendo despacito.

No hay que olvidarse de dar sus vueltas de vez en cuando para que la salsa quede suelta, sin pegarse.  El momento en el que se añade el pollo a esta salsa corpórea depende de lo que tarda en llegar el tomate a su forma liquida, pero casi diría que es uno de esos milagros de intuición que solo se verifican en las cocinas.

Pruebo para ver como esta de sal la cosa, aunque casi siempre con la que lleva el pollo y la que deja el jamón ya basta .

Ya solo queda que el pollo se deje enternecer, se ablande y pueda desprenderse del hueso sin protesta.

Julio Alejandro de Castro

Esta es la redacción de una simple receta de pollo, con los ingredientes propios de la zona donde nació,  pero elevada a una categoría sublime por su ingenio literario.

Espero que disfrutéis tanto como yo con este recital culinario y de la receta que en forma abreviada tenéis  en el post anterior.

 

,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pollo al chilindrón (I)

 

 

El pollo al chilindrón es una receta tradicional aragonesa, se cree que su origen esta en la ciudad de Zaragoza y extendida por todas las comunidades adyacentes como La Rioja, Navarra y País Vasco.

La base de esta receta es el Chilindrón  o salsa hecha a base de cebolla, ajos, tomates y pimientos rojos con unos tacos de jamón, que acabarán dándole a la salsa ese sabor rico y especial que da un buen jamón, en este caso de denominación de origen de Teruel, para que todo sea de la tierra al cien por cien.

Es un plato, que en mi juventud se hacia a finales de primavera y durante el verano, ya que los ingredientes de la salsa se recolectaban en esta época y el día que se cocinaba este plato, en casa, a media mañana, ya daban ganas de sentarte a la mesa armándote de tenedor y cuchillo con tu trozo de pan recién hecho por mi padre, para qué,  una vez comido el pollo, ponerte morada de mojar el pan crujiente en la salsa.   Cuando  visitaba a mi abuela o a mis tías y ese día tenían Pollo al chilindrón, me auto-invitaba a comer en su casa.

Observareis que en algunas recetas de pollo al chilindrón,  la manera de añadir el pimiento es junto al resto de vegetales en la cazuela, pero yo os aconsejo que lo hagáis a la forma tradicional aragonesa, asar los pimientos en el horno hasta que la piel se ahueque y coja color oscuro, aproximadamente 15 minutos.  Una vez asados taparlos con una servilleta y dejar que suden, de esa manera quitaremos la piel cuando estén fríos muy fácilmente, cortaremos el pimiento en tiras y lo añadiremos al guiso, este gana mucho más sabor.

INGREDIENTES:

  1. 1 Pollo (mejor de corral)
  2. 2 pimientos rojos
  3. 1 cebolla dulce  denominación de origen de Fuentes
  4. 3 dientes de ajo
  5. 3 tomates maduros grandes
  6. 100 gr. de jamón serrano
  7. 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  8. sal, pimienta negra,

ELABORACIÓN:

  • Trocear el pollo en trozos no demasiado grandes, salpimentarlos y enharinarlos suavemente .
  • En una sartén poner el aceite de oliva y freír el pollo dejando que coja un color dorado, sin pasarnos y reservarlo.
  • Asar los pimientos rojos en el horno y dejar reposar tapados con una servilleta para que suden y podamos quitar la piel sin problemas.
  • Cortar la cebolla, los dientes de ajo y en el mismo aceite de dorar el pollo, rehogar sin que cojan color oscuro.
  • Añadir el jamón cortado en tacos, rehogar con la cebolla, dar unas vueltas y añadir el tomate pelado y despepitado, troceado muy pequeño y dejar cocinar despacio 10 minutos.
  • Pasado este tiempo añadir el  pimiento rojo asado, cortado en tiras y limpio de su piel,  más los trozos de pollo.
  • Dejar cocinar 20 minutos si es un pollo pequeño y 30 0 algo más si es de corral y grande.
  • Remover de vez en cuando para que la salsa engorde pero no se pegue al fondo de la cazuela, añadir un poco de caldo de ave en caso de que la salsa espese demasiado aprisa.
  • La mejor manera de saber si el pollo esta en su punto es comprobando que la carne del pollo se separa fácilmente del hueso.

Esta es la redacción que hace una cocinera normal de esta receta.

En el siguiente post irá la misma receta pero descrita por un aragonés ilustre al cual admiro desde hace mucho tiempo.

Espero que os guste y disfrutéis igual que yo lo hago cada vez que la vuelvo a leer.