Tag Archives: Limón

Bizcocho de Yogur

Bizcocho de Yogurt 003

El Bizcocho de Yogur es un clásico en muchísimos hogares, lo probé por primera vez en casa de mi suegra hace muchos años.  Ella y sus hermanas lo hacían divino, les salia muy crecido y jugoso, estaba buenísimo, todavía las tías siguen haciendo un bizcocho fantástico.

Nos aficionamos a el y las tartas de los cumpleaños de mis hijos pasaron del clásico bizcocho genovés, a llevar de base este bizcocho.  Cuando eran adolescentes, seguía haciendo las  tartas de los cumpleaños de mi hija con el y pasaron a ser las favoritas de las amigas de mi hija y de nuestros amigos.

No hemos cambiado de gustos, sigue siendo nuestro bizcocho  favorito, aunque ahora me dedico más a hacer dulces pequeños como Profiteroles o Galletas para picar algo pequeño y dulce con el café.

Paseando por la red vi esta fórmula y me gusto más que la que lleva solamente el yogur ;  debo decir que yo había hecho la mía  añadiendo 100 ml. de nata y batiendo las claras a punto de nieve, pero me decanto por esta receta que saqué del blog la cocina de Auro;   lleva el yogur  más  la leche y sale más ligero, espero que os guste y preparéis uno para esta tarde para que  podáis disfrutarlo con la familia o amigos frente a un chocolate caliente,  ya que con el frío invernal que nos sacude y la cercanía de la Navidad parece que el tiempo nos  invita a quedarnos en casa  bien calentitos.

Bizcocho de Yogurt 002

Ingredientes:

  1. 4 huevos
  2. 100 gr. de azúcar (para montar las claras)
  3. 80 gr. de azúcar (para montar las yemas)
  4. 1 yoghurt
  5. 1 cubilete de aceite (yo le pongo girasol, es mas suave)
  6. 50 gr. de leche
  7. 230 gr. de harina
  8. sal
  9. 1 cdita rasa de impulsor (levadura tipo Royal)
  10. 1/2 cdita. de bicarbonato
  11. Ralladura o aroma de limón
  12. Azúcar glass para adornar el bizcocho con plantilla

Preparación:

  • Preparar un molde(el mío mide 24 cm. x 8 cm) forrar la base con papel especial de horno y engrasarlo todo con la ayuda de una brocha, espolvorear la base con azúcar  y reservar
  • Precalentar el horno a 180º
  • Separar claras de yemas.
  • Montar las claras con una pizca de sal, batir a mano o con batidora eléctrica y  cuando empiecen a montar, añadir 100 gr. de azúcar sin parar la batidora (si se hace en amasadora lo mismo) hasta que veamos que se ha formado un merengue firme y reservar.
  • Montar las yemas con el azúcar, cuando las yemas blanqueen, añadir el yogur y la ralladura de limón, batir hasta que quede bien incorporado.
  • Seguidamente hacer lo mismo con el aceite y la leche, hasta que quede una masa homogénea.
  • Añadir la harina con la levadura y el bicarbonato, batir hasta que veamos los “ojos de la masa” entonces tendremos la masa en su punto de batido.
  • Verter este preparado sobre el merengue y con unas batidor de mano ir integrándolo, con movimientos envolventes (no bruscos) el resultado será como si batiéramos una mousse.
  • Verter la masa en el molde preparado e introducir en el horno que ya tendremos precalentado.
  •  Como estrene ayer el horno, estuve pendiente de la cocción los 45 minutos que tardo en estar hecho el bizcocho.
  • Precalente el horno calor abajo y arriba y mantuve el bizcocho así 7 minutos, pase a calor abajo porque pensé que cogería excesivo color.  Estuvo 25 minutos con calor abajo y los 13 minutos restantes con calor abajo y aire para conseguir el color deseado.

De momento esta es mi experiencia con los tiempos del horno, todo es cuestión de hacer pruebas hasta que encuentre el tiempo y el modo de cocción correcto y adecuado para cada cosa.

El bizcocho no ha llegado a tarta decorada, a la hora del desayuno y con un chocolate muy caliente  ha reconfortado  el cuerpo y el espíritu de los deportistas super-madrugadores de la casa.

Feliz domingo

Buñuelos con crema Pastelera

 Buñuelos rellenos de Crema Pastelera 008

Una de las especialidades dulces de estas fechas son los Buñuelos, famosísimos en la repostería casera y en las  Pastelerias.

Los hay de muchísimas maneras y prometo que os dejaré todas las recetas  que voy conociendo, iré haciendo pruebas y subiré  al blog, las que más me gusten.

Estos son los primeros buñuelos que hago en casa despues de la grave quemadura que tuve en la mano derecha este invierno, me  había prohibido mi familia que volviera a hacer churros o buñuelos, pero decidí hacerlos sin que lo supieran y  prepararme unos tupidos guantes, para frenar los ataques de cualquier buñuelo asesino, que pretendiera reventarse y provocar un desastre en mis queridas manos.

Para mi gusto y el de mi familia, están muy buenos con su sabor a limón y vainilla tanto que han desaparecido en el día, pero no importa pues he preparado un buen surtido de dulces para estos tres días de fiesta, los iré colgando durante este fin de semana.

Elaboración:

  1. 15 gr. de Mantequilla
  2. 125  gr. de Agua
  3. 1 pizca de sal
  4. 20 gr. de Azúcar
  5. 1/2 cucharadita de azúcar avainillado
  6. La piel rallada de medio limón
  7. 65 gr. de Harina
  8. 2 huevos
  9. Aceite de girasol sin sabor para freir
  10. Azúcar para envolver los buñuelos

Elaboración:

  • Poner en un cazo el agua, la mantequilla, la pizca de sal, el azúcar de normal y el azúcar avainillado más la ralladura de la piel del limón.
  • Llevarlo a ebullición, cuando empiece a hervir añadir la harina de golpe, toda a la vez  y sin retirar el cazo del fuego mezclar y remover con una cuchara de madera hasta que la masa se despegue de la pared del cazo, recordar esto es para que la masa quede bien cocida.
  • Retirar el cazo del fuego y esperar a que la masa este tibia, en ese momento añadiremos los huevos de uno en uno hasta que el primero no este integrado en la masa, no añadiremos el segundo y así sucesivamente en el caso de que tuviéramos que añadir más huevos.
  • Una vez que ya tengamos la masa de buñuelos bien batida, taparemos con papel film y dejaremos reposar 45 minutos, la masa ya estará fría, tendrá más consistencia y entonces ya pasaremos  al siguiente paso, que es freírlos.
  • En un cazo hondo pondremos el aceite de girasol o semillas (aceite sin sabor), a fuego medio-bajo, cuando este caliente añadiremos la masa formando bolas con dos cucharas, no echar muchos de la vez para que tengan espacio y se den la vuelta solos mientras se fríen.
  • Con cuidado de que no salpique el aceite, moverlos y darles la vuelta con un tenedor o pinzas largas, tienen que quedar fritos por igual por todas caras.
  • Cuando se añade la masa a la sartén o cazo, esta bajara al fondo y poco a poco subirá a la superficie ella sola, poner mucha atención, pues los buñuelos se abren y podría salpicar el aceite en ese momento.
  • Una vez fritos retirar de la sartén , depositarlos sobre papel absorbente unos segundos y de inmediato pasarlos a un plato con azúcar para envolverlos en el.

Ya están los buñuelos, ahora nos falta rellenarlos con la crema Pastelera,  aquí encontrareis la receta.

Para rellenarlos hay que cortarlos, pero yo os aconsejo que compréis una manga pastelera con boquilla larga y estrecha para rellenarlos sin abrirlos es muy cómodo y se rellenan de manera más rápida  y limpia.

 

 

 

Magdalenas

 

Magdalenas

!Por fin! conseguí hacer Magdalenas normales, con su copete y todo.

Después de llevar toda la vida haciendo magdalenas y muy buenas por cierto, en la panadería de la familia, tenía un dardo clavado, pues en mi horno no conseguía sacarlas con su copete cubierto de azúcar, tal y como se hacían en nuestra casa.  La estética es muy importante, la vista es lo primero que come, quizás nos atrae por su color dorado, su tan buscado copete, pero comerte una magdalena, recién hecha en casa y con ese sabor y aroma tan nuestro, con el mogollón de recuerdos que trae a mi mente, eso… no tiene precio.

En esta ocasión he utilizado la fórmula de Francisco Tejero, las que llevan leche, se han cocido de maravilla, han salido geniales, a la primera sin sobresaltos ni angustias de pensar crecerán o no crecerán , ese ha sido mi dilema cada vez que lo he intentado, en cuanto a mi fórmula familiar creo que tendré que adaptarla poco a poco para ver si consigo las magdalenas a las que estoy acostumbrada, aunque creo que tengo que cambiar el horno de una vez por todas, el pobre es ya un anciano que ha dado mucho de si.

Magdalenas

Ingredientes:

  1. 4 huevos de 73 gr.
  2. 250 gr. de azúcar
  3. 225 ml. de leche
  4. 250 ml. de aceite de oliva virgen extra (sabor suave)
  5. 425 gr. de harina
  6. 15 gr. de levadura Royal
  7. 1/4 parte de ralladura de 1 limón o en su defecto unas gotas de aroma de limón de Vahiné

Elaboración:

  • Batir los huevos con el azúcar hasta blanquear las yemas.
  • Añadir la leche y seguir batiendo a velocidad más lenta, hasta que quede bien integrada.
  • Seguidamente se añade el aceite, la ralladura de limón o el aroma de limón; también batiremos a velocidad más lenta hasta que el aceite quede bien integrado.
  • Añadiremos la harina mezclada con la levadura Royal tamizada con una jarra especial o con un colador, poco a poco a velocidad lenta.
  • Una vez este todo bien mezclado batir la masa 4 minutos más.
  • Dejar reposar mientras preparamos las latas del horno con las capsulas o gorritos.
  • Rellenar las cápsulas hasta la tercera parte de su capacidad, añadir un poco de azúcar encima y meter a horno precalentado a 180º. cocer 18 minutos o hasta que veáis que están doradas y bien crecidas.

Cada uno sabemos como funciona nuestro horno, por lo tanto el tiempo de cocción debéis seguir vuestro propio criterio.

Truco:

He usado cápsulas de un papel más fuerte que en otras ocasiones, esto hace que no haga falta meter las cápsulas en otro molde metálico,  pues el papel al ser más fuerte no se expande con facilidad.

Espero que os gusten y que las disfrutéis tanto como nosotros.

Dorada al horno con Berenjena agridulce

Dorada al horno con Berenjena Agridulce 004

Dorada con berenjena y verduras agridulces

Han pasado 26 meses desde que empece esta aventura del blog.   Esto me ha traído la gran satisfacción de  compartir y dar a conocer a los lectores de Internet mi afición por la cocina y como contrapartida me ha proporcionado el conocer físicamente ó a través de la red, a personas que comparten esta misma afición que tanta satisfacciones me proporciona.

Ahora empezamos nuevo curso y nuevas metas, empiezo Septiembre con muchas ganas de luchar para conseguir los objetivos previstos, tanto en el blog como en mis otras actividades;   finaliza una semana muy ajetreada y la recompensa  que me he preparado, será un fin de semana dedicado a la cocina para probar nuevas recetas, nuevos moldes, ingredientes  y cortadores de galletas.

Hoy he preparado por primera vez, una Dorada al horno con guarnición de Berenjena Agridulce, nos ha gustado mucho, es un plato con muchos sabores, voy a seguir haciéndolo, es muy sano, en la linea de cocina Mediterránea total, sus ingredientes benefician la digestión, evitan el estreñimiento y ayudan a la lucha contra la celulitis, hay  que tener en cuenta que la cantidad de grasa que se le añade al plato, tiene que ser muy limitada.

Ingredientes para 2 personas:

  1. 2 Doradas
  2. 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  3. 2 rodajas de limón
  4. 1 ramita de romero fresco
  5. 125 ml. de agua
  6. 125 ml. de vino blanco
  7. Sal y pimienta blanca

Elaboración:

  • Pedir al pescadero las doradas para el horno, lavarlas y añadir la sal y la pimienta y colocarlas en la bandeja de horno.
  • Meter en la tripa de las doradas, las rodajas de limón y la ramita de romero.
  • Añadir por encima el agua, el vino blanco y las cucharadas de aceite.
  • Se puede eliminar la sal si se quiere, el romero le dará mucho sabor, también se puede añadir hierbas Provenzales en lugar de romero.
  • Tapar la bandeja con papel de aluminio y meter al horno a 180º en mi horno 30 minutos.

Ingredientes para la Berenjena Agridulce:

  1. 1 berenjena grande
  2. 5 tomates de rama, maduros y de tamaño mediano
  3. 1 cebolla dulce de tamaño grande
  4. 2 ramas de apio tierno
  5. 150 gr. de aceitunas de la variedad Kalamata
  6. 1 cucharada de miel de romero
  7. 3 cucharadas de vinagre de Manzana
  8. Sal, Perejil picado,
  9. 4 cuharadas de Aceite de oliva virgen extra

Elaboración de Berenjena Agridulce:

  •  Cortar las berenjenas en dados, añadir la sal y dejarla  en un colador para eliminar el amargor de la berenjena.
  • Pelar los tomates, quitar las pepitas y cortarlos en dados, reservar.
  • Limpiar el apio de las hebras más fuertes y cortarlo  en rodajitas;  Pelar y despepitar el tomate y cortarlo en dados pequeños.
  • Poner el aceite en una sartén y empezar pochando la cebolla a los dos minutos añadir el apio, estos dos ingredientes deben pocharse durante 10 minutos.
  • Añadir el tomate y cocinar 10 minutos más.
  • Añadir las aceitunas el vinagre y la cucharada de miel.
  • Remover y cuando el vinagre haya evaporado el alcohol dejar pochando 5 minutos más y apagar el fuego.
  • En sartén aparte,  freír la berenjena, cuando este frita añadirla a la sartén con el resto de vegetales, rectificar de sal, añadir el perejil fresco cortado y dejar que se cocine unos 5 minutos más con el calor residual de la placa y servir.
  • Aconsejo su consumo a temperatura tibia.
  • Este plato de verduras esta mejor si se hace con varias horas de antelación pues los sabores de los diferentes ingredientes se acrecentan con el reposo.
  •  Si lo dejamos unas horas hecho y queremos comerlo templado, aconsejo poner la fuente de servicio sobre una olla con agua caliente, de esta manera no se seca ni se altera la textura de las verduras.

Sola  o como acompañamiento de pescados o platos de pasta, esta receta de verduras me parece una buena guarnición.

Las aceitunas pueden ser negras de Aragón a la sal o al ajo, aunque cada lector puede tener  en su zona, aceitunas que sean más de su agrado.

 

 

 

 

 

 

Mermelada de fresas

No hay mayor placer gastronómico, que comer lo que uno ha preparado con sus propias manos.   Ese es el comienzo de mi nuevo libro de mermeladas y de el sale esta mermelada de fresas

Esta frase describe a la perfección lo que siento y experimento cada vez que sale de mis manos una nueva receta, pero sobre todo cuando sale una nueva mermelada sea de una sola fruta o de la mezcla de varias frutas, todas nos gustan.   Tenéis más mermeladas en el blog, solo tenéis que ir aquí y las tendréis a vuestra a la vista rápidamente.

Ahora que las fresas han llegado ya a los mercados y llenan de color las fruterías, su intenso color rojo es una invitación y provocación a mis ojos, me resulta imposible pasar de ellas, aunque a principio de temporada, cuando llegas a casa y decides probarlas, compruebes que que aún no tiene el punto idóneo de madurez y dulzor adecuados, es entonces cuando aprovecho para hacer mermelada de fresa.

Siempre ha sido mi preferida y también lo era de mi madre, me gusta con la tostada mañanera, con mantequilla y un cafecito con leche, pero donde más me gusta es en el centro de una tarta con una buena capa de nata encima, por eso tendré que retomar la costumbre de volver ha hacer tartas, algo que deje a un lado cuando mis hijos se emanciparon. Prometo traer a estas páginas una, muy pronto.

 

 

Ingredientes:

  1. 1 kg. de fresas
  2. 900 gr. de azúcar
  3. 1 cucharadita de zumo de limón

Elaboración:

  • Lavar en agua tibia las fresas y escurrirlas, quitar los rabos y hojas y trocearlas.
  • Poner en un cazo las fresas troceadas, el azúcar y la cucharadita de limón y cocerla a fuego medio durante 30 minutos removiendo de vez en cuando.
  • Si pasados los 30 minutos observáis que todavía esta algo liquida, hacer la prueba del plato, la mermelada estará cuando al echar con una cuchara una poco en un plato, al inclinarlo, la mermelada no caerá  ni se extenderá por el plato, pero !ojo! tampoco debe quedar como una piedra, hay que encontrar el punto.
  • Llenar los botes de cristal esterilizados previamente y tapar herméticamente  poner los botes hacia abajo para que hagan el vacío.

De esta cantidad de fruta salieron dos botes.

No os de miedo hacer mermeladas en casa, se les coge enseguida el truco y tener la despensa llena de tus propias conservas es muy satisfactorio.

Recordar que hay que mantener siempre unas normas de higiene y esterilización  previa con los botes para evitar que la mermelada se estropee y pueda provocarnos algún problema, en caso de consumirla en mal estado.

En primer lugar han de lavarse con agua y jabón aclarándolos muy bien. Seguidamente se ponen en una olla cubiertos totalmente de agua y se hierven durante 20 minutos.  Sacarlos de la olla con unas pinzas para evitar quemaduras y colocarlos boca abajo para que escurran, nunca los sequéis con un paño.