Tag Archives: Orégano

Conejo con peras

Conejo-con-peras-jpg

Hoy por fin tenemos el invierno ya con nosotros,  ayer fue un día invernal total, con mucho frío y mucha agua; esos días son especiales para quedarse en casa y aprovechar el tiempo en la cocina, por eso hoy receta nueva, un guiso de Conejo, pan integral y alguna cosa más que saldrá a la luz dentro de unos días.

Esta receta de Conejo con peras ya me rondaba por la cabeza despues de una conversación en la que salio,  un plato de ciervo que comí hace un montón de años en el restaurante Savoy, ya desaparecido tambien hace mucho. Me gusta mezclar dulce con salado en los platos de carne, las frutas me gustan en las guarniciones de la carne sobre todo en estas fechas  de otoño y Navidad, creo que a las carnes, les da un toque muy especial.

La carne de conejo es sabrosa y tierna y puede dar mucho juego en nuestros menús, tiene un precio razonable y no nos descalabrara el bolsillo en estos días de comidas abundantes y en familias numerosas, por eso la dejo con las etiquetas de  Carnes guisadas y Cocina Navideña.

Ingredientes:

  1. 1 conejo
  2. 1/2 cebolla
  3. 1 puerro
  4. 2 dientes de ajo
  5. 2 zanahorias
  6. 8 cucharadas de salsa de tomate casera
  7. 200 ml. de vino blanco
  8. 1/2 litro de caldo de pollo (la cantidad de caldo se regula al gusto de cada uno)
  9. 1 hoja de laurel, Pimienta blanca, Tomillo, Orégano
  10. aceite de oliva V.E.
  11. sal y harina

Guarnición:

Peras de conferencia

1 lata de peras en almíbar, escurridas.

También pueden  cocerse las peras en casa 

  1. 500 ml. de agua
  2. 150 gr. de azúcar

Elaboración de las peras:

  • Pelar las peras, quitar el corazón y la parte baja de la pera, partirlas por la mitad y ponerlas en un cazo que las cubra con el agua y el azúcar.
  • Dejar cocer, hasta que pinchándolas observéis que están tiernas, nunca blandas, pues se desharían al colocarlas en el plato.
  • Dejarlas en el almíbar hasta que sea necesario colocarlas en el plato.

Elaboración de la receta de conejo:

  • Trocear  el conejo, sazonarlo con sal y pimienta  y envolver los trozos,ligeramente en harina.
  • Freírlo en aceite de oliva virgen extra junto con su hígado.  Cuando este dorado lo retiramos del aceite y reservamos.
  • Trocear la la cebolla, puerro,zanahoria y dientes de ajo y rehogamos en el mismo aceite de freir el conejo.
  • Añadimos el vino y dejamos cocer a fuego vivo para que evapore el alcohol, seguidamente añadimos la salsa de tomate, el agua, caldo de pollo o verduras, al gusto, tanto por la cantidad, como por el sabor que se quiera añadir.
  • Dejar cocer 20 minutos.  Sacar las verduras y el hígado y pasarlo todo por el pasapures hasta obtener una salsa fina. Recordar que si se pasa por la batidora el color de la salsa se aclara, no queda tan oscura.
  • Poner la salsa en una cazuela de barro  u olla, añadir el conejo, las hierbas aromáticas y las peras escurridas, dejar cocer todo junto, a fuego suave, durante 30 minutos más.
  • Yo las peras las reserve para colocarlas como adorno pero añadí unas cucharadas del almíbar a la salsa.

Esta salsa puede suavizarse si os gusta con un toque ligero de nata, también queda bien añadir  unas guindas, le dará color y dulzor al plato.

Creo que es una receta sencilla, con ingredientes fáciles de encontrar, con un precio de mercado razonable para que nuestro presupuesto no se nos dispare. Repito que puede quedar muy bien en nuestros menús Navideños.

Feliz semana

 

 

Prueba

 

 

Esta es la receta prometida en el post que hablé, sobre el Monasterio de Guadalupe, se llama Prueba y es carne de cerdo guisada y previamente puesta en adobo durante una noche, para que tome bien los sabores con los que se condimenta.  Naturalmente estos sabores los aporta un ingrediente muy conocido por todos aficionados a la cocina “el Pimenton de la Vera” .
Como es sabido Extremadura es famosa por su cabaña porcina y como no por sus productos derivados del cerdo y la matanza, de una calidad extrema como los jamones o el salchichón ibérico de Montanchez secados al aire puro de la sierra, productos que hemos probado, así como este plato que tiene su origen en el día en que se sacrificaba el cerdo y ya se probaba al día siguiente su carne, para comprobar su calidad, aliñada con vino, tomate, pimentón y otras hierbas aromáticas.

Espero que os guste, yo le añado unas patatas para que el plato sea más completo.

 


Ingredientes:

  1. 400 gr de magro de cerdo
  2. 1 cucharada de postre de pimentón de la Vera dulce
  3. 1/2 cucharada de postre de pimentón de la Vera picante
  4. 1/2 cucharada de orégano
  5. sal,
  6. 1 hoja de laurel
  7. 1 cebolla
  8. 2 dientes de ajo
  9. 1 pimiento verde
  10. 125 ml. de vino blanco (Rueda, Ribera del Duero)
  11. 1 tomate grande maduro
  12. caldo de verduras y agua
  13. aceite de oliva virgen extra
  14. Patatas de freír

Elaboración:

  • Comprar la carne cortada en dados, y mezclarla en un bol con el orégano, la sal, las dos clases de pimentón y el vino.
  • Dejar macerar toda la noche.
  • Al día siguiente, picamos la cebolla, el ajo y el pimiento verde en Brunoise y lo ponemos en una cazuela o sopera con aceite de oliva V.E. hasta que este pochado
  •  Añadimos los cuadraditos de carne y cuando estén dorados añadimos el tomate rallado sin piel ni pepitas, rehogamos y añadimos el caldo y el agua, la hoja de laurel y dejamos cocinar hasta comprobar que la carne ya está tierna

Servimos en cazuela pequeña con su salsa como aperitivo, o bien acompañado de unas patatas bravas para quien guste del picante, con una cerveza muy fría y seguro que os sorprende el sabor de este guiso.

Que lo disfrutéis.

Pizza de pollo con champiñon y pimiento verde a los cuatro quesos

 

 ¿Que queréis para cenar? – Una pizza

¿Que pongo encima? – Lo que quieras, todas te salen buenas.

Esta conversación era vía teléfono anunciándome que vendrían todos a cenar.

Por lo tanto ha preparar dos Pizzas de pollo, champiñon y pimiento verde a los cuatro quesos,    creo que es lo más  adecuado  para una cena de familia, con películas, cervezas frías, a las que en este caso hay que aplicarles la etiqueta “A la Yaquelim..” pues las pizzas en mi casa son con lo que hay o mejor dicho lo que queda en la nevera, en esta ocasión fueron 2 con la idea de que si sobraba algo se iría de casa en sendos tapers.

Las pizzas llevan pechuga de pollo, la tenía preparada y condimentada para rebozarla en huevo y pan rallado, pero terminaron en la pizza acompañada de unos champiñones, pimiento verde  más una bolsa de cuatro quesos que estaba destinada a un plato de pasta para el día siguiente , el resultado genial, la combinación de sabores estupenda, pero siempre que hago pizza digo lo mismo,  nos encantan las pizzas hechas en casa, sin ánimo de ofender, lo siento por las empresas que venden a domicilio, pero como las hechas en casa no hay nada igual, no tienen rival.

Empezando por la masa y después los rellenos a gusto del consumidor no hay quien las iguale.

Aquí y aquí están las recetas de otras que hay por ahí en el blog, espero que os gusten.

 

 

  Ingredientes:

2 Panes de masa con la receta que encontrareis aquí

  1. 1 bote de tomate frito a ser posible frito en casa.
  2. Unas dos o tres cucharadas de puré de ajo.
  3. 1 bolsa y media de queso rallado, especialidad a los 4 quesos.
  4. 2 pechugas de pollo enteras (1 para cada pizza) 
  5. 200 gr. de jamón de york
  6. 12 champiñones (6 para cada pizza)
  7. 2 pimientos verdes italianos
  8. orégano y albahaca deshidratada (no tenía fresca)
  9. Aceite de oliva Virgen Extra

Elaboración:

  • Extender la masa sobre la superficie de trabajo y pasarla a la bandeja, acoplarla bien en forma rectangular. Tenéis masa para dos bandejas tamaño de horno.
  • Sazonar las pechugas con sal, pimienta y un poquito de orégano, inmediatamente las pasé por la sartén, vuelta y vuelta con unas gotas de aceite. 
  • Empezar poniendo la salsa de tomate y extenderla sobre toda la superficie de la masa y encima extender 3 cucharadas de puré de ajo.
  • El siguiente paso es añadir una capa de queso rallado y encima la pechuga cortada en pequeños trozos del tamaño de una canica.
  • Hacer lo mismo con el jamón de york cortado en trocitos del mismo tamaño que la pechuga.
  • Añadir los champiñones cortados en láminas y el pimiento en rodajas finas como aros.
  • Terminamos añadiendo otra capa de queso rallado y encima de todo esto, el orégano y la albahaca, echar por encima un chorrito de aceite de oliva Virgen extra y listo para el horno a 180º unos 35 minutos con aire.

Trucos:

El aceite de oliva V.E. cuanto más bueno sea, mejor.

Siempre es bueno tener una botella especial para ensaladas y para una pizza, tanto para la masa como para añadir un chorrito por encima justo antes de ir al horno, el resultado es exquisito.

 La carne del pollo la paso por la sartén para asegurarme que estará bien cocinada antes de consumirla ya que es una carne que no es apta para consumirla poco hecha.

Espero que os guste.

 

 

Pizza Mixta

 

 

Pizza para cenar, alegría en casa. Yo particularmente disfruto desde que hago la masa y dispongo los ingredientes encima de la masa estirada, hasta que por fín la como.  Pero lo que más me gusta es cuando está en el horno, !ummm!  que rico el olorcito que deja en casa, es como cenar dos veces, es que el olor ya te alimenta.

En esta ocasión la pizza es mixta, una parte vegetariana y la otra con carne, esto me recuerda que tengo que dedicar más tiempo a recetas vegetarianas porque tambien nos gustan mucho.

La receta de masa que utilizo es con la que hago la Fougasse y esta aqui  con ella siempre obtengo buenos resultados, a veces le hago un borde relleno de queso y esta estupenda.

 

 

Los ingredientes para la base del relleno:

1 bote de salsa de tomate casera
1 bolsa de queso Mozarella rallada

VEGETALES:

1 Cebolla tierna
1 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
2 tomates en rodajas
1/2 bandeja de champiñon laminado
Ajo picado

CARNE:

200 gr. de carne picada
chorizo de freir
bacón
Longaniza
Butifarra blanca

ELABORACIÓN:

Preparar los pimientos y la cebolla en aros, el tomate en rodajitas finas, los champiñones laminados, en una bandeja y reservar,
El chorizo, la longaniza, el bacón, la butifarra blanca cortados en trozos.
La carne picada salpimentada y mezclada con un huevo batido.
Una vez tegamos la masa estirada con el rodillo, la colocamos con ayuda de este en la bandeja que ira al horno.
Ponemos encima de la masa una capa de salsa de tomate, y esparcimos la mitad de la bolsa de el queso rallado por encima de la salsa.
En la parte izquierda de la masa ponemos las rodajas de tomate, encima las de cebolla y los pimientos cortados en sritos o juliana como más os guste, por encima.
En la parte derecha de la masa ponemos la carne picada a bolitas o esparcida con los dedos, encima colocamos los trocitos de chorizo, longaniza, butifarra blanca y el bacón.
Esparcimos por encima el queso rallado restante, orégano y ajo picado o rallado muy menudito.
Con un biberón de cocina añadimos un chorrito de aceite de oliva Virgen Extra por toda la pizza y al horno.

No os indico tiempo de cocción, según veais que la masa queda cocida y que el contenido no este demasiado hecho, cada horno es un mundo, pero la temperatura a 170º.

TRUCO:

La manera de conseguir que vuestra Pizza mixta tenga un sabor estraordinario, es hacer vosotras y vosotros, vuestra salsa de tomate en casa.   Con albahaca fresca, orégano y ajo , no importa que tengais poco tiempo, hacer un pequeño esfuerzo y os verais compensados.

Feliz cena.

 

 

 

 

 

 

 

Moussaka

 

  .

  Tengo esta receta como una de las mejores de mi currriculum, es la favorita de mi hija y sus amigas Noemí y Mª Mar, llevo haciéndola desde que tenía 24 años, ha pasado mucho tiempo ya desde entonces y sigue estando presente en mi casa; como podéis ver es  la receta más representativa de la cocina griega y muy difundida en todo el mundo: La moussaka.
  Lo clásico de este plato es formar una cama o base de berenjena en rodajas alargadas, una capa de carne y así hasta formar tres capas de berenjena y dos de carne entre ellas.
    
  Algunas personas la pueden identificar como plato de cocina italiana por su forma, ya que parece una lasaña, una capa sobre otra de sus ingredientes y coronando el plato con una bechamel formando de esta manera un suculento pastel de carne.
  Hace mucho tiempo, ya he olvidado cuando y donde lo leí, venia una receta con una introducción, aclarando que la bechamel se añadió a este plato allá por el año 1920 y que la receta antigua, tal y como se hacía en Grecia, Turquía y toda la zona de los Balcanes, llevaba huevos batidos y yogur griego, alimentos que eran los habituales en las cocinas griegas; por lo tanto yo elegí esta fórmula para elaborar mis musakas y nunca he utilizado la bechamel en su elaboración, creo que de esta manera gana más en sabor y es menos pesada que con la bechamel.
  También he utilizado carne picada de pierna de ternasco de Aragón, repito que la carne de origen en la moussaka, es el cordero, el resto, los vegetales y las hierbas aromáticas, las propias del  mediterráneo.
 
INGREDIENTES:
  1. 500 grs. de carne de pierna de ternasco picada
  2.  (También queda muy rica con carne de vacuno y cerdo a partes iguales)
  3. 1 cebollade Fuentes
  4. 1 zanahoria
  5. 1 rama de apio
  6. 4 tomates rojos y maduros
  7. 4 berenjenas grandes
  8. 150 grs. de champiñones en láminas
  9. 1 vasito de vino de hierbas (Gran Cheff)
  10. 3 huevos
  11. 1 yogur griego
  12. 150 gr. de queso feta
  13. Perejil, estragón, orégano, romero
  14. Sal, pimienta y una pizca de Paprika
  15. Aceite de oliva virgen extra
  16. 1 molde de 31 cts. por 21 cts. de ancho
ELABORACIÓN:
  • Cortar en laminas a lo largo 3 berenjenas y añadir la sal dejarla escurrir el agua amarga que suelta dentro de un colador.
  • Pasados 20 minutos lavarla, secarla con papel absorvente y enharinarla.
  • Poner una sartén al fuego con aceite de oliva virgen extra y freírlas, al sacarlas de la sartén dejarlas reposar en papel de cocina o en un colador para que suelten  el exceso de aceite y reservar.
  • Cortar la cebolla, la zanahoria, el apio en brunoise y los champiñones en láminas, rehogar en sartén con aceite de oliva virgen extra.
  • Añadir la carne picada y dar unas vueltas, añadir el tomate rallado, remover bien y añadir las hierbas, la paprika y el vino, si no teneis vino de hierbas también sirve un vino blanco, rehogar durante 15 minutos.
  • La berenjena restante, se parte por la mitad, a lo largo haciendo unas incisiones en la pulpa y se frie entera, hasta que tengamos la pulpa blandita, cuando esta fría, sacamos la pulpa y cortamos muy menudita para mezclar con la carne cuando esta última, ya esté rehogada.
  • Comprobar el punto de sal y pimienta.
  • Sacar la carne de la cazuela y dejar en otra para que enfríe con más rapidez.
  • Batir 2 huevos con medio yogur griego, cuando la carne este fría añadir el batido y mezclar bien.
  • Elegir un molde, en este caso de 32 cts. por 21 cts. de aluminio, pintar el fondo del molde con un chorrito de aceite de oliva y poner la primera capa de berenjena, sin dejar huecos, añadir la mitad del guiso o relleno de carne, desmenuzar 50 gr.   de queso feta por encima de la primera capa de carne.
  • Poner nuevamente una capa de berenjena sin huecos que permitan ver la carne de la primera capa.
  • Poner la segunda capa de carne y añadir otra parte de queso feta desmenuzado.
  • Cubrir con las últimas lonchas de berenjena de la misma manera, sin que queden huecos, batir otro huevo con el resto del yogur griego y volcar encima de la berenjena, desmenuzar el resto del queso feta por encima.
  • Meter al horno 20 minutos a 170º
  El resultado ¡delicioso!
  Aunque sea un plato más propio de invierno, también ahora para llevar a una cena o una excursión es bien recibido por todos.