Tag Archives: Tapas

Croquetas de lacón y setas de Cardo

CROQUETAS DE LACÓN Y SETAS DE CARDO (1)

Semana de croquetas para rellenar el cajón del congelador, si llegan claro está, p0rque estan saliendo tan ricas que van que vuelan.
Estas croquetas son de Lacón y Setas de Cardo y para enriquecer su sabor, añadí un toque mágico, con harina de setas, esto es; setas deshidratadas que han convertido en una harina o polvito de setas que ayuda a dar un toque muy rico a croquetas, salsas o guisos de carne.
Si tenéis ocasión haceros con un botecito de estos no lo dudéis, comprarlo y veráis como le sacáis partido.

CROQUETAS DE LACÓN Y SETA DE CARDO (1)

Ingredientes:

  • 100 grs. de Lacón
  • 2 Setas de Cardo grandes
  • La parte blanca de un Puerro
  • Pimienta negra

Para la Bechamel:

  • 50 gr. de harina
  • 50gr. de mantequilla
  • 500 ml de leche fresca
  • 50 ml. de nata liquida
  • sal
  • Nuez moscada

Elaboración:

  1. Cortamos en Brunoisse el puerro y lo rehogamos con dos cucharadas de aceite en una sartén.
  2. Cortamos las setas en cuadritos muy pequeños y las añadimos al puerro que estamos pochando, si el sofrito se queda sin grasa, añadirle un par de cucharadas de agua, esto permitira que la verdura termine de pocharse, se quede blandita pero con poca grasa.
  3. Cuando tengamos la verdura pochada, añadimos el lacón cortado en cuadritos y removemos para mezclar muy bien, no añadir sal hasta el final ya que el lacon lleva bastante sal, reservar hasta que tengamos hecha la bechamel.

Salsa Bechamel     

  1. Calentar en un cazo la leche con la nata a temperatura media y reservar.
  2. En una sartén amplia calentamos la mantequilla, cuando se haya disuelto y comience a burbujear añadimos la harina, con unas varillas removemos y freímos la harina un par de minutos.
  3. Agregamos la leche caliente poco a poco, a la vez que seguimos removiendo con rapidez para evitar que se formen grumos.
  4. Subimos un poco el fuego, sin parar de remover, y cuando comience a hervir la mezcla, salpimentamos y añadimos nuez moscada al gusto, contaremos unos 10 minutos para que la bechamel este bastante cocida, añadimos entonces el salteado de setas, puerro y lacón, removemos y mezclamos bien.
  5. Seguimos cociendo 5 minutos más
  6. Es momento de probar si el punto de sal, pimienta y nuez moscada esta correcto.  En general una bechamel debe cocer 20 minutos, pero para croquetas yo solo la dejo al fuego de 15 minutos a 17, no más.
  7. Las croquetas estan mejor si quedan cremosas, pero hay que tener claro que si la masa queda muy blanda, vamos a tener problemas a la hora de formarlas.
  8. Mi truco por llamarlo de alguna manera es dejar enfriar la masa y pasarla a una manga pastelera. Cierro la manga con una goma elástica y la dejo en la nevera un par de horas o toda la noche.
  9. Si no tenéis al vuestro alcanze estas mangas, verter la masa en una fuente y dejar reposar, pasando un poco de mantequilla sobre la superficie para que no haga costra.  Una vez fría pasarla también al frigorifico tapada la fuente con un papel film, unas horas para que se solidifique.
  10. A la hora de dar forma a las croquetas, tenemos dos opciones, la primera la de toda la vida, con ayuda de dos cucharas, y la segunda, repito, es la manga Pastelera, es un método mucho más rápido.
  11. Para formarlas de esta manera debemos enharinar la tabla de cortar y formar churros con la masa de nuestras croquetas sobre ella; posteriormente voy cortando en porciones y así todas quedan del mismo tamaño.
  12. Preparar dos platos, uno con huevo batido y el segundo con pan rallado casero, pasar las porciones de masa por el huevo y el pan y dejar reposar otra vez en el frigorifico si se van a consumir inmediatamente o pasar al congelador para que una vez esten congeladas las guardemos convenientemente en bolsas de congelación.

Ensalada de cogollos de Tudela, cherrys y queso de Mahón (4)

Para acompañar estas croquetas una ensalada de Cogollos de Tudela, Tomate Cherry, Queso de Mahón y huevos de Codorniz cocidos aliñada con una vinagreta de Aceite de oliva virgen extra y vinagre de Módena.

Espero que sea de vuestro agrado

 

 

Croquetas de bacalao y gambón argentino

Croquetas de Bacalao y gambón argentino

Vuelvo con uno de los bocados que más me gustan, mejor dicho que más gusta en casa, unas croquetas, en esta ocasión unas croquetas de Skrey y Gambones Argentinos.
Las croquetas de bacalao es una más de mis especialidades pues este pescado es otro de los ingredientes que siempre tengo en mi frigo o despensa, ya sea congelado o salado.

En esta ocasión era un trozo de Skrey fresco, nó, lo siguiente, fresquisimo y con una carne que quitaba el sentido solo al mirarlo y unos gambones argentinos enormes.

Siempre explico o busco algún truco en la elaboración de las recetas para conseguir ir un punto más allá que la vez anterior y así para mejorar el sabor del producto final que vamos a consumir y en esta ocasión la elaboración ha sido diferente, por eso tanto el bacalao como los gambones los he preparado confitados para potenciar el sabor.

En otras ocasiones ya he comentado, que actualmente hay como una revolución en torno al mundo de la croqueta, se va trás la búsqueda de la croqueta perfecta y hay muy buenos y famosos cocineros tras ello y muy buenos locales de restauración en cada ciudad de este país.

Habitualmente no los busco, aunque en alguna ocasión los he visitado, pero es que como soy una gran aficionada a las croquetas prefiero informarme a través de la lectura sobre como las elaboran los grandes y después probarlas yo en mi casa, es para mi una gran satisfacción aprender cosas nuevas y conseguir un producto tan delicioso como estas croquetas.

Ingredientes:

  • 300 gr. de Skrey (bacalao fresco)
  • 6 gambones argentinos
  • 2 dientes de ajo sin germen
  • 1/4 de cebolla tierna
  • ramas de perejil fresco
  • 60 ml. d aceite de confitar el pescado
  • 60 gr. de harina
  • 400 ml de leche
  • 100 ml de caldo de pescado (hecho con espina de bacalo)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Un toque ligero de Nuez moscada (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra para la fritura

Elaboración:

La cantidad de aceite para confitar el pescado:

  • Debéis calcular que cuando introduzcáis el pescado, este debe quedar cubierto, aunque pueda pareceros mucha cantidad no importa, ya que después el aceite que sobre lo utilizaremos para guisos de pescado o paellas.

La leche de la bechamel:

Con dos cucharadas de aceite rehogar las cabezas de las gambas y sin nada de aceite añadirlas a un cazo donde pondremos la leche y al fuego, cuando empiecen a hervir la retiramos y dejamos infusionar unas horas.

El Fumet:

El Fumet podéis hacerlo con espinas y recortes de la parte alta del lomo del bacalao de la manera habitual, aquí os dejo el enlace a la receta de fumet

La Bechamel de bacalao y gambones:

  • En un cazo poner aceite, en mi caso puse aceite Arboleda, mezcla de la variedad Empeltre y Arbequina del bajo Aragón.
  • Calentarlo hasta llegar a una temperatura de 80º , en ese momento introducimos el bacalao y los gambones limpios de cáscara e intestino.
  • Tapamos el cazo dejando que se cueza o confite el pescado fuera del fuego, en el calor del aceite y dejamos reposar hasta que este frío.
  • Una vez frío sacamos del aceite y separamos las lascas del pescado, dejándolo limpio de espinas si las hubiera y de piel.  En este caso lo trocearemos en trozos más pequeños al igual que los gambones y lo reservaremos.
  • Para hacer el roux de la bechamel utilizaremos el aceite de confitar los pescados, lo pondremos en una sartén y cuando este caliente añadimos la harina, removemos bien hasta que este tostada ligeramente y añadimos la leche y el fumet de bacalao.
  • Removemos rapidamente y sin parar para evitar que se hagan grumos, añadimos el pescado troceado y seguimos cociendo la bechamesl 20 minutos a fuego medio-bajo.
  • Debe quedar cremosa, tirando a blanda, hay que tener en cuenta que la pasta que nos queda hay que taparla a piel, con un papel film y meterla al frigo, allí con el frío, se endurecera un poco.  De esa manera cuando la vaymos a trabajar será mucho más fácil.
  • Una vez que este fría haremos porciones y las rebozaremos en harina (muy poquita) y huevo batido más una capa de pan rallado y las volveremos a meter en el frigorífico hasta el momento en que las vayamos a freir para servir.
  • Esto hará una cobertura crujiente y un interior cremoso.
  • El tamaño de la croqueta debe ser a gusto del consumidor, hay quien aconseja que sea del tamaño de dos bocados y otros prefieren una croqueta bien grande, depende de vuestro gusto.
  • Mi consejo es freirlas en aceite de oliva virgen extra, este aceite resiste altas temperaturas sin descomponerse, por lo tanto el aceite crea una capa crujiente alrededor del alimento evitando que penetre el aceite en el interior.
  • Freir a 160 ó 180 grados, sacarlas a un cestillo de metal para que suelten el exceso de aceite o a un plato donde pondremos papel de cocina para que lo absorba.
  • Servir y disfrutar.

Para conseguir una buena fritura y bonito color el recipiente adecuado debe ser un cazo de acero inoxidable que sea profundo, de esta manera el alimento dará la vuelta sobre si mismo al freír y quedara un color uniforme y bonito.

Recordad que la fritura en aceite de oliva favorece la digestión de los alimentos ya que no resulta pesada ni agresiva para el estómago. Al menos en casa consumamos salud a través de un buen aceite.

Espero que sean de vuestro agrado.

 

 

Croquetas de morcilla y manzana

 Croquetas morcilla y manzana

Una receta pendiente desde hace mucho tiempo, tan sencilla que ya no puede ser más,  el resultado una delicia y todo porque siempre me gusta mucho mezclar sabores y poner en mi mesa cosas que las tienes siempre a la vista y a tu alcance, pero que la verdadera chispa esta en saber mezclarlas.

Estas croquetas ya las he hecho varias veces pero nunca  llegaban a la foto, el día 6 en el encuentro de bloguers de Puerto Venecia, Hugo López Diáz    el cocinero de la Escuela El Azafrán nos obsequio con otras bolas de morcilla  con algo más, deliciosas, que pronto colgare para que también vosotros podáis disfrutar de una receta tan rica y tan atractiva a la vista.

Las croquetas nos encantan y siempre tengo en el congelador, son un buen fondo de congelador para tener buenas cenas de picoteo, sin renunciar a la calidad a la que ya estamos acostumbrados ya lo he dicho en otras ocasiones, y sigo  probando mezclas quien sabe si un día de estos me da por poner una “croquetería” jajaja…. no sería mal oficio ¿no os parece?

Ingredientes:

  1. 200 gr de morcilla de arroz y piñones
  2. 1 puerro
  3. 1/2 manzana grande, especialidad Golden
  4. 80 gr. de mantequilla
  5. 60 gr. harina
  6. 550 ml. de leche
  7. Nuez moscada rallada
  8. Una pizca de canela

Para la fritura

  1. Aove
  2. Harina
  3. 1 huevo
  4. pan rallado

Elaboración:

  • Cortar en brunoise el puerro y la manzana y reservar
  • Quitar la piel a la morcilla, sobre todo debe ser de arroz, morcilla aragonesa con piñones y trozos de avellana como las de siempre, desmigar la morcilla y reservar
  • En una sartén añadir  los 80 gr. de mantequilla cuando esté caliente añadir el puerro y la manzana;  rehogar  a fuego medio removiendo sin parar para que el puerro no se pase de color y la manzana se confite y quede todo como una compota.
  • Añadir la morcilla y remover hasta que quede bien amalgamado, añadir la harina mezclandola bien con el resto de ingredientes.
  • Añadir la leche y dejar cocer a fuego bajo durante 15 minutos,  removiendo para evitar que se pegue al fondo de la sartén.
  • La masa de las croquetas debe quedar un poquito blanda pero manejable a la hora de darles forma.
  • Cuando esté la pasta fría modelarlas y pasar por harina, huevo batido y pan rallado.
  • Si no vais a consumirlas todas, colocarlas sobre una superficie dura, por ejemplo la   tabla de cortar o una fuente o bandeja,  meterlas al congelador una vez congeladas guardar en bolsas de plástico.

A la hora de presentarlas he frito unos piñones y en el fondo del plato he añadido unas lineas de vinagre a la miel de La Chinata, el conjunto de sabores !buenismo!

La cantidad habitual que utilizo para la bechamel que lleva la pasta de croquetas es de:

120 gr. de mantequilla

120 gr. de harina

1 litro de leche

sal, pimienta blanca y nuez moscada rallada

La manera más rápida de dar forma a las croquetas es utilizar la manga pastelera, espolvoreando de harina  la tabla de cortar o la encimera bien limpia, formamos rulos o lineas de pasta y después se corta a la medida que más nos guste,  otra opción es hacerlas al modo tradicional, formarlas con dos cucharas; en este caso preferí hacer bolas con el saca-bolas de helado, lo más importante es hacer una pasta de calidad, conseguir que nuestras croquetas sean inolvidables.

 

 

 

Montaditos de berenjena

 

 

Una vez más sale en este blog el nombre de Stefano de Pieri, cocinero Italiano afincado en Australia del que aprendí algunas recetas en su programa Una gondola en el Murray; recetas que sigo haciendo habitualmente, son  sencillas, de cocina cien por cien mediterranea, elaboradas unas veces en su restaurante, otras  en casa de sus vecinos o de sus tias y familia.

Esta se puede incluir en el apartado de tapa o pica-pica, es como un entretenimiento hasta que llega el plato fuerte; acompañandolo una ensalada verde y una salsa de tomate casera. La receta original no llevaba pan, tampoco bacón o jamón, pero desde hace tiempo le pongo una base de pan de semillas tostado y me gusta más.

Otro motivo por el que lo hago es que soy fan de la berenjana y muchas otras hortalizas, no en vano, mi familia en el pueblo tenian todo tipo de hortalizas en los campos y en el verano, sobre todo con el tomate, era un festin.  Comiendo todo cultivado de forma tradicional y cosechado en el tiempo apropiado.  Entonces no eran todas del mismo tamaño, no eran de diseño, hasta los tomates más pequeños tenian un olor y un sabor extraordinario, actualmente es una pena, que  ya no podemos disfrutar del placer de coger un tomate directamente de la rama y despues de limpiarlo un poco, abrirlo, añadir un poco de sal  y a la boca.

Vuelvo a la receta, es muy sencilla de hacer así que os la recomiendo sobre todo como parte de un picnic, acompañando a un pollo asado, con unos pinchos de tortilla de patata y un mezclum de lechugas fresquitas, una sangría o un tinto del Campo de Borja, Cariñena o Somontano  de Huesca

A todos los que no conozcáis los vinos de las comarcas que os indico arriba, os animo a hacerlo, en Aragón tenemos unos vinos estupendos.

INGREDIENTES:

  1. 2 Berenjenas de tamaño medio
  2. salsa de tomate casera
  3. Queso rallado Grana Padano
  4. Jamón serrano o bacón ahumado
  5. Pan de semillas tostado
  6. Sal
  7. Harina de rebozar
  8. Aceite de oliva V.E.

ELABORACIÓN:

  • Cortar en rodajas las berenjenas añadir la sal y dejar que “sude” para que la mezcla de sal con el agua de la berenjena expulse las sustancias amargas que tiene, una vez haya hecho esto, se secan con un papel de cocina y se rebozan en harina de trigo.
  • En una sartén poner aceite de oliva virgen extra y freir las rodajas de berenjena, al sacarlas de la sartén colocarlas en un escurridor o en un plato con papel absorvente.
  • Cortar el pan en cuadraditos y tostarlo ligeramente, poner una cucharadita de salsa de tomate casera, una lonchita fina de jamón doblada o una tira de bacón pasada por la sartén unos segundos y tapar con la rodaja de berenjena.
  • Poner encima un poco más de salsa de tomate casero y queso rallado Grana Padano o Parmigiano Regiano
  • Meter al horno para gratinar un poco el queso y listo.
  • Es recomendable comer las tapas templadas

TRUCO:

Para que la berenjena no absorba mucho aceite al freirla, leí  en un libro de comida vegetariana, que combiene tenerla en agua con sal de 12 a 24 horas; con este proceso, conseguimos que la berenjena se hinche de agua y al freirla absorba menos  aceite, por lo tanto evitaremos un aporte excesivo de grasa al consumirla.

Para escurrir las frituras,  yo uso el cestillo metálico que tengo para cocer verduras al vapor, de esa manera se consume menos papel y somos más ecólogicos, estamos por el ahorro en todo.

 

 

Bocaditos de sobrasada o queso con frutos secos

  Los bocaditos de sobrasada y queso con frutos secos es una receta que no tiene más misterio, que aprovechar los retales que quedan de la masa de hojaldre, que se utiliza para otras preparaciones como los volovanes de la receta anterior.
  Se cortan con un cortapastas, se pinta la base de huevo batido y ponemos un trocito de sobrasada con un poquito de miel, colocamos encima otra lamina de hojaldre, cortada del mismo tamaño y presionamos para que se peguen las dos placas con el relleno dentro, pintamos de huevo y ya está lista para el horno.
  El otro bocadito, se prepara de idéntica manera, rellenándolo de queso de cabra y en la placa que colocamos encima, la pintamos con huevo batido y le ponemos frutos secos, yo he puesto pipas de girasol y sésamo.
  Meter al horno, cocer hasta que coja color y listo.   Como se puede ver es aprovechar las sobras de un hojaldre y algo más que haya sobrado por la nevera  y tendremos una tapa muy apetitosa.                              
 Es recomendable comerla caliente o por lo menos templada.