Tag Archives: Zanahoría

Pakoras

Pakoras, Salmorejo Cordobés y Libritos de Pechuga de Pollo

Hoy como aperitivo empezamos con unas Pakoras, unos deliciosos buñuelos especiados de la Gastronomía Hindú, cuya peculiaridad esta en que la harina que se usa es de garbanzo y son condimentados con una mezcla de sus ricas especias como el Garam Masala.

Son, ni mas ni menos, que unos buñuelos con verduras de todo tipo como las espinacas, zanahorias ralladas, berenjena, tomate calabacín etc.. puedes rallar las verduras y mezclar varias, como he hecho en esta receta o puedes hacer la masa con la harina de garbanzo y rebozar en ella una sola verdura, las que se hacen solamente con de cebolla se llaman “bhajis” pero también  pueden hacerse de pollo o de queso, eso si, hay que tener claro que es un plato muy calorico pero no debe importaros, no váis a comerlo todos los días ¿verdad? pues a disfrutarlo, que de vez en cuando que no hace daño.

Siempre recomiendo que ya que cada día tenemos que comer, que sea mezclando sabores, texturas o presentaciones nuevas, ahora lo tenemos fácil pues se encuentra de todo en los super.  Con la comida es importante mantener cierta curiosidad por descubrir recetas nuevas, tanto de nuestro país como de otros, con los mismos alimentos de cada día y enriquecemos nuestro bagaje cultural y Gastronómico.

Ahora vamos con las Pakoras, estas pueden servirse como snak para comenzar una comida acompañadas de salsa picante u de yogur, pero también nos sirven como acompañamiento de platos de carne o pescado.

En esta ocasión las he presentado como podéis ver con unos libritos de Pechuga de Pollo y un Salmorejo fresquito, que les apetecía más que una salsa picante, con el calor que hace no era lo más aconsejado.

Ha sido  Miriam El Invitado de Invierno quien me ha dado la idea, pero midiendo las cantidades a mi manera.

Ingredientes:

  • 6 cucharadas grandes de harina de garbanzo
  • 3 de harina de arroz
  • 1 cucharada de bicarbonato o levadura tipo Royal, yo prefiero esta última
  • sal.
  • Agua fría la que admita
  • Especias: Semillas de cilantro macahacadas, comino, nuez moscada, chile en polvo o en su defecto 2 cayenas secas sin las simientes, clavo y gengibre rallado fresco.
  • Zumo de limón (2 cucharadas)
  • Brócoli cocido al vapor
  • 1 zanahoria rallada
  • 1 trozo de calabacín rallado ( a vuestro gusto)
  • 1/4 de cebolla dulce o tierna

Elaboración:

  1. En primer lugar tamizar y mezclar en un bol las harinas, la sal y las especias machacadas en un mortero y añadir agua la que admita, debe quedar una masa algo espesa, tipo tortitas o creps, reservar 30 minutos.
  2. Cortar y lavar los ramitos de brócoli y cocerlos 5 minutos en agua hirviendo, (mejor en una vaporera) sacar enfriar y reservar.
  3. Pelar y rallar la zanahoria con la mandolina y el trozo de calabacin que teniamos reservado, (yo no pelo el calabacín nos gusta su piel verde igual en cremas que rebozado o frito)
  4. Cortar la cebolla en brunoise.
  5. Mezclar en el bol todas las verduras cortadas y ralladas  con la masa que tenemos preparada.
  6. Con una cuchara de helado (o dos cucharas soperas) coger la masa y freir en una sartén honda o cazo con aceite de girasol o mantequilla clarificada (ghee) las Pakoras, es importante que el aceite este muy caliente para  que queden crujientes al sacarlas de la sartén.
  7. Freirlas 2 ó 3 minutos por cada lado, al sacarlas de la sartén colocarlas sobre papel absorbente, debemos evitar que quede la fritura aceitosa. Con este método conseguiremos unos fritos crujientes.

Y ya tenemos nuestras ricas y deliciosas Pakoras.

Si tenemos en casa alguien a quien la verdura no le gusta mucho, esta es una buena receta y ocasión para que lo haga, os encantará y no dejaráis ni una en el plato.

También puede utilizarse el calabacín o berenjena en rodajas, yo utilice varias verduras y hortalizas porque nos gusta más este tipo de mezcla.

Es una buena opción para poner en la mesa en estas noches de verano en esas cenas informales con amigos, también os dejo enlaces a otras recetas que os gustarán, eso espero.

 

 

 

 

 

Ensalada templada de lentejas y chipirones

 

A pesar de que sigue haciendo frío y un tiempo desapacible por el viento fuerte que tenemos aquí, empiezo a añorar las ensaladas variadas y quiero dejar las preparaciones de platos de cuchara, por ese motivo aunque hoy he cocido unas lentejas me he decantado por una Ensalada templada de lentejas y chipirones y ha sido todo un acierto.

Sencilla y rápida si se utiliza legumbre comprada en botes, el resto de ingredientes son tan comunes y sencillo, que probablemente muchos de vosotros tengáis ahora mismo en vuestro frigorífico.

Ingredientes para dos personas:

  1. 150 gr de lentejas
  2. 1 puerro
  3. 1 zanahoria
  4. 1 trozo de apio
  5. sal

Cocer  las lentejas con las verduras, hay que dejarlas a punto de ensalada, es decir unos minutos menos de cocción que si son para comer estofadas colar el agua y pasar un poco por agua del grifo para parar la cocción, sacudir el exceso de agua y pasar al plato directamente.

En olla a presión con 12 minutos es suficiente

Ingredientes de la ensalada:

  1. los 200 gr. de lentejas cocidas
  2. 1 bolsa de brotes de ensalada
  3. 1/2 bote de maiz pequeño
  4. 1/2 cebolla tierna
  5. tomates cherry
  6. Aceitunas rellenas de anchoa
  7. Sardinas en aceite
  8. Chipirones
  9. Sal Maldon
  10. Pimienta blanca

Vinagreta:

  1. 3 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra del bajo Aragón
  2. 1 de Vinagre de Módena
  3. 1/2 cucharadita de Mostaza de Dijon
  4. aceite y jugo de los chipirones

Elaboración:

  • Mezclar las lentejas con el maíz y colocar en el centro el plato, a un costado poner los brotes de lechuga.
  • Colocar encima la cebolla cortada en pluma, los tomates cherry partidos por la mitad y las sardinas en aceite
  • Poner una sartén con aceite al fuego y cuando esté muy caliente añadir los chipirones, salpimentar y pasarlos vuelta y vuelta pero que cojan color un poco tostado, sacar de la sartén y colocar en el plato.
  • Aprovechar el aceite y los jugos sobrantes que han quedado en la  sartén y añadir a los ingredientes de la vinagreta, batir o agitar si lo habéis puesto en un bote y salsear la ensalada.
  • Añadir escamas de Sal Maldon y servir rápidamente, el chipirón debe estar templado

 

 

Pastel de berenjena y pollo

 

Este es otro pastel para aprovechar restos de otro plato del día anterior.

El caso es que hace dos días, hice un pollo asado, que por cierto salio insuperable de sabor y tengo que repetirlo para colgar la receta en el blog , de este pollo,quedo una pechuga y el ala; lógicamente fue a parar al frigo con la intención de hacer unas croquetas con el, pero hoy al sacarlo de la nevera pensé que podía ser otra cosa, un pastel tibio con berenjena y algo más de verdura de la que hay por la nevera.

Dicho y hecho, ha sido algo entretenido pero el resultado ha valido la pena, muy bueno, apreciando todos los sabores pero destacando el sabor del pollo, si os apetece probarlo,  me gustaría que me contarais que os a parecido la mezcla desabores y que tipo de pasteles salados hacéis vosotras y vosotros, mis lectores.

Os invito, sobre todo, a los que están al otro lado del Atlántico, que son muchos, gracias por seguirme.

 

Ingredientes:

  1. 1 cuarto delantero de pollo asado
  2. 1/2 cebolla tierna
  3. 1 manojo de espárragos trigueros
  4. 4 zanahorias
  5. 2 ajos tiernos
  6. 1 berenjena grande
  7. 4 huevos
  8. 200 ml. de nata fresca
  9. sal, pimienta blanca
  10. Queso rallado Grana Padano
  11. Aceite de Oliva Virgen Extra
Guarnición:
Endivias, Tomates Cherry y lascas de queso Grana Padano para adornar la ensalada

Elaboración:

  1. Lavar y cortar en laminas la berenjena, salar y dejar en un escurridor para que suelte el sabor amargo que tiene.
  2. Pelar las zanahorias y cocer en agua durante 10 minutos, sacar a un bol de agua fria para que conserven su color y reservar.
  3. Pelar los espárragos trigueros, cocer en agua con sal   minutos, sacar a un bol de agua fría para que conserven su color, reservar.
  4. Cortar en brunoise la cebolla el ajo tierno y las laminas mal cortadas o mas feas de la berenjena cortadas en cubos, añadir  aceite a una sartén y pochar, añadir la carne del pollo troceada, saltear unos 2 minutos y reservar.
  5. Lavar las laminas de berenjena y secar, salpimentarlas y pasarlas por harina muy ligeramente, sacudir la harina sobrante y freír en aceite de oliva.
  6. Sacar de la sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que suelte el aceite sobrante.
  7. Batir en el vaso de la batidora 4 huevos con la nata liquida, sal y pimienta.
  8. Untar un molde con mantequilla, cubrir el fondo con queso Grana Padano rallado y empezar a colocar las laminas de berenjena frita hasta cubrir el molde.
  9. Colocar la primera capa de pollo salteado y encima los esparragos trigueros, añadir una parte del batido hasta cubrirlo.
  10. volver a añadir carne de pollo salteado y encima una capa de laminas de zanahoria cocida, volver a cubrir con el batido
  11. Añadir nuevamente la ultima capa de carne de pollo, tapar con tres laminas de berenjena y añadir lo que nos queda del batido de huevos y nata.
  12. Meter al horno frío, en una bandeja a baño María, tiempo total de cocción 50 minutos a 175º
  13. El tema del horno es variable, cada uno aplicara el tiempo acorde a su horno.
  14. Apagar el horno y dejar con la puerta abierta para que se asiente el pastel.
  15. Dejar que enfrie un poco y servir con una ensalada.

El pastel esta muy bueno tibio, pero puede consumirse frío perfectamente, ganara en sabor y quedara más asentado, sera mejor a la hora de cortarlo.

Ideal para cenas en la terraza este verano.

Que aproveche.

Salmón a la vinagreta con Salsa Mornay

Salmón a la vinagreta con Salsa Mornay

 Salmón a la vinagreta con salsa Mornay.

Una vez más el salmón esta presente en mi recetario, siempre aprovecho para comprar un corte de peso importante, y ya en casa lo dispongo para varios cortes y recetas, una parte importante es para la receta de salmón marinado al que somos adictos ya lo he dicho en otras ocasiones, es un alimento muy sano por su aporte de ácidos grasos omegas- 3, que sirven para controlar el colesterol y los triglicéridos, pues ayudan a aumentar la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos.

Por este motivo os recomiendo el consumo habitual de salmón en general para toda la familia, y en particular en caso de personas con trastornos cardiovasculares.

Ingredientes:

  1. Salmón en trozos
  2. Caldo corto:
  3. 1 vaso de vino blanco
  4. 1 cebolla pequeña con dos clavos de olor
  5. 1 zanahorias
  6. 2 hojas de laurel
  7. Perejil
  8.  1 vasito de vinagre de vino blanco
  9. Sal, pimienta blanca y curry

Elaboración:

  • Poner en una olla el agua y todos los ingredientes necesarios para hacer el caldo corto, cocer 15 minutos y dejar enfriar.
  • Volver a poner al fuego, el caldo corto, e introducir el salmón, debe quedar cubierto, si es necesario se añade agua fría y se lleva a cocer.
  • Se debe cocer a fuego lento y tapada la olla.
  • Los trozos de pescado de un grosor de 2,5 ctm. se escalfaran 10 minutos;  pasados los 10 minutos se dejan enfriar en el caldo, si lo sacamos del caldo es aconsejable cubrirlo con un papel flim para evitar que se seque o mejor todavía con un paño de algodón húmedo, reservarlos y colocar el plato o fuente, sobre una olla con agua caliente para que el pescado no se enfríe.

Sala Mornay:

Ingredientes:

  1. 60 gr. de mantequilla
  2.  1 cebolla pequeña y tierna
  3. 1 zanahoria
  4. 1 cucharada de harina
  5. 1 vaso y medio de liquido, mitad de leche y mitad de fumet de pescado
  6. una rama de perejil
  7. sal, pimienta blanca y nuez moscada.
  8. 30 gr. de queso gruyere y 30 gr. de queso parmesano o Grana Padano

Elaboración:

  • Poner al fuego en una sartén 30 gr. de mantequilla y rehogar la cebolla y la zanahoria cortadas en brunoise, estar muy al tanto del rehogado para que queden muy blanditas, pero no cojan color oscuro.
  • Añadir la harina y mezclar con la leche y el fume de pescado, añadir el perejil cortado en trozos muy pequeñitos, la sal, la pimienta y la nuez moscada, cocer a fuego lento hasta que la zanahoria este blandita.
  • Una vez cocida la salsa pasarla por un pasa purés o batidora, añadir los quesos y ligar antes de servir con los 30 gr. de mantequilla restantes.
  • Colocar los trozos de salmón en el plato y añadir la salsa Mornay por encima.
  • También podéis añadir  los trozos de salmón a la salsa y dar un toque de 2 minutos en el fuego sin que llegue a hervir.

Truco:

La cocción de pescado en este caldo corto se puede aplicar a pescados blancos como la pescadilla, la dorada, lubina etc…  variando el pescado tendréis la opción de degustar más sabores, utilizando  la misma salsa como acompañamiento.

Conejo con setas al aroma de tomillo y romero

 

Conejo con setas al aroma de tomillo y romero.

Ya estamos terminando el otoño y a las puertas del duro invierno y lo que apetece en la cocina son platos guisados y más condimentados por eso de aportar más calorías al cuerpo; también es tiempo de setas, frutos secos, que con hierbas aromáticas, todo ello como acompañamiento de cualquier carne nos proporcionara un plato contundente y lleno de sabores que disfrutaremos a tope para cargar pilas y afrontar los cambios de tiempo que esta época del año nos trae.

Tengo muchas recetas de conejo que a lo largo de los años he ido elaborando y que voy a ir colocando en el blog poco a poco. Esta es una carne muy apreciada por aquí, pues estaba presente en los montes cercanos y en las pequeñas granjas que había en cada casa de mi pueblo y que eran la base de la alimentación de cada familia, junto con gallinas, pollos y cerdos.

El tomillo también es traído y posteriormente secado y guardado en un frasco, del monte cercano a mi pueblo.

Cuando se vive lejos del mar la dieta es eminentemente carnívora  siempre acompañada de verduras, hortalizas y frutas endémicas de la zona en la que se vive.  Eso cambio ya hace muchos años desde que se propago el cultivo de verduras etc. en invernaderos y así podemos disfrutar todo el año de más variedad de vegetales.

 

INGREDIENTES:

  1. 1 conejo cortado en trozos medianos
  2. chalotas o cebollita francesa
  3. 250 gr. de setas variadas, Champiñón, Níscalo,Seta de cardo etc..
  4. 1 tomate grande pelado y sin pepitas, triturado
  5. 2 zanahoria
  6. Aceite de oliva V.E.
  7. Sal, pimienta negra
  8. 1 bouquet garnie (laurel, tomillo, romero)
  9. 1 copita de brandy
  10. 2 cucharadas de harina

PICADA:

  1. 6 almendras, una cucharadita de piñones
  2. 1 rebanada de pan frito

ELABORACIÓN:

  • Limpiar la zanahoria y cortarla en rodajas gorditas.
  • Limpiar las setas y trocearlas.
  • Para facilitarnos la tarea de pelar las cebolletas, poner un cazo con agua a hervir, añadir las cebolletas  dejarlas dentro un minuto.
  • Retirar el cazo del fuego y cuando estén tibias peladlas.                                                                                                                                                                                                                                                  Salpimentar los trozos de conejo y envolverlos ligeramente en harina, poner aceite de oliva en una sartén, freír y dejar que cojan un color doradito, a fuego no muy alto, pues hay que evitar que el aceite se queme ya que lo aprovecharemos para freír las setas y el resto de los vegetales .
  • Retirar los trozos de conejo a un plato y añadir a la sartén las cebollitas , la zanahoria y las setas rehogar  unos minutos.
  • Añadir el tomate triturado,seguir rehogando unos minutos más y añadir la copita de vino de brandy y dejar evaporar el alcohol.
  • Añadir el ramillete de hierbas aromáticas y rectificar de  sal y pimienta si hace falta.
  • Freír la rebanada de pan y las almendras y piñones, sacar de la sartén a un mortero, majarlo todo junto, añadir 250 ml. de agua caliente removerlo bien y añadirlo a la cazuela donde hemos puesto el conejo con el sofrito de verdura y setas .
  • Tapar y cocer a fuego bajo 40 minutos, removiendo de vez en cuando y si es necesario añadir más liquido a la cazuela, poco a poco.
  • El conejo debe estar muy tierno y la salsa reducida y con cuerpo.

Acompañarlo de  un buen vino tinto de la tierra y !QUE APROVECHE! os parecerá estar comiendo en el monte absorbiendo esos olores y sabores.