Un cocodrilo que no da miedo

La primera vez que lo vi, fue en el blog Cocina con Ana, después he visto otros panes con formas de animales o caretas de carnaval, en revistas especializadas para profesionales del pan, pero este «Pan cocodrilo, que no da miedo» es muy llamativo para los pequeños
Son panes divertidos, que llaman la atención de grandes y sobre todo la de los pequeños, ya que si regalas un cocodrilo cuando te invitan a la fiesta de cumpleaños de un peque, la diversión está asegurada pues todos quieren comer un trocito del «cocolilo» como ocurrió el año pasado en un cumpleaños al que me invitaron; aunque en esa ocasión el cocodrilo lo hice con masa de brioche para comerlo con el chocolate.
Tengo la panificadora Bifinet que compre en Lidl hace dos o tres años y que utilizo los días en que mis brazos no están útiles para realizar un amasado en condiciones.
La compre porque soy incapaz de renunciar al placer de comer un pan, un brioche, un roscón o una mona de Pascua recién hechos.
Primero por la calidad y autenticidad que tiene el producto al hacerlo en casa y desde luego por el placer que me produce el olor que sale de mi horno y que se dispersa por la casa incluso por la escalera.
Así que en esta ocasión utilice la panificadora en el programa nº 7 que aunque es para hacer pasta fresca yo lo utilizo para hacer ciertas masas.
Ingredientes:
  1. 400 gr. de harina común
  2. 200 ml. de agua
  3. 18 gr. de levadura
  4. 40 ml. de aceite
  5. 1 cucharadita de las de café, de sal
Elaboración:
  • Poner en la cubeta de la panificadora, en primer lugar el agua, el aceite y la sal, encima añadir la harina. Programar la máquina en el  nº 7
  • Este programa tiene una duración de 15 minutos, cuando termina, le añado la levadura desmenuzada y le programo nuevamente en el nº 7, para 10 minutos más.
  • Tengo la costumbre de dejar que algunas piezas hagan el primer levado dentro de la cubeta, aprovechando  el calor residual que se produce solo por el funcionamiento de la máquina.
  • Cuando la masa haya doblado su volumen la pongo encima de la mesa y l atrabajo para desgasificarla, hoy la he trabajado con el rodillo para extenderla sobre si misma y así poder dar forma al cuerpo.
  • He apartado 4 bolitas para hacer las patitas del cocodrilo.
  • Una vez que esté formado, cortamos la boca con la tijera bien afilada y colocamos papel de horno dentro de la boca para que al hacer el segundo levado no se cierre ni se deforme, lo cubrimos con un paño blanco de algodón y lo dejamos apartado de corrientes de aire hasta que la masa vuelva a doblar su volumen.
  • Precalentamos el horno a 180º unos minutos antes y  cortamos con tijera dando forma a las escamas del cuerpo y tres cortes en las patitas para darles forma. 
  • Metemos al horno y dejamos que pasen 20 minutos o hasta que coja un bonito color, siempre debemos hacer la prueba de la suela del pan, si esta suena a hueco, el pan ya está cocido.
  • Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.
  • Siempre que metáis un pan al horno hay que añadir vapor, ya sea con paños mojados o colocando un plato con agua o cubitos de hielo.
Si tenéis niños pequeños y les ponéis en la comida o merienda un pan así, seguro que les haréis felices y la comida será más divertida.
 

Post relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *