Mantecados de avellana

Hoy quería visitar a una amiga, y como sé que mis mantecados le gustan mucho, me he puesto manos a la obra; además a mi marido y a mi hijo les encantan, y también he aprovechado para tener un detalle con otra persona que me escucha y me ayuda en asuntos de trabajo.

Pero esta vez he pensado en alterar la fórmula anterior, los mantecados anteriores llevaban almendra molida, a estos les he añadido avellana molida y aunque el toque de anís me gusta mucho, esta vez he añadido ralladura de naranja que también le da un buen punto.

Cuando sacaba los primeros del horno, subía mi marido a casa, y me comentaba que el olor que invadía la escalera, era un escándalo, y ya subía pensando en que hoy de primer plato comería el postre; es imposible guardar en secreto una afición como esta, en fin, es una afición sana y en mi caso, me la inyectaron en vena desde antes de nacer.

Poco después me ha llamado mi hijo,le he invitado a comer, y ha aceptado, como no, sobre todo cuando ha oído que había hecho los mantecados; mi hija cuida un poco la línea y de momento ha pasado, pero ya caerá en la tentación en otro momento.

Con estas cantidades han salido 65 unidades, así que tenemos dulces para esta semana tan festiva.

 

 

Ingredientes:

  1. 375 gr. de manteca de cerdo yo uso de cerdo ibérico
  2. 125 ml. de aceite de oliva virgen extra de 1 grado
  3. 300gr. de azúcar
  4. 2 huevos
  5. 150 gr. de avellana molida
  6. Ralladura de una naranja
  7. 700gr. de harina, aproximadamente. mitad repostería, mitad de fuerza,

Elaboración:

  • Sacar la manteca del frigorífico y dejar a temperatura ambiente.
  • Cuando este manejable, añadirla a un bol junto con el azúcar y batirla en batidora o robot, hasta que quede el azúcar bien disuelto en la manteca, aproximadamente 15 minutos.
  • Yo os aconsejo triturar el azúcar en la batidora, un poco sin llegar a dejarlo azúcar en polvo.
  • Añadiremos los dos huevos, y seguiremos batiendo, cuando se hayan integrado bien, añadir el aceite poco a poco.
  • Cuando tengamos estos ingredientes bien ligados añadiremos en primer lugar la avellana molida y la ralladura de naranja, remover y ligar bien.
  • Seguidamente añadiremos la harina, poco a poco, ahora trabajaremos con una espátula e incluso con la mano.
  • Vosotras y vosotros mismos tenéis que cogerle el punto a la masa, debe ser manejable, pero no dura y tampoco que al trabajarla, se pegue a las manos o a los cortadores.
  • Puede ser que el peso de harina oscile de una marca a otra, dependerá de la fuerza de la harina, nosotros usábamos la misma harina que se utilizaba para hacer el pan y el resultado siempre fue estupendo.
  • Si teneis que añadir harina, hacerlo de cucharada en cucharada para no pasaros.
  • Solo queda preparar la masa encima de la mesa, espolvoreada de harina.
  • He puesto un papel blanco de cocina encima de la masa y con el rodillo la he estirado, para dejarla toda a la misma altura.
  • Cortar la masa con cortadores a vuestro gusto, colocarlos en la bandeja del horno.
  • Pintarlos con huevo batido, en esta ocasión además de añadir azúcar por encima, he añadido una avellana o piñones e incluso unos corazones o estrellas de nieve de azúcar por encima.

 

Están buenísimos, y si os animáis, podéis hacer vuestros propios dulces caseros para estas fiestas, para aliviar la economía domestica.

Incluso es una buena idea para pasar un buen rato en la cocina con los más pequeños, armándolos con un cortador de los de plástico para evitar que se hagan daño con uno metálico.

Seguiré poniendo recetas de cara a las fiestas de Navidad.

 

  

Post relacionados

2 comentarios

  1. Aquí se hacen todo el año, y desde luego en mi casa se comen en cualquier época del año.
    Me gustan mucho tus galletas y tengo que ponerme a hacer un día de estos, ya te contre como me va pero de una maestra como tú se aprendera bien, seguro.

Responder a Mª Jesús-El Fogón Ilustrado Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *