Croquetas de gulas

CROQUETAS DE GULAS

En cada casa o familia, siempre, como las croquetas de la madre o la abuela no hay ninguna, pero parece que se han puesto de moda y ahora encuentras bares de tapeo especializados en croquetas, con todas las mezclas posibles y con diferentes resultados de exito.
Por eso ahora el personal va de propio a las zonas y bares de tapeo a probar este bocado, convertido en tapa de lujo, están ricas pero el precio que les aplican también es de lujo.

Mi madre las hacia estupendas con la carne del cocido o caldo y con huevo duro, bueno, pues cuando era pequeña a mí no me gustaban, prefería las que nos hacia Sor Margarita en el colegio, que llevaban mucha bechamel espesa y poquita carne.

Para mi madre aquello era un agravio pero solo fue en la niñez ,cuando crecí pude valorar que las de ella eran estupendas. A mí me ha pasado lo mismo con mis hijos. Cuando eran pequeños solo querian las congeladas que solo llevan harina con sabor, pero crecieron y también han sabido apreciar, que como las de su madre no hay ninguna.
Mi curiosidad me ha llevado muchas veces a mezclar cosas, como en el “Arroz a la Yaquelim,” con lo queda en la nevera, o con alimentos que creo que quedaran bien y siempre gustan, desaparecen de la fuente rapidamente.

En otro post seguiré hablando de la historia de las croquetas pues tengo una colección de ellas y las iré poniendo en días sucesivos.
Las de hoy son bien sencillas, pero están muy ricas.

Ingredientes:

  • ½ litro de leche
  • ½ litro de caldo de pescado de huesos de rape
  • 120 gr. de mantequilla
  • 130 gr. de harina
  • Sal, pimienta blanca y nuez moscada
  • 1 diente de ajo
  • 1 cayena
  • 1 bandeja de gulas

Elaboración:

  1. En una sartén freír el diente de ajo cortado muy menudito y la cayena, añadir las gulas, dar unas vueltas y reservar quitando la cayena.
  2. Para la bechamel, empezamos poniendo la mantequilla en la sartén y cuando empiece a freír, a hacer burbujitas añadimos la harina, removiendo para que se mezcle bien y se fría con la mantequilla.
  3. Añadir el caldo de pescado y la leche e inmediatamente remover con un batidor continuamente para evitar que se pegue al fondo.
  4. Comprobamos el punto de sal, añadimos más si hace falta, un toque de pimienta blanca y la nuez moscada, para mí indispensable.
  5. Cuando lleve 10 minutos la bechamel cociendo añadir las gulas y seguir cociendo 10 minutos más.
  6. La bechamel debe cocer 20 minutos para que tenga el espesor necesario y para que no quede sabor a harina cruda.
  7. Pasar la pasta a una fuente y pasar un trocito de mantequilla por encima, para evitar que se haga un velo o costra que haría que la pasta estuviera más dura en la primera capa.
  8. Dejar enfriar la pasta.
  9. Pasar a formar las croquetas, la manera más rápida de hacerlas es rellenando la pasta en una manga pastelera, cortamos la punta de la manga y formamos rollos encima de la tabla de cocina bien enharinada.
  10. Cortamos el tamaño que más nos guste y las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado. Freir las que vayamos a consumir en el momento.
  11. Para guardar las que no vamos a consumir, ponerlas en la tabla de cortar o en una bandeja rigida y meter al congelador.
  12. Cuando estan congeladas meterlas en una bolsa de congelación y poner en una etiqueta, la especialidad y la fecha de congelación, así no habra equivocaciones si teneis croquetas de varias clases en el congelador.

Post relacionados

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *