Tag Archives: Aceite de oliva del bajo Aragón

Quiche de verduras y queso ahumado

Tras  una larguisima temporada sin poder hacer las cosas que más me gustan en el cocina, las masas, hoy he podido con esta Quiche de verduras y queso ahumado, aunque parece laboriosa no es para tanto,eso sí, con un resultado exquisito, la masa quebrada es una de mis favoritas.

Otra de las cosas por la que tenía mucho interés en hacerla, era por cambiar uno de los ingredientes que le aportan a esta receta muchas calorías, la nata, sabemos que le da un sabor incomparable, pero hay que probar con otros ingredientes que aporten menos grasa a nuestra dieta.

He probado una nata vegetal con 15 % de grasa vegetal para el relleno, y he sustituido la mantequilla de la masa por aceite de oliva; tampoco he utilizado huevos, aprendí ha hacer esta masa en mi Juventud y la receta básica no llevaba huevos, me gusta como queda y siempre que hago pasteles salados elijo esta fórmula.

Solo utilizo huevos en la fórmula de la masa, cuando esta, servirá de base a una tarta dulce como de manzana o frutas o unas galletas.

Ingredientes para la masa quebrada de aceite:

  • 200 grms de harina
  • 50 grs. de aceite de oliva virgen extra de acidez baja
  • 65 grms de agua.
  • 1/2 cucharadita de café de sal
  • 1/2 cucharadita de azúcar

Elaboración de la masa

  1. Pesar y tamizar la harina, ponerla en un bol, añadir el azúcar, la sal y el aceite de oliva virgen extra. Empieza a mezclar con la yema de los dedos  con una rasqueta de panadero para que la harina se vaya impregnando con la grasa.
  2. Añadir poco a poco el agua y continúa mezclando con las manos o la rasqueta, hasta conseguir unir todos los ingredientes en una bola.
  3. Este tipo de masas no necesita mucho amasado, hay que evitar que desarrolle el gluten que contiene la harina pues así la masa no ofrecera resistencia al estirarla y quedará más crujiente.
  4. Ponerla en una bolsita de plastico o un recipiente tapada durante 20 ó 30 minutos en el frigo.
  5. Pasada media hora, sacar del frigo y extenderla entre dos papeles de horno para evitar que se peque al rodillo.
  6. En este caso he colocado papel de horno en el fondo del molde y lo he engrasado todo con un spray desmoldante.  He cortado el circulo de masa del fondo y un vez colocado en el molde con la masa restante he hecho una tira rectangular para forrar  el contorno del molde de la tarta.
  7. Pinchar el fondo de la masa con un tenedor y colocar un papel de aluminio encima con legumbres para evitar que al cocer la masa se ahueque, tiene que quedarnos perfecatmente lisa.
  8. Cocer de esta manera la masa durante 15 minutos.
  9. Sacar del horno, retirar el papel de aluminio y rellenar con las verduras y el batido de huevos y nata.
  10. Cocer todo junto 30 minutos más. (segun horno)

 

Ingredientes del relleno

  • 1 taza de nata líquida vegetal (200 ml)
  • 2 huevos
  • Queso ahumado de Cantabria (opcional) 100 g o al gusto
  • 1/2 calabacin
  • 100 gr. de calabaza de invierno
  • 1 zanahoria rallada
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1/2 puerro (la parte blanca)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo (sin germen)
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)

Elaboración del relleno

  1. Comenzar rallando el queso y reservarlo.
  2. Lavar y cortar en trozos todas las verduras y reservarlas por separado.
  3. Verter unas 4 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y cuando esté caliente, comenzar por incorporar la cebolla, el ajo picado y el puerro. Pochar unos 10 minutos.
  4. El paso siguiente es añadir la zanahoria rallada y la calabaza de invierno cortada en dados pequeños, pasados 5 minutos, añadir el calabacín en dados pequeños.
  5. Cuando todos los vegetales estén bien blandos y cocidos salpimentarlos, retirar del fuego y dejar que enfríen a temperatura ambiente por unos minutos. Si tenemos en la sartén más aceite y liquido del necesario, al añadir a la masa nuestras verduras, dejarian una base de masa muy blanda.  Por ese motivo ponerlas en un colador para que suelten ese aceite sobrante, añadir el queso y reservar.
  6. A continuación, bate los huevos, añade la nata, la pimienta y la nuez moscada rallada, probar de sal y rectificar si es necesario.
  7. Rellenar nuestra base de masa quebrada (que ya hemos cocido unos minutos) con las verduras y extenderlas de manera uniforme, añadir con una jarrita o cazo el batido de huevos y nata.
  8. Fijar la temperatura del horno arriba y abajo en 180º o en 170º si es con aire, el tiempo de cocción será según vuestro horno, entre 15 y 30 minutos según la profundidad del molde donde la habéis montado.
  9. Para estar seguras de que la quiche esta cocida es conveniente pincharlas con un palito de brocheta en el centro de la Quiche, hay que dejarla cocida, pero jugosa.

Nota:

Si utilizáis el molde clásico de bordes bajos y ondulados y de de 23 a 26 centimetros, el tiempo de cocción será menor que el que ha necesitado esta quiche.

La he montado en un molde de 20 ctms. pues quería hacerla así especialmente hoy.  El tiempo de horno empleado ha sido de 30 minutos para el relleno.

15 minutos calor arriba y abajo a 180º pero con la quiche tapada con papel de aluminio, y entre 15 y 20 minutos más, a 170º con aire y destapada, quería conseguir el color y el grado de cocción exacto que deja la masa crujiente y con un bonito color.

Espero que os guste y aunque veáis la receta larga , no es para tanto, espero que la hagáis pronto y me decis que os parece.

 

Fougasse

 

Una receta más de Pan. En esta ocasión es una Fougasse, un pan plano, típico de la Provenza Francesa. Siempre que la hago, me gusta acompañar la masa con una pizca de HierbasProvenzales; el aroma que despide al cocerse y el sabor que le dan las hierbas, me recuerda a las excursiones que hacíamos de crías por los campos, o las subidas al monte que hay al otro lado del río, cuando en primavera subimos en romería y huele a romero y tomillo, pura delicia.

Este tipo de panes nos llegan desde los primeros tiempos de la humanidad, y han quedado, en la cultura gastronómica de muchos países y de muchas civilizaciones, hasta llegar a nosotros. Hoy se pueden disfrutar, gracias a que hay panaderos y empresas que nos dan a conocer diferentes formas, y clases de pan de otros países.

Con las cantidades que indico más abajo, salen dos panes. He utilizado una parte para la fougasse, y la otra parte para hacer una Pizza.

En la antigua Roma , el Pani focacius era un pan plano cocido en las cenizas del hogar, este terminó convirtiéndose, en una amplia variedad de panes de la misma familia, incluyendo la Focaccía en Italia, la Hogaza en España, la Fugasa en Liguria, la Pogaça en Baleares, y la Fougasse en la Provenza y otras regiones de Francia.

Las versiones francesas son proclives a tener ingredientes añadidos como aceitunas, queso, anchoas, trocitos de panceta, etc.

Se utilizaba la fougasse para calcular la temperatura del horno de leña: el tiempo que tardaba en cocerse daba una idea de la misma, y de si el resto del pan podía introducirse.

Era costumbre que los obreros panaderos, la consumieran en su almuerzo. Fuente de esta información, wikipedia.

Ingredientes:

Para dos panes

  1. 250 ml. de agua
  2. 4 cucharadas de aceite de oliva V. E.
  3. 1 cucharadita y media de sal
  4. 475 gr. de harina de fuerza
  5. 2 cucharaditas de azúcar
  6. 1 cucharadita y cuarto de levadura seca de acción rápida
  7. Un poco de aceite para pintar la masa antes de ir al horno
  8. Sal gorda para espolvorear por encima de la fougasse
  9. Hiervas provenzales para espolvorear.
  10. La receta original lleva 3 cucharaditas de hierbas provenzales para echar en la masa, pero yo prefiero hacer la masa sin ellas y al final, cuando va a ir al horno, primero pinto la fougasse con el aceite, después añado la sal gorda y por último un puñadito de hierbas provenzales por encima.

Elaboración:

  • Añadir a la cubeta de la panificadora por este orden los ingredientes, en primer lugar el agua, seguidamente el aceite. En un rinconcito se echa la sal y en el rincón opuesto, el azúcar.
  • Pesar la harina y añadirla encima de los liquidos, hacer un hueco en el centro de la harina y añadir la levadura seca.
  • Programar la máquina en el numero 7, con 15 minutos de amasado.
  • Cuando termine el amasado, tapar la máquina con un paño y dejar que la masa haga el primer levado durante 20 minutos.
  • Pasados los 20 minutos, sacar la masa desgasificarla, aplastándola y estirándola con las manos, hacer tres pliegues con ella, partir el pastón de masa en dos y con uno estirarlo en forma de triangulo.
  • Colocarlo en la bandeja y hacer los cortes clásicos de la fougasse.
  • Tapar la masa con un paño blanco y dejar que haga el segundo levado aproximadamente, 30 minutos; el tiempo dependerá de la temperatura de la cocina.
  • Cuando veáis que ha doblado su tamaño, pintarlas con el aceite de oliva, espolvorear la sal gorda o Maldon y las hierbas provenzales por encima.
  • Meter en horno precalentado a 200º, hornear durante 15 minutos o hasta que estén doradas.

Siempre repito que los tiempos de horno, los tenéis que ajustar con la práctica, cada uno conoce su horno

Colines de semillas

Contaba en el post anterior, que el 12,es el día más importante de nuestras fiestas, pero los actos que se celebran el día 13 también tienen mucha transcendencia. Se celebra por la mañana, La ofrenda de Frutos; y por la tarde-noche, El Rosario de Cristal.

Según un periódico local, más de 2.500 personas de 45 grupos han llevado a los pies de la Virgen del Pilar más de 3 toneladas de alimentos. La Ofrenda de Frutos, es uno de los actos más emotivos y entrañables de las fiestas, hoy se ha cumplido una vez más con la tradición, y el número de personas que acuden a este acto va cada año en aumento. Alimentos que son donados a la Cofradía de El Refugio, cofradía que a su vez los reparte entre distintas asociaciones de la ciudad, para que las hagan llegar a las personas más necesitadas.

  El Rosario de Cristal lo forman 200 faroles y 30 carrozas iluminadas, carrozas que durante el resto del año están expuestas en la Iglesia del Sagrado Corazón, para que puedan verlas todas las personas que lo deseen.

Esta procesión, tiene su origen en el siglo XIX . Se creó una cofradía dedicada al Santísimo Rosario de Nuestra Señora del Pilar y fue idea de su presidente dotar de faroles de cristal que representaban todas las partes del Rosario. Estos faroles eran llevados por los fieles que desfilaban en dicha procesión. Con el transcurso de los años se modernizo, añadiendo en el año 1957 la megafonía, y en 1969 se sustituyeron las velas de los faroles por iluminación eléctrica alimentada por pilas.

 

  

Actualmente, cada año son más las personas que desfilan, y muchas más las personas interesadas en ver tal acto. Es una pena que no tenga tanta notoriedad fuera de nuestra región, pues un acto muy bonito.

Acompaño con unas fotos, para que podáis apreciar una parte de nuestras fiestas, y espero que sirvan, para que cada vez haya más personas que deseen viajar y conocer nuestra ciudad y nuestra tierra.

 

 Hoy para celebrar este día os dejo la receta de los colines con pipas y sésamo.

Ingredientes:

  1.  310 gr. de harina de fuerza
  2. 175 ml. de agua
  3. 20 ml. de aceite de oliva V.E. del bajo Aragón
  4. 10 gr. de sal
  5. 15 gr. de levadura fresca
  6. 1 puñadito de sésamo tostado
  7. 1 puñadito de pipas de girasol

Elaboración:

  • Progamar la panificadora en el numero 7
  • Añadir en primer lugar el agua y el aceite
  • En un rinconcito de la cubeta la sal
  • Verter encima de los liquidos la harina
  • Hacer un huequecito en medio de la harina poner la levadura desmenuzada
  • Poner en marcha y cuando lleve 10 minutos en marcha añadir los frutos secos
  • Cuando haya terminado de amasarse , sacar de la cubeta estirar y doblar la masa
  • Formar un rulo con la masa y cortar en ocho trocitos
  • Enrrollar y estirar en forma de bastones
  • Colocar en una bandeja de horno, tapar con un paño de algodón y dejar que doble de tamaño
  • Cocer con un bol lleno de agua en la parte baja del horno para que genere vapor

Están muy ricos, demasiado, pues no pararías de comer pan tan crujiente y recién hecho

Canelones rellenos de berenjena y queso de cabra

 

Una de mis recetas favoritas es estos Canelones rellenos de berenjena y queso de cabra.

Como ya os he dicho anteriormente, hace ya unos años, asistí a unos cursos de cocina de los cuales tengo muy buenos recuerdos y buenas recetas que elaboro en ocasiones especiales. La receta de hoy, formaba parte de un curso dedicado a la cocina aragonesa, todos los platos, eran elaborados con productos exclusivamente aragoneses, como el queso Tronchon y el aceite de la provincia de Teruel, la cebolla de Fuentesde Ebro de la provincia de Zaragoza,con denominación de origen etc.

Estos cursos, los impartía en Zaragoza, un gran cocinero, su nombre es Joaquín Muñoz junto a Ana Mallén su esposa y amiga mía de infancia y juventud, propietarios de la Hosteria-restaurante Uncastello, situado en la población Zaragozana de Uncastillo a 115 km. de la ciudad.

Os aconsejo que visitéis Uncastillo, situada en la comarca de las Cinco Villas,una zona llena de historia y por supuesto que visitéis la Hosteria Un-castello, comeréis de maravilla, el trato personal es inmejorable y podréis informaros de los cursos de cocina que imparten allí.

Y vuelvo a la receta de hoy pues para mí fue una revelación. Siempre en casa, los canalones favoritos de mi marido y mis hijos han sido y son los de carne.   Cuando comí estos canalones  con esta mezcla de sabores y texturas, me dejaron tan entusiasmada, que yo solo haría esta receta, pero hay que ofrecer variación en los menús para que el personal no se rebele.

 

 

Ingredientes:

Para 4 o 6 personas

  1. 1 caja de placas de canelones
  2. 250gr de berenjena
  3. 4 cucharadas de aceite de oliva V. E. (del bajo Aragón)
  4. 100 gr. de nueces troceadas
  5. 100 gr. de queso Tronchón o un queso tierno
  6. 200 gr. de queso de cabra fresco
  7. 1 cucharada de albahaca picada
  8. 2 cucharadas de perejil picado
  9. 3 yemas de huevo
  10. Salsa de tomate
  11. 30 gr. de mantequilla
  12. 60 gr. de queso Tronchón recién rallado

Elaboración:

  • Las placas de canelones que yo utilizo son las que hay que remojar, las pongo en un bol con agua caliente, las pongo a remojo cuando me levanto y las dejo hasta que las veo bien hidratadas, siempre es más tiempo que el que indica el fabricante.
  • Si os gusta más, podéis utilizar las que venden para cocer, eso ya lo dejo a vuestro gusto.
  • Cortar la berenjena en rodajas gruesas y colocar en un colador, añadirles la sal y dejar unos 30 minutos, para que suelten esa agua amarga que tienen.
  • Poner una olla con agua al fuego, cuando empiece a hervir, añadir las rodajas de berenjena y escaldarlas durante 30 ó 50 segundos.
  • Escurrirlas y cuando estén frías cortarlas en dados.
  • En una sartén, poner un poquito de aceite de oliva y freír los dados de berenjena.
  • Dejar que suelte el aceite sobre un papel de cocina.
  • En un bol, mezclar los dados de berenjena con las nueces partidas, los 2 quesos troceados, las hierbas, las yemas de huevo y 2 cucharadas de copos de puré de patata, esto lo añado para que la mezcla quede bien ligada, y no se desparrame a la hora de rellenar el canelón.
  • Mezclar bien, rellenar las placas, y enrollar.
  • Por otra parte, mezclar unas cucharadas de salsa de tomate casera, con una de mantequilla y 2 de salsa bechamel.
  • Cubrir con esta mezcla de salsas, el fondo de la bandeja y encima colocar los canelones; cubrirlos con la salsa bechamel y el queso rallado.
  • Si no os gusta el queso de cabra para el relleno, podéis utilizar requesón que será más suave de sabor.
  • Meter al horno a gratinar a 200º durante unos 15 minutos o hasta que coja el color que os guste.

Espero que los disfrutéis, esta receta es perfecta para vegetarianos.