Tag Archives: Agua

Ensalada de escarola, peras y nueces con salsa de caramelo

ensalada-de-escarola-peras-y-nueces-con-salsa-de-caramelo

La escarola es la base principal de esta ensalada, pero todos los ingredientes que hay en ella creo que tienen igual protagonismo, todos ellos por si mismos son importantes, juntos son excepcionales por la cantidad de nutrientes que nos van a aportar.

Esta Ensalada de escarola, peras y nueces con salsa de caramelo, aunque es muy parecida a otra que ya esta en el blog, ha sido un descubrimiento por la combinación de sabores y texturas que nos ha dejado a todos encantados.

Por otro lado, el consumo de escarola en mi casa ha tenido sus altibajos, ya que cuando mis hijos eran pequeños no la soportaban, » les hacia cosquillas en la garganta» y ya de adultos les encanta, sobre todo cuando hago otras recetas de ensaladas que la llevan como base, aquí y aquí os dejo los enlaces

Recuerdo de niña que la temporada propia de la escarola era la época de invierno, ya que siempre alguno de mis tios le regalaba alguna a mi madre; es entonces cuando ofrece su esplendor y mayor calidad, aunque los tiempos han cambiado y hoy día puede encontrarse en el mercado durante todo el año.
Su color como sabéis, es variable, tiene un verde oscuro en las hojas del exterior y va aclarandose hacia el centro hasta llegar a un color amarillo suave.  Su sabor característico es dulce-amargo, es rica en agua y un alimento saciante y sin ninguna grasa.

Conviene elegir las escarolas de hojas frescas, firmes, tiernas, es recomendable al llegar a casa meterlas al frigorífico libre de bolsas, y NO es recomendable lavarlas hasta media hora antes de su consumo, de esta manera resiste más tiempo en el frigorífico.

Espero que la receta os guste.

ensalada-de-escarola-peras-y-nueces-con-salsa-de-caramelo-2

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 bolsa de escarola ya limpia
  • 2 peras de Conferencia
  • Nueces (cantidad, al gusto)
  • 1 rodaja de queso de cabra o una cuña de queso azul
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de agua
  • Zumo de limón (unas gotas, al gusto)
  • 1 copita de vino dulce
  • Sal

Vinagreta:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de vinagre de Módena

Si hace falta más vinagreta se mezcla la proporción de tres de aceite por una de vinagre.

Elaboración:

  1. Lavar en agua y vinagre la escarola para evitar posible bichitos (la acidez del vinagre los mata) dejar reposar 10 minutos y escurrir;  centrifugarla para que pierda toda el agua de lavado.
  2. Pelar y descorazonar las peras y cortar en cubitos.
  3. En una sartén poner el azúcar y el zumo de limón y dejamos que vaya haciendose un caramelo claro, añadir el vino blanco y seguir cociendo la salsa de caramelo.
  4. Añadir las nueces troceadas para que se bañen en la salsa y queden un poquito crujientes.
  5. Por último añadir  los cuadraditos de pera y remover todo junto para que se impregne bien de la salsa de caramelo. Todo este proceso es muy rápido ya que debemos evitar que se caramelice tanto que cristalice el azúcar.

Emplatado:

  1. Colocar en el centro del plato la escarola, un poquito de sal y añadimos con un biberón de cocina, un poco de vinagreta por encima.
  2. Desmenuzar el queso encima de la escarola.
  3. Por último añadimos encima el contenido de la sartén, debe estar caliente.
  4. Al recibir el queso el calor de la salsa este se dehace un poco y es el punto ideal para la ensalada.

Hemos comido la ensalada con Queso de rulo de Cabra y con Queso Azul,  pues no siempre hay en casa el queso que necesitas, debo decir que con los dos me ha gustado mucho.

Esta puede ser una opción en vuestras mesas para estas comidas Familiares en Navidad, probarla y me contáis cual es vuestro queso preferido para esta deliciosa ensalada.

 

 

 

Naranja confitada

 

Naranja confitada,  Lo prometido es deuda, así que aquí esta la receta.

Nunca pensé en meterme en la faena de hacer frutas confitadas o glaseadas en casa, y eso que me encanta hacer mermeladas, pero hacer frutas glaseadas me parecía mas engorroso y no me atrevía, hasta que vi la receta de Su de Webos fritos. Entonces me anime, pero nunca llegaba el momento de ponerme a la faena,  hasta que hace dos días, gracias a que hice el Stollen y como explico en la receta ya no quedaba en casa nada de fruta confitada, pensé que había llegado el momento de hacerla y debo decir que  estoy encantada con el resultado, me siento feliz por las dos últimas recetas, pues lo más importante es poder ser auto suficiente en cualquier momento y situación.

 

 

Ingredientes:

  1. 3 naranjas
  2. 400 gr. de azúcar
  3. 200 gr. de agua

Elaboración:

  • Lavar bien la piel de las naranjas a ser posible con un cepillo que utilicemos solo para menesteres cocineriles.
  • Cortar las naranjas de la forma que más os guste gajos o rodajas enteras, yo hice la mitad de cada manera.
  • En un cazo añadir el agua, el azúcar  las naranjas, cocerlas a fuego medio-bajo y no perderles de vista para que el almíbar las cubra a todas durante todo el proceso.
  • La duración del proceso de cocción sera de una hora o hasta que comprobéis que la naranja esta cocida.
  • Si queréis guardarla seca, se pone en una rejilla a escurrir con una fuente debajo para guardar el almíbar sobrante, yo he preferido guardarla con el almíbar.

Una vez fría la he puesto en el bote para ver si sobrevive a los ataques que recibirá del padre de la casa, hasta la hora de hacer los roscones, si no pues haremos más, claro está..

Animaros y experimentar que es muy fácil y cómodo tener siempre a mano este tipo de preparaciones.

 

 

Un cocodrilo que no da miedo

La primera vez que lo vi, fue en el blog Cocina con Ana, después he visto otros panes con formas de animales o caretas de carnaval, en revistas especializadas para profesionales del pan, pero este «Pan cocodrilo, que no da miedo» es muy llamativo para los pequeños
Son panes divertidos, que llaman la atención de grandes y sobre todo la de los pequeños, ya que si regalas un cocodrilo cuando te invitan a la fiesta de cumpleaños de un peque, la diversión está asegurada pues todos quieren comer un trocito del «cocolilo» como ocurrió el año pasado en un cumpleaños al que me invitaron; aunque en esa ocasión el cocodrilo lo hice con masa de brioche para comerlo con el chocolate.
Tengo la panificadora Bifinet que compre en Lidl hace dos o tres años y que utilizo los días en que mis brazos no están útiles para realizar un amasado en condiciones.
La compre porque soy incapaz de renunciar al placer de comer un pan, un brioche, un roscón o una mona de Pascua recién hechos.
Primero por la calidad y autenticidad que tiene el producto al hacerlo en casa y desde luego por el placer que me produce el olor que sale de mi horno y que se dispersa por la casa incluso por la escalera.
Así que en esta ocasión utilice la panificadora en el programa nº 7 que aunque es para hacer pasta fresca yo lo utilizo para hacer ciertas masas.
Ingredientes:
  1. 400 gr. de harina común
  2. 200 ml. de agua
  3. 18 gr. de levadura
  4. 40 ml. de aceite
  5. 1 cucharadita de las de café, de sal
Elaboración:
  • Poner en la cubeta de la panificadora, en primer lugar el agua, el aceite y la sal, encima añadir la harina. Programar la máquina en el  nº 7
  • Este programa tiene una duración de 15 minutos, cuando termina, le añado la levadura desmenuzada y le programo nuevamente en el nº 7, para 10 minutos más.
  • Tengo la costumbre de dejar que algunas piezas hagan el primer levado dentro de la cubeta, aprovechando  el calor residual que se produce solo por el funcionamiento de la máquina.
  • Cuando la masa haya doblado su volumen la pongo encima de la mesa y l atrabajo para desgasificarla, hoy la he trabajado con el rodillo para extenderla sobre si misma y así poder dar forma al cuerpo.
  • He apartado 4 bolitas para hacer las patitas del cocodrilo.
  • Una vez que esté formado, cortamos la boca con la tijera bien afilada y colocamos papel de horno dentro de la boca para que al hacer el segundo levado no se cierre ni se deforme, lo cubrimos con un paño blanco de algodón y lo dejamos apartado de corrientes de aire hasta que la masa vuelva a doblar su volumen.
  • Precalentamos el horno a 180º unos minutos antes y  cortamos con tijera dando forma a las escamas del cuerpo y tres cortes en las patitas para darles forma. 
  • Metemos al horno y dejamos que pasen 20 minutos o hasta que coja un bonito color, siempre debemos hacer la prueba de la suela del pan, si esta suena a hueco, el pan ya está cocido.
  • Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.
  • Siempre que metáis un pan al horno hay que añadir vapor, ya sea con paños mojados o colocando un plato con agua o cubitos de hielo.
Si tenéis niños pequeños y les ponéis en la comida o merienda un pan así, seguro que les haréis felices y la comida será más divertida.