Tag Archives: Calabaza

Quiche de verduras y queso ahumado

Tras  una larguisima temporada sin poder hacer las cosas que más me gustan en el cocina, las masas, hoy he podido con esta Quiche de verduras y queso ahumado, aunque parece laboriosa no es para tanto,eso sí, con un resultado exquisito, la masa quebrada es una de mis favoritas.

Otra de las cosas por la que tenía mucho interés en hacerla, era por cambiar uno de los ingredientes que le aportan a esta receta muchas calorías, la nata, sabemos que le da un sabor incomparable, pero hay que probar con otros ingredientes que aporten menos grasa a nuestra dieta.

He probado una nata vegetal con 15 % de grasa vegetal para el relleno, y he sustituido la mantequilla de la masa por aceite de oliva; tampoco he utilizado huevos, aprendí ha hacer esta masa en mi Juventud y la receta básica no llevaba huevos, me gusta como queda y siempre que hago pasteles salados elijo esta fórmula.

Solo utilizo huevos en la fórmula de la masa, cuando esta, servirá de base a una tarta dulce como de manzana o frutas o unas galletas.

Ingredientes para la masa quebrada de aceite:

  • 200 grms de harina
  • 50 grs. de aceite de oliva virgen extra de acidez baja
  • 65 grms de agua.
  • 1/2 cucharadita de café de sal
  • 1/2 cucharadita de azúcar

Elaboración de la masa

  1. Pesar y tamizar la harina, ponerla en un bol, añadir el azúcar, la sal y el aceite de oliva virgen extra. Empieza a mezclar con la yema de los dedos  con una rasqueta de panadero para que la harina se vaya impregnando con la grasa.
  2. Añadir poco a poco el agua y continúa mezclando con las manos o la rasqueta, hasta conseguir unir todos los ingredientes en una bola.
  3. Este tipo de masas no necesita mucho amasado, hay que evitar que desarrolle el gluten que contiene la harina pues así la masa no ofrecera resistencia al estirarla y quedará más crujiente.
  4. Ponerla en una bolsita de plastico o un recipiente tapada durante 20 ó 30 minutos en el frigo.
  5. Pasada media hora, sacar del frigo y extenderla entre dos papeles de horno para evitar que se peque al rodillo.
  6. En este caso he colocado papel de horno en el fondo del molde y lo he engrasado todo con un spray desmoldante.  He cortado el circulo de masa del fondo y un vez colocado en el molde con la masa restante he hecho una tira rectangular para forrar  el contorno del molde de la tarta.
  7. Pinchar el fondo de la masa con un tenedor y colocar un papel de aluminio encima con legumbres para evitar que al cocer la masa se ahueque, tiene que quedarnos perfecatmente lisa.
  8. Cocer de esta manera la masa durante 15 minutos.
  9. Sacar del horno, retirar el papel de aluminio y rellenar con las verduras y el batido de huevos y nata.
  10. Cocer todo junto 30 minutos más. (segun horno)

 

Ingredientes del relleno

  • 1 taza de nata líquida vegetal (200 ml)
  • 2 huevos
  • Queso ahumado de Cantabria (opcional) 100 g o al gusto
  • 1/2 calabacin
  • 100 gr. de calabaza de invierno
  • 1 zanahoria rallada
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1/2 puerro (la parte blanca)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo (sin germen)
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)

Elaboración del relleno

  1. Comenzar rallando el queso y reservarlo.
  2. Lavar y cortar en trozos todas las verduras y reservarlas por separado.
  3. Verter unas 4 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y cuando esté caliente, comenzar por incorporar la cebolla, el ajo picado y el puerro. Pochar unos 10 minutos.
  4. El paso siguiente es añadir la zanahoria rallada y la calabaza de invierno cortada en dados pequeños, pasados 5 minutos, añadir el calabacín en dados pequeños.
  5. Cuando todos los vegetales estén bien blandos y cocidos salpimentarlos, retirar del fuego y dejar que enfríen a temperatura ambiente por unos minutos. Si tenemos en la sartén más aceite y liquido del necesario, al añadir a la masa nuestras verduras, dejarian una base de masa muy blanda.  Por ese motivo ponerlas en un colador para que suelten ese aceite sobrante, añadir el queso y reservar.
  6. A continuación, bate los huevos, añade la nata, la pimienta y la nuez moscada rallada, probar de sal y rectificar si es necesario.
  7. Rellenar nuestra base de masa quebrada (que ya hemos cocido unos minutos) con las verduras y extenderlas de manera uniforme, añadir con una jarrita o cazo el batido de huevos y nata.
  8. Fijar la temperatura del horno arriba y abajo en 180º o en 170º si es con aire, el tiempo de cocción será según vuestro horno, entre 15 y 30 minutos según la profundidad del molde donde la habéis montado.
  9. Para estar seguras de que la quiche esta cocida es conveniente pincharlas con un palito de brocheta en el centro de la Quiche, hay que dejarla cocida, pero jugosa.

Nota:

Si utilizáis el molde clásico de bordes bajos y ondulados y de de 23 a 26 centimetros, el tiempo de cocción será menor que el que ha necesitado esta quiche.

La he montado en un molde de 20 ctms. pues quería hacerla así especialmente hoy.  El tiempo de horno empleado ha sido de 30 minutos para el relleno.

15 minutos calor arriba y abajo a 180º pero con la quiche tapada con papel de aluminio, y entre 15 y 20 minutos más, a 170º con aire y destapada, quería conseguir el color y el grado de cocción exacto que deja la masa crujiente y con un bonito color.

Espero que os guste y aunque veáis la receta larga , no es para tanto, espero que la hagáis pronto y me decis que os parece.

 

Crema de Calabaza y calabacín con Topping de crustones de pan, nueces y cuatro quesos

Cada otoño me dedico a comprar calabaza y me hago ricos y humeantes platos de crema de calabaza o de lentejas con calabaza, me encanta esta estación del año por sus productos como las castañas, las trufas, las aceitunas que curamos en casa el año pasado y quedaron estupendas y un largo etc.. pero el producto estrella del otoño para mí es la Calabaza.

La receta de hoy la he leido en alguna parte, solo recuerdo que llevaba calabaza y calabacín, el resto de la receta fue añadír algun detalle al plato, a mi gusto.

Os la recomiendo, nos quedan unos días para entrar en el Invierno y nos va ha hacer mucha falta coger fuerzas con estas cremas calentitas y ricos platos de cuchara.

Ingredientes:

  • Calabaza 200 gr
  • Calabacín grande, 1/2
  • Zanahorias,
  • Nabo 1
  • Cebolla, 1
  • La parte blanca de un puerro
  • Patata mediana 1
  • Pimentón ahumado, 1 cdta
  • Pimienta blanca
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra, 5 cucharadas
  • Vino blanco, 3 cucharadas
  • Agua o Caldo de pollo, verduras o gallina
  • Pastillas de caldo vegetal, de pollo o carne en caso de añadir solo agua

Topping para decorar la crema de calabaza y calabacín :

  • Nueces
  • Crustones de pan
  • Mezcla de cuatro quesos

Elaboración:

  1. Comenzamos partiendo la calabaza, el calabacin y el resto de verduras en cubos o trozos pequeños y los reservamos en diferentes boles.
  2. En una olla grande y profunda añadimos el aceite de oliva virgen extra y esperamos a que se caliente.
    En primer lugar pochar la cebolla y el puerro, rehogar hasta que comiencen a coger color dorado, en ese momento añadimos la calabaza, la zanahoria, el nabo y la patata.
  3. Seguimos rehogando y moviendo las verduras en el aceite, añadimos el calabacin; cuando este pochado y blandito añadimos el pimenton ahumado y la pimienta blanca.
  4. Volvemos a remover. Añadimos el vino blanco. Este hará que se despegue del fondo de la olla esa fina capa que queda pegada y que contiene todos los sabores caramelizados de las hortalizas.
  5. Dejamos evaporar el alcohol del vino durante unos minutos. Mezclamos todo bien y seguimos removiendo.
  6. Cubrimos con agua las verduras, la cantidad de agua será a nuestro gusto; si queremos una crema espesa tipo puré necesitaremos poca, la suficiente para cubrirlas.    Pero si queremos una crema ligera hay que añadir el doble.
  7. Podemos utilizar caldo de cocer otras verduras, o de pollo que tengamos guardado en el congelador.
  8. Pero si no tenéis podéis añadir un cubito de caldo comprado a la jarra de agua que añadiremos a la olla.
  9. Cocer 30 minutos en olla normal o 15 en olla rápida grande.
  10. También podéis añadir bastante agua y una vez cocida nuestras hortalizas, reservar la mitad del caldo en el congelador para otras elaboraciones.
  11. Pasados los 30 minutos, verter todas las hortalizas en la batidora de jarra o vaso.
  12. Una vez hayamos batido nuestras hortalizas, corregir si es necesario de sal y aceite de oliva virgen extra.

Emplatado:

Desde la misma batidora o jarra del robot de cocina, añadir la crema resultante al plato de servicio y adornar con el topping de crutones de pan, nueces y la mezcla de cuatro quesos rallada en hebras grandes, también podéis añadir perejil o cebollino fresco.

Empanadico de calabaza

 

Estamos en plena euforia de Hallowen, una nueva moda nos invade y con la excusa de que los niños disfrutan, los mayores la fomentan pero para disfrutarla en todas las edades.

No niego que me atrae la pasteleria que se crea en torno a esta fiesta pues soy muy caprichosa en cuestiones culinarias, pero yo lo celebrare a mi manera, utilizando uno de los productos estrella de estas fechas: la calabaza, que utilizo para hacer cremas y mermeladas para todo el año.

Poe ese motivo la receta de hoy  es una de las más emblematicas del otoño y sobre todo de Navidad en  la provincia de Huesca, El Empanadico de Calabaza.

Este postre es tipico en las mesas aragonesas en Navidad, sobre todo en el alto Aragón, y pensarais que todavia falta mucho para que lleguen esos dias, pero logicamente tengo un buen motivo para hacerlo ahora, ya que  nos visitan nuestros amigos de Badalona y quiero obsequiarlos con algo tipicamente aragones, entre otras cosas.

Los ingredientes de esta receta, son medidos con vasos, como se ha hecho toda la vida, pero yo en esta ocasión esas mismas medidas las pesaré para que todos vosotros lectores, podais elaborar la receta sin problemas, en cualquier parte del mundo, ya que todos blogers tenemos lectores en otros paises.

Los ingredientes como en todas estas recetas antiguas, son los que daba la propia tierra, el huerto familiar y de lo que se abastecian para todo el año las bodegas y alacenas de cada casa, alimentos sanos y saludables, con calorias para soportar el frío del invierno de esta bendita tierra.

Esta receta me la paso una de mis amigas, ya que su marido es de Huesca y en su pueblo y en su casa, era habitual su consumo.

 

 

INGREDIENTES PARA LA MASA:

250 ml. de agua  (1 vaso de agua)

125 ml. de aceite de oliva viergen extra (1/2 vaso de tamaño agua, de aceite de oliva V.E.

1 cucharada de las de café, de anis en grano

la piel bien lavada, de una naranja

125 gr de azúcar, mejor si es de caña

1 chupito o copita de anis fuerte

400gr de harina de fuerza ( no hace falta toda)

Necesitaremos papel blanco de horno, un rodillo, una cuchara de madera y un colador

ELABORACIÓN:

En una olla poner el agua, el aceite, el azúcar, los granitos de anis, el anis liquido y la  corteza de naranja, ponerla al fuego y dejar hervir 10 minutos.

Ponemos en un bol la harina ( las tres cuartas partes) pasamos el liquido de  la infusión por un colador, para eliminar la piel de naranja y si se quiere los anises en rama encima de la harina.

Añadimos el liquido caliente (como se hace con la masa choux) se trata de escaldar la harina con el liquido de la infusión, para evitar quemarnos utilizar una cuchara de madera larga, mezclamos y sacamos la masa a la encimera o mesa de trabajo.

Seguimos amasando y añadiendo la harina que sea necesaria hasta tener una masa ligera pero que no se pegue a las  manos o rodillo con que la vamos a trabajar.

Sobre un papel blanco de horno extender la masa con el rodillo, podemos formarla en cuadrado como una empanada o en forma de empanadilla grande.

Si la formais en forma cuadrada dividir en dos la masa y reservar un trozo para cubrir posteriormente el relleno.

Si la formais como una empanadilla grande, debeis estirar la masa de manera que os quede en forma circular, en este caso se coloca el relleno solo en la mitad de la masa para despues cubrir el relleno con el otro semicirculo.

Una vez cerrado pintar la masa con aceite y añadir azúcar blanquilla por encima.

 

EL RELLENO:

400 gr. de calabaza

Azucar y canela al gusto

piñones y pasas

aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN DEL RELLENO:

Una vez extendida la masa sobre el papel de horno en  la superficie de trabajo, espolvoreamos el azúcar con la canela sobre la mitad de la masa, añadimos un chorrito  de aceite, este  debe ser afrutado.

Encima colocamos la calabaza en lascas, cortada como la patata cuando vamos a hacer  tortilla de patata.

Añadimos pasas y piñones y  más azúcar con canela.

Otro chorrito de aceite por encima y si queremos podemos repetir la operación y formar una nueva capa de azúcar y canela, calabaza, piñones y pasas.   Más azúcar y canela y chorrito de aceite por encima,  yo así lo he hecho.

Cubrimos con el resto de la masa para formar El Empanadico.

Doblamos el borde de la masa para evitar que al cocerse el empanadico pueda escaparse el relleno.

Hacemos dos o tres agugeritos a la masa para que evapore bien el vapor al cocerse  y pintamos la masa con aceite de oliva, añadimos más azúcar y al horno.

Cocer a 180º 30 minutos, o según vuestro horno os permita, debe tener buen color pero vigilando que este cocido en el centro, pero no demasiado tostado en los bordes, aunque el mío se pasó un poquito en un lado.

!Está riquisimo! es fuente de betacaroteno por la calabaza, tiene muchas calorias por el azúcar, la masa y el aceite …… !pero que más dá! un buen bocado con un café, un té o un buen vino dulce en este caso Moscatel de Ainzón, de las Bodegas Santo Cristo de Ainzón de la D.O. Campo de Borja, un oporto o un jerez con tu familia y tus amigos, no tiene precio

Consumir el empanadico favorece el deporte , porque despues de comerte un trozo de esta maravilla gastronomica, no te queda más remedio que salir a caminar para relajar tu conciencia jajaja….

Bueno así disfrutaremos de la buena compañia de los amigos y del otoño, que aquí está empezando a ser muy frío.

 

 

 

Mermelada de calabaza, zanahoria y naranja

 Es la primera vez que hago esta mermelada de calabaza.  Utilizaba la calabaza para acompañar estofados de carne, lentejas y sobre todo para hacer cremas, pero me ha gustado tanto en dulce que  a partir de ahora  me declaro adicta a esta laminería, que  me ha dejado tan buenas  sensaciones.

  Además, como vamos hacia el buen tiempo,  necesitamos proveer al cuerpo de alimentos que nos ayuden a afrontar los rayos solares y todos los que lleven carotenos, son alimentos indispensables.  Necesitamos  alimentos que actúen como protectores solares y antioxidantes.  La calabaza y las zanahorias son ricas en Betacaroteno o Provitamina A, pues actúan sobre los radicales libres que hacen que nuestras células se oxiden y envejezcamos con más rapidez.

  No olvidéis que también pertenecen a esta familia verduras de de color verde  como la espinaca, la acelga, los berros y algunas algas, o frutas de coloración rojo anaranjado- amarillento,  como albaricoques, cerezas, melón,  melocotón, pimiento rojo, tomates, mango y papaya.

  Una dieta rica en betacaroteno nos permitirá tener un sistema inmunológico fuerte, estaremos más sanos y nos mantendremos más jóvenes, por lo tanto debemos incluir 5 piezas o raciones de frutas y verduras diarias de alimentos que contengan esta vitamina milagrosa.

 

INGREDIENTES:

  1. 800 gr. de calabaza limpia
  2. 300 gr. de zanahorias
  3. 2 naranjas, los gajos limpios de la piel que los cubre  y la piel de una naranja cortada en juliana.
  4. El zumo de 1 limón
  5. 600gr. de azúcar
  6. Un chorrito de extracto de vainilla
  7. Un palito de canela
ELABORACIÓN:
  • Pelar y limpiar de pepitas la pulpa de la calabaza, lavarla y cortarla en trocitos pequeños.
  • Pelar las zanahorias y cortarla en cuadraditos muy pequeños.  Lavar muy bien la piel de la naranja y cortarla en juliana, sin la parte blanca, sacar los gajos sin su piel y añadir.
  • Colocar todo  en un bol,  poner encima el azúcar, dejar reposar tapado toda la noche, o 12 horas.
  • Poner la fruta en una olla, con un chorrito de vainilla liquida, el palito de canela y el zumo de un limón.
  •  Cocemos a fuego bajo y removemos  muy  menudo para evitar que se pueda pegar al fondo, el tiempo de cocción lo pondréis vosotros, dependerá de lo madura que esté la calabaza, la intensidad de fuego que le pongáis.  Yo la hice en 40 minutos.
  •  Cuando tengamos la pulpa de la calabaza y frutas bien cocida presionarla con una rasera o espátula y quedara una mermelada bien deshecha sin tropezones gruesos. Es mejor no pasarla por la batidora, esto hace que la mermelada cambie de color y textura en algunas ocasiones.
  • Tenemos los envases preparados y esterilizados, quitamos el palito de canela y envasamos la mermelada en caliente, dejar enfriar y tapar.
  • Una vez cerrados los botes, los volví a poner en una olla entre paños de cocina para evitar que al hervir pudieran chocar y romperse.  Los hervi  nuevamente, 5 minutos más y así poder guardarlos con total garantía de esterilización y conserva.

  Si hacemos mucha cantidad de mermelada, para guardarla con total seguridad, cuando estén fríos los botes se meten en una olla y se hierven 5 minutos. Sacar y cuando estén fríos etiquetar los botes y guardar para unos meses.

  Si solo hacéis un bote o dos de mermelada y los vais a consumir pronto, cuando los llenéis y cerréis, colocarlos boca abajo hasta que se enfríen para que hagan el vacio.
Puede guardarse en el frigorífico.

Crema de calabaza con huevo Mollet

 Otra de las recetas clásicas en mi casa son las cremas.  De espárragos, calabacín y sobre todo la de calabaza de invierno.
Esta Crema de calabaza me encanta por los sabores que combina y por la diferencia de texturas de sus ingredientes.
  Siempre me ha llamado la atención esta hortaliza, resulta llamativa por su color y desde luego cuando la pruebas, por su sabor, además es muy versátil en la cocina.
  La calabaza común es un fruto grande, puede llegar a pesar hasta 90 kg. por eso se suele vender a trozos envasada en bandejas, su carne es de un color anaranjado vivo y sirve igual para platos dulces que salados.  Si se va a servir como guarnición, es aconsejable cocinarla al vapor pues su carne tiene mucha agua y nos quedaría demasiado blanda.
  Puede cortarse con una mandolina y freírse  para tener unas chips de calabaza.
  La utilizo sobre todo para hacer esta crema y para hacer mermelada. También me gusta con las lentejas y como guarnición de platos de ternera. En esta ocasión he comprado una bastante hermosa y la he utilizado para todos estos platos que describo.
  Os recomiendo su consumo, es barata y sobre todo es rica en carotenos, mucilagos, fibra y vitaminas.  Recordar ahora que estamos ya tocando la primavera con los dedos, hay que prepararse para el verano y el consumo de carotenos acelera el bronceado.
  Un recuerdo muy bonito que tengo es cuando de niña salíamos a jugar en verano al escondite, a veces algún vecino tenía una calabaza que traía hueca,  con su boca y sus ojos y una vela dentro, lo siguiente era sentarnos alrededor y escuchar historias de miedo y entonces en España todavía,no conocíamos Halloween.
Ingredientes para la crema de calabaza:
  1. 500 gr. de calabaza
  2. 1 patata mediana
  3. 2 zanahorias
  4. ½ cebolla mediana
  5. 1 puerro solo la parte blanca
  6. 1 cucharada de mantequilla
  7. 100 ml. de nata
  8. Caldo de verduras (o de pollo al gusto)
  9. Sal, pimienta blanca

Elaboración:

  • Limpiar y trocear las verduras y cortarlas en cubos.
  • En una olla añadir la mantequilla y rehogar la cebolla y el puerro.
  • Rehogar 5 minutos, añadir la zanahoria y la patata seguir rehogando 10 minutos más, sin dejar que el puerro y la cebolla cojan demasiado color.
  • Añadimos el caldo de verduras y dejamos hervir 15 minutos, transcurridos los 15 minutos añadir la calabaza.
  • Dejar hervir 20 minutos más.
  • Batir las verduras con batidora o robot de cocina, debe quedar una crema fina.
  • Añadir la nata y la pimienta , rectificar de sal si fuera necesario y volver a batir.
  • Reservar a fuego muy bajito mientras hacéis el huevo.
  • La cantidad de caldo a añadir será a vuestro gusto según os guste más o menos espesa.

 

Guarnición:

  1. 1 huevo Mollet
  2. Sucedáneo de Caviar
  3. Ramitas de perejil

Huevo Mollet:

  • La gracia de poner un huevo Mollet en el centro de la crema, radica en que la cocción de este huevo permite tener la clara cocida y la yema liquida, así al cortar el huevo sobre la crema, la yema sale y se desparrama por ella.
  • El contraste de sabor lo pone el sucedáneo de caviar que como sabéis es salado e incluso ahumado.
  • Para hacer el huevo Mollet poner un flim de cocina extendido sobre la mesa, utilizar un pincel para engrasarlo con un poco de aceite, esto es para evitar que el huevo se pegue y se nos estropee al retirarlo.
  • Colocar el film dentro de una taza de café, romper la cáscara del huevo con cuidado de no romper la yema y depositarlo dentro de la taza.
  • Recoger el paquete con el huevo dentro, dar unas vueltas y atarlo con cordón de cocina.
  • Poner un cazo pequeño con agua al fuego, cuando empiece a hervir meter el huevo, dejar hervir 6 minutos y sacarlo.
  • Pasarlo a un bol con agua fría dejarlo 5 minutos, cortar con cuidado el cordón que lo sujeta y colocar el huevo en el centro del plato con la crema de calabaza, adornar con unas cucharadas de sucedáneo de caviar y una ramita de perejil o de cebollino picado.

Espero que os guste la receta, que aproveche