Tag Archives: Conejo escabechado

Ensalada de Pollo escabechado y Trigueros

Ensalada de Pollo escabechado y Trigueros 001,

!Vuelvo a publicar una receta! lo digo así, con alegría y alborozo, ya que estos 2 largos meses sin publicar nada, me han parecido una tortura, pues  ultimamente estoy desbordada por mis multiples obligaciones y sobre todo devociones, esta última es ineludible.

Por lo tanto aunque este verano mis publicacones sean más espaciadas en el tiempo, no penseis que este Fogón Ilustrado esta perdiendo el interes o las ideas y las ganas de trabajar para todos, los de casa y para vosotros mis lectores, que no es así, esto es algo puntual.

Por fin traigo una rica receta de ensalada, Ensalada de Pollo escabechado y Trigueros (puede hacerse perfectamente con Conejo escabechado) es válida para todo tiempo, puede servirse con la vinagreta e ingredientes frios o puede ser templada.

Ingredientes para 4 personas:

  1. 2 pechugas de pollo de corral escabechadas o 1 Pollo entero
  2. 4 patatas medianas
  3. 1 bolsa de rúcula o de brotes de ensaladas
  4. 1 manojo de espárragos trigueros
  5. 4 zanahorias
  6. brotes de cebolla o soja

Aliño (estas proporciones son por persona) :

  1. 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  2. 1 cucharada de la vinagreta del cocer el Pollo
  3. 1 cucharada de Vinagre de Módena

Elaboración de la vinagreta:

  • Mezclar los tres ingredientes en un biberon o vaso y agitar o batir, seguidamente salsear la ensalada

Elaboración:

  • Lavar las patatas y cocerlas con piel en una olla con agua y sal.
  • Para comprobar que están cocidas, pinchar con una brocheta, pasarlas por agua fría para cortar la cocción y reservarlas.  Una vez frías cortarlas en rodajas y reservar para el montaje del plato.
  • Lavar los brotes de ensaladas y pasar por la centrifugadora para escurrir toda el agua. Puede ser rúcula, escarola o brotes de diferentes lechugas.
  • Limpiar los espárragos trigueros y cocerlos al vapor  4   minutos, sacarlos de la vaporera y pasarlos por una sartén con unas gotas de aceite de oliva virgen extra
  • Sacar del escabeche las pechugas de pollo y cortarlas a vuestro gusto, de manera alargada o en cudraditos.
  • Para emplatar, si tenéis un aro o cualquier utensilio de forma redonda o cuadrada, colocar en el fondo la primera capa de patatas, encima colocar las hojas de ensalada, la zanahoria cortada en rodajas o en forma de flor, también pue ser rallada.  Coronar el plato con los espárragos trigueros y las tiras de pechuga de pollo.
  • Salsear con la vinagreta, puede ser templada o fría, eso al gusto de la cocinera.
  • Colocar un montoncito de brotes de soja o de cebolla en este caso eso es opcional.

La vinagreta puede ser solamente la que resulta de la cocción del Pollo, pero en mi caso he probado las dos y me quedo con la fórmula que pongo en la lista de ingredientes

Espero que os guste.
Espero vuestros comentarios como siempre, para poder intercambiar ideas o sugerencias

Conejo escabechado

 

El conejo escabechado es una receta muy común en muchas otras páginas web, porque esta en el recetario español de todas las comunidades autónomas de este país  era y es, una de las mejores maneras de conservar algunas piezas de caza, junto a las terrinas o embutidos.  Hay pueblos y restaurantes que es su especialidad, aunque ya no son conejos cazados en el monte, si no criados en granjas debido a la gran demanda de esta carne tierna y blanca.

La forma de elaborar la receta de hoy es al estilo que tenían mi madre y otras tías  amigas etc.. el más conocido y el más popular en todas las cocinas, pero hay un pueblo en la provincia de Zaragoza el cual es famoso por que el proceso para elaborar esta receta es diferente pero con unos resultados exquisitos, eso lo dejaré para una próxima receta.

Además de la acidez del vinagre de Jerez  lo que me encanta de esta receta es el sabor y el aroma a las hierbas de monte que lo acompañan, me recuerda a los olores del monte del Castellar, plagado de romero y tomillo donde tenemos a nuestra patrona en su ermita  pero desgraciadamente es un lugar al que no se puede acceder cuando uno quiere, hace unos años se convirtió en campo de maniobras de la  OTAN.

Lugar cargado de historia.   Todavía quedan las ruinas del castillo que  se levanto como fortaleza en el año 1080 en lo alto del monte, ante la confluencia del río Jalón con el río Ebro.

En el año 1091 se le concedió la carta de pueblo  ya que a su cobijo, se acogió una población numerosa; en el año 1111 fue prisión para la reina Doña Urraca, reina de Castilla y León, esposa de  ALfonso I el Batallador fue el mismo rey quien la recluyo tras sus muros por cuestiones de poder y sucesión.   Fue rescatada por sus fieles vasallos los gallegos,  tras ese acontecimiento el rey enfermó y murió sin descendencia, dando lugar a unos hechos y a una  época apasionante y muy interesante de la historia de Aragón y del resto de España.

Espero no aburriros con estas informaciones, pues este blog se trata de recetas de cocina, pero a veces mi imaginación se va dispersando hacia otros derroteros que directa o indirectamente tienen algo que ver con el tema principal.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

1 Conejo

2 zanahorias

1 cebolla

1 ramillete de hierbas aromáticas( laurel, romero, tomillo)

4 dientes de ajo sin pelar

1/2 l. de aceite de oliva virgen extra

125 ml. de vino blanco

125 ml. de vinagre de Jerez

sal, pimienta negra en granos

agua la suficiente para cubrir el guiso.

ELABORACIÓN:

Cortar el conejo en trozos no muy grandes, salpimentar y poner en una sarten a fuego vivo y freír  cuando estén dorados , retirarlos a una fuente y reservarlos.

En la misma sartén o cazuela que hemos frito el conejo, sofreiremos la cebolla, la zanahoria, y los dientes de ajos enteros y sin pelar.

Una vez sofrita la verdura, añadimos el laurel, el romero y el tomillo más  los granos de pimienta.

Cuando tengamos la cebolla y la zanahoria pochadas añadimos el vino blancos  el vinagre.

Ponemos los trozos de conejo en la cazuela, los cubrimos de agua, tapamos y dejamos a fuego suave 40 minutos.

Este guiso hay que dejarlo reposar 24 horas mínimo para que la carne adquiera todo el sabor del vinagre y de las hierbas aromáticas.

La cantidad de vinagre que pongo es menor de la que he visto poner a tías o amigas, pues en casa a la mayoría no le gusta que el guiso este demasiado fuerte.

Si el conejo queréis guardarlo más días, se puede poner en botes con cierre hermético y guardarlo más tiempo.

Espero que os guste y que lo disfrutéis  hay quien dice que es plato de invierno. Sinceramente creo que es un plato para disfrutarlo cualquier día del año.