Tag Archives: Fresas

Victoria Sponge Cake

Bizcocho Victoria 043

Una de mis tartas favoritas ha sido siempre la Tarta de Nata y Fresas, la versión Española, con bizcocho genovés o bizcocho de yogur, rellena en el centro de nata y mermelada de fresas y despues cubierta de más nata y más fresas encima, me entusiasma, pero desde que navego por Internet y conocí la Victoria Sponge Cake me declaro adicta total a esta tarta de Nata y Fresas.

El origen Real y Aristocratico de esta tarta la ha hecho famosa en el mundo entero.   Esta Tarta era la preferida de la Reina Victoria de Inglaterra, ya que se servía en Palacio todos los días a la hora del té, de ahí que tomara tanta fama y se sirviera en todos los salones glamurosos y aristocraticos de toda Europa y el resto de las Colonias Inglesas.

Aunque por la red pueden encontrarse diferentes versiones, la tarta tiene como base dos bizcochos entre los cuales se pone una capa de mermelada de Fresas o Frambuesas y una capa muy generosa de crema de nata azucarada.  La superficie del bizcocho que queda encima se cubre con azúcar glass y a veces unas fresas o Frambuesas frescas para dar la nota de color rojo que llama tanto la atención, en este caso la cubierta de la tarta también lleva nata y esto es porque en casa gusta más que el azúcar glass.

El bizcocho es jugoso y la fórmula no puede ser más fácil, su fórmula es  muy sencilla y casera.  ¿Que aficionado a la cocina, no tiene en casa harina, azúcar, aceite o mantequilla, huevos y levadura? el peso de sus cuatro ingredientes debe ser el mismo, escepto la levadura que logicamente debera ajustarse al peso de la cantidad de harina y eso es algo fácil de calcular ya que en los sobrecitos de levadura nos indica que cantidad lleva y es necesaria para la harina que vayamos a utilizar.

Por si no os queda claro el tema de la dosificación de la levadura es la siguiente:

Unos 5 gramos por cada 100 gr. de harina.

Un sobrecito de Royal tiene 16 gramos: esto es suficiente para bizcochos de unos 300 gr. de harina. Pero se ha de tener en cuenta siempre la cantidad ındicada en la receta. No se puede agregar más levadura pensando que nuestro pastel subira mucho más, esto es un error.  Si se agrega demasiada el resultado será, que después del horneado el bizcocho se hundira en el centro apelmazandose y quedando un bizcocho apretado e incomestible.

Y sin más consejos que dar, espero que probéis esta deliciosa Tarta Victoria Sponge Cake !ah! en esta ocasión hago la fórmula de Alma Obregón que lleva como materia grasa aceite de oliva virgen extra de graduación baja para que no predomine el sabor a aceite.

No soy partidaria de mezclar aceites pero si no tenéis aceite de oliva suave, podéis mezclar la mitad de oliva y la mitad de girasol, yo lo he hecho en recetas de Magdalenas y queda muy bien.

Esta receta se hace con dos moldes de igual medida, 20 cmts. se divide la misma cantidad de masa para cada uno y se obtienen dos bizcochos de igual peso y diametro;  en mi caso he utilizado un solo molde de 24 ctms. una vez frio partí el bizcocho por el medio para rellenarlo. Tener moldes para toda la repostería que se esta viendo por la red es muy bonito pero a veces imposible por el espacio de almacenamiento que se necesita.

Bizcocho Victoria 045

Ingredientes:

  • 150 ml. de aceite de oliva v.e. suave
  • 150 grms. de azúcar
  • 150grms. de harina
  • 1 1/2 cucharadita de levadura química
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla Bourbon

Ingredientes para el relleno y decoración

  • 1 bote de mermelada de fresas
  • 1 caja de nata para montar de 500 mlgs.
  • Fresas al gusto
  • 4 cucharadas de azúcar glass

Elaboración de la nata montada:

  1. Poner en el congelador el recipiente y las barillas con que vamos a montar la nata, cuanto más frío esté mejor montará y  más consistencia tendrá la nata.
  2. Cuando lo tengamos frío es aconsejable poner el bol dentro de una olla o recipiente más grande para rodearlo de cubitos de hielo, de esta manera la nata monta mucho mejor.
  3. Añadir la nata al bol y comenzamos a batir, cuando comience a tomar cuerpo añadimos el azúcar glass.  La nata coge mas cuerpo con el azúcar y en unos segundos, cuando este bien integrado, dejamos de batir y la reservamos en el frigorífico bien tapada.
  4. No conviene pasarse mucho tiempo batiendo la nata pues corremos el riesgo de que se corte y tendremos mantequilla por un lado y el suero por otro, pero esto también puede aprobecharse, aunque de eso hablamos en otro momento.
  5. Yo particularmente os aconsejo batir la nata en dos veces para evitar salpicaduras al montarla, con menos trabajo queda mucho más consistente.

Elaboración del bizcocho:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos y enharinamos los moldes, en mi caso 1 solo molde de 24 cm de diámetro o los rociamos con spray desmoldante que es mucho más cómodo.
  2. En un bol, tamizamos la harina y la levadura química y reservamos.
  3. Por otro lado, en otro bol, batimos el azúcar y los huevos y cuando comiencen a espumar añadimos el aceite hasta que estén bien integrados.
  4. Incorporamos la vainilla y la harina y mezclamos a velocidad baja hasta que la masa sea homogénea.
  5. En caso de utilizar dos moldes, pesamos la masa y la repartimos equitativamente entre los dos moldes engrasados .
  6. En mi caso añadí toda la masa a un solo molde de 24 ctms.
  7. El tiempo de horneado dependerá del tamaño del molde. Se puede abrir el horno par apinchar la masa con una brocheta a partir de los 20 minutos para evitar que la masa se baje al abrir la puerta del horno.
  8. Horneamos 25-30 minutos a 180ºC o hasta que los bordes del bizcocho se separen ligeramente del molde y al introducir un palillo salga limpio.
  9. Dejamos enfriar y desmoldamos cuando el molde esté templado al tacto y depositamos el bizcocho sobre una rejilla.
  10. Igualar el bizcocho con ayuda de un cuchillo de sierra o una lira si nos ha quedado abultado en el centro.
  11. Abrimos el bizcocho por la mitad y le añidimos una capa de nata abundante, y encima una capa de mermelada de fresas.
  12. Colocamos la otra parte del bizcocho encima y añadi otra capa generosa de nata.
  13. Meterla al frigorifico y colocar las fresas de adorno 15 minutos antes de servir la tarta, justo par ala sesión de fotos.

Espero que la probéis, os encantará

 

 

 

Mermelada de fresas

No hay mayor placer gastronómico, que comer lo que uno ha preparado con sus propias manos.   Ese es el comienzo de mi nuevo libro de mermeladas y de el sale esta mermelada de fresas

Esta frase describe a la perfección lo que siento y experimento cada vez que sale de mis manos una nueva receta, pero sobre todo cuando sale una nueva mermelada sea de una sola fruta o de la mezcla de varias frutas, todas nos gustan.   Tenéis más mermeladas en el blog, solo tenéis que ir aquí y las tendréis a vuestra a la vista rápidamente.

Ahora que las fresas han llegado ya a los mercados y llenan de color las fruterías, su intenso color rojo es una invitación y provocación a mis ojos, me resulta imposible pasar de ellas, aunque a principio de temporada, cuando llegas a casa y decides probarlas, compruebes que que aún no tiene el punto idóneo de madurez y dulzor adecuados, es entonces cuando aprovecho para hacer mermelada de fresa.

Siempre ha sido mi preferida y también lo era de mi madre, me gusta con la tostada mañanera, con mantequilla y un cafecito con leche, pero donde más me gusta es en el centro de una tarta con una buena capa de nata encima, por eso tendré que retomar la costumbre de volver ha hacer tartas, algo que deje a un lado cuando mis hijos se emanciparon. Prometo traer a estas páginas una, muy pronto.

 

 

Ingredientes:

  1. 1 kg. de fresas
  2. 900 gr. de azúcar
  3. 1 cucharadita de zumo de limón

Elaboración:

  • Lavar en agua tibia las fresas y escurrirlas, quitar los rabos y hojas y trocearlas.
  • Poner en un cazo las fresas troceadas, el azúcar y la cucharadita de limón y cocerla a fuego medio durante 30 minutos removiendo de vez en cuando.
  • Si pasados los 30 minutos observáis que todavía esta algo liquida, hacer la prueba del plato, la mermelada estará cuando al echar con una cuchara una poco en un plato, al inclinarlo, la mermelada no caerá  ni se extenderá por el plato, pero !ojo! tampoco debe quedar como una piedra, hay que encontrar el punto.
  • Llenar los botes de cristal esterilizados previamente y tapar herméticamente  poner los botes hacia abajo para que hagan el vacío.

De esta cantidad de fruta salieron dos botes.

No os de miedo hacer mermeladas en casa, se les coge enseguida el truco y tener la despensa llena de tus propias conservas es muy satisfactorio.

Recordar que hay que mantener siempre unas normas de higiene y esterilización  previa con los botes para evitar que la mermelada se estropee y pueda provocarnos algún problema, en caso de consumirla en mal estado.

En primer lugar han de lavarse con agua y jabón aclarándolos muy bien. Seguidamente se ponen en una olla cubiertos totalmente de agua y se hierven durante 20 minutos.  Sacarlos de la olla con unas pinzas para evitar quemaduras y colocarlos boca abajo para que escurran, nunca los sequéis con un paño.