Buñuelos de Calabacín y Gambas

Buñuelos de Calabacín y Gambas 006

Los Calabacínes son una de las hortalizas favoritas en mi casa, en Tortillas, Pisto, Fritada Aragonesa, Rebozado, en Cremas, de cualquier manera, nos encantan.

El calabacín es una hortaliza que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Frutas tales como la Sandía y el Melón pertenecen a esta misma familia, junto con hortalizas tan comunes como el Pepino o la Calabaza.

Recuerdo de pequeña verlos crecer en los campos de nuestros vecinos o familiares; estos ante la abundancia de la cosecha era habitual que te obsequiaran con una cesta llena de algunas hortalizas de su cosecha y desde luego aquel sabor y sobre todo aquel olor queda grabado en tu mente y ahora aunque se come un producto más bonito, carece de ciertas cualidades que tenían aquellos que vi en mi niñez y juventud.
No se sabe bien cual es su origen,unos dicen que procede de Asia Meridional y otros que procede de América Central. Lo que sí se sabe  es que es una planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde tiempos inmemoriales.   Existen pruebas de que ya era consumida por los Egipcios y, más tarde, tambien dejaron pruebas fehacientes de su consumo Griegos y Romanos.

Sin embargo,  quien extendio su cultivo por las regiones mediterráneas fueron los árabes, gracias a ellos se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media .

En la actualidad, su consumo está muy extendido en todos los países Mediterráneos, así como en otros paises de Europa y Norteamérica.

Marruecos, Italia y España son los principales países productores.

Vamos con nuestros Buñuelos de Calabacín y Gambas, ricos, ricos, ayer fue el aperitivo que más gusto y una vez más una receta hecha a mi manera, ya que la que hacia antes era unos Buñuelos de Calabacín y queso Feta de Pintxo en Directo al Paladar.

Buñuelos de Calabacín y Gambas 008

Ingredientes:

  1. 1 Calabacín pequeño
  2. 1 diente de ajo pequeño, picado
  3. Unas hojas de perejil
  4. 6 Gambas Langostineras grandes
  5. 1 huevo grande
  6. 50 ml. de leche
  7. 50 ml. de agua
  8. sal, Pimienta
  9. 1/4 de cucharita de café, de Cúrcuma
  10. 2 cucharadas soperas de queso rallado, al gusto (yo he puesto mezcla de 4 quesos)
  11. 150 grs. de harina
  12. 2 sobres de gasificante ( ya van juntos en la caja)

Para freir:

Aceite de Girasol o semillas sin sabor

Elaboración:

  • Lavar los calabacines y rallarlos con una mandolina en un bol, añadir el diente de ajo y el perejil muy picadito.
  • Limpiar las gambas y quitarles el intestino tirando de el con un papel de cocina, este saldrá sin problemas, cortarlas en trocitos y añadir al bol.
  • Batir el huevo y añadirlo a los calabacines rallados.
  • Añadir la Harina, el gasificante o levadura química, el queso rallado, la cúrcuma, sal, pimienta,  añadir el agua y la leche y empezar a mezclar hasta que nos queden todos los ingredientes muy bien mezclados.
  • La cantidad de liquido a añadir sera variable, dependera del agua que nos suelte el calabacín, por lo tanto os aconsejo añadir los liquidos poco a poco.
  • La masa debe quedar ligera pero no liquida, ya que a la hora de hechar en el aceite caliente nos saltaría y no quedaría una forma redonda, seguramente quedarían como tortitas planas.
  • Dejar reposar la masa unos 15 minutos, mientras preparamos la freidora, un plato con un escurridor o con papel de cocina para que los buñuelos suelten el aceite sobrante, una rasera y dos tenedores para voltear los buñuelos mientras se frien.
  • Si no tenéis freidora, es igual, se puede utilizar un cazo de aluminio que no sea muy ancho pero si algo profundo para que el aceite cubra la bola de masa que vamos a freir, de esta manera quedan muy bien fritos por dentro y por fuera.
  • Cuando tengamos el aceite caliente, formamos los buñuelos con dos cucharas o mejor con una cuchara de formar bolas de helado, esta son ideales para conseguir que nuestros buñuelos tengan todos una forma redondeada y del mismo tamaño.
  • Cuando empiecen a subir los buñuelos a la superficie del aceite, les daremos vueltas (con cuidado de no quemarnos) así tendran el mismo color dorado por todos sus lados.
  • Al sacarlos de la freidora o cazo, dejarles escurrir el aceite sobrante en un plato con papel absorvente y servirlos a temperatura tibia con salsas o ensaladas, eso al gusto del consumidor.

Espero que os gusten, disfrutarlos con la familia y amigos es un plato ideal para cenas informales.