Croquetas de morcilla y manzana

 Croquetas morcilla y manzana

Una receta pendiente desde hace mucho tiempo, tan sencilla que ya no puede ser más,  el resultado una delicia y todo porque siempre me gusta mucho mezclar sabores y poner en mi mesa cosas que las tienes siempre a la vista y a tu alcance, pero que la verdadera chispa esta en saber mezclarlas.

Estas croquetas ya las he hecho varias veces pero nunca  llegaban a la foto, el día 6 en el encuentro de bloguers de Puerto Venecia, Hugo López Diáz    el cocinero de la Escuela El Azafrán nos obsequio con otras bolas de morcilla  con algo más, deliciosas, que pronto colgare para que también vosotros podáis disfrutar de una receta tan rica y tan atractiva a la vista.

Las croquetas nos encantan y siempre tengo en el congelador, son un buen fondo de congelador para tener buenas cenas de picoteo, sin renunciar a la calidad a la que ya estamos acostumbrados ya lo he dicho en otras ocasiones, y sigo  probando mezclas quien sabe si un día de estos me da por poner una «croquetería» jajaja…. no sería mal oficio ¿no os parece?

Ingredientes:

  1. 200 gr de morcilla de arroz y piñones
  2. 1 puerro
  3. 1/2 manzana grande, especialidad Golden
  4. 80 gr. de mantequilla
  5. 60 gr. harina
  6. 550 ml. de leche
  7. Nuez moscada rallada
  8. Una pizca de canela

Para la fritura

  1. Aove
  2. Harina
  3. 1 huevo
  4. pan rallado

Elaboración:

  • Cortar en brunoise el puerro y la manzana y reservar
  • Quitar la piel a la morcilla, sobre todo debe ser de arroz, morcilla aragonesa con piñones y trozos de avellana como las de siempre, desmigar la morcilla y reservar
  • En una sartén añadir  los 80 gr. de mantequilla cuando esté caliente añadir el puerro y la manzana;  rehogar  a fuego medio removiendo sin parar para que el puerro no se pase de color y la manzana se confite y quede todo como una compota.
  • Añadir la morcilla y remover hasta que quede bien amalgamado, añadir la harina mezclandola bien con el resto de ingredientes.
  • Añadir la leche y dejar cocer a fuego bajo durante 15 minutos,  removiendo para evitar que se pegue al fondo de la sartén.
  • La masa de las croquetas debe quedar un poquito blanda pero manejable a la hora de darles forma.
  • Cuando esté la pasta fría modelarlas y pasar por harina, huevo batido y pan rallado.
  • Si no vais a consumirlas todas, colocarlas sobre una superficie dura, por ejemplo la   tabla de cortar o una fuente o bandeja,  meterlas al congelador una vez congeladas guardar en bolsas de plástico.

A la hora de presentarlas he frito unos piñones y en el fondo del plato he añadido unas lineas de vinagre a la miel de La Chinata, el conjunto de sabores !buenismo!

La cantidad habitual que utilizo para la bechamel que lleva la pasta de croquetas es de:

120 gr. de mantequilla

120 gr. de harina

1 litro de leche

sal, pimienta blanca y nuez moscada rallada

La manera más rápida de dar forma a las croquetas es utilizar la manga pastelera, espolvoreando de harina  la tabla de cortar o la encimera bien limpia, formamos rulos o lineas de pasta y después se corta a la medida que más nos guste,  otra opción es hacerlas al modo tradicional, formarlas con dos cucharas; en este caso preferí hacer bolas con el saca-bolas de helado, lo más importante es hacer una pasta de calidad, conseguir que nuestras croquetas sean inolvidables.

 

 

 

Bocaditos de pasta brik, rellenos de queso de cabra y carne de menbrillo

Hace años, en una clase de cocina, se hacía una receta con creps y se hablo de las diferentes masas que se utilizan en cocina para hacer saquitos o paquetes con un relleno dulce o salado, pues este tipo de entrantes da mucho juego en cualquier menú. El cocinero que impartió la clase, nos dio esta receta de pasta brik que os pongo abajo, después podéis rellenarlo como más os guste.
En esta ocasión, los paquetes o bocaditos de masa brik los rellene con queso de rulo de cabra y carne de membrillo y los que tienen forma de saquito, con manzana y morcilla . No sé decir cual estaba mejor, porque los dos rellenos estaban exquisitos.La creps es típicamente francesa, pero si nos acercamos a países como Grecia, uno de sus platos estrella es la Spanakopita, plato hecho con pasta filo, hojas delgadísimas casi como el papel de seda, que se utilizan juntando varias capas, que hay que pintar con mantequilla derretida y que da lugar a pasteles delicados y deliciosos como la Baklava con relleno de pistachos y frutos secos.
Esta pasta procede de Mesopotamia, la extendieron por Asia los comerciantes y viajeros, y fueron los griegos, los que inventaron un método para trabajarla de tal manera, que dio el actual resultado, láminas finísimas de masa.Es utilizada en todo Oriente medio, en la India, Marruecos etc.. actualmente se utiliza en todo el mundo, en unos países recibe el nombre de pasta filo y en otros pasta brick.
Lo mejor es comprarla ya hecha y hacer un relleno para formar paquetes o saquitos que pueden freírse o pasarlos al horno unos minutos, pero con esta receta se sale del paso, con buenos resultados.

Ingredientes:
Para la pasta brik:

  1. ¼ litro de agua
  2. 150gr. de harina.
  3. 1 pizca de sal.

ELABORACIÓN:

  • Preparar una papilla con el agua, la sal, y la harina, batirla bien para que no queden grumos.
  • Pondremos en fuego moderado una sartén, con el fondo untado de mantequilla.
  • Cuando la sartén este caliente, añadiremos un poco de la papilla, extenderla por la sartén, moviéndola y girándola para que ocupe todo el fondo de la sartén y quede lo más fina posible.
  • Cuando empiecen a levantarse los bordes, retirar la hoja de brick.
  • Una vez fuera de la sartén, rellenar las hojas y doblarlas en paquete, o formar un saquito y pinzarlo con un palillo para que mantenga la forma en el horno o la sartén.
  • Si metéis los paquetes al horno pintarlos con mantequilla derretida para que cojan color en el horno.
  • Si se fríen, hacerlo con aceite de semillas sin sabor, como el de girasol.
  • El resultado final es el mismo, un bocado crujiente, muy rico.

RELLENO DE QUESO:

  • El primer relleno lleva, una rodaja de queso de cabra de rulo pequeño con un trozo de carne de membrillo encima, cerrar el paquete y asegurarlo con un palillo.
  • También es aconsejable un queso de oveja de media curación.
  • Pintar los paquetes con aceite o mantequilla derretida y meter al horno hasta que cojan color.

RELLENO DE MORCILLA Y MANZANA:

  • ½ puerro (la parte blanca)
  • 1 morcilla o media según el número de comensales.
  • ½ manzana grande, clase Golden
  • 2 cucharadas de nata
  • 1 chorrito de aceite o una cucharada de mantequilla
ELABORACIÓN:
  • Cortar medio puerro, la parte blanca, quitar la tripa a la morcilla, y rallar la manzana.
  • En una sartén con un chorrito de aceite o una cucharada de mantequilla, pochar el puerro cortado en brunoise.
  • Cuando coja un poquito de color, añadir la manzana rallada rehogar un minuto y añadir la morcilla.
  • Amalgamar o unir bien los ingredientes y sacar a un bol, dejar enfriar.
  • Añadir un chorrito de nata para unir bien los ingredientes.
  • Extender en un plato la oblea de pasta brick y poner en el centro una cucharadita del relleno de morcilla, recoger los bordes, formar un saquito y pinzarlo con un palillo para que no pierda la forma.
  • Pintar el saquito de mantequilla derretida, y meter al horno hasta que coja color.