Tag Archives: Naranjas

Rosquillas de naranja

Hace mucho tiempo que quería hacer esta receta y hasta compre la buñolera, ese cacito con un hueco en el centro, que siempre esta por medio, cuando quiero coger algo en el cajón de los cubiertos y que todavía estaba sin estrenar.

Por fin llego el día, y la semana antes de Navidad me puse manos a la obra; estrene el cazito y fué un éxito, aunque el proceso de la fritura de las rosquillas es entretenido , valió la pena el trabajo,pues son una delicia, .

La receta es la de Su de Webos fritos, he mirado durante este tiempo muchas rosquillas de naranja,pero me ha parecido que esta es la que más me gustaba y debo decir que es una rosquilla delicada, hueca y deliciosa por su sabor, nos encanta y además esto me va a servir para seguir recopilando recetas de rosquillas, que hay unas cuantas por ahí muy interesantes y seguro que deliciosas.

Pero hay que advertir que son muy peligrosas ¡¡¡gustan muchísimo¡¡¡¡ jajajaaaa…. espero que las probéis muy pronto.

Rosquillas de naranja en buñolera

Ingredientes:

  • El zumo de dos naranjas medianas
  • La ralladura de media naranja
  • 2 huevos hermosos
  • 6 cucharadas soperas de azúcar no muy colmadas
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra variedad que sea suave
  • 250 gr de harina
  • 1 cucharada de levadura

Fritura:

  • Aceite de oliva suave o de girasol (al gusto)
  • azúcar para envolverlas

Elaboración:

  1. Poner  un cazo con el aceite de oliva y un trozo de cáscara de naranja que este limpio de la parte blanca.
  2. En cuanto se empiece a freír, sacar la cáscara —es importante este paso, para evitar que el aceite amargue—.
  3. Dejar el aceite unos minutos más para que baje temperatura y quede solamente templado.
  4. Poner los huevos en un bol y batirlos con unas varillas o batidora electrica.
  5. Añadir el zumo de dos naranjas, el azúcar y el aceite. Revolver bien para que quede todo bien integrado.
  6. Mezclar la harina y la levadura e ir incorporando a la mezcla anterior poco a poco, ayudándonos de un colador o jarra tamizadora, para que quede aireada y sin grumos. Remover con las varillas o batidora, hasta que esté toda la mezcla bien integrada.
  7. Dejar reposar unos 15 minutos. La masa debe quedar espesa, pero no en exceso, porque no se van a formar las rosquillas con las manos.
  8. En un cazo con abundante aceite de oliva suave o aceite de girasol, según el gusto, ponemos el fuego a máxima temperatura y procedemos a calentar la buñolera o candil metiéndolo dentro.
  9. En mi caso, para freír la repostería casera, utilizo aceite de oliva suave,  pues a la hora de comer, el sabor es suave y nos gusta más.
  10. Cuando tengamos caliente la buñolera, bajar a fuego medio, y con una cuchara o un cacito vamos rellenando de masa la buñolera; meterla en el aceite de una en una; se fríen mejor.
  11. Dar la vuelta con unas pinzas y al sacarlas de la sartén, dejarlas reposar en un plato con papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.
  12. Poner abundante azúcar en un bol y estando las rosquillas todavía calientes, pasarlas por azúcar normal,
  13. Un apunte importante: La buñolera tiene que estar en todo momento caliente, para que la masa se despegue sin problemas al meterla en el aceite.

Espero que hagáis la receta y la disfrutéis en la mejor compañía.

Feliz 2019

Naranja confitada

 

Naranja confitada,  Lo prometido es deuda, así que aquí esta la receta.

Nunca pensé en meterme en la faena de hacer frutas confitadas o glaseadas en casa, y eso que me encanta hacer mermeladas, pero hacer frutas glaseadas me parecía mas engorroso y no me atrevía, hasta que vi la receta de Su de Webos fritos. Entonces me anime, pero nunca llegaba el momento de ponerme a la faena,  hasta que hace dos días, gracias a que hice el Stollen y como explico en la receta ya no quedaba en casa nada de fruta confitada, pensé que había llegado el momento de hacerla y debo decir que  estoy encantada con el resultado, me siento feliz por las dos últimas recetas, pues lo más importante es poder ser auto suficiente en cualquier momento y situación.

 

 

Ingredientes:

  1. 3 naranjas
  2. 400 gr. de azúcar
  3. 200 gr. de agua

Elaboración:

  • Lavar bien la piel de las naranjas a ser posible con un cepillo que utilicemos solo para menesteres cocineriles.
  • Cortar las naranjas de la forma que más os guste gajos o rodajas enteras, yo hice la mitad de cada manera.
  • En un cazo añadir el agua, el azúcar  las naranjas, cocerlas a fuego medio-bajo y no perderles de vista para que el almíbar las cubra a todas durante todo el proceso.
  • La duración del proceso de cocción sera de una hora o hasta que comprobéis que la naranja esta cocida.
  • Si queréis guardarla seca, se pone en una rejilla a escurrir con una fuente debajo para guardar el almíbar sobrante, yo he preferido guardarla con el almíbar.

Una vez fría la he puesto en el bote para ver si sobrevive a los ataques que recibirá del padre de la casa, hasta la hora de hacer los roscones, si no pues haremos más, claro está..

Animaros y experimentar que es muy fácil y cómodo tener siempre a mano este tipo de preparaciones.

 

 

Pollo a la naranja

 

Una de las aves favoritas y muy representativa de estas fechas es el pato, y debo decir que me apasiona y que disfruto igual de un foie que de un confit de muslos o de alas y como no, de un magret con frutos rojos, todo me parece exquisito.

En cuanto  a los métodos de preparación me va de cualquier manera, me gusta incluirlo en estos días de Navidad en el menú y tengo varias recetas estrella a la hora de prepararlo, pero hoy no sera el pato la estrella de nuestra comida;  hoy sera el Pollo a la naranja.

¿Porque he decidido hacer esta receta con pollo? pues porque es una opción muy buena y barata para bolsillos con problemas, todos sabemos que hoy en día,las cosas no van bien a muchas personas, por eso hay que pensar en hacerles llegar recetas baratas, bien elaboradas pero festivas y saludables para que la Navidad siga siendo en la medida de lo posible unos días felices junto a la familia.

Nuestras abuelas criaban durante varios meses los pollos en sus corrales, pollos  que mataban para comer toda la familia el día de Navidad y era un plato exquisito, pues estaba lleno de amor y de sabiduría culinaria casera, aunque no llevaran ingredientes exóticos ni otras zarandajas que hemos puesto de moda en estos años de cocinas moleculares, !ojo! no tengo nada contra las investigaciones y avances en cualquier aspecto de la vida, si esto enriquece a las personas, pero se comía bien, muy bien, con los alimentos que se criaban o recolectaban en casa.

Mi abuela sabía “operar” a los pollos para hacer de ellos unos Capones de primera categoría e incluso lo hacia para las vecinas y amigas que se lo pedían, de esa manera el día de Navidad había un gran Capón en su mesa, un alimento de primera.

Voy con la receta .

INGREDIENTES:

  1. 1 Pollo grande, mejor si es de corral
  2. 2 naranjas
  3. 2 zanahorias
  4. 1 puerro
  5. 1/2 cebolla
  6. 2 tomates rojos y grandes
  7. 2 dientes de ajo
  8. 1 vasito de Vino de Jerez u Oporto
  9. Caldo de pollo
  10. sal, pimienta negra,
  11. Manteca de cerdo iberico
  12. 2 Cucharaditas de Maicena

ELABORACIÓN:

  • Cortar el pollo en trozos grandes, salpimentarlos y enharinarlos.
  • Poner en una sopera o cazuela grande la manteca a derretir y cuando este caliente añadir los trozos de pollo y freír hasta que tengan un ligero color dorado,  una vez fritos reservarlos.
  • Cortar en brunoise la cebolla, el puerro, la zanahoria y los dientes de ajo y rehogarlos en la grasa que nos ha quedado de freír el pollo.
  • Cuando este pochada la verdura añadir el tomate pelado y despepitado, cortado en trozos pequeños y 5 minutos después la naranja con piel, troceada en cuartos pequeños .
  • Cuando tengamos todo el conjunto bien pochado añadimos el vino y dejamos hervir para que evapore el alcohol, entonces añadir el caldo de ave, meter lo trozos de pollo fritos y dejar cocer lentamente a fuego bajo 1 hora si el pollo es grande, probando el punto de sal y pimienta para recctificarlo si fuera necesario.
  • Pasados 45 minutos observar si la  la carne del pollo se desprende del hueso, si es así, quitamos los trozos a una fuente con cuidado de no deshacerlos y pasamos la salsa por un pasa purés.
  • Inmediatamente la pasamos por el chino o un colador grande, para que nos quede una salsa fina.
  • Para espesarla si fuera necesario desleímos 2 cucharaditas de Maicena en un poquito de agua fría  la añadimos a la salsa y dejamos hervir unos segundos más con el pollo.
  • A la hora de servir adornar el pollo con unas rodajas de naranja tanto al natural como pasadas un poco por la plancha y unas guindas darán el contrapunto de color.

CONSEJO:

1º/La naranja se puede añadir de dos maneras, la primera como indico en esta receta. Tened en cuenta que al añadirse entera se deshace al cocerse y le da todo el sabor, incluyendo un toque amargo que aporta la parte blanca de la piel; esto puede contrarrestarse con un poco de azúcar al final, cuando comprobemos por última vez como esta de sabor

/La segunda opción que he utilizado en otras ocasiones consiste en quitarle la piel con cuidado de no coger parte blanca y añadirla al sofrito, una vez el guiso a terminado se retira y se deshecha.

3º/Se exprimen las naranjas y se añade  el zumo al final del guiso a la vez que se añade la Maicena para espesar la salsa, dejando hervir despacio 5 minutos más.

Lo dejo a vuestra elección, a mí me va bien de las dos maneras.

Espero que os guste y os sirva para estos días.

 

 

 

 

Mermelada de calabaza, zanahoria y naranja

 Es la primera vez que hago esta mermelada de calabaza.  Utilizaba la calabaza para acompañar estofados de carne, lentejas y sobre todo para hacer cremas, pero me ha gustado tanto en dulce que  a partir de ahora  me declaro adicta a esta laminería, que  me ha dejado tan buenas  sensaciones.

  Además, como vamos hacia el buen tiempo,  necesitamos proveer al cuerpo de alimentos que nos ayuden a afrontar los rayos solares y todos los que lleven carotenos, son alimentos indispensables.  Necesitamos  alimentos que actúen como protectores solares y antioxidantes.  La calabaza y las zanahorias son ricas en Betacaroteno o Provitamina A, pues actúan sobre los radicales libres que hacen que nuestras células se oxiden y envejezcamos con más rapidez.

  No olvidéis que también pertenecen a esta familia verduras de de color verde  como la espinaca, la acelga, los berros y algunas algas, o frutas de coloración rojo anaranjado- amarillento,  como albaricoques, cerezas, melón,  melocotón, pimiento rojo, tomates, mango y papaya.

  Una dieta rica en betacaroteno nos permitirá tener un sistema inmunológico fuerte, estaremos más sanos y nos mantendremos más jóvenes, por lo tanto debemos incluir 5 piezas o raciones de frutas y verduras diarias de alimentos que contengan esta vitamina milagrosa.

 

INGREDIENTES:

  1. 800 gr. de calabaza limpia
  2. 300 gr. de zanahorias
  3. 2 naranjas, los gajos limpios de la piel que los cubre  y la piel de una naranja cortada en juliana.
  4. El zumo de 1 limón
  5. 600gr. de azúcar
  6. Un chorrito de extracto de vainilla
  7. Un palito de canela
ELABORACIÓN:
  • Pelar y limpiar de pepitas la pulpa de la calabaza, lavarla y cortarla en trocitos pequeños.
  • Pelar las zanahorias y cortarla en cuadraditos muy pequeños.  Lavar muy bien la piel de la naranja y cortarla en juliana, sin la parte blanca, sacar los gajos sin su piel y añadir.
  • Colocar todo  en un bol,  poner encima el azúcar, dejar reposar tapado toda la noche, o 12 horas.
  • Poner la fruta en una olla, con un chorrito de vainilla liquida, el palito de canela y el zumo de un limón.
  •  Cocemos a fuego bajo y removemos  muy  menudo para evitar que se pueda pegar al fondo, el tiempo de cocción lo pondréis vosotros, dependerá de lo madura que esté la calabaza, la intensidad de fuego que le pongáis.  Yo la hice en 40 minutos.
  •  Cuando tengamos la pulpa de la calabaza y frutas bien cocida presionarla con una rasera o espátula y quedara una mermelada bien deshecha sin tropezones gruesos. Es mejor no pasarla por la batidora, esto hace que la mermelada cambie de color y textura en algunas ocasiones.
  • Tenemos los envases preparados y esterilizados, quitamos el palito de canela y envasamos la mermelada en caliente, dejar enfriar y tapar.
  • Una vez cerrados los botes, los volví a poner en una olla entre paños de cocina para evitar que al hervir pudieran chocar y romperse.  Los hervi  nuevamente, 5 minutos más y así poder guardarlos con total garantía de esterilización y conserva.

  Si hacemos mucha cantidad de mermelada, para guardarla con total seguridad, cuando estén fríos los botes se meten en una olla y se hierven 5 minutos. Sacar y cuando estén fríos etiquetar los botes y guardar para unos meses.

  Si solo hacéis un bote o dos de mermelada y los vais a consumir pronto, cuando los llenéis y cerréis, colocarlos boca abajo hasta que se enfríen para que hagan el vacio.
Puede guardarse en el frigorífico.