Tag Archives: Pasas

Cardos con Foie


Cardos con Foie (2)

Un plato tradicional de la Nochebuena en todo el país diría  yo,  que es el cardo, lo más clásico es con salsa de almendras pero cansada siempre de la misma salsa quería buscar una salsa diferente y dio la casualidad de que en una clase de cocina  de hace muchos años, se hablo del cardo y de la receta del Restaurante Zalacaín de Madrid.

Me gusto  tanto que al día siguiente ya estaba yo probandola, le cogí tal gusto que hasta hoy, ya no hago otra en Navidad, el resto del invierno los sigo haciendo con la salsa de almendras pero añado pasas que me encantan.

El cardo ya fué apreciado por Griegos, Egipcios, Cartagineses y Romanos, se descubrió que ya lo conocían los habitantes de Sicilia y otras islas griegas y del Mediterráneo, se cree que había llegado del Norte de África donde actualmente en el Magreb, aún se utiliza para acompañar el cuscús de verduras.

Su consumo se extendió por toda Europa llegando a ser considerada en Alemania una especie exótica, pero a la vez su consumo es algo muy habitual en este país. También se consumía en Inglaterra, se sabe que fue uno de los alimentos favoritos de uno de sus Reyes más famoso, Enrique VIII de Inglaterra.

El salto a Sudamérica llego con la conquista de los españoles cuando llegaron a territorios Argentinos y una vez que la planta se asentó en tierras de La Pampa, extender su cultivo a otros países fue cosa de poco tiempo .

Es un producto estacional se consume en otoño e  invierno, su siembra y crecimiento es laborioso y largo.  Para conseguir ese color blanco sinónimo de calidad, hay que tapar con tierra durante su crecimiento las plantas, estas  pueden llegar a medir hasta 3 metros, el motivo no es otro que evitar que la luz solar de lleno a la planta, esto haría que el cardo se volviera de color verde lo que origina que su sabor sea muy amargo y otro motivo de esta practica de cultivo es que la tierra evita que el viento fuerte tumbe las plantas al suelo.

Actualmente las planta se van tapando según van creciendo con plásticos, el trabajo resulta más sencillo y se consigue una planta sin tierra ni impurezas pues hoy en día nos gusta ir al mercado y encontrar las verduras limpias y con un nivel de higiene mucho más alto que hace 30 años por ejemplo.

En Zaragoza son famosos los de la huerta de Cadrete localidad Zaragozana a las orillas del rio Huerva, como no también  son muy famosos los Cardos de Navarra, en concreto los de Tudela.

Quiero citar una variante o clase de cardo que es el cardo rojo, es especial para consumir en ensaladas, es muy apreciado y su  producción se centra en la población de Ágreda en la provincia de Soria.

Un consejo:

Si el cardo es blanco o rojo solo necesitará un lavado con agua y limón, pero si el cardo tiene el color verde subido os recomiendo que al añadir el cardo al agua hirviendo, cuando esta agua vuelva a hervir, lo mejor es tirarla  y cambiarla por otra limpia.

Mi experiencia es que hay que comprar solo cardo blanco y si os regalan un cardo verde no lo desdeñéis, con 10 minutos de lavado en agua acidulada es más que suficiente para que luego no amarguen, pues a más tiempo de remojado pierden vitaminas.

Para otra ocasión dejo las muchas recetas que hay repartidas por la Geografía española.

Cardos con Foie

Vamos con la receta

Ingredientes para 2 personas:

  1. 500 gr. de Cardo blanco
  2. 1 Limón
  3. 1 cucharada de harina
  4. 1 cucharada de aceite de oliva
  5. 1 Puerro
  6. 2 chalotas
  7. 2 cucharadas de harina
  8. Caldo de la cocción del Cardo
  9. Sal y Pimienta blanca
  10. 100 gr. de pasas
  11. 200 gr. de foie micuit
  12. 50 gr. de mantequilla con sal

Elaboración:

  • En primer lugar preparar un bol con abundante agua fría y zumo de medio limón
  • Pelar el cardo, limpiando los costados para eliminar los pinchitos que tiene y despues quitar las hebras que tiene a lo largo de la penca, igual que si estuvierais limpiando acelgas e ir añadiéndolo inmediatamente al agua fría para evitar que se oscurezca,  recordar debe quedarnos  muy blanco.
  • Poner una olla al fuego y añadir al agua una mezcla que habremos hecho con una cucharada de harina y otra cucharada de aceite de oliva más la sal, esto tambien ayuda a conseguir un cardo más blanco, cocer 15 minutos y pinchar; cocer hasta que esté tierno.
  • Sacar de la olla y escurrir el exceso de agua sin tirarla, hay que reservarla para hacer la salsa.
  • Cortar en brunoise el puerro y las 2 chalotas, añadir la mantequilla (si se prefiere puede hacerse  con aceite de oliva) y pochar la verdura.  Cuando estépochada añadir 2 cucharadas de harina para hacer un roux, cuando tengamos la harina tostada ligeramente, añadir caldo de la cocción de los cardos poco a poco, hay que medir el espesor de la salsa a gusto de cada uno.
  • Añadir las pasas y los cardos, remover en la salsa y dejar cocer 2 minutos más.
  • Añadir a la sarten de los cardos la mitad del foie micuit y remover hasta que el foie se disuelva en la salsa y quede una salsa ligada y aterciopelada, con un grado de espesor medio.
  • Al tiempo de servir los cardos calientes ( sobre todo deben estar calientes) añadir el resto del foie cortado en un trozo en cada plato, justo en el momento de servirlos, para que el calor disuelva poco a poco el foie en la mesa delante del comensal.

Es una receta al menos para mí, nada complicada y exquisita, muy apropiada para servirla en Navidad.

Espero que os guste así es como yo la recuerdo y así es como la hago cada Navidad y algún día más del invierno.

 

 

 

 

 

Empanadillas de bacalao

 

Que el bacalao es uno de mis pescados favoritos es evidente si le vais echando un vistazo al blog, por eso os traigo esta propuesta para saborear este delicioso pescado y consiste en preparar unas sabrosas empanadillas.

La idea ha surgido sobre la marcha, al recoger unas migas de bacalao que ya estaban desaladas y me ha parecido una buena idea hacer unas empanadillas para la cena y el resultado ha sido excelente.

Además esta receta tiene sus ventajas: es económica y se puede preparar con antelación para guardar en el congelador, de esa manera nos salvará en situaciones de emergencia, que se presentan a cenar de manera inesperada, pues ya tienes un plato resuelto.

El ingrediente principal es el bacalao, lo siguiente es una bechamel y después se puede añadir otros ingredientes que contrasten en cuanto a sabor, así que espero que las disfrutéis y a través de facebook o google+  me paséis vuestras propuestas o mezclas para otros rellenos.

Ingredientes:
Para la masa

  1. 250 gr. de harina común
  2. 100 ml. de agua
  3. 60 ml. de aceite de oliva V.E.

Para el relleno:

  1. 15 gr. de mantequilla
  2. 15 ml. de aceite de oliva
  3. 1/2 cebolla tierna
  4. 1/2 diente de ajo
  5. 200 gr. de migas de bacalao desalado
  6. 2 lonchas de salmón ahumado
  7. 20 gr. de pasas (rehidratadas en agua)
  8. 20 gr. de harina
  9. 1 vaso de leche (tamaño de agua)
  10. 1 clara a punto de nieve
  11. sal pimienta blanca y nuez moscada

Elaboración del relleno:

  • En primer lugar pondremos en una sartén la mantequilla y el aceite y rehogaremos la cebolla y el ajo cortados en brunoise.
  • Cuando este pochado, añadimos las migas de bacalao en trocitos pequeños, el salmón cortado en tiritas y las pasas rehidratadas.
  • Rehogar, mezclar bien y añadir la harina.
  • Remover todo hasta que la harina quede bien integrada y en ese momento añadir la leche.
  • A fuego bajo dejar cocer hasta que espese la bechamel, sazonar con la sal, pimienta blanca y nuez moscada.
  • Una vez que la mezcla este tibia añadir una clara montada a punto de nieve para hacer el relleno más suave.
  • Dejar en reserva hasta que enfríe y hacer la masa.

La masa
Elaboración:

  • En un bol añadir la harina, formar un hueco en el centro y añadir el agua y el aceite más una pizca de sal.
  • Mezclar hasta hidratar la harina y cuando este bien mezclado amasar sobre la mesa hasta conseguir una masa lisa y con un tacto suave, blando pero no pegajoso.
  • Estirar la masa con un rodillo lo mas fina posible e ir cortando círculos, poner el relleno frío en el centro, pintar con un pincel mojado en agua todo el redondel y colocar encima otro circulo.
  • Pegar con los dedos y marcar con un tenedor para que quede bien sellado, retocar el redondel si fuera necesario para dejar una forma redonda lo más perfecta posible.
  • Freír en abundante aceite de oliva suave o de girasol y una vez tengan un color dorado bonito sacarlas a un papel absorbente a escurrir el aceite sobrante.
  • Servirlas con cualquier guarnición que os agrade.

 

Stollen o Pan de Navidad

Hoy toca dulce tradicional navideño, Stollen de Dresde.

Esta receta la hago desde hace años, la saque de un libro de la ed. Everest, pero este verano me compre el libro de Richard Bertinet «El aprendiz de Panadero» y allí he vuelto a encontrarme con este manjar navideño.

La receta es la original de R. Bertinet, tal cual esta en el libro, pero ayer hacia frío  en casa por la mañana, y la levadura necesito mucho más tiempo del indicado en el libro para hacer el efecto que debía.

Mi consejo es, que elaboréis esta receta con la calefacción puesta y la masa subirá sin ningún problema y desde luego que vale la pena el tiempo y el trabajo porque está buenísima.

Quiero aprovechar para mandar un saludo cariñoso a Pamela  de uno de dos por su simpatía y por ser una buena compañera bloguera, en la distancia, las dos hemos tenido el mismo pensamiento hacia la misma receta y hemos comentado la casualidad.

Quiero decir que a la hora de preparar la fruta para el relleno no tenía naranja confitada, un ratón bastante grande, se había comido toda la caja que había comprado días antes, pero no pasa nada, hice naranja confitada por primera vez y salio estupenda, el siguiente post será la receta de la naranja.

Os transcribo la receta del libro de Richard Bertinet.

 

 

INGREDIENTES para la esponja:

Para un Stollen grande o dos pequeños:

  1. 115 ml. de leche entera   (1/2 taza)
  2. 65 gr. de harina de uso común   (1/2 taza)
  3. 12 gr. de levadura seca instantánea  ( 4 cucharaditas de levadura instantánea)

ELABORACIÓN de la esponja:

  • Calentar la leche a 33º para hacer la esponja.  la leche debe estar tibia para que la levadura suba; si nos pasamos de temperatura, mataríamos la levadura.
  • Mezclar la leche, la levadura, y la harina. cubrirla con un film de cocina y dejarla fermentar hasta que veamos que la masa hace burbujas y al meter el dedo se hunda .

Fruta para el relleno:

  1. 170 gr. de pasas doradas y sin pepitas  (1 taza)
  2. 170 gr. de fruta glaseada variada o solo naranja confitada  (1 taza)
  3. 120 ml. de ron (1/2 taza)
  4. 1 cucharada de extracto de naranja o limón

Preparación de la fruta del relleno

  1. Mientras la esponja hace su trabajo, cortamos y mezclamos la fruta que hayamos elegido con las pasas , el ron y la esencia cítrica de nuestro gusto, yo he añadido esencia de limón; dejar que se empapen y se ablanden en el licor.

MASA para el Stollen:

  1. 285 gr. de harina de uso común (2 1/2 tazas)
  2. 14 gr. de azúcar (1 cucharada)
  3. 5 gr. de sal (1/2 cucharadita)
  4. 3 gr. de ralladura de naranja(opcional)  (1/2 cucharadita)
  5. 3 gr. de ralladura de limón (opcional)  (1/2 cucharadita)
  6. 7 gr. de canela en polvo (1 cucharadita)
  7. 1 huevo grande (45 gr.)
  8. 70 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (5 cucharadas)
  9. 60 ml. de agua (1/2 taza aprox.)
  10. 55 gr. de almendras en laminas o picadas según vuestro gusto(1/2 taza)

ELABORACIÓN de la masa del Stollen:

  • Mezclar la harina con el azúcar la canela la ralladura de los cítricos y añadir la esponja que ya habrá subido, el huevo batido, la mantequilla blanda y el agua.
  • Lo mezclamos y amasamos un poco, lo suficiente para conseguir una bola blanda pero no pegajosa; este proceso se puede conseguir en 2 ó 3 minutos, entonces dejamos la masa reposar 10 minutos.
  • Pasados los diez minutos añadir la fruta y mezclarla, sobre todo debe quedar bien distribuida en la masa .
  • Espolvorear harina por la superficie de trabajo y amasarla incluso añadiendo más harina si fuera necesario.La masa tiene que quedar suave y brillante, adherente pero no pegajosa.
  • Amasar 6 minutos más, engrasar un cuenco y meter la masa dentro, darle la vuelta para que se impregne del aceite o grasa que hemos puesto en el bol, taparla con film de cocina.
  • Dejar fermentar 45 minutos, pero no hasta que haya doblado su volumen.
  • Enharinar la mesa de trabajo, en este momento se puede dividir la masa en dos piezas o dejarla para un Stollen grande.  Extender la masa en un rectángulo de 22 x 15 y esparcir por encima de la masa las almendras de granillo y  o en láminas a vuestro gusto.
  • Es el momento de dar forma al Stollen, trabajar un  minuto para que todo la almendra quede bien integrada en la masa.  Con el rodillo aplanar la parte central de la masa dejando los lados más gruesos, la parte central debe tener 1 centimetro y los bordes laterales 2 centimetros.
  • Levantar un lado de la masa y plegarlo sobre la otra mitad de forma más adelantada, la parte fina del centro de la masa debe quedar encima del borde más grueso que queda debajo.
  • Colocar un papel de horno en la bandeja y dar la vuelta a la masa para colocarla. se puede curvar un poco los extremos dando forma de media luna .
  • Rociarla con un pulverizador de aceite o pintarla con un brocha.
  • Dejarla fermentar 1 hora o hasta que la masa suba 1 y 1/2 veces más, su volumen.
  • Precalentar el horno a 175º con la bandeja a media altura.
  • Hornear el Stollen durante 20 minutos y sacar del horno para girar la bandeja y así conseguimos que la cocción sea uniforme y seguimos horneando de 20 a 50 minutos. El Stollen estar cocido cuando tenga una tenga un color dorado, 90º en el centro del pan y suene a hueco por debajo.
  • Cuando aun este caliente pintarlo con aceite sin sabor y espolvorear azúcar glass. Pasados 2 minutos volver a espolvorear más azúcar.

.Los tiempos de horno son los aconsejados en el libro, pero cada cocinera-ro conoce su horno y sabréis encontrar el tiempo de cocción apropiado.

Volveré ha hacer Stollen la próxima semana con mi panificadora y con las mismas cantidades, pero a mi manera y así podre dejar la receta para las personas que como yo tienen máquina de hacer pan, y tendré la oportunidad de hacer en dos piezas, para ver que tamaño me conviene más.

El resultado !Exquisito! jugoso con un sabor delicioso y ya queda solo medio.

 

 

Empanadico de calabaza

 

Estamos en plena euforia de Hallowen, una nueva moda nos invade y con la excusa de que los niños disfrutan, los mayores la fomentan pero para disfrutarla en todas las edades.

No niego que me atrae la pasteleria que se crea en torno a esta fiesta pues soy muy caprichosa en cuestiones culinarias, pero yo lo celebrare a mi manera, utilizando uno de los productos estrella de estas fechas: la calabaza, que utilizo para hacer cremas y mermeladas para todo el año.

Poe ese motivo la receta de hoy  es una de las más emblematicas del otoño y sobre todo de Navidad en  la provincia de Huesca, El Empanadico de Calabaza.

Este postre es tipico en las mesas aragonesas en Navidad, sobre todo en el alto Aragón, y pensarais que todavia falta mucho para que lleguen esos dias, pero logicamente tengo un buen motivo para hacerlo ahora, ya que  nos visitan nuestros amigos de Badalona y quiero obsequiarlos con algo tipicamente aragones, entre otras cosas.

Los ingredientes de esta receta, son medidos con vasos, como se ha hecho toda la vida, pero yo en esta ocasión esas mismas medidas las pesaré para que todos vosotros lectores, podais elaborar la receta sin problemas, en cualquier parte del mundo, ya que todos blogers tenemos lectores en otros paises.

Los ingredientes como en todas estas recetas antiguas, son los que daba la propia tierra, el huerto familiar y de lo que se abastecian para todo el año las bodegas y alacenas de cada casa, alimentos sanos y saludables, con calorias para soportar el frío del invierno de esta bendita tierra.

Esta receta me la paso una de mis amigas, ya que su marido es de Huesca y en su pueblo y en su casa, era habitual su consumo.

 

 

INGREDIENTES PARA LA MASA:

250 ml. de agua  (1 vaso de agua)

125 ml. de aceite de oliva viergen extra (1/2 vaso de tamaño agua, de aceite de oliva V.E.

1 cucharada de las de café, de anis en grano

la piel bien lavada, de una naranja

125 gr de azúcar, mejor si es de caña

1 chupito o copita de anis fuerte

400gr de harina de fuerza ( no hace falta toda)

Necesitaremos papel blanco de horno, un rodillo, una cuchara de madera y un colador

ELABORACIÓN:

En una olla poner el agua, el aceite, el azúcar, los granitos de anis, el anis liquido y la  corteza de naranja, ponerla al fuego y dejar hervir 10 minutos.

Ponemos en un bol la harina ( las tres cuartas partes) pasamos el liquido de  la infusión por un colador, para eliminar la piel de naranja y si se quiere los anises en rama encima de la harina.

Añadimos el liquido caliente (como se hace con la masa choux) se trata de escaldar la harina con el liquido de la infusión, para evitar quemarnos utilizar una cuchara de madera larga, mezclamos y sacamos la masa a la encimera o mesa de trabajo.

Seguimos amasando y añadiendo la harina que sea necesaria hasta tener una masa ligera pero que no se pegue a las  manos o rodillo con que la vamos a trabajar.

Sobre un papel blanco de horno extender la masa con el rodillo, podemos formarla en cuadrado como una empanada o en forma de empanadilla grande.

Si la formais en forma cuadrada dividir en dos la masa y reservar un trozo para cubrir posteriormente el relleno.

Si la formais como una empanadilla grande, debeis estirar la masa de manera que os quede en forma circular, en este caso se coloca el relleno solo en la mitad de la masa para despues cubrir el relleno con el otro semicirculo.

Una vez cerrado pintar la masa con aceite y añadir azúcar blanquilla por encima.

 

EL RELLENO:

400 gr. de calabaza

Azucar y canela al gusto

piñones y pasas

aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN DEL RELLENO:

Una vez extendida la masa sobre el papel de horno en  la superficie de trabajo, espolvoreamos el azúcar con la canela sobre la mitad de la masa, añadimos un chorrito  de aceite, este  debe ser afrutado.

Encima colocamos la calabaza en lascas, cortada como la patata cuando vamos a hacer  tortilla de patata.

Añadimos pasas y piñones y  más azúcar con canela.

Otro chorrito de aceite por encima y si queremos podemos repetir la operación y formar una nueva capa de azúcar y canela, calabaza, piñones y pasas.   Más azúcar y canela y chorrito de aceite por encima,  yo así lo he hecho.

Cubrimos con el resto de la masa para formar El Empanadico.

Doblamos el borde de la masa para evitar que al cocerse el empanadico pueda escaparse el relleno.

Hacemos dos o tres agugeritos a la masa para que evapore bien el vapor al cocerse  y pintamos la masa con aceite de oliva, añadimos más azúcar y al horno.

Cocer a 180º 30 minutos, o según vuestro horno os permita, debe tener buen color pero vigilando que este cocido en el centro, pero no demasiado tostado en los bordes, aunque el mío se pasó un poquito en un lado.

!Está riquisimo! es fuente de betacaroteno por la calabaza, tiene muchas calorias por el azúcar, la masa y el aceite …… !pero que más dá! un buen bocado con un café, un té o un buen vino dulce en este caso Moscatel de Ainzón, de las Bodegas Santo Cristo de Ainzón de la D.O. Campo de Borja, un oporto o un jerez con tu familia y tus amigos, no tiene precio

Consumir el empanadico favorece el deporte , porque despues de comerte un trozo de esta maravilla gastronomica, no te queda más remedio que salir a caminar para relajar tu conciencia jajaja….

Bueno así disfrutaremos de la buena compañia de los amigos y del otoño, que aquí está empezando a ser muy frío.

 

 

 

Canelones de Jamon de York

 

Hay que comer todos los días ¿verdad? pero no hay que repetirse en las recetas, porque esto me llevaría al aburrimiento y es algo que no soporto, por lo tanto ¿qué hago hoy? Canelones, ¿de qué? .  Placas de pasta, nunca me faltan en el armario de la cocina, pero los de hoy serán de lonchas de jamón y rellenos de espinacas y algo más que encontraré en la nevera, seguro.

En esta ocasión los cubriré con una salsa velouté que me encanta, me resulta más ligera y suave que la bechamel y la hago en muchas ocasiones.

La base de una velouté es un fondo o caldo, ya sea de carne, pescado o verduras, según sea la aplicación que daremos a la salsa.   A estos ingredientes añadiremos hortalizas o hierbas aromáticas y una vez tengamos el caldo cocido a fuego lento, lo colaremos para limpiar bien de cualquier impureza, lo guardaremos en el frigorífico para que la grasa quede solidificada y podamos retirarla con más comodidad, os recordaré que la salsa velouté es una salsa fina y con una apariencia aterciopelada.

La segunda parte es un roux, es decir, debemos derretir una parte de mantequilla en una sartén y cuando esté caliente añadimos la misma cantidad de harina.   Mezclamos rápidamente para que se integren y cuezan bien estos ingredientes y para evitar que cojan color oscuro, el color de la veloute debe ser blanco, salvo que la receta requiera una veloute oscura.

Al final cuando tengamos nuestra salsa ya hecha esta se enriquece con un chorrito de nata y una yema o dos de huevo.  Puede enriquecerse con muchos otras ingredientes como salsa de tomate, mantequillas de sabores, hierbas arómaticas, especias etc. siempre dependerá de los alimentos que vaya a acompañar.

INGREDIENTES PARA LOS CANELONES DE JAMÓN:

  • 10 lonchas de jamón de york o de pechuga de pavo
  • 1/2 kg. de espinacas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de piñones
  • 2 cucharadas de pasas
  • 3 cucharadas de salsa velouté
  • 100 gr de queso fresco de cabra
  • queso emental rallado
  • Aceite de oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN:

  1. Lavar y limpiar muy bien las espinacas, escurrirlas y pasarlas por una sartén con un chorrito de aceite y un diente de ajo cortado menudito, unos 4 minutos.
  2. Hidrataremos las pasas en un vaso de agua, las escurrimos y las añadimos a la sartén junto con los piñones más el queso de cabra cortado en cuadraditos, remover y  sacar a un plato.
  3. Colocar las lonchas de jamón sobre la tabla de cortar y colocar en ellas el relleno de espinacas, enrollar y colocar en una fuente de horno.
  4. Cubrir con la salsa veloute y espolvorear el queso ralllado.
  5. Añadir encima un poquito de mantequilla en trocitos y meter al horno a gratinar

INGREDIENTES SALSA VELOUTE:

  • 60 gr. de mantequilla
  • 4 cucharadas de harina
  • 1/2  litro de caldo de pollo
  • 1 chorrito de nata liquida 35 % de grasa
  • 1 yema de huevo

ELABORACIÓN DE LA SALSA VELOUTÉ:

  1. Hacemos el roux derritiendo la mantequilla en una cacerola a fuego bajo incorporar la harina sin dejar de batir con la varilla hasta integrarla con la mantequilla  así durante dos minutos.
  2. Añadir poco a poco el caldo de pollo, una vez que nos queden los ingredientes bien integrados, subimos el fuego y removemos suavemente hasta quela salsa empiece a hervir.
  3. Bajamos otra vez el fuego y cocemos 20 minutos o hasta que reduzca casi a la mitad, al final colaremos la salsa para asegurarnos que no queda ninguna impureza.
  4. Retirar del fuego y cuando deje de hervir, añadir la nata o crema de leche y la yema de huevo batidos, remover con una cuchara de madera.
  5. La salsa debe tener una consistencia ligera y cremosa, debe cubrir el revés de la cuchara.

Las espinacas da igual que sean frescas o congeladas(descongeladas), solo las paso por la sartén, no las pongo a cocer en agua, pues es una verdura que necesita poco tiempo en el fuego ya que si se pasan de tiempo, pierden la mayoría de sus propiedades.  Esto lo leí  hace tiempo en una revista a una especialista en nutrición.

Esta receta es  un plato sencillo en cuanto a ingredientes y esta muy rico; si probáis la salsa veloute  un par de veces, seguro que os engancha por su finura y delicadeza.

Espero que os guste.

Espero que os guste.