Tag Archives: Ralladura de naranja

Culeca o Mona de Pascua

 
  Esta torta es la clásica Mona que se consume en toda España para el domingo de Pascua.
  En esta ocasión y en este lugar, que es el pueblo de mi marido, le llaman Culeca, por ser el pan dulce acompañado de huevos duros, con el que se celebraba la llegada de la primavera y se honraba el día 25 a San Marcos, al que se le pedía ante todo, que fuera generoso con la lluvia, para que las cosechas dieran el fruto necesario para hacer la vida más feliz y tranquila.
  En la época de nuestros abuelos,  había que alimentar muchas bocas en cada casa y se dependía de la generosidad de la tierra.   Los trabajos eran mucho más duros que ahora y en tierras de secano la lluvia es muy necesaria, para mantener la economía de cada familia.  De esa necesidad surge la tradición de las rogativas a San Marcos. 
  Hace tiempo estas tierras dejaron de ser zona de secano pero la tradición de las rogativas se sigue manteniendo, el objetivo de las mismas ya no es pedir lluvia.  Sino darnos un buen homenaje, disfrutando de la compañia de familia, amigos, comida y la música.
 Comida que nos tiene ocupados hasta el mediodía, despues hay juegos para niños y mayores y por la tarde se celebra un encierro de vaquillas para diversión de vecinos y forasteros.  Los encierros son espectaculos muy arraigados en todo el valle del Ebro incluyendo a los pueblos de La Rioja y Navarra.

  En el grupo de familia con quien nos reunimos, todos llevamos la comida que nos apetece, pero luego en la mesa compartimos lo que llevamos.  Pongo parte de la mesa, faltaban los dulces y el café, es un día fantastico, muy divertido, día muy especial en el que me reencuentro con compañeras de colegio, con tías y primas, de encuentro con amigos que hace tiempo que no ves, un día feliz.
   

INGREDIENTES:
Masa de arranque
  1. 35ml. de leche
  2. 65 gr de harina
  3. 1 cucharadita de Azúcar
  4. 5 gr. de levadura
Masa final:
  1. 30 ml. de leche
  2. 35 gr. de mantequilla
  3. 1 huevo grande
  4. 60 gr. de azúcar, glass o molido en la batidora
  5. 10 gr. de levadura fresca.
  6. Ralladura de una naranja
  7. 10 ml. de agua de azahar.
  8. 225 gr. de harina.
  9. Una pizca de sal
ELABORACIÓN:
  • Preparar el prefermento, mezclamos la leche tibia con la levadura y añadimos la harina, mezclamos bien y formamos una bola con la masa le hacemos un corte con una cuchilla en forma de cruz.
  • Llenamos un bol con agua templada y metemos dentro la bola de masa, esta caerá al fondo, pasados 10 minutos, cuando la masa suba a la superficie ya podemos empezar a hacer la masa de la Culeca o Mona en la  máquina .
  • Hay que poner en la cubeta de la panificadora la masa madre, el huevo batido, la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar, la leche la ralladura de naranja y el agua de azahar.
  • (Este último ingrediente, para mi es indispensable en este tipo de masas, me encanta su aroma y sabor, lo utilizo  muy a menudo en los brioches.)
  • Programo la panificadora en el número 7, con un amasado de 15 minutos, cuando ya empiezan a mezclarse estos ingredientes, añado la harina y cuando lleva diez minutos de trabajo añado la levadura  desmenuzada.
  • Una vez terminado el amasado, la dejo reposar diez minutos dentro de la cubeta de la panificadora, para aprovechar el calor residual de la maquina, de esta manera se acelera el primer proceso de levado de la masa.
  • Sacar la masa, aplastarla para sacar el gas que tiene y darle forma redonda.
  • Colocar el huevo duro en el centro y con dos tiritas de masa adornar y sujetar el huevo para que no se mueva.
  • Tapar con un paño blanco de algodón y dejar que la masa doble su volumen.
  • Pintar con huevo batido y poner azúcar por encima, también se puede adornar con azucares de colores, queda más alegre y vistosa y está riquisimaaaaaaa.  
  •  Si mirais bien la foto, vereis que la masa crecio tanto que casi hay que adivinar que el huevo esta escondido en el centro de la torta o Culeca.

Mantecados de avellana

Hoy quería visitar a una amiga, y como sé que mis mantecados le gustan mucho, me he puesto manos a la obra; además a mi marido y a mi hijo les encantan, y también he aprovechado para tener un detalle con otra persona que me escucha y me ayuda en asuntos de trabajo.

Pero esta vez he pensado en alterar la fórmula anterior, los mantecados anteriores llevaban almendra molida, a estos les he añadido avellana molida y aunque el toque de anís me gusta mucho, esta vez he añadido ralladura de naranja que también le da un buen punto.

Cuando sacaba los primeros del horno, subía mi marido a casa, y me comentaba que el olor que invadía la escalera, era un escándalo, y ya subía pensando en que hoy de primer plato comería el postre; es imposible guardar en secreto una afición como esta, en fin, es una afición sana y en mi caso, me la inyectaron en vena desde antes de nacer.

Poco después me ha llamado mi hijo,le he invitado a comer, y ha aceptado, como no, sobre todo cuando ha oído que había hecho los mantecados; mi hija cuida un poco la línea y de momento ha pasado, pero ya caerá en la tentación en otro momento.

Con estas cantidades han salido 65 unidades, así que tenemos dulces para esta semana tan festiva.

 

 

Ingredientes:

  1. 375 gr. de manteca de cerdo yo uso de cerdo ibérico
  2. 125 ml. de aceite de oliva virgen extra de 1 grado
  3. 300gr. de azúcar
  4. 2 huevos
  5. 150 gr. de avellana molida
  6. Ralladura de una naranja
  7. 700gr. de harina, aproximadamente. mitad repostería, mitad de fuerza,

Elaboración:

  • Sacar la manteca del frigorífico y dejar a temperatura ambiente.
  • Cuando este manejable, añadirla a un bol junto con el azúcar y batirla en batidora o robot, hasta que quede el azúcar bien disuelto en la manteca, aproximadamente 15 minutos.
  • Yo os aconsejo triturar el azúcar en la batidora, un poco sin llegar a dejarlo azúcar en polvo.
  • Añadiremos los dos huevos, y seguiremos batiendo, cuando se hayan integrado bien, añadir el aceite poco a poco.
  • Cuando tengamos estos ingredientes bien ligados añadiremos en primer lugar la avellana molida y la ralladura de naranja, remover y ligar bien.
  • Seguidamente añadiremos la harina, poco a poco, ahora trabajaremos con una espátula e incluso con la mano.
  • Vosotras y vosotros mismos tenéis que cogerle el punto a la masa, debe ser manejable, pero no dura y tampoco que al trabajarla, se pegue a las manos o a los cortadores.
  • Puede ser que el peso de harina oscile de una marca a otra, dependerá de la fuerza de la harina, nosotros usábamos la misma harina que se utilizaba para hacer el pan y el resultado siempre fue estupendo.
  • Si teneis que añadir harina, hacerlo de cucharada en cucharada para no pasaros.
  • Solo queda preparar la masa encima de la mesa, espolvoreada de harina.
  • He puesto un papel blanco de cocina encima de la masa y con el rodillo la he estirado, para dejarla toda a la misma altura.
  • Cortar la masa con cortadores a vuestro gusto, colocarlos en la bandeja del horno.
  • Pintarlos con huevo batido, en esta ocasión además de añadir azúcar por encima, he añadido una avellana o piñones e incluso unos corazones o estrellas de nieve de azúcar por encima.

 

Están buenísimos, y si os animáis, podéis hacer vuestros propios dulces caseros para estas fiestas, para aliviar la economía domestica.

Incluso es una buena idea para pasar un buen rato en la cocina con los más pequeños, armándolos con un cortador de los de plástico para evitar que se hagan daño con uno metálico.

Seguiré poniendo recetas de cara a las fiestas de Navidad.

 

  

Las rosquillas de la tele

Con la receta de las empanadillas dulces, he empezado una serie de dulces típicos de nuestros pueblos o de nuestras tradiciones locales o familiares.

 
Cuando hago rosquillas de sartén, hago la receta que se ha hecho en casa de mi madre, pero hoy no pondré esa receta.  Empiezo la serie de rosquillas, con una receta que vi hacer, hace unos días, en un programa de televisión, llamado  Saber cocinar de La mañana de la 1, a Ester, una cocinera joven y guapa que ha trabajado en el programa en el mes de Agosto.

 
Estas rosquillas de la tele como y las he llamado,son ligeras, están ricas y son rápidas de hacer;  están hechas en una hora aproximadamente.

 
Las he amasado,he dejado reposar la masa 30 minutos, mientras cenábamos y al terminar la cena, he formado las rosquillas y las he frito; total 60 o 70 minutos ,y el resultado estupendo, os invito a hacerlas y disfrutarlas en el desayuno

 

INGREDIENTES:

  • 250 gr. de harina de repostería
  • 3 gramos de levadura química
  • 1 huevo
  • Ralladura de una naranja
  • 1 vasito de tamaño chupito, de leche
  • 1 vasito tamaño chupito, de aceite de A.O.V.E.
  • 1 vasito tamaño chupito, de almíbar de anisillos o anís en rama

ALMÍBAR

  • Agua y Azúcar a partes iguales
  • Anis en rama

ELABORACIÓN:

  • Poner en un cacito la misma cantidad de agua que de azúcar con anís en grano cocerlo y dejar que reduzca y espese un poco.
  • Colar el almíbar para eliminar los anises, es opcional. 
  • En un bol poner la harina pasada por un colador o tamiz, añadir la levadura.
  • Añadir el huevo batido, el vasito de leche, el vasito de aceite y el vasito de almíbar con sabor a anís.
  • Remover y mezclar con una cuchara hasta conseguir una masa homogénea.
  • Dejar tapada con un paño blanco de algodón durante 30 minutos.
  • Preparar una sartén o freidora con aceite limpio y de girasol para que no aporte sabor a la masa durante la fritura.
  • Formar con trozos de masa unas bolitas y después estirar la masa y formar la rosquilla o hacer las bolitas y hacer un agujero en el centro, como queráis.
  • Preparar un plato con azúcar para envolver las rosquillas.
  • Freír las rosquillas en abundante aceite de girasol, en un cazo hondo o freidora, para que las rosquillas floten en el aceite.
  • Cuando estén friéndose darles varias vueltas para que cojan un bonito color dorado, por todos lados igual .
  •  Al sacar de la sartén ponerlas en una rejilla a escurrir el aceite sobrante o en un plato con papel absorbente.
  • Pasarlas por el azúcar y esperar a que se enfríen, si podéis claro.

Están muy ricas, otro día pondré la receta familiar, porque con esa formula están buenísimas.