Tag Archives: Ternasco de Aragón

Piruletas de Ternasco de Aragón con Salsa de Azafrán del Jiloca y Chutney de Melocotón de Calanda y Cebolla de Fuentes

Piruletas de Ternasco de Aragón con Salsa de Azafrán del Jiloca y Chutney de Melocotón de Calanda y Cebolla de Fuentes (2)Esta Navidad quiero regalar a mis amigas, amigos y seguidores de El Fogón Ilustrado una receta con productos autóctonos de Aragón.

«Piruletas de Ternasco de Aragón con Salsa de Azafrán del Jiloca y Chutney de Melocotón de Calanda y Cebolla de Fuentes»

Esta receta llega al blog con un año de retraso, así como suena.  Es larga y nunca encontraba el momento de editarla con tranquilidad y como se merece.

En Octubre de 2014, fui invitada por el Grupo Pastores a participar entre otros Bloguers Aragoneses,  en el encuentro Degusta Aragón en plenas Fiestas del Pilar y desde luego que acepte, por mi amor a la cocina, por amor a mi tierra y sobre todo a sus productos.  También por amistad con algunos de los bloguers que participaron en el mismo evento.

Los ingredientes que me asignaron fueron el Ternasco de Aragón y el Azafrán del Jiloca, muy buenos productos los dos.  El problema que se presento para mi fue el de maridar el Azafrán con la carne ya que en mi familia el Azafrán siempre ha estado ligado a las salsas de pescado y al arroz y solo a la carne en nuestra receta de Pollo en Pepitoria.

Pero una vez decidida la receta que iba a elaborar con el Ternasco, tuve claro que el Azafrán serviría como el ingrediente ideal para una Salsa de fondo, para dar sabor y color a una carne tan deliciosa.

Decidí acompañar la receta con algo más exótico y pense que un Chutney era el acompañamiento que más me apetecía por la mezcla de sabores, pero también en mi afán por realzar los productos de mi tierra, este debía llevar producto Aragonés y pense en utilizar el Melocotón de Calanda,  aunque debo decir que el Chutney de Mango servido en Mini-volovanes también es una buena y estupenda opción.

El resultado, todo un lujo.   Les ha encantado a todos los que lo han probado, sobre todo a un grupo de amigos a los que les encantó y a los que todavía no les había dado la receta por falta de tiempo, así que creo que es el momento ideal para editarla y que puedan llevarla a su mesa en una comida de Navidad o Año Nuevo y  la disfruten con sus familias y amigos.

Actualmente, creo sinceramente que necesito días de 36 horas y aún así creo que en mi afán por hacer cosas nuevas y atender el resto de mis obligaciones,  quizás aún no quedaría del todo satisfecha.

Quiero resaltar que para trabajar con cortes o preparaciones de Carne especiales, es importante tener un buen carnicero,  un profesional de toda confianza que sepa manejar bien el cuchillo para quitar el hueso al costillar y dejarlo entero sin cortes ni grietas y yo, tengo la suerte de tenerlo.  Desde aquí quiero dar las gracias a Fernando Plo, de Alagón, como decía, un gran profesinal, con una larga trayectoria en el negocio familiar y unas carnes y chacinas elaboradas por ellos mismos de una Calidad de primera.

El emplatado como podéis ver en la Fotografía es poner una cucharada de Salsa de Azafrán, colocamos encima las Piruletas de Ternasco de Aragón y colocamos el Chutney en Vasitos o en Mini-volovanes

Piruletas de Ternasco con Salsa de Azafrán y Chutney de Melocoton de Calanda

Ingredientes:

  • Costillar de Ternasco de Aragón deshuesado
  • Tomillo y Romero
  • 2 dientes de ajo o pasta de ajo escalibado (asado al horno)
  • Nuez Moscada, Paprika, Pimienta negra molida
  •  1 cucharada de Salsa Inglesa (Perrins)
  • 1 cucharadita de Mostaza de Dijón suave
  • 1/2 vaso pequeño de Aceite del bajo Aragón variedad Arbequina
  • Cordón de algodón para el horno
  • Palitos de brocheta

Los Palitos de brocheta debemos hidratarlos poniendolos en un recipiente con agua 30 minutos antes de pinchar la carne yponerlos en la plancha, de esta manera la madera se hidrata y evitamos que se quemen las puntas.

Elaboración:

  1. Mezclar en un mortero todas las hierbas, especias y los dientes de ajo, machacarlos y añadir el aceite, la salsa Perrins y la Mostaza.
  2.  Mezclar bien y con un pincel de cocina, extenderlo por el interior del costillar cubriéndolo todo, reservar un poco para pintarlo por fuera.
  3. Enrollarlo dejando la parte del lomo dentro, atarlo, pintar por fuera con la mezcla que hemos reservado y dejarlo macerar en el frigorífico 12 horas para que se impregnen bien los sabores.
  4. Meter en una bandeja al horno con un poco de vino blanco y asar 20 minutos a 150º
  5. Sacar y dejar templar para no quemarnos, cortar en rodajas y pinchar un palito de brocheta.
  6. Poner una plancha o sartén grande y cuando este caliente ir colocando las Piruletas.
  7. Dar el punto de plancha a las Piruletas, al gusto de vuestros comensales.
  8. Servir de inmediato para comerlas calientes.

Salsa de Azafrán

Ingredientes:

  • 1 Cebolla tierna de Fuentes
  • 1 diente de ajo
  • 1/2  zanahoria
  • 1/2  puerro, la parte blanca
  • Aceite variedad Arbequina
  • 2 cucharadas de almendra molida (o una de harina para espesar)
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de nata ligera para cocinar
  • sal y pimienta blanca molida
  • 1 vaso de caldo
  • 15 Hebras de hebras de Azafrán

Elaboración:

  1. Poner el aceite en una sartén antiadherente y añadir la cebolla, el puerro y la zanahoria, rehogar a fuego medio-bajo para que las hortalizas se pochen pero no cojan color tostado.
  2. Si se van quedando secas y tienden a quemarse, añadir una cucharada de caldo, esto hace que se hidraten y sigan pochándose sin tomar un color dorado que oscurecería la salsa.
  3. Cuando esten transparente añadimos la harina de almendra o harina de trigo y mezclamos bien con las hortalizas, añadimos el vino blanco.
  4. Dejar reducir el alcohol del vino y añadir la nata liquida y el azafrán que habremos tostado ligeramente, medio vaso de caldo, añadimos la sal y la pimienta.  dejar cocer la salsa a fuego lento durante unos minutos hasta que la salsa espese.
  5. Si queda más espesa de lo que os gusta añadir un poco más de caldo (de pollo y que sea ligero y desgrasado).
  6. Rectificar de sal y pimienta si hace falta.
  7. Pasar la salsa y las hortalizas por el pasapurés o la batidora y para mejorar todavía más, os aconsejo que la paséis por un colador o chino
  8. El grado de espesor de la salsa debe ser a vuestro gusto, debe quedar como una bechamel ligerita o una veloutte o una natilla ligera.

Esta salsa es más utilizada para acompañar pescados o verduras e incluso sopas, pero en nuestra cocina Aragonesa está presente en la Gallina o Pollo en pepitoria.

Chutney de Melocotón de Calanda:
Esta receta yo la hago con Mango pero he creído que debería utilizar producto Aragonés, por eso lo he cambiado por Melocotón de Calanda

  • 3 melocotones maduros
  • 9 orejones de albaricoque
  • 1 cebolla de Fuentes cortada en rodajas finas
  • 2 dientes de ajo picados(sin germen)
  • 100 gr. azúcar moreno
  • 100 de azúcar blanquilla
  • 1 pizca de sal
  • 30 gr. de jengibre fresco rallado
  • 1 punta de cucharadita de canela en polvo
  • 1 pizca de Curcuma
  • 1 pizca de Curry
  • 1 pizca de Clavo molido
  • 110 ml. de vinagre de vino blanco
  • la piel de un limón
  • 1 cucharada de aceite

Elaboración:

  1. Vamos con su elaboración, limpiamos, pelamos, deshuesamos y cortamos las frutas, puede ser melocotones o mango y cortarlos en dados.
  2. Añadir por encima el azúcar, las especiasy el  jengibre fresco rallado, dejar una hora en reposo.
  3. Cortar la cebolla en pluma fina y rehogarla junto a los dientes de ajo en una sartén con la cucharada de aceite hasta que quede transparente.  Seguidamente añadimos el vinagre.
  4. Remover y añadir a una olla junto a la fruta, en este caso el melocotón.
  5. Cocer a fuego fuerte 1 minuto y después a fuego lento hasta que se consuma el líquido.
  6. El tiempo de cocción dependerá de la dureza de la fruta y la cantidad que hagamos.
  7. Cocer sin pasar de 85º.
  8. Por orientación puede ser de 1 hora y media  aproximadamente, pero debéis comprobar de vez en cuando el punto de cocción y vuestra experiencia os dirá cuando están cocidos todos los ingredientes.
  9. Una vez cocido el Chutney pasarlo a botes de conserva que estén esterilizados y calientes todavía, de esa manera evitaremos que los botes puedan romperse por el contraste de calor del Chutney y el de un bote de cristal que esté frío.
  10. Cerrar y ponerlos boca abajo para que hagan el vacio.

Si queréis conserva de larga duracción siempre podéis volver a ponerlos en baño Maria y cocerlos 30 minutos más para asegurarnos que no tendremos problemas.

Otra manera de conservar el Chutney si hacéis mucha cantidad es que al taparlos se debe poner papel parafinado en la tapa y volcarlos hacia abajo, cerrar bien.

Poner etiquetas a los botes con la fecha y el tipo de Chutney que habéis hecho y mantenerlos en un armario fresco, en zona oscura y seca.

Los Chutneys mejoran con el tiempo y es aconsejable dejarlos madurar en sabor 3 meses después de su elaboración, es una conserva que puede almacenarse para mucho tiempo.

Esto no es de extrañar ya que lleva los mejores conservantes, sal, especias, azúcar y vinagre.

Observación:
En tiempo fuera de la cosecha del Melocotón lo mejor es hacerlo con Mango pero si os apetece hacerlo con Melocotón utilizar de conserva, teniendo en cuenta que ya lleva azúcar y tenéis que quitar una cuarta parte de la cantidad de azúcar que os indico.
El Chutney es agridulce y debe tener el punto que aporta el vinagre, no debe quedar tan dulce como una mermelada.
Esto es un consejo que doy desde mi experiencia, quizás vosotras y vosotros ajustéis más a la baja el punto de azúcar.
Os aconsejo que en invierno sustituyáis el Melocotón por Mango y siguáis los mismos pasos con la cebolla y las especias, vinagre etc.

Espero que os guste la receta y agradecería vuestros comentarios, después de esta larga receta solo me queda desearos a todas y todos lectores de El Fogón Ilustrado un Feliz Y Venturoso Año 2016.

 

 

 

 

Timbal de ternasco con Parmentier de patata

 

Este es uno de los guisos de ternasco preferidos en mi casa, es fácil,  muy cómoda de hacer pues  la cocción se hace en el horno y esto te permite atender otras cosas.    Con un resultado espectacular en cuanto a sabor y como método de cocción la carne sale muy tierna.

Se puede elegir cualquier corte del ternasco o cordero, la primera vez que la vi, el corte elegido para la receta eran cuellos de cordero Australiano, cocinados por un cocinero italiano afincado allí, Stefano di Pieri, del que me hice fans, y del que ya he hablado en este blog varias veces.

La receta la he hecho con cuellos, jarretes, espalda y pierna cortada en cubos.  Siempre sale bien, todos los cortes del ternasco me gustan para hacerla, pero resulta mejor con los cuellos o jarretes por tener una carne más gelatinosa.

La manera de servirla que he utilizado es la habitual poner la ración en el plato y salsear pero en esta ocasión la serviré en forma de Timbal con una Parmentier de patata y su salsa.
Espero que os guste, además a la vez que se cocina la carne, se puede utilizar el horno para asar unas verduras o hacer un flan etc.. y sacarle más provecho al consumo de energía.

En esta ocasión he preparado cuellos de ternasco, quiero colaborar de alguna manera con recetas económicas, que aligeren de alguna manera el bolsillo a la hora de alimentar a la familia, pero sin perder calidad en nuestras recetas.

Parmentier de patata:

Ingredientes:

  1. 4 patatas.
  2. 20 de mantequilla.
  3. 1 yema de huevo.
  4. 40 ml de leche o nata liquida.

Elaboración:

  • Cocer 4  patatas medianas cubiertas de agua, el tiempo, entre 20 -30 minutos esto depende del tamaño de las patatas.
  • Cuando estén cocidas, sacarlas del agua y cuando estén templadas quitarles la piel y pasarlas por un pasapurés.
  • Añadir 1 yema de huevo, 20 gr. de mantequilla y 40 ml. de leche o nata liquida, mezclar y reservar

 

Ingredientes para 2 personas:

  1. 2 cuellos de ternasco
  2. 1 cebolla tierna
  3. 3 zanahorias,
  4. 1 rama de apio
  5. 2 tomates grandes maduros
  6. 3 dientes de ajo
  7. 1 vaso de vino blanco
  8. 4ooml. de caldo de carne
  9. perjil, hierbabuena, albahaca, cebollino
  10. sal
  11. Aceite de oliva Virgen Extra
  12. Harina para envolver la carne
  13. Reducción de Pedro Ximenez (ya la venden en los supermercados)

Elaboración:

  • Pedir al carnicero que de unos cortes a la carne, salpimentar y envolver en la harina sacudiendo el exceso.
  • En una sartén poner aceite de olivaV.E. y freír la carne dorándola, sacar y reservar
  • Cortar las verduras en brunoise, colar el aceite de freír la carne y en ese mismo aceite rehogar la cebolla, la zanahoria y el apio.
  • Cuando este pochado añadir el tomate pelado despepitado y cortado en cubos pequeños y dejar pochar hasta que este deshecho.
  • Añadir las hierbas ya sean frescas o secas picadas, mezclar bien con el sofrito y añadir el vino blanco dejando que evapore el alcohol, seguidamente añadir el caldo de carne.
  • En una cazuela de barro o de Pirex, son ideales las cocottes de hierro fundido, pues este guiso se hace tapado, colocar los trozos de carne y encima todo el sofrito, tiene que quedar la carne cubierta por el caldo puesto que con la cocción el liquido se consumirá y no debe quedar seco.
  • Yo he utilizado una molde de tartas grande, metálico y anti adherente,  una vez que lo he llenado, lo he tapado de manera hermética con papel de aluminio, en forma cruzada de manera que el vapor no ha escapado por ningún lado.
  • Tener en horno  1 hora y 15 minutos a 140º, los tiempos de cocción tenéis que revisarlos,  en cuestión de hornos digo lo mismo de siempre, cada uno sabe como controlar el suyo.
  • Cuando lleve 45 minutos sacar del horno, utilizar un guante para evitar una quemadura de vapor, retirar el papel de aluminio con cuidado de no romper y comprobar como va la cocción, calcular lo que puede quedar de tiempo.
  • Yo lo tapé y seguí manteniendolo en el horno hasta completar la hora y 15 minutos.
  • La carne estaba super tierna.
  • Cuando esta a temperatura tibia, sacar la carne a un plato y separar del hueso (se separa con solo tocarla) en tiras no muy grandes, reservar
  • Pasar por un pasapures o chino las verduras para hacer la salsa y reservar.
  • En un plato colocar un aro y rellenar de la carne de ternasco hasta la mitad.
  • Con una cuchara  terminar de rellenar el aro de la parmentier de patata, sin quitar el aro meter al horno y gratinar un poco, solo para que coja un poco de color.
  • Salsear el plato y adornar con unos puntos de reducción de Pedro Ximenez

Los vinos de Pedro Ximénez también son conocidos como PX o Pedro Jiménez, este es el nombre de un tipo de uva moscatel cultivada en ciertas regiones de España, particularmente en la denominaciones de origen Jerez, Montilla-Moriles y Málaga Virgen y también de una variedad de vino elaborado a partir de ella, un licor dulce y oscuro que se suele tomar de postre.
Con esta uva se producen vinos de gran calidad, vinos generosos tanto secos como dulces y afrutados.
La reducción se consigue poniéndolo al fuego y dejando que el calor lo consuma despacio , dejando un espesor suave.

 

Pierna de Ternasco rellena de setas al aroma de tomillo

Comer un asado de ternasco de Aragón es siempre un homenaje para nuestro paladar y en esta casa somos adictos a tal manjar, por eso traigo aquí esta Pierna de Ternasco rellena de setas al aroma de tomillo.

La manera más habitual de comerlo es siempre asado al horno con patatas panaderas o en chuletas a la brasa, aunque no desdeño nunca, unos jarretes de ternasco con alcachofas, plato sencillo donde los haya, pero delicioso.

Cuando está guisado despacito y con tiempo, el guiso nos obsequia con una carne tiernísima que se deshace en la boca y un caldo, con toda la gelatina que tiene la carne, que es pura delicia.

Hay un recetario amplio, tan amplio como cocineros tiene esta tierra, pero repito que las recetas estrella son las anteriores.

Se dice que de el cerdo se aprovecha todo, del Ternasco también; son muy apreciadas las cabezas asadas con ajos y perejil, “Los espárragos montañeses” que no es otra cosa que las colas de las hembras, que se cortan para facilitar la cubrición en Semana Santa o Todos los Santos, pasando a ser el único bocado o carne que se come de un animal todavía vivo.

Se aprovechan las mollejas en menestras o como relleno de pimientos, braseadas con trufas, al ajillo etc.  las criadillas o testículos fritos, rebozados en brocheta y acompañados de una salsa con especias árabes, las “Madejas” el intestino enrollado y frito con ajo y perejil.

Son famosas las tortillas de sesos, algo que no he probado ni probare nunca, no nos van los platos elaborados con vísceras,  aunque hay una salvedad y es un embutido que probamos en un viaje a  Oloron- Sainte- Mary (Francia) llamado andouille, que se elabora con intestinos y estomago de cerdo, embutidos en otro intestino, que es algo espectacular, está buenísimo.

Pero volvamos a nuestro ternasco, los riñones al vino, a la brasa, en brocheta, patas, tripas y el hígado, este último es el único hígado que me gusta, asado a la plancha con cebolla.

Por supuesto que todavía hay más especialidades de aprovechamiento de las vísceras del ternasco pues cada pueblo o zona tiene sus propias recetas, habidas de la escasez de otras épocas.

También quiero aclarar que el ternasco con el peso con que se consume ahora es de época reciente. La denominación de origen y de peso la dicto Bruselas para dejar claros los límites entre el lechazo de Castilla, el cordero que se consume en otras zonas españolas y el ternasco pues cada uno debe tener unas características propias de peso y de tiempo desde que nacen hasta el sacrificio, además hay diferencias propias en cada uno de ellos como son las razas, pastos etc…

En tiempos pasados se consumía con mayor peso pues creían que era un desperdicio comer un animal tan pequeño.  El ternasco autentico lleva una escarapela donde dice Ternasco de Aragón y la otorga el consejo regulador de denominación específica; en canal debe pesar entre 8,5 y 11,5 kilos y se sacrifican entre los 60 y 90 días de vida.

Y recordar que el cordero ha sido uno de los alimentos importantes en la dieta de todas las culturas que pasaron por este país junto con los cereales.

  

INGREDIENTES:

  1. 1 Pierna de ternasco de 1,200gr aprox.
  2. 2 huevos
  3. Setas variadas, en este caso de cardo, chopo y siitake, le va muy bien el robellón
  4. 2 ajos verdes
  5. La piel de un limón rallada
  6. Una pizca de tomillo
  7. Sal, pimienta negra
  8. Aceite de oliva Virgen Extra del Bajo Aragón (cada uno de la zona donde viva, ese será el mejor)
  9. 1 vasito de vino de hierbas Gran Chef
  10. 1 vasito de caldo de carne que haremos con los huesos que hemos quitado

ELABORACIÓN:

  • Pedir al carnicero que os deshuese la pierna sin abrirla en libro, debe quedar entera y rellenarla por el hueco central.
  • En este caso me la deshuese yo y no es nada difícil.
  • Salpimentar la pierna y reservar.
  • Limpiar las setas y trocearlas, limpiar y trocear los ajos verdes y añadirlos a las setas.
  • Rallar la piel de un limón.
  • Poner aceite de oliva V.E. en la sartén y proceder a saltearlas las setas, añadir el rallado del limón y una pizca de tomillo batir los huevos y hacer una tortilla.
  • Cuando los huevos vayan cuajando ir enrollando la tortilla hasta dejar un rollo lo más redondo posible.
  • Sacar a un plato y dejar que enfríe un poco, meter en el hueco de la pierna deshuesada y coser la abertura para que el relleno quede fijo y la pierna no pierda su forma.
  • Poner en una bandeja de horno, añadir aceite de oliva V.E. un vasito de vino de hierbas Gran Chef y un vasito de caldo de carne, taparla con un papel de aluminio, meter al horno a 200º durante 50 minutos, vigilar para dar la vuelta a la pierna.
  • El tiempo dependerá del tamaño de la pierna de ternasco o cordero y de vuestro horno.
  •  Como guarnición puse unas patatas duquesa y pimiento rojo asado en casa.
Vale la pena probarlo.

Moussaka

 

  .

  Tengo esta receta como una de las mejores de mi currriculum, es la favorita de mi hija y sus amigas Noemí y Mª Mar, llevo haciéndola desde que tenía 24 años, ha pasado mucho tiempo ya desde entonces y sigue estando presente en mi casa; como podéis ver es  la receta más representativa de la cocina griega y muy difundida en todo el mundo: La moussaka.
  Lo clásico de este plato es formar una cama o base de berenjena en rodajas alargadas, una capa de carne y así hasta formar tres capas de berenjena y dos de carne entre ellas.
    
  Algunas personas la pueden identificar como plato de cocina italiana por su forma, ya que parece una lasaña, una capa sobre otra de sus ingredientes y coronando el plato con una bechamel formando de esta manera un suculento pastel de carne.
  Hace mucho tiempo, ya he olvidado cuando y donde lo leí, venia una receta con una introducción, aclarando que la bechamel se añadió a este plato allá por el año 1920 y que la receta antigua, tal y como se hacía en Grecia, Turquía y toda la zona de los Balcanes, llevaba huevos batidos y yogur griego, alimentos que eran los habituales en las cocinas griegas; por lo tanto yo elegí esta fórmula para elaborar mis musakas y nunca he utilizado la bechamel en su elaboración, creo que de esta manera gana más en sabor y es menos pesada que con la bechamel.
  También he utilizado carne picada de pierna de ternasco de Aragón, repito que la carne de origen en la moussaka, es el cordero, el resto, los vegetales y las hierbas aromáticas, las propias del  mediterráneo.
 
INGREDIENTES:
  1. 500 grs. de carne de pierna de ternasco picada
  2.  (También queda muy rica con carne de vacuno y cerdo a partes iguales)
  3. 1 cebollade Fuentes
  4. 1 zanahoria
  5. 1 rama de apio
  6. 4 tomates rojos y maduros
  7. 4 berenjenas grandes
  8. 150 grs. de champiñones en láminas
  9. 1 vasito de vino de hierbas (Gran Cheff)
  10. 3 huevos
  11. 1 yogur griego
  12. 150 gr. de queso feta
  13. Perejil, estragón, orégano, romero
  14. Sal, pimienta y una pizca de Paprika
  15. Aceite de oliva virgen extra
  16. 1 molde de 31 cts. por 21 cts. de ancho
ELABORACIÓN:
  • Cortar en laminas a lo largo 3 berenjenas y añadir la sal dejarla escurrir el agua amarga que suelta dentro de un colador.
  • Pasados 20 minutos lavarla, secarla con papel absorvente y enharinarla.
  • Poner una sartén al fuego con aceite de oliva virgen extra y freírlas, al sacarlas de la sartén dejarlas reposar en papel de cocina o en un colador para que suelten  el exceso de aceite y reservar.
  • Cortar la cebolla, la zanahoria, el apio en brunoise y los champiñones en láminas, rehogar en sartén con aceite de oliva virgen extra.
  • Añadir la carne picada y dar unas vueltas, añadir el tomate rallado, remover bien y añadir las hierbas, la paprika y el vino, si no teneis vino de hierbas también sirve un vino blanco, rehogar durante 15 minutos.
  • La berenjena restante, se parte por la mitad, a lo largo haciendo unas incisiones en la pulpa y se frie entera, hasta que tengamos la pulpa blandita, cuando esta fría, sacamos la pulpa y cortamos muy menudita para mezclar con la carne cuando esta última, ya esté rehogada.
  • Comprobar el punto de sal y pimienta.
  • Sacar la carne de la cazuela y dejar en otra para que enfríe con más rapidez.
  • Batir 2 huevos con medio yogur griego, cuando la carne este fría añadir el batido y mezclar bien.
  • Elegir un molde, en este caso de 32 cts. por 21 cts. de aluminio, pintar el fondo del molde con un chorrito de aceite de oliva y poner la primera capa de berenjena, sin dejar huecos, añadir la mitad del guiso o relleno de carne, desmenuzar 50 gr.   de queso feta por encima de la primera capa de carne.
  • Poner nuevamente una capa de berenjena sin huecos que permitan ver la carne de la primera capa.
  • Poner la segunda capa de carne y añadir otra parte de queso feta desmenuzado.
  • Cubrir con las últimas lonchas de berenjena de la misma manera, sin que queden huecos, batir otro huevo con el resto del yogur griego y volcar encima de la berenjena, desmenuzar el resto del queso feta por encima.
  • Meter al horno 20 minutos a 170º
  El resultado ¡delicioso!
  Aunque sea un plato más propio de invierno, también ahora para llevar a una cena o una excursión es bien recibido por todos.