Tag Archives: vino moscatel

Cañas rellenas de crema pastelera

 

Cañas rellenas de crema pastelera, una de las recetas que siempre se han hecho en casa desde que yo tengo memoria, es uno de los postres estrella de la Gastronomía Aragonesa y española.

También he leído en el blog de Pamela de Uno de dos y en el blog  de Rechupete que en Ourense son muy famosas sobre todo las de cierta pastelería.  Estos postres de sartén es lo que nuestras abuelas tenían a su alcance para obsequiar y celebrar fiestas familiares y locales, de ahí que figuren en el recetario dulce de toda España.

Aquí en Aragón hay lugares en los que este postre tiene más renombre que en otros, por ejemplo en  Zaragoza, la que más renombre tiene es la caña de Fuendejalón y las de Bisimbre, dato recogido en los libros de Cocina  Tradicional Aragonesa, pero se hacen en todos los pueblos de la provincia.

Entre las dos opciones de masa que hay para elaborar este postre, he probado las dos, la masa de hojaldre y la masa de freír y en esta bendita casa nos gustan las dos, da igual la que prepare, no dejan ni una miga jajaja…

Originariamente el molde que se utilizaba era la caña de campo, cortada y bien pulida, yo tuve hasta hace muy poco, fue un regalo de un vecino del pueblo.  Pero todo tiene un fin y las reemplace por tubos y conos de metal.

Los ingredientes de la receta difieren de una comunidad a otra.  Yo utilizo la fórmula que siempre se hacia en casa de mis  abuelas,  pero sea cual sea la procedencia de la receta, a la hora de comerlas, todas son un placer para el comensal.

Ingredientes:

  1. 1 vaso de vino dulce o Mistela.
  2. 1 vaso de aceite.
  3. Harina la que admita.
  4. Aceite de girasol para freírlas
  5. Azúcar y canela para envolverlas

Elaboración:

  • Mezclar y batir el vino dulce con el aceite e ir añadiendo la harina y amasando hasta conseguir una masa fina elástica y brillante.
  • Cortar la masa en  tiras o en rectángulos y forrar los canutillos de metal.
  • Poner aceite de girasol o un aceite de semillas sin sabor, en un cazo que sea profundo para que la caña al sumergirse no toque el fondo.
  • Esto es importante, al freír la caña debe flotar en el aceite, de esa manera saldrá de igual color toda ella.
  • Pasarlas a un plato y con cuidado de no quemarse, ayudándonos de un paño o papel de cocina sacarlas del tubo y pasarlas por el azúcar y la canela.
  • Esto debe hacerse muy rápido y a ser posible entre dos personas para que la masa se reboce bien de azúcar.
  • Rellenarlas de crema pastelera y colocarlas en una fuente de servir.
Truco:
  • Para que la caña quede bien envuelta en el azúcar, debe de estar caliente todavía, por eso he utilizado por primera vez, llamemos le «técnica» siguiente:
  • Las he frito de una en una en un cazo pequeño, cuando estaban casi hechas, con un papel de cocina he sujetado el canutillo de metal, mientras con el tenedor quitaba con cuidado la pasta frita del tubo.
  • Las he dejado ya sin tubo, dar un par de vueltas en el aceite y de esa manera se han hecho un poco más por dentro.
  • Una vez fritas y crujientes, inmediatamente las he sacado al plato en el que tenía el azúcar con canela y han quedado perfectamente envueltas en dicha mezcla.
  • Hay que hacerlo con cuidado para evitar quemaduras,pero es fácil de hacer, os lo recomiendo.

El relleno tradicional es la crema pastelera, pero yo también he utilizado para el relleno el requesón, el puré de castañas, la crema de chocolate, bueno, como en todo lo que hacemos en cocina, todo es valido, se puede rellenar de cualquier cosa que os guste.

 

Tortas de manteca al estilo de mi padre

  Estas tortas son todo un clásico de la repostería española.   En cada pueblo, cada panadero o ama de casa, utilizando la masa de pan y la manteca como ingredientes principales, les dan su toque personal y es una delicia el comerlas.
  Mi padre las hacia tan ricas que no puedo olvidarme de ellas y quiero que mis hijos tampoco las olviden, por eso  ahora las hago yo en casa.   Nos encantan a todos,  los de casa y los de fuera.
 
  Cada vez que hago tortas de manteca, hago una cantidad de masa de aproximadamente  1.800 gr. con la que consigo  tortas de 300 gr. así aprovecho para guardar para casa y hacer algún regalo a tías o amigas.
  Hace una semana hice seis pero entre regalos y las que comimos en casa, en dos días desaparecieron, por eso ayer volví a hacer otra masadita de tortas, repito que salen 6 tortas.   No se ponen duras, no da tiempo, en el momento que hay una en la mesa desaparece como por arte de magia. 
 
  He calculado que con esta cantidad tengo tortas para una semana, la manera de guardarlas y comerlas tiernas es meterlas al congelador, se conservan fenomenal.   Cuando estan descongeladas parece que las hubieras hecho el mismo día, de esa manera consigo que con unas horas de trabajo, tenemos  el dulce del desayuno para una semana.

Pero tambien sientan muy bien con una copita de vino de Oporto, están bueniiiiiisimas.
INGREDIENTES:
Para la masa de pan:
  1. 600gr. de harina
  2. 350 ml. de agua
  3. 2 cucharitas de café de sal
  4. 2 cucharitas de café de azúcar
  5. 30 gr. de levadura fresca de panadero
Para las tortas:
  1. 250gr. de manteca de cerdo ibérico.
  2. 200 gr. de azúcar.
  3. 50 ml. de vino moscatel.
  4. 300 gr. de harina.
  5. 1 huevo para pintar las tortas y azúcar para poner encima.
ELABORACIÓN:
  • En primer lugar tenemos que hacer una masa de pan con los ingredientes primeros.
  • Comenzamos poniendo como siempre el agua en la cubeta de la panificadora, la sal, el azúcar y la harina.
  • Programa de duración 15 minutos, cuando llevemos 10 minutos de amasado, añadir la levadura, cuando termine el amasado dejarla reposar 10 minutos sin sacar de la cubeta.
  • Pasados 10 minutos volver a programar la maquina con 15 minutos de amasado,  añadir el vino moscatel, el azúcar poco a poco y  la manteca cortada en trocitos pequeños.
  • La masa se pondrá muy blanda al añadir más líquido y la grasa de la manteca, empezamos a añadir más harina.
  • Añadiremos de 100 gr. en 100 gr. para evitar que pueda quedar dura la masa.
  • Yo he añadido 300gr. más y 50 gr. para trabajarlas en la mesa.
  • Al finalizar los 15 minutos de amasado con la manteca, dejarla reposar 15 minutos.
  • Sacarla de la maquina, pesar la masa y dividirla en trozos de 300 gr. o del tamaño que mas os guste.
  • Yo saque 6 tortas, 4 de 300 gr. y 2 de 250 gr.
  • Queda una masa estupenda, lisa, preciosa me atrevo a decir, da gusto trabajarla cuando la divides y le das forma.
  • Una vez formadas las tortas colocar en las bandejas que irán al horno y taparlas con tela blanca, dejar que doblen su volumen.
  • Pintarlas con huevo batido y poner abundante azúcar encima.
  • Meter a horno precalentado a 180º, según horno puede que estén cocidas en 15 minutos o un poco más.
Espero que os gusten, y no os importen los kilos, después de un trozo de torta se va una a dar un paseo y el día será doblemente bueno, que aproveche.