Focaccia de tomate y cebolla

 

  En las comidas familiares siempre me gusta hacer yo el pan,  por eso hoy he preparado un asado de costillas de cerdo con patatas y de paso he utilizado el horno para dos cosas a la vez, al asado y esa focaccia de tomate y cebolla, así que mi cocina hoy olía a gloria.

  Esta receta es del libro 365 recetas de pan, de Anne Sheasby, libro que me encanta porque hay panes de todas clases, colores y sabores. 
  En este libro hay un apartado especial “Panes para panificadoras” en el cual los ingredientesson exactos para el amasado en máquina, el resto de recetas, las recetas  elaboradas a mano, algunas  llevan indicaciones o modificaciones, por si algún lector o lectora decide amasarlas en la panificadora, todo un detalle de la escritora.
  Una de las recetas que hago habitualmente y que está en este blog, son los panecillos de chapata al romero, que ya puse con unas hamburguesas y que están muy ricos.
  La focaccia de hoy ha salido estupenda, como podéis ver en la foto ha salido bien alta o gordita, la miga esponjosa pero la capa superior o corteza estaba crujiente.  A quien le guste más delgada puede utilizar un molde más grande o bien dividir la masa para dos moldes medianos.

  1. INGREDIENTES:
  2. 500 gr. de harina de fuerza
  3. 325 ml. de agua
  4. 1 cucharadita de azúcar
  5. 1 cucharadita de sal
  6. 3 cucharadas de aceite de Oliva Virgen Extra
  7. 1 cucharadita de café de levadura seca rápida Vahine
  8. 2 tomates medianos
  9. 1 cebollita tierna
PARA GLASEAR LA FOCACCIA:
3 cucharadas de agua y una de aceite con una pizca de sal, batirlo y pintar con un pincel.
ELABORACIÓN:
  • En la cubeta de la panificadora,pongo en primer lugar el agua y el aceite.
  • Pongo el azúcar en una esquina de la cubeta y en el lado opuesto pongo la sal.
  • Añado la harina y en el centro de la harina hago un hueco para poner allí la levadura seca.
  • Pongo el programa nº 7 con un amasado de 15 minutos, cuando termina mirar que no haya quedado la masa demasiado blanda en cuyo caso añadiréis un puñadito más  de  harina.   Vuelvo al programa nº 7 y lo dejo amasar 10 minutos más.
  • Parar la maquina, dejar la masa dentro hasta que doble de volumen, sacar y desgasificar la masa formando un pan plano. 
  •  He utilizado toda la masa para un molde de 30×30  ctms.
  • Si os gusta más podéis dividir la masa en dos y utilizar dos moldes redondos de unos 16 cm. de diámetro, aplanar la masa con un rodillo a una altura de 2,5 cm. de grosor, colocar en los moldes o bandejas y dejar tapado fuera de corrientes de aire hasta que doble su volumen.
  • Precalentar el horno a 200º y pintar los panes con el preparado para glasearlos, colocar encima las rodajas de tomate y los aros de cebolla y espolvorear con albahaca seca, meter al horno.
  • Hornear unos 25 minutos o hasta que veáis que ya está cocida, pinchando con una brocheta para saber si la miga está  cocida.
  • Sacar del horno y colocar en una rejilla, cortar en porciones y servir templada.
¡Muy rica!  La receta original lleva tomates secos cortados en trocitos, pero a mí me gusta hacer y probar otras cosas.